En el pasado hemos hablado sobre tribus del pacífico con rituales extremadamente extraños, como los Tolái y su singular manera de impartir justicia y castigos. Hoy hablaremos sobre otra tribu del pacífico, y el ritual de prosperidad de las cosechas más extremo del mundo.

Fotografía del puentismo de la tribu Vanuatu.
Sucesión del salto realizado por

Perdida en el pacifico, muy al noroeste de Australia, existe una pequeña isla habitada por la tribu Vanuatu, tribu que practica uno de los rituales más extremos y espectaculares del mundo: un salto al vacío desde torres construidas con cañas y ramas utilizando cuerdas construidas con fibras de caña para frenar su caída.

El salto de torre practicado en la isla es parte de un ritual agrario que tiene como objetivo asegurar una buena cosecha. Para esto, se construye una torre de hasta 30 metros de altura, de la cual, distintos hombres de la aldea saltaran al vacío buscando así ganar el favor de los dioses y garantizar una buena y abundante cosecha para toda la tribu Vanuatu .

Este ritual, si bien similar a los saltos del tipo bungee jump o puenting/puentismo vistos en occidente, posee un increíble giro de tuerca: Para garantizar que los dioses brinden una buena cosecha el saltador deberá tocar el suelo con su cabeza!. Sí, en efecto, saltan desde 30 metros de altura y llegan a tocar el suelo con la cabeza, y no mueren. No porque sean superhombres, sino porque el ritual se realiza de manera tal que se pierda bastante energía cinética antes de tocar el suelo.

Las cuerdas utilizadas por los Vanuatu, realizadas en base a una caña fibrosa de la región, son cortadas y atadas de tal manera que reducen la velocidad de manera tal que el saltador no muere desnucado en el intento al golpear su cabeza contra el piso. Es decir, la manera en la que se ata a la persona saltando evita que el golpe sea muy severo.

Como hemos mencionado, la cuerdas se hacen a partir de una caña fibrosa, por lo que se estiran para reducir de manera gradual, pero aun así muy rápida, la velocidad de caída. Esto, increíblemente, es exactamente el mismo efecto realizado por las cuerdas de nailon (nylon) con las que las personas practicando puentismo, puenting o bungee jumping

Fotografía del puentismo de la tribu Vanuatu.

Además de esto en la base de la torre se deposita tierra blanda con el fin de amortiguar aun más el golpe y distribuir mejor la energía de choque. No obstante, debemos entender que esto brinda solo unos pocos centímetros de amortiguación, por lo tanto la mayor parte de la fuerza cinética de la caída se mantiene y es experimentada por el cuerpo de la persona que salta.

Detalle de un hombre de la tribu Vanuatu en pleno salto. Notamos como ambas cuerdas están atadas a los tobillos del hombre realizando el ritual:

Curiosamente, a pesar de la peligrosidad del ritual los accidentes suelen ser algo extremadamente raro.

Más sobre tribus sorprendentes

En el pacífico también existe la tribu que venera a «John from America, el mesías» una tribu que, durante la segunda guerra mundial, vivió la experiencia de ver los aviones estadounidenses pasar por su isla. Durante uno de estos vuelo, uno de los aviones cayó en su isla, y el piloto, llamado John, se refierió a si mismo como «John from America». Los nativos lo vieron como a un mesías, y crearon un culto a su alrededor.

Por otro lado si hablamos de tribus perdidas tenemos a los sentineleses, una tribu extremadamente hostil al contacto con el mundo exterior, de hecho se considera una de las últimas tribus sin contacto formal del mundo, la cual en el 2004 sobrevivió al tsunami del océano índico gracias a sus conocimientos ancestrales de su isla.