Ninja Warrior

Basado en un programa japonés llamado Sasuke el programa de la NBC American Ninja Warrior se vanaglorió hasta hace poco en ser imbatible, durante más de 7 años ninguno de los atletas, escaladores, expertos en parkour, es decir las acrobacias urbanas, y deportistas olímpicos que lo intentaron pudo vencer el desafío, hasta que llegó Isaac Caldiero un «escalador libre» famoso por sus hazañas (persona que escala montañas y formaciones sin ningún tipo de equipo).

Si algo podemos decir es que tiene un estado físico más que envidiable. En el vídeo lo vemos venciendo el nivel 3, el más difícil de todos. En efecto, el curso de obstáculos está dividido en distintos niveles, niveles cuya dificultad aumenta de manera incremental y en los cuales, además, las pruebas se dividen según distintos tipos de músculos.

La razón por la cual esta serie de obstáculos es tan difícil, se debe al hecho de que los distintos obstáculos en cada nivel fueron pensados para desgastar rápidamente grupos específicos de músculos, razón por la cual, al llegar a la mitad o final de cada nivel, el atleta se encuentra agotado en extremo, y generalmente la parte final requiere utilizar el grupo de músculos que fue siendo desgastado a lo largo del nivel.

Por cumplir de manera exitosa esta hazaña Iaac Caldiero recibió 1 millón de dólares como premio. Una gran suma de dinero, la cual, no obstante, no se compara con las gigantescas cantidades de dineros que los romanos solían pagar a sus atlas. Por ejemplo, el deportista mejor pago en la historia fue Cayo Apuleyo, un experto corredor de carrozas quien, en el siglo I d.C., recibió enormes cantidades de oro gracias a su talento como corredor.

El más mítico de todos los escaladores libres

Nos queda preguntarnos cómo le hubiese ido a Dan Osman, la mayor leyenda entre los escaladores libres en la historia, y famoso sobre todo por sus hazañas de «escalar en velocidad», si hubiese intentado completar este curso de obstáculos.

Dan murió tristemente al caer al vacío, no al escalar sino mientras intentaba repetir su récord de caída libre con cuerdas, cuando una de estas se partió ante el peso propinándole contra el suelo. En otras palabras, lo que hoy en día denominamos como bungee jumping (que si bien podríamos llegar a pensar que se trata de algo moderno, en realidad es una práctica que se realiza desde hace varios siglos por varias tribus del Pacífico)

Las razones que llevaron a Osman a realizar semejante acto peligroso fueron muchas, desde su adición por la adrenalina hasta el poco control que tenían sobre el sus allegados y familiares. Si bien intentaron en muchas oportunidades hacerlo entrar en razón, este vivían para realizar todo tipo de actos temerarios.

En el vídeo lo vemos escalar la pared principal de la roca Lover’s Leap, de unos 121 metros prácticamente «corriendo» y sin ningún tipo de protección. Esto lo hace de manera libre, es decir sin ningún tipo de equipo de seguridad o cuerdas.

Nota: hay varias caras de montaña que se llaman Lover’s Leap a lo largo y ancho del mundo. Osman en particular escaló una de las caras de El Capitán, una formación geológica muy famosa en el parque nacional de Yosemite, parque en el que encontramos otras maravillas como la cascada de fuego.

Vemos cómo le lleva solamente poco más de 4 minutos realizar semejante hazaña, y cómo durante el ascenso realiza maniobras mortíferas extremadamente peligrosas, algo que prontamente se convirtió en su firma, es decir, el utilizar maniobras extremadamente arriesgadas.

Una de las maniobras arriesgadas que podemos apreciar en el vídeo es la de utilizar sus pies y saltar verticalmente para sí agarrarse de una grieta muy elevada. El mínimo error durante esta maniobra asegura una caída al vacío, de más de 100 metros y golpeando contra una inclemente y filosa pared de piedra.


Más sobre deportes y actividades

La tumba de Sinaí, el punto de buceo más peligroso del mundo

Esquí acuático en las plantaciones de Banaue, un lugar del mundo real digno del Minecraft