El plan de Darth Vader y el Emperador era tan ridículo que terminaba siendo genial: crear un súper cañón láser capaz de destruir un planeta enemigo de un solo disparo y así rendir la galaxia a sus pies. Increíblemente, y en un típico caso donde la realidad imita al arte, el duque Felipe III de Borgoña tuvo una idea muy similar: construir un súper cañón capaz de destruir las murallas de castillos enemigos de un sólo disparo y así rendir a los ingleses a sus pies.

Si bien existen muchas teorías sobre los orígenes y el por qué de éste cañón, la más aceptada es que su construcción fue encargada por Felipe III de Borgoña en Junio de 1449 con un claro fin: sembrar terror en las tropas inglesas durante la guerra de dicha nación contra Escocia. Completarlo llevaría más de tres años y medio, y una vez terminado sería una mole de casi siete toneladas y 4,6 metros de largo.

Fotografía del Mons Meg.
Mons Meg, el gigantesco cañón escoces para acabar con los ingleses.

Con su calibre de de 510 milímetros se podían disparar balas de hasta 183 kilogramos a varios cientos de metros de distancia las cuales impactaban contra sus blancos haciendo desastres en las fortificaciones enemigas.

Si bien sí era capaz de destruir murallas de un sólo disparo, para cuando fue terminado la guerra con los ingleses también lo había hecho, y el súper cañón resultaba ser tan pesado y masivo que requería de al menos 50 hombres para armarlo y operarlo asi como una veintena de mulas para moverlo junto a sus municiones.

Razón suficiente para retirarlo, a pesar de su astronómico costo de construcción, a sólo ocho años de haberlo puesto en servicio. Tras su cancelación formal el cañón sería regalado por el duque al rey de Escocia y utilizado solamente durante saludos protocolares a visitas de alto nivel o aniversarios de la realeza. Siendo disparado por última vez durante la boda del rey Jaime I.

Fotografía del castillo Threave.
Castillo Threave en la frontera entre Escocia e Inglaterra. Se cree que los agujeros en una de sus caras fueron causados por disparos del súper cañón Mons Meg.

Si bien su servicio fue corto el cañón si vio acción, y cumplió con todo lo prometido. Según teorizó el afamado y ya fallecido historiador escocés Nigel Tranter, los enormes agujeros en las paredes del castillo Threave fueron infligidos por el Mons Meg, y sólo bastaron cuatro disparos del mismo para que los defensores depongan sus armas.

Siglos más tarde los nazis crearían su propios súper cañones, los cuales dejaban al Mons Meg como una miniatura. De los mismos hemos hablado en ésta entrada.

Sobre castillos y cañones

Friedrich Wilhelm I de Prusia, el rey que coleccionaba soldados altos

Mons Meg, la versión medieval de la Estrella de la Muerte

Una fortaleza en la cima del Mont Blanc

Schwerer Gustav y las piezas de artillería más grandes de las guerras mundiales

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Bueno, tampoco se pueden ignorar los cañones de Mehmet, que rindieron Constantinopla derribando las murallas más famosas de la historia. En cuestiones de artillería, los turcos fueron durante un tiempo punteros.

  2. En ese mismo siglo los austriacos crearon una bombarda (una especie de mortero que lanza proyectiles con trayectoria parabólica) capaz de lanzar balas de mas de media tonelada a medio kilómetro. Se apuntaba en ciego, era imposible de calibrar pero los enemigos salían corriendo nada mas con escuchar el ruido de los disparos.

  3. Hispa, sí mal no recuerdo se utilizó un cañón de bronce cuyas paredes teñían un grosor de 20 centímetros.

    Rasputín, la iba a incluir pero preferí dejarla para otra entrada ya que tengo planeado visitar el museo donde se la expone el año que viene y pienso tomar varias fotografías.

Deja un comentario

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies