Una ilusión óptica muy común

El efecto de la Grilla de Hermann, como se denomina a ésta ilusión óptica comúnmente, es uno de los fenómenos visuales de origen neurológico más comunes y frecuentes en la vida cotidiana. El mismo tiene un impacto contundente en la manera en la que percibimos el mundo a nuestro alrededor, y está asociado a varios otros fenómenos ópticos como por ejemplo la denominada ilusión óptica de Adelson.

La Grilla de Hermann

Imagen de la ilusión óptica de Hermann.
Ilusión óptica de la grilla de Hermann, Notarás que las líneas blancas, si bien en toda su longitud poseen exactamente el mismo color, presentan una «mancha» más oscura en sus intersecciones. Sólo La intersección donde tenemos nuestros ojos enfocados no tiene presentes estas manchas.

Notarás que las líneas blancas, si bien en toda su longitud poseen exactamente el mismo color, presentan una «mancha» más oscura en sus intersecciones. Sólo La intersección donde tenemos nuestros ojos enfocados no tiene presentes estas manchas. Sin embargo, a medida que movemos los ojos enfocándonos en otra intersección esta pierde instantáneamente la mancha.

Tal efecto ocurre con infinidad de cosas: programas de televisión, cuadros, dibujos de hecho tantas cosas que sería imposible de listar, y está relacionado a fenómenos tales como la perspectiva de Jastrow, un fenómeno visual de alteración de la percepción no tan común en la vida cotidiana como si lo es la grilla de Hermann pero si muy impactante.

Esta ilusión óptica lleva el nombre de su descubridor, Hermann, quien la describió por primera vez en el siglo XIX al descubrir el efecto mientras leía un libro sobre el sonido. Si bien el por qué de esto fue un misterio durante décadas, hoy en día, y gracias a la neurología moderna, la podemos comprender de manera precisa .

Este tipo de ilusión óptica o fenómeno visual es muy común sobre todo en las gráficas vistas en pantallas de ordenadores o pantallas de dispositivos móviles debido al alto contraste de las mismas y su frecuente linealidad, lo que lleva a la generación o creación de esquinas angulares encontradas y con un contraste muy alto entre si.

Como mencionamos anteriormente este fenómeno, el cual es conocido desde hace larga data, fue un misterio imposible de explicar. Sobre todo entre los artistas y pintores de antaño, quienes lo veían como un «problema de armonía». No obstante, hoy en día, gracias a la ciencia moderna, contamos con una explicación científica de sus causales. A continuación hablaremos de esta.

Explicación científica de la Grilla de Hermann

Más allá de lo fuerte que intentemos concentrarnos en no ver las manchas no podremos lograrlo. Esto es a causa de un proceso neurológico conocido como Inhibición Lateral -un mecanismo con el que las neuronas determinan con mayor precisión el origen de un estímulo, inhibiendo otros estímulos circundantes que «interfieran» con nuestro foco-.

El campo de recepción que recibe el estímulo -en este caso el estímulo es el lugar donde concentramos nuesta vista- está compuesto por un conjunto de receptores, que trabajando en conjunto, deciden la intensidad de dicho estimulo.

Como la grilla está formada por intersecciones de alto contraste, que interfieren con nuestro punto de foco, dicho mecanismo neurológico inhibe la intensidad en las intersecciones de alto contraste para permitirnos enfocar mejor en el punto en el que nos estamos concentrando.

Por esta razón las intersecciones de alto contraste son «oscurecidas» con las manchas. Algo que parece a primera vista un error es en realidad un mecanismo muy eficiente de enfoque que agiliza de manera considerable a nivel neurológico el proceso de los estímulos visuales.


Más sobre fenómenos audiovisuales

El efecto McGurk

Ilusiones ópticas anamórficas trampantojo o trompe-l’œil