La percepción visual

Existen infinidad de fenómenos visuales que alteran en gran medida la manera en la que vemos o percibimos distintos patrones u objetos. No obstante, son los fenómenos de alteración de la percepción aparente del tamaño, como la perspectiva de Jastrow, y de alteración del color, como la aquí tratada ilusión óptica de Adelson, los más interesantes. A continuación hablaremos sobre esta última.

La Ilusión óptica de Adelson

Un buen pintor renacentista dijo: «No se debe ignorar, que de la paleta, es el contraste el color más importante». De hecho estaba en lo cierto, el contraste y sus propiedades son tan importantes que son capaces de crear varios colores de un mismo color sin que sea modificado.

Ejemplo de la ilusión óptica de Aldelson.
Ejemplo de la ilusión óptica de Aldelson.

Esto, que a simple vista parece un trabalenguas, se entiende más fácilmente con la ilusión óptica de Adelson propuesta en 1995. El cuadrado A y B poseen exactamente el mismo color, la única diferencia entre ambos son las zonas con las que contrastan, haciéndolos, a nivel de la percepción humana, verse diferente.

La razón de este fenómeno radica en la manera por la que nuestro sistema visual estima los vectores lumínicos y utiliza esta información para predecir las propiedades del material. El fenómeno, efectivamente, es una arbitrariedad de la percepción producida por nuestro cerebro.

La ilusión óptica de Adelson está fuertemente relacionada al fenómeno visual denominado como la grilla de Hermann, considerada como la ilusión óptica más común y frecuente en la vida cotidiana.

Ilusiones ópticas visuales

Existen infinidad de ilusiones ópticas de tipo visual. Por ejemplo, algunas, como la denominada tilt-shift que altera el campo visual al difuminar parte de la imagen para dar la ilusión de menor tamaño, o las geniales e históricas ilusiones ópticas anamórficas trampantojo o trompe-l’œil utilizada a lo largo de la Historia con el fin de lograr incrementar la grandeza de edificios y obras arquitectónicas.

La razón por la cual las ilusiones ópticas tienen un efecto tan impactante en la visión humana se debe a que el cerebro humano evolucionó para detectar patrones y tratar de hacer el menor trabajo posible para lograr una tarea. Esto es una cuestión de eficiencia en los mecanismos evolutivos de selección natural.

Entendiendo estos mecanismos y detectando su funcionamiento se pueden diseñar ilusiones ópticas que engañen al cerebro humano, ya sea como una curiosidad o, por ejemplo, crear las primeras máquinas de dibujos animados en la historia.


Más sobre fenómenos visuales

El efecto McGurk