Tag Archives: Historias

El sombrerero enloquecido por los vapores de mercurio que fue la inspiración de Lewis Carroll

Alice’s Adventures in Wonderland de Lewis Carroll es uno de esos libros con múltiples interpretaciones dependiendo de la edad en la que se lo lea. Repleto de eventos fantásticos y personajes extraños es el Sombrerero Loco uno de los personajes más famosos e inolvidables no sólo de ésta obra sino de la literatura de fantasía en su conjunto. Su singular excentricidad, locura que a la vez parece por momentos un tanto cuerda y carisma inagotable son algunas de las características que hacen de éste un personaje tan entretenido. Si bien el libro en sí es una obra digna de una imaginación única y privilegiada, curiosamente Carroll no debió de haberse esforzado mucho a la hora de crear a éste personaje, ya que de hecho los sombrereros de su época estaban todos locos.

El proceso de curación que requerían los diferentes materiales que conformaban los sombreros de copa de antaño requería, entre otros materiales, la utilización de nitrato de mercurio. Si les llegaba el éxito, más sombreros debían producir y por ende respirar más y más vapor de mercurio en su trabajo, volviéndose así completamente locos y excéntricos. Por dicha razón la población en general comenzó a asumir que el arte de realizar sombreros era “un oficio de locos”. Muchos de éstos sombrereros además terminaban padeciendo una condición denominada como “hatters’ shakes” (temblores de sombrereros) causada por el daño nervioso que causaba el vapor de mercurio. No fue sino hasta 1869 que la Academia Nacional de Ciencias francesa describió el problema y sus causas, y recién en 1898 comenzaron a implementarse las primeras regulaciones obligando a los sombrereros tanto artesanales como las manufactureras industriales de sombreros a utilizar protección respiratoria durante el proceso de curado de materiales.

El verdadero sombrero loco, fue de hecho un sombrerero loco en la vida real. Theophilus Carter fue un singular personaje que trabajaba principalmente en Oxford y que solía pararse en la puerta de su negocio vistiendo un llamativo sombrero de copa y gritándole a todo el mundo que pasara cerca de su establecimiento. Theophilus era una bomba de tiempo, ya que no siempre enloquecía, sino que a veces se trenzaba en intensos debates sobre varios temas de los cuales tenía un conocimiento privilegiado, por lo que mucha gente corría el riesgo y se acercaba a hablarle. No sólo su presencia era llamativa, sino sus invenciones y maquinarías eran realmente asombrosas, entre ellas una “cama despertador” que al momento de despertar a su “víctima” ésta accionaba un mecanismo inclinado que tiraba a quien esté durmiendo al piso. El mismo Sir John Tenniel, ilustrador de Carrol, viajaria a Oxford para darle vida al sombrero de Alicia inspirándose en la figura de Theophilus.

El tapiz de Bayeaux cobra vida


Quizás de todos los lienzos bordados dedievales el Tapíz de Bayeux sea el más famoso y al mismo tiempo uno de los más interesantes, ya que el mismo cuenta la historia de la conquista normanda de Inglaterra como conmemoración de la histórica batalla de Hastings. Creado en el siglo XI utilizando rudimentarias agujas y extrema paciencia, el mismo, compuesto de 9 escenas principales que reflejan momentos precisos y de importancia en la épica empresa de Guillaume le Conquérant -William the Conqueror para los ingleses, se extiende por casi 14 metros y pesa unos 350 kilos de hilo puro.

Si bien es incierta la historia real detrás de la creación del tapiz, en Francia se cree que este fue creado por Matilda, la esposa de Guillaume -algo apoyado por el hecho de que es notable una mano amateur en el bordado de la pieza y sin embargo con profundo conocimiento de los acontecimientos históricos y detalles de la campaña. En la obra podemos ver unos 626 seres humanos, 202 equinos, 55 canes, 505 animales y bestias de otros tipos, 37 fortificaciones y 41 embarcaciones.

En lo personal es algo que me impresiona mucho, ya que mis antepasados, originarios de Caen, vivieron y fueron fuertemente tocados por éste histórico evento.

Un ‘dandy’ extremadamente obsesivo

Beau Brummell.Siguiendo con nuestra serie de personajes excéntricos y fuera de serie, esto último no siempre en un buen sentido, nos toca el turno de conocer, quizás, al ser más vanidoso de la historia: George ‘Beau’ Brummell. Nacido en la última mitad del siglo XVIII, vería morir a su tempranamente, y de quien recibiría una relativamente moderada herencia. Tras esto, George, decidiría seguir los pasados de muchos jóvenes de clase media-alta británica, y se enrolaría en un regimiento de caballería. Lugar en el que haría migas con el Príncipe de Gales. No obstante, la acción no era lo suyo, y prontamente renunciaría al ejército para dedicarse a seguir a una vida más “sociable” en Londres. Ciudad en la cual, gracias a su amigo Real, tendría acceso a fiestas y galas de la alta alcurnia.

De excelente vestir y pulcritud obsesiva, su finura y excelente oratoria lo llevarían a hacer amistades con personajes tales como Henry Mildmay y Lord Alvanley, famosos integrantes del “Dandy Club”. Consistiendo su rutina diaria en ir de fiesta en fiesta. Es en este punto de su vida en el cual su obsesión y vanidad cuasi-narcisista crecerían a alturas legendarias -muy para el pesar de sus finanzas, ya que las deudas del dandy crecían a la par como montañas.-

Prontamente los rumores sobre su obsesiva pulcritud, irónicamente, en lo que a rumores respecta, reales en su mayor parte, se volverían el tema de charla preferido de la alta sociedad. Y no era para menos, Brummell dedicaba de 6 a 9 horas de su día a su aseo y vestimenta. Según palabras del mismo Brummell, todo caballero que se considerase como tal no debía lustrar sus botas con otra cosa que no fuese espuma de champagne; los guantes, sobretodo, debían ser reemplazados al menos unas seis veces diarias y el cuello largo o el pañuelo corbata siempre debían de estar perfectamente almidonados.

Si bien Brummell no consideraba los atuendos llamativos como de buen gusto, su obsesión con la perfección era tal que llegaba a retener a sus sastres por varias horas, sin dejarlos marchar hasta que éstos lograran tomar las medidas perfectas de su figura, ni un milímetro más ni un milímetro menos. Esto ya que consideraba a este tipo de errores como la “mayor ofensa al buen gusto”. Incluso, según relatos de su amigo Lord Alvanley, Brummell a pesar de sus fuertes deudas siempre enviaba a lavar sus trajes a Francia ya que, según sus palabras, Inglaterra carecía del toque y la calidad franceses. Y esto, además, sin mencionar las costosas cremas y lociones que utilizaba para su rostro y cuerpo. De hecho, Brummell fue uno de los primeros hombres en utilizar cremas para afeitar, llegando muchas veces a crear sus propias recetas para así lograr la combinación perfecta entre aroma y textura.

Beau, como era conocido por todos, se convertiría en la figura número uno de la moda y el buen gusto. De hecho, sus consejos y opiniones eran muy preciados entre los caballeros de la alta sociedad. Sin embargo, su fama no lo salvaría de sus deudas, que terminarían arruinándole. Sólo gracias tras una intervención de Alvanley, conseguiría un modesto puesto en el consulado de Caen. Brummell moriría pobre y en el olvido a causa de la sífilis en el 1840.

Hoy lo redime su estatua, ubicada en la Jeremy street, calle en la que se encuentran los negocios más costosos de ropa para hombres.

De como el poblado de Gotham se salvó de pagarle otro impuesto al Rey John

El Rey JohnDada la naturaleza socio-política de la sociedad Medieval inglesa, en la cual el Lord de la región -señor feudal,- quien debía siempre acudir a los deseos bélicos y políticos del Rey o la Reina, debiendo relegar muchas veces el manejo de sus tierras a sus propios habitantes (ya que si dejaba a uno de sus sheriffs o caballeros como reemplazante formal éste tal vez se podía llegar a “encariñar” mucho con su función) existía en las clases trabajadoras una libertad e independencia poco común en el resto del mundo. De hecho, estas formaban sus propias cortes legales, y hasta podían decidir e implementar parte de sus leyes locales. Al Lord sólo le interesaba recibir sus impuestos y cuotas anuales -que no eran tan exagerados como la leyenda de Robin Hood inmortalizó para la historia,- y luego, cómo lo hacían o lo lograban, le importaba poco mientras cumpliesen. Debido a esto, miembros ancianos de la comunidad conocían las leyes y distintos artilugios legales a la perfección.

Quizás el mejor ejemplo de esto tuvo lugar en el siglo XIII, en el pequeño pueblo de Gotham. Tras ascender al Trono de Inglaterra, el Rey John, de origen normando y poco querido por los ingleses -no sólo por venir de Normandía (actual Francia) sino además por su fama de avaro y codicioso- decidiría visitar los territorios al norte de Londres. Razón por la cual, tras visitar Leicester, recorrería los distintos pueblos hasta llegar a Nottingham. Esta decisión sería para desgracia de los pobladores de Gotham, claro, ya que su pueblo quedaba entre medio de ambas ciudades. Razón por la cual, si el Rey John pasaba por allí, deberían de pagar un abultado Impuesto Real extra para reparar los caminos locales ya que pasarían a ser parte de la Autopista Real.

No lentos, y conociendo las leyes locales, en las cuales se exceptuaban de impuestos a las poblaciones que sufrían de epidemias o sequías, los pobladores esperarían a la llegada de los inspectores reales para, en un acto bien coordinado, fingir que todo el pueblo estaba loco a causa de una rara enfermedad.

Fingiendo besar vacas, bañarse con tierra, comer pan sin hornear y varias otras locuras lograrían horrorizar a los veedores del Rey. Tras lo cual se decidiría. a pesar de aumentar el trayecto del viaje, tomar una ruta alternativa. Y los pobladores de Gotham, que en los informes reales habían sido catalogados como los “foles of Gottam” -locos de Gotham- pasarían ante la historia a conocerse como los “wise-men of Gotham” -sabios de Gotham.-


Foles of Gotham
Una de las tantas representaciones de lo acontecido inspiradas por la obra de Wakefield

Algo que quedaría inmortalizado en una de las obras del siglo XV de Wakefield titulada, en las formas ortográficas del inglés de hace 500 años: “Merrie Tales of the Mad-Men of Gottam”“Cuentos alegres de los hombres locos de Gotham”.-

Por alguna razón, quizás por la exageración que tuvo el suceso a medida que se fue contando generación tras generación, y seguramente muy influenciado por la manera en la que se describe a los gothanos en la obra de Wakefield, con el pasar de los años el término “wise-men of Gotham” pasaría, al rededor del siglo XVI, a convertirse en sinónimo de pobladores tontos y simples, objeto de crueles bromas y chistes. En éste sitio tienen una colección de chistes sobre “wise-men of Gotham” -en inglés.-

Nota: No es curioso que hasta el día de hoy se discuta si lo acontecido es o no una leyenda. No obstante, si bien la historia fue deformada y exagerada inmensamente con el pasar de los siglos, John desvió realmente su viaje a Nottingham para evitar Gotham. Algo que no tendría sentido si no fuese por lo relatado en el folklore popular.

Anne Bonny, la pirata

La semana pasada veía la última película de los Piratas del Caribe y el personaje de Keira Knightley me causó curiosidad sobre si en la realidad existió alguna mujer pirata. Ya que digamos, un barco pirata era prácticamente como vivir una cárcel de máxima seguridad sólo que sin guardias ni celdas para contener a los prisioneros. La respuesta realmente me sorprendió, no solo hubo varias mujeres pirata, sino varias llegaron a capitanear naves, especialmente entre los vikingos -donde hace 1600 años una princesa noruega llamada Sela abandonó la corte para dedicarse a la piratería.-

Anne BonnyDe todas estas, quizás la más interesante fue Anne Bonny, una mujer irlandesa nacida como la hija bastarda en un abogado adinerado y su criada, y cuya conducta conflictiva siempre la puso en problemas, especialmente cuando apuñalo a una sirvienta a la edad de 13 años. Es difícil separar qué fue cierto y qué fue leyenda, ya que con el tiempo se convertiría en una heroína para los malhechores del Caribe, quienes comenzaron a crear cientos de historias en su entorno. Pero se sabe ciertamente que a temprana edad se escaparía con un bucanero de poca monta, James Bonny, tras que su familia se mudara a América, y a causa de esto terminaría siendo desheredada por su padre -y, según algunas fuentes no confirmadas, Anne como venganza prendería fuego su plantación-.

Con su pareja se mudaría a la Isla de Nueva Providencia en el las Bahamas, y si bien su relación se deterioraría rápidamente, Anne comenzaría a hacer amistad con algunos de los piratas más temidos de la región, ganando a su vez suficiente dinero al venderle información a Woodes Rogers, el gobernador de la isla.

Vida como pirata
Tras iniciar una relación con el pirata Calico Jack, James Bonny la denunciaría ante el gobernador por adulterio, cuya pena era severa, razón por la cual Calico Jack y Anne, quien además decidiría llevar consigo a su amiga, Mary Read, escaparían en una embarcación robada y, así, tras armar una tripulación, comenzarían a dedicarse a la piratería. Con el pasar de los meses tendrían varias aventuras y encuentros con las autoridades, capturando varios barcos mercantes y amasando de esta manera una pequeña fortuna para si mismos. Al mismo tiempo, la pirata Anne se volvería famosa entre las tripulaciones por su habilidad con la espada y puntería con , ganándose así el respeto entre su propia tripulación quienes prontamente le escribieron varias canciones de piratería en su honor.

Mary Bonny

Tras el éxito del nuevo conjunto pirata, Rogers, el gobernador de Nueva Providencia, pondría precio a su cabeza, así como a la de Calico Jack y otros miembros de la tripulación. Algo en lo que el capitán Jonathan Barnet, tras avistar a los piratas, tendría muy en mente. Desafortunadamente, la tripulación no pudo poner mucha resistencia, ya que la noche anterior, tras una captura exitosa, se emborracharon en festejos, y Anne y Mary, siendo las únicas que estaban sobrias, debieron pelear contra los invasores.
Continue reading Anne Bonny, la pirata

Lord Minimus, el enano real

Lord MinimusLord Minimus fue un hombre que tuvo tanto la desgracia como la fortuna de pertenecer a la corte de la Reina Enriqueta María. Fortuna porque al encontrarse en dicho círculo social gozó de varios lujos; desgracia porque se vería envuelto en medio de una guerra civil que le llevaría a un exilio y lo vería caer presa de piratas que lo esclavizarían durante dos décadas.

Nacido en el año 1619 en Rutland, irónicamente el condado más pequeño de Inglaterra y cuya frase es “Mucho en poco,” Jeffrey Hudson atraería la atención desde pequeño por su baja estatura y físico proporcionado. A la edad de siete años, pasaría a formar parte del hogar de la Duquesa de Buckingham, quien se había asombrado por su físico. Siendo regalado al poco tiempo a Enriqueta María en un festejo muy estrafalario: Jeffrey saldría desde dentro de un pastel vestido con una pequeña armadura de caballero y bailaría ante la Reina.

Así pasaría a formar parte de la corte de la Reina, viviendo en el lujo y ofreciendo de tanto en tanto algún que otro espectáculo para los invitados reales a lo largo de los años. Su altura, que según distintas fuentes variaba entre 46 y 50 centímetros, y su físico perfectamente proporcionado, lo convertían en la atracción principal de los grandes banquetes. No obstante, su refinamiento, su perfecto francés -útil sobretodo en una corte francesa enclavada en suelo inglés- y cultura general, lo llevaron a codearse exitosamente con algunas de las familias más poderosas de Europa. Al punto que varios poetas le dedicarán poemas y canciones en su honor.

La Guerra Civil Inglesa
De todas maneras, la Reina era Francesa y católica, algo que a los ingleses no les caía para nada bien y, como es lógico a una época de semejante convulsión, se convertía en una fuente de tensiones más entre el Rey y el Parlamento. Para 1642 la situación era insostenible, y una guerra civil se desata entre Parlamentarios y Reales. La Reina, rápidamente se mudaría a los países bajos, lugar en el que realizara una muy exitosa campaña de recaudación de fondos para apoyar a las fuerzas leales al Rey.

Jeffrey HudsonTras volver a Inglaterra, Lord Minimus, sería nombrado oficialmente por la Reina como capitán, título que Jeffrey conservaría con orgullo por el resto de sus días. Y, según varias fuentes, participaría directamente en la guerra bajo el mando del Principe Ruperto. Siendo ordenado como caballero por el mismísimo Carlos I.

Sin embargo, la situación no iba muy bien para las fuerzas reales -que finalmente se terminarían imponiendo,- y la Reina se mudaría a Francia. Ya en Francia, una broma o comentario propinado por el hermano del jefe de guardaespaldas de la Reina enfurecería a Jeffrey, y éste se declararía a duelo, viéndose exitoso al darle un disparo entre las cejas a su oponente. Pero para su infortunio, los duelos estaban fuertemente penados por la Ley en Francia, y solo tras la intervención de la Reina Lord Minimus salvaría su pellejo, quedando, no obstante, expulsado de la corte. Armado de coraje y con gran resentimiento hacia su antiguo hogar, comenzaría sus planes para retornar a Inglaterra, la cual, a pesar de la guerra civil, era considerada por Jeffrey como más segura para su persona. Por lo que tras algunos meses de organización, ya se encontraba listo para zarpar.

Esclavitud
Como si el destino se hubiese puesto en su contra, a los pocos meses de su expulsión sería capturado por piratas musulmanes del norte de África. Debiendo pasar los Lord Minimus y la Reinasiguientes 25 años realizando trabajos forzados y bailando para sus esclavistas en su “tiempo libre.” Curiosamente, durante su “estadía” como esclavo crecería 50 centímetros más -lo que nos indica claramente que su enanismo era debido a una deficiencia hormonal causada por una condición denominada hipopituitarismo, siendo el esfuerzo físico experimentado instrumental a su nuevo crecimiento-.

Su libertad llegaría a mediados de década del 1660, cuando varios contingentes ingleses recorrieran el norte de África liberando esclavos de dicho país. Tras volver a su tierra, viviría en Oakham tranquilamente durante varios años -rechazando incluso una re-invitación a la corte- y siendo solo ocasionalmente molestado por un inquisitivo historiador interesado en documentar su vida. Sería solo tras su retorno a Londres con el motivo de pedir una pensión por su participación en la guerra, que tendría la mala suerte de aparecer durante una de las purgas anti-católicas más severas vistas en suelo inglés, el Popish Plot -Complot papista.- Tras un par de años sería liberado, para morir por causas desconocidas dos años más tarde.

Alexander Selkirk, el hombre que inspiró a Robinson Crusoe

La historia de Alexander Selkirk es tan estremecedora como apasionante. Y no es para menos, ya que la misma, según se estima, inspiró a Daniel Defoe para escribir su obra maestra.

Selkirk en Juan FernándezNacido en una familia trabajadora de finales del siglo XVII en Escocia, y tras haber vivido una adolescencia marcada por sus problemas contra la autoridad, Selkirk vería su futuro en la mar, no precisamente como mercader sino como bucanero. Su destino sería sellado en 1703, cuando, en plena Guerra de Sucesión Española, Inglaterra comenzara a contratar gran cantidad de corsarios con el fin de dañar las líneas de suministro y comercio enemigas. Selkirk conseguiría el puesto de Sailing Master -una especie de timonel con posibilidad de dar ordenes- bajo el mando de Brian Pickering en el galeón Cinque Ports, uno de los navíos que formaban parte de la expedición liderada por el St. George, capitaneado por el corsario William Dampier.

Así, a finales de año, partirían con la intención de atacar galeones españoles con rumbo a la ciudad de Buenos Aires, expedición que fallaría y, tras haberlo discutirlo fuertemente, los corsarios cambiarían de planes y se dirigirían al Mar del Sur, territorio en el cual la tripulación del Cinque Ports sufriría de escorbuto, pereciendo a causa de la misma 48 tripulantes entre los que se encontraba el capitán. Pickering sería reemplazado por un inexperto joven de 21 años, Thomas Stardling. No obstante, este “percance” no les impediría capturar varios navíos españoles tras rodear el Cabo de Hornos. Algo que, de manera esperable, no limitaría las fricciones entre ambos capitanes y vería a las naves separadas.

Juan FernándezTras llegar al archipiélago Juan Fernández, con el fin de cazar animales y conseguir agua fresca, Selkirk comenzaría a protestar sobre la condición de la nave -algo en lo que estaba cierto, ya que la misma se hundiría al poco tiempo,- y sus intentos por intentar convencer a sus camaradas de desertar y esperar al próximo navío serían interpretados como un amotinamiento.

Selkirk sería abandonado a su suerte en el archipiélago, dejándolo solo con un mosquete, algo de pólvora, una Biblia, un cuchillo y algunas herramientas. De nada valieron sus gritos por clemencia mientras el bote se alejaba, su destino, de ahora en más, sería sobrevivir durante 4 años y 4 meses en un archipiélago inexplorado y solitario del pacífico.

Naufrago
Alexander SelkirkLos primeros meses de soledad vieron a un Selkirk temeroso, quien de hecho, no se movía de la costa, temiendo que la isla estuviese poblada por bestias y, si así lo hacía, perder una oportunidad de rescate. Comiendo solo mariscos y otros frutos del mar a su alcance, la soledad prontamente comenzaría a atacarlo emocionalmente. Razón por la cual la temporada de apareamiento de lobos marinos le serviría como excusa para resignarse y comenzar a explorar la isla.

Con gran esfuerzo, construiría dos chozas a partir de madera de pimiento, y utilizando su mosquete lograría cazar varios animales pequeños, cuya carne y pieles le otorgaban tanto comida como refugio. Su desenvolvimiento era tal, que cuando por las noches comenzó a ser atacado por ratas salvajes, nuestro laborioso naufrago prontamente consiguió domesticar varios gatos salvajes, a los cuales alimentaba a cambio de protección y compañía.
Continue reading Alexander Selkirk, el hombre que inspiró a Robinson Crusoe

El fantasma del castillo Colditz

1126-1.jpgLo asombroso de esta historia, no es que se trate de un fantasma en si, sino que es una de las más asombrosas historias de supervivencia que se puedan imaginar. Un piloto de la RAF capturado en plena SGM, encerrado en un castillo medieval convertido en prisión por los alemanes que, tras escapar de su celda y convertirse en un “fantasma” para los guardias germanos, construiría a escondidas con elementos robados por las noches un planeador que, si la situación se le complicaba, le permitiese escapar del castillo.

Oflag IV-C
Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich convertiría a Colditz en una elaborada prisión VIP, renombrado, a causa de su organizado accionar, como Oflag IV-C -Oflag, “campo de oficiales”.- Prontamente las habitaciones se irían convirtiendo en celdas, y los salones en patios. Si bien crear prisiones en castillos era muy eficiente ya que las instalaciones eran óptimas para dificultar el rescate externo, la razón principal era más bien psicológica y propagandística.

Rápidamente oficiales polacos, franceses y británicos irían poblando las celdas. Múltiples intentos de escape terminarían frustrados, y sólo 30 personas lograrían escapar del castillo sin ser recapturadas. No obstante, nadie podría imaginar la voluntad y astucia de Jack Best, un teniente de vuelo británico que sería protagonista, junto a unos pocos compañeros, del mejor plan de escape de todos los tiempos.

1126-2.jpgCapturado en el 41, tras quedarse sin combustible en África, Best sería ubicado primeramente en la famosa prisión Stalag Luft III. Ingenioso, lograría escapar junto a Bill Goldfinch, para ser recapturados en Polonia tras una vertiginosa carrera contra los perros de seguridad. Así ambos serían transferidos a Colditz, donde se esperaba que las altas paredes de piedra les impidiesen volver a intentarlo.

No obstante, Best aprovecharía una distracción de los guardias, y el 5 de abril de 1943 escaparía, no del castillo, sino de su celda. Así pasaría días y semanas, hasta más de un año, escondido entre los incontables armarios, habitaciones y pisos falsos del gigante de piedra. A pesar de los rigurosos rastreos, los guardias nunca pudieron hallarlo, y Best prontamente sería apodado como “El fantasma de Colditz”. Sabio por su anterior experiencia, sabía que un escape a pie sería fútil, por lo que valiéndose de su carrera como piloto decidiría construir un planeador a escondidas en una de las torres del castillo.

No lo haría sólo. Primeramente ayudaría a escapar a su amigo, Goldfinch, y a varios otros más. Juntos buscarían la ubicación ideal, y rápidamente iniciarían la construcción del planeador. Esta sería una alta torre central abandonada. El esfuerzo daría sus frutos, y tras un riguroso trabajo, una rústica bestia alada de 9.7 metros de envergadura, apodada “Lucy” por Goldfinch, nacería a partir de hierro de los barrotes de las ventanas del castillo, madera de los bancos, tela de las cortinas e infinidad de partes de un antiguo fonógrafo que serviría para construir el mando de la nave. Para su despegue, una improvisada catapulta hecha con una bañera -que serviría de contrapeso impulsor- y una serie de sogas serían empleadas. El impulso sería suficiente como para llegar al río Mulde, y de ahí a una vía de ferrocarril que les permitiese escapar hacia Suiza.


Continue reading El fantasma del castillo Colditz

Los mensajes del Apolo

A unos pocos centímetros del lugar del alunizaje del módulo lunar de la Misión Apolo 11 existe una particular bolsa blanca de tela. En la misma se encuentra uno de los menos conocidos y más emotivos recuerdos dejados por los astronautas tras el histórico día. Selectos regalos para las generaciones futuras de exploradores. Los mismos consisten en distintas medallas conmemorativas, una rama de olivo de oro y, en lo que aquí nos percata, un diminuto disco de silicio del tamaño de una moneda. Que a pesar de su pequeño tamaño, posee un enorme significado.

1106-1.jpgEn el mismo, pequeñas letras, solo legibles con la ayuda de una lente óptica, tallan 73 emotivos mensajes de varios líderes de estado mundiales para las generaciones futuras. Si bien la NASA declararía a la prensa la existencia de este disco, nunca haría pública la totalidad de los mensajes, y seria tras varias decadas del suceso que Tahir Rahman, un médico de Kansas e historiador, descubriese el resto de los mensajes por pura casualidad.

Era Junio del 69, y a sólo un mes del lanzamiento, la NASA decidiría encargar a la Sprague Electric Company, responsable de 50 mil partes electrónicas halladas en el Apolo, con la monumental tarea de guardar la información de manera tal que, no sólo perdurara en la Luna, sino que además ocuparara el menor espacio posible. Sprague, tras una intensa serie de diseños, crearía un sistema de impresión totalmente electrónica, que no solo les permitiría plasmar texto, sino que además era capaz de grabar ilustraciones, como la enviada por el Papa Pablo VI.

Curiosamente, Aldrin, el astronauta encargado con el deposito de la pequeña bolsa en la superficie lunar, olvidó la tarea, y fue el mismo Neil Armstrong, quien recordara a Aldrin la tarea mientras se encontraba subiendo al módulo para iniciar los preparativos para volver a la Tierra.

Fuente, el genial Robert Pearlman para SPACE.com

Enlaces relacionados
– En la Wikipedia Inglesa podrán encontrar una lista con todos los mensajes dejados y sus autores así como la procedencia de los mismos. Teniendo en cuenta la fecha, son más que interesantes los mensajes dejados por países como Vietnam y los integrantes del bloque soviético. Como por ejemplo Polonia, que deja bien claro en su inicio “Aunque no estamos sugiriendo ningún mensaje de la Cabeza de Estado de Polaca […]”

Toda una tradición
1106-2.jpgEsta grata costumbre afortunadamente ha encontrado otros nichos en la misión Voyager, las sondas Viking y, más recientemente, en la Mars Phoenix Lander. Quienes hayan seguido las noticias de la misión, habrán notado un diminuto disco sobre la carcasa del Phoenix. Este es un mini-DVD, compilado por la Planetary Society, el cual contiene una considerable colección de imágenes y literatura sobre Marte. Desde La Guerra de los Mundos de Wells hasta Las Crónicas Marcianas de Bradbury. No obstante, lo más interesante de la compilación es una serie de mensajes dejados para futuros colonizadores del Planeta Roja.

El disco, teniendo en cuenta las duras condiciones marcianas, es protegido por una resistente capa que permitirá resistir intacto durante varios siglos en su paciente espera.

El burro que engañó a la élite intelectual de París

1080-2.jpgCorría el año 1910 y una exposición muy importante realizada en el famosísimo Salón de los Independientes en París, se celebraba una exposición de arte visual en la cual se le daba espacio a nuevos artistas.

Si bien la exposición sería muy concurrida por artistas de varios estilos, sería una pintura expresionista de nombre “Coucher de soleil sur l’Adriatique” -Atardecer en el Adriatico- la que cautivaria la mayor cantidad de opiniones y opiniones. La misma, realizada por el enigmático y desconocido artista Rafael Boronali, estaba compuesta por un conjunto de trazos fuertes y caóticos, colores amarillos y anaranjados que, según algunos de los críticos más respetados de Francia representaba “un acto de furia natural” y “una maravilla del arte expresionista”.

Habiéndo crecido la fama de la misma a un punto realmente considerable, aparecería un escritor y pintor que, tras presentarse bajo su seudónimo de Dorgelés, suministraría pruebas irrefutables demostrando que Rafael Boronali era en realidad un burro llamado Lolo.

1080-1.jpgDorgelés, cuyo verdadero nombre era Ronald Lecavelé, había planeado todo con un amigo. Poco tiempo antes de la exposición habían llevado a Lolo a un lugar tranquilo y, tras ponerlo de espalda a un lienzo, procedieron a atarle varios pinceles en la cola. Una vez que todo estuvo en su lugar, solo alcanzó con ofrecerle varias zanahorias a Lolo para que éste, tan feliz, moviese su cola en un vaivén interminable. Tras ver el resultado en el lienzo, el mismo daría a Dorgelés la impresión de una costa durante el atardecer,

Los críticos se convertirían en el hazmereír de todo París, y el interés por la obra crecería a tal punto que la misma terminaría siendo vendida en la para nada módica suma de 400 francos. Al momento de la broma Dorgelés tenía 24 años. Y si bien su intención no era la de criticar a los artistas en sí, sino a los críticos de arte, ganaría varios enemigos en el proceso.

Oliver, el eslabón perdido que no fue

Hace aproximadamente un año y medio hablábamos sobre los sueños de Stalin por poseer un ejército que no cuestione órdenes, incluso las más inhumanas. Sueño para el cual contaría con los servicios del científico Ilya Ivanov, quien intentaría crear un híbrido simio-humano. En el mismo, mencionábamos la existencia de Oliver, un chimpancé que durante varios años tuvo convencidos a varios investigadores sobre la posibilidad veraz de la existencia de híbridos chimpancé-humanos.

1076-1.jpgAdquirió a una edad muy temprana por los entrenadores Franl y Janet Berger, los cuales se encontraban buscando animales en la antigua Zaire, actual Congo, Oliver demostraría con el paso de los años que no era un bonobo normal. El hecho de poseer facciones que asemejaban a las de de un hombre y el caminar perfectamente erguido sin utilizar sus brazos como apoyo eran cualidades que, incluso para los más escépticos, resultaban intrigantes y hasta sospechosas. De hecho, prontamente surgiría la teoría de un híbrido chimpancé-humano, un aberración natural producto de la cruza sexual entre hombres y simios. Otros, incluso, llegaron a proponer que en realidad se trataba de una nueva especie, una que conformaba el eslabón evolutivo perdido entre simios salvajes y humanos –debemos tener en cuenta que este concepto era muy popular por aquella época, e incluso varios biólogos respetados creían en la posibilidad de encontrar una nueva especie con una capacidad mental y física intermedia-

No obstante, Oliver comenzaría a desarrollar una notable atracción hacia su entrenadora humana, por lo que temiendo un accidente, decidirían venderlo en el 76. Su nuevo dueño, un abogado oportunista neoyorquino, no lo dudaría ni un segundo, y comercializaría Oliver como, en efecto, el eslabón perdido. Así sería que lo harían recorrer países, en un show insensible de fenómenos. Especialmente en japón, donde se usuraría con la situación presentando información falsa y aseveraciones exageradas sobre el comportamiento racional del mismo -una de ellas representándolo con ropa y tomando de una copa-.

1076-2.jpgUsufructuado a más no poder, al año siguiente sería vendido a un parque de atracciones, donde permanecería varios años. Para el año 1989 Oliver sería comprado por la Buckshire Corporation, laboratorio que se dedicaba a la experimentación cosmética. Su nuevo hogar, en el que viviría durante 9 largos años, sería una pequeña jaula que lo obligaba a permanecer encorvado. Razón por la cual Oliver terminaría desarrollando una atrofia muscular y quedando casi ciego. Eecién en 1998 sería finalmente enviado a un santuario para chimpancés, una reserva especializada donde podría vivir en armonía y al aire libre. Lugar en el que permanece actualmente, atendido correctamente por veterinarios y expertos en reahabilitación animal.

El misterio develado
El único misterio sobre Oliver fue el producto de la exageración y las mentiras. Si bien Oliver presenta varias discrepancias a nivel genético en ciertos marcadores encontrados en los chimpancés, estas se deben más que nada a mutaciones aisladas, y no al producto de un híbrido chimpancé-humano. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Chicago en 1996 ha demostrado que Oliver no sólo posee la cantidad de cromosomas esperados en un chimpancé, sino que además su morfología craneal y otros aspectos particulares del mismo se encuentran entre los margenes esperados para su especie.

Este video es la parte 1 de 6 de un documental producido sobre Oliver. Si bien se encuentra en inglés en el mismo podrán ver filmaciones de Oliver caminando y parte del material promocional que fue utilizado durante su viaje como el “eslabón perdido”.

Encerrado en el elevador

Vía Digg encuentro este increíble video de tiempo acelerado de una persona que pasó 41 horas encerrada en un ascensor. Las reacciones son realmente llamativas, hasta normales podríamos decir en este tipo de circunstancias. Vemos al hombre ir desde la consternación inicial, pasando a la desesperación e ira y llegando, tras varias horas, a una etapa de resignación seguida de breves arranques de desesperación para volver a resignarse. Una conducta típica y esperable. Ojalá que la experiencia traumática no le haya causado un caso persistente de claustrofobia.

El cuento más viejo de la historia, la épica de Gilgamesh

Algo que debemos tener en cuenta al leer una historia épica o epopeya, es que estas no sólo eran cuentos para su pueblo, sino que además servían de enciclopedias primitivas a sus lectores. Estas obras, en las que se compilaba gran parte del conocimiento de dicha civilización, el cual iba desde recetas medicinales, hasta descripciones de pueblos vecinos, agrupaban, a manera de una historia entretenida, un compendio descriptivo de información empírica. Muchas veces también servían a la función de libros de historia. Algo patente en las épicas griegas, en las cuales los autores solían embellecer sucesos históricos a manera de relatos en tercera persona y ocurrencias mitológicas. Llegando a representar pueblos en personajes y desastres naturales o guerras a manera de monstruos y seres míticos. Gracias al relato de Teseo, por ejemplo, los historiadores pudieron armar el rompecabezas de la subyugación de la Atenas prehistórica. En el caso de Gilgamesh, varios teóricos sugieren que la epopeya es, en efecto, una crónica de los acontecimientos políticos de Uruk hace 4500 años. Por ejemplo, el profesor Andrew Ford de la Universidad de Princeton, sugiere que la amistad de Gilgamesh y Enkidu no es más que el relato poético de la alianza entre dos pueblos vecinos a manera de metáfora. Lo que si no es metáfora es la historia de Kushin, el escriba sumerio que es la persona nombrada más antigua que se conoce.

La historia de fondo

Gilgamesh existió entre el 2450 AC y el 2550 AC y fue el Rey de Uruk. Sin embargo, el poema escrito en tablillas de arcilla que lo honra, fue escrito mucho después de su muerte, y vio modificada su narrativa varias veces a lo largo de los siglos. Ciertamente, varios aspectos políticos e históricos del reinado de Gilgamesh, fueron reemplazados por metáforas mitológicas, haciendo la historia más interesante y atractiva para los lectores de la época.

Hoy en día, se acepta a la “versión estándar” como la más fiel. Esta versión nace a partir de una recopilación realizada por el Rey Asurbanipal de Nínive quien tomara gran interés en el poema. Desafortunadamente su ciudad, y su biblioteca, serían destruidas hace 2600 años y seria recién en 1845 que Austen H. Layard hallara los restos de la biblioteca y varias tablillas de arcilla guardadas en esta. Tras varios ires y venires las tablillas restantes de la biblioteca de Nínive fueron trasladadas al Museo Británico, en el cual permanecerían bajo estudio durante décadas. Recién en 1984 John Gardner y un equipo de lingüistas lograrían traducir el Poema de Gilgamesh al inglés.

Enlaces relacionados
Click aquí para leer el Poema de Gilgamesh
– Otra versión, aunque no tan famosa a causa de estar muy incompleta, es la versión Babilónica.