Censura medieval

Durante el Medioevo puede observase una revolución en la manera en la cual se imprimían los libros, desde nuevas técnicas de encuadernado hasta curiosas maldiciones que eran empleadas como «mecanismos anti-robo». No obstante, a partir del siglo X,distintos editores de ediciones de lujo o limitadas desearon ampliar la belleza de sus libros agregando ciertos secretos en los mismos. Algo que, además de incrementar el valor monetario de la obra, también permitía imprimir imágenes ocultas en los libros que, gracias al estar «ocultas a plena vista», daban la posibilidad de crear imágenes que de otra manera hubiesen sido censuradas.

Arte en el filo de las hojas de los libros

Y qué mejor lugar para esconder imágenes ocultas que el filo de las páginas de dichos libros que, a pesar de estar perfectamente a la vista, las mismas ocultaban su secreto gracias a un juego de posicionamiento de las partes de la imagen.

Escondiendo imágenes a plena vista: el esconder imágenes a plena vista era uno de los métodos predilectos de los artistas de la época para escapar a la censura. Un gran ejemplo de esto es la obra de Erhard Schön, uno de los artistas más transgresores del Renacimiento.

Es decir, que sólo pueden ser vistas cuando las páginas, en su conjunto, son presionadas de manera o forma específica. De esta manera, solo quien sepa el secreto podrá ver la imagen o el mensaje oculto en el mismo filo de las hojas del libro. Una buena manera de evadir a los censores de la época.

Si bien esto empezó a manera de simples dibujos ornamentales, ya mucho tiempo después del medievo y bien entrado el período moderno de la historia, en el siglo XVIII se retomó la técnica y empezaron a surgir verdaderas obras de arte. Libros que si sus hojas eran presionadas hacia cierta dirección mostraban una imagen, y a su vez si estas eran nuevamente presionadas pero hacía otra dirección cambiaban para representar otra escena.

La siguiente imagen nos muestra lo anteriormente mencionado en acción, vemos como el libro debe ser «presionado» de cierta manera para poder apreciarse la imagen oculta en el filo de las hojas.

Ejemplo de una esteganografía, durante el medioevo se utilizaban como mecanismo anti-censura.

A partir del siglo XVIII, cuando ya dejó de utilizarse como un mecanismo anti-censura y pasó a tener un valor más artístico y enriquecedor de las obras, temáticas más variadas comenzaron a ser utilizadas, como por ejemplo en el siguiente ejemplo en el que vemos la caza de ballenas, algo tristemente muy común en la época. Puedes leer sobre la historia real que inspiró a Herman Melville a escribir el clásico Moby Dick siguiendo este enlace.

Ejemplo de una esteganografía.

Las escenas religiosas también eran muy comunes, como por ejemplo el siguiente homenaje a la Última Cena del genio renacentista Leonardo Da Vinci.

Ejemplo de una esteganografía.
Esteganografía en las hojas de libros.

Martin Frost, un artista británico se ha propuesto resucitar esta maravillosa técnica. Incluso ha restaurado y recreado obras de éste tipo que se encontraban en muy mal estado a causa del paso del tiempo y el abandono. Desde 1970 hasta el presente Martin ha producido más de 3000 obras.


Artículos relacionados

El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios

El turbulento y casual origen de la letra minúscula

El primer libro de cocina de la historia, The forme of Cury