La melodía más antigua que se conserva: el himno hurrita a la diosa Nikkal

La melodía más antigua que se conserva es el Saludo de Zaluzi a los dioses en honor a la diosa Nikkal.

La música más antigua

La música es más antigua que la civilización en sí misma. En efecto, el instrumento musical más antiguo que se conserva en la actualidad es una flauta hallada en una cueva alemana denominada Geissenklösterle, y su origen data de hace alrededor unos 42.000 a 43.000 años.

Flauta de Geissenklösterle, el instrumento musical más antiguo que aun se conserva.
Flauta de Geissenklösterle, el instrumento musical más antiguo que aún se conserva.

Curiosamente hay un instrumento musical (posiblemente) más antiguo en existencia. Un objeto tallado en hueso que aparenta ser una flauta. Este singular objeto fue hallado en la cueva Divje babe I, actual Eslovenia, y pertenece a la cultura de los hombres de neandertal. Según se estima su origen data de hace alrededor unos 60.000 años. No obstante, existen dudas entre los antropólogos sobre si en efecto se trata de una flauta o si la misma es simplemente un hueso que fue agujereado con fines rituales.

Flauta de los Neandertals.
Flauta hallada en Eslovenia cuyo origen se puede trazar hacia el hombre de Neandertal.

Si bien conservamos los restos arqueológicos de algunos instrumentos musicales prehistóricos, desafortunadamente todas las melodías del pasado remoto de la humanidad se han perdido en las arenas del tiempo. Es revelador el hecho de que hoy sabemos que la música existe desde hace decenas de miles de años, pero la melodía más antigua que se conserva en la actualidad data de hace solo unos 3400 años en el pasado. Incluso miles de años después de que los primeros asentamientos humanos formaran las primeras civilizaciones.

Las canciones hurritas

Estas melodías del pasado son las canciones hurritas, un conjunto de varias tablillas de arcilla escritas en cuneiforme que contienen distintos himnos en honor a varios dioses. Las mismas provienen de la antigua ciudad hurrita de Ugarit, una ciudad marítima y portuaria aliada militar y económicamente al antiguo Egipto que se encontraba en el noroeste de la actual Siria. La ciudad tuvo un origen ancestral, el cual se pudo ubicar en el Neolítico, y fue destruida por los Pueblos del Mar durante las destructivas invasiones marítimas de finales de la Edad de bronce.

Las tablillas con las melodías y otras piezas de información datan de hace unos 3400 años, coincidiendo con el período de esplendor de Ugarit. Una de estas tablillas dejó atónitos a los arqueólogos, ya que se encontraba completa en su totalidad. La melodía que contiene entre sus líneas de cuneiforme hoy es conocida como Un saludo de Zaluzi a los dioses o el Himno de culto Hurrita, aunque los historiadores y arqueólogos se refieren a esta simplemente como h.6. La letra h por hurrita y 6 simplemente por el número de tablilla. Estas tablillas fueron halladas en la década de 1950 durante una excavación arqueológica, y la traducción junto al estudio de las mismas se publicó en 1975 (el lenguaje hurrita todavía no es comprendido del todo, por ende su traducción es muy compleja).

Fotografía de la Tableta h.6. con la melodía más antigua.
Tableta h.6. Escrita en cuneiforme la misma contiene la melodía más antigua que aún se conserva: Un saludo de Zaluzi a los dioses al Himno de culto Hurrita

h.6 contiene un himno en honor a la diosa Nikkal, y un conjunto de instrucciones para un cantante y un acompañamiento con un sammûm de nueve cuerdas. Curiosamente las tablillas además contienen precisas instrucciones para afinar el instrumento, ya que dedicarle una melodía a la diosa con un instrumento desafinado podía ser interpretado como una ofensa por la deidad.

Nikkal era una diosa venerada por varios pueblos del pasado, desde los hurritas hasta los fenicios. Diosa de los huertos y los frutos, e hija de Jirjibi, el amo del verano, los pueblos que la veneraban cantaban melodías en su honor pidiéndole que les otorgue buenas y provechosas cosechas.

Otras melodías del pasado remoto

La razón por la cual las canciones hurritas son consideradas como las melodías más antiguas es simple. Tenemos un registro físico que nos indica su melodía. No obstante, gracias al trabajo de arqueólogos, antropólogos y lingüistas se han podido reconstruir varias melodías de un pasado aún más remoto con un cierto nivel de autenticidad.

El siguiente video muestra una reconstrucción de la épica de Gilgamesh, la historia más antigua que se conserva, cantada en la manera que los sumerios la cantaban. El instrumento es un laúd de cuello largo y tres cuerdas similar a los utilizados por los sumerios en sus relieves y cantada en idioma sumerio reconstruido.

En mi opinión personal, bastante más bella que el himno hurrita.

Síguenos en nuestras redes sociales: