Tag Archives: Vegetales

El árbol que da 40 tipos distintos de frutos

El árbol de los 40 frutos es un proyecto artístico y botánico realizado por el artista y profesor universitario neoyorquino Sam Van Aken, el cual lleva la milenaria tradición japonesa y china de crear árboles capaces de dar varios tipos distintos de frutos al límite. El mismo es ni más ni menos que un árbol del cual crecen exactamente cuarenta tipos distintos de frutos drupáceos, es decir: mangos, melocotones, ciruelas, cerezas, café, nueces, y varios otros. En otras palabras, frutos caracterizados por un carozo o hueso central rodeado por un abundante y carnoso tejido muy fibroso y una, por lo general, una fina cáscara exterior que protege la fibra del fruto de los insectos y el clima.

Si bien en Japón y en China la técnica se suele realizar utilizando árboles cítricos, habiendo árboles que llegan a dar más de diez tipos distintos de frutos, Van Aken escogió las drupas debido a su gran variedad y facilidad de manejo a la hora de realizar injertos. Con más de 16 árboles multifrutales ya creados para distintos museos y jardines botánicos del mundo, el artista en cuestión decidió crear su obra maestra de 40 frutos, la cual, según cree, es un límite difícil de sobrepasar.

Los mismos son creados mediante la técnica de injertos. Es decir, a un árbol saludable y de considerable tamaño se le remueve la corteza en una porción específica de su tronco o ramas principales y se añade el tejido de otro árbol al mismo para que así ambos tejidos crezcan como un organismo único. Existen diferentes métodos de injertado: el de aproximación, donde se sueldan dos ramas entre si; el de hendidura donde se corta un tallo del árbol principal al cual luego se le practica una hendidura y se añaden en la misma dos o más injertos; y el de yema en el cual el injerto se añade a manera de parche al tronco principal. Los distintos tipos de injertos se utilizan dependiendo de donde se desean añadir los nuevos fragmentos de tejido, y Van Aken debió utilizar todos los métodos a su disposición para poder lograr el árbol de los 40 frutos.

Si bien durante la mayor parte del año este singular árbol parece uno más del montón, es durante la primavera cuando comienza a florecer y los distintos tipos de frutos comienzan a crecen que el mismo se vuelve un espectáculo visual único, ya que florece en varias tonalidades de colores rosados y amarillentos con el centro de la ciudad de Nueva York sirviendo como fondo.

Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Hace un tiempo habíamos hablado sobre cómo las regiones evacuadas de Fukushima han sido rápidamente cubiertas por la vegetación local. Si bien esto es común, la naturaleza es de hecho implacable reapropiando espacios, lo llamativo era la velocidad con la que todo ocurrió. Esto se debe principalmente a un tipo de planta: el Kudzu.

El Kudzu es una planta nativa del sudeste asiático del género de las Pueraria. Las mismas son enredaderas perennes, resistentes a los insectos y relativamente tolerantes al frío. Se reproducen principalmente de manera asexual mediante esquejes producidos por sus estolones, los cuales echarán raíces y desde allí comenzarán su propia expansión. En otras palabras, la planta irá constantemente formando nuevos nodos, por lo que necesita expandirse rápidamente buscando espacios para dichos nodos. Pero lo que hace al kudzu una especie tan invasiva es que esta también puede reproducirse mediante semillas transportadas por el aire. Es decir, se expande rápidamente por el suelo y además puede extenderse a través de grandes distancias geográficas. Como si lo anterior fuese poco, en la década del 90 se descubrió que incluso si se arranca la planta su raíz puede permanecer durmiente durante más de tres años en el suelo y luego brotar nuevamente.

En el 1876 durante la Exposición del Centenario en Filadelfia, Pensilvania en la cual se festejaban los 100 años de independencia de los Estados Unidos, el pabellón de Japón constaba de un bello jardín japonés adornado con plantas y árboles del país asiático. Uno de estos vegetales traídos a la exposición fue el kudzu, y rápidamente capturó el interés de los visitantes quienes fueron cautivados por su aroma y el uso artístico que se le había dado para cubrir puentes y estructuras del jardín. La planta se volvería relativamente popular en los jardines y parques de Pensilvania.

No obstante, durante la década del 40 el problema de la erosión del suelo a causa del cultivo incesante del algodón en los territorios del sur de los Estados Unidos se había vuelto un problema de estado. Lo que llevó al presidente Franklin D. Roosevelt a iniciar una campaña federal para tirar semillas de kudzu por todo el sur, esperando que su rápido crecimiento ayude a sostener el suelo. Si bien en efecto el kudzu es muy efectivo para combatir la erosión del suelo y también sirve como fuente de alimento para el ganado, el clima del sur de los Estados Unidos resultó ser mucho más favorable que el clima de Pensilvania, un estado del norte. Este clima soleado y los suelos ricos en minerales de la región hicieron que la planta comenzara a expandirse mucho más rápido que en Asia o Pensilvania. En el punto más crítico de la “epidemia del kudzu” este llegó a cubrir una extensión de 610 km2 por año. Cientos de millones de dólares fueron invertidos para detener la expansión violenta de esta especie invasiva, pero nada parecía funcionar ya que el uso de herbicidas estaba restringido debido a que la expansión se daba principalmente en territorios agrarios y poblaciones rurales y la planta parecía tener una resistencia natural contra los herbicidas de menor intensidad. De hecho, el Dr. James Miller, contratado por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, descubrió que de los 6 herbicidas aprobados por el gobierno al momento del estudio, la planta era inmune a tres, poco afectada por dos y el último incluso la ayudaba a crecer más rápido. La solución llegó desde China y Japón: resulta que el kudzu tiene un enemigo natural: las cabras. Por lo que durante los años 70 y 80 comenzaron a soltarse decenas de miles de cabras de angora en las áreas más afectadas para así combatir el crecimiento sin control de esta especie.


(Fe de errata, en la imagen pueden verse ovejas devorando kudzu.)

De todas maneras, y si bien las cabras han ayudado en los Estados Unidos, todavía no hay una solución definitiva y en el 2009 se ha detectado la existencia de kudzu en Canada y Australia.

Continue reading Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Biosphere 2, un ecosistema cerrado tan perfecto e idílico que terminó en fracaso

La adversidad muchas veces es algo necesario, algo que si es aprovechado nos servirá para aprender y formar nuestro caracter. Quizás el mejor ejemplo de ésto es lo que ocurrió en Biosphere 2, un hábitat completamente cerrado creado por la Universidad de Arizona en 1987 con el fin de servir como ecosistema de investigación y vivarium de varias especies de plantas y árboles exóticos.

Si bien en el presente se utiliza para los fines anteriormente mencionados, a principios de los años 90 la instalación sirvió para un propósito de investigación científica pura: crear el primer ecosistema completamente cerrado. Desde los nutrientes hasta el oxigeno, la humedad y demás recursos serían creados y reciclados constantemente utilizando las costosas y complejas maquinarias y sistemas dentro de las instalaciones del complejo. La idea original era la de crear el hábitat perfecto, todos los parámetros medidos en tiempo real por avanzados sensores y regulados por complejos sistemas de control; dándole a los vegetales en el lugar la cantidad de nutrientes perfecta y asegurando la virtual inexistencia de plagas e insectos invasivos. De funcionar, se crearía un ecosistema aislado del mundo el cual podría servir como punto de partida para el desarrollo de ecosistemas en bases inter-planetarias o incluso la preservación de las especies vegetales en caso de una catástrofe ecológica a escala global.

Así fue, al menos durante los primeros años, las plantas y árboles que crecían dentro de B2 eran más voluptuosas, más grandes en incluso abundantes que sus pares en el resto de la tierra. Ciertamente ésta serie de ecosistemas cerrados que ocupaban 1,27 hectáreas eran un paraíso en la tierra, perfecto, sin adversidades ni problema alguno.

Pero algo comenzó a ocurrir, y en un principio ninguno de los científicos entendió el por qué. Los árboles se quebraban antes de madurar cayendo a tierra sin motivo alguno. Tras buscar varias respuestas la definitiva vino del análisis de la madera y las raíces de los mismos. Al haber crecido completamente guarecidos de los vientos, éstos árboles nunca desarrollaron raíces lo suficientemente arraigadas, y la madera de los troncos y ramas carecían de las denominadas maderas de compresión y tensión. Dichas maderas son los dos tipos de tejido especial desarrollados por las plantas leñosas en sus ramas principales y deformaciones de los troncos como respuesta a los efectos de la gravedad y del viento. Generalmente la madera de tensión es más común en los árboles de madera dura, es decir las angiospermas como pueden ser los robles; mientras que la madera de compresión hace lo mismo en los árboles de madera blanda es decir las gimnospermas como las coníferas. No obstante, no es exclusivo a unas y otras y distintos tipos de madera de reacción pueden ser observados en un mismo árbol. Ambas son un tipo de madera en la cual las células del tejido vegetal se alinean de manera no vertical, permitiendo al árbol contar con un soporte extra y una mayor capacidad de torsión así como soportar las fuerzas de tensión causadas por los vientos. De hecho, en la naturaleza las plantas leñosas utilizan en parte éste tipo de manera para por alinearse mejor ante el sol y recibir mayor cantidad de luz solar en sus hojas.

Tras una serie de investigaciones los científicos de la universidad descubrirían que la razón por la cual los árboles del hábitat crecían a un ritmo mucho mayor que el resto de los árboles en el exterior se debía al hecho que no generaban los distintos mecanismos de soporte y arraigo que permiten que los árboles no sólo vivan por cientos y miles de años, sino que además resistan fuertes vientos y tormentas.

Hoy en día B2 sigue en funcionamiento, aunque ya no como un sistema completamente cerrado, sino que se ha reorientado y convertido en una reserva de especies exóticas y amenazadas.

Cómo el nacionalismo holandés hizo naranja a las zanahorias

La economía ha logrado que las sociedades urbanas asocien la variedad más eficiente o económica de cosechar de una fruta o verdura con dicha fruta o verdura en si mismas, muchas veces sorprendiéndonos cuando vemos la enorme variedad que existe de las mismas.

Quien escuche la palabra zanahoria inmediatamente la asociará con un color naranja intenso. Incluso, podríamos decir que a tal punto que naranja y zanahoria son sinónimos hoy en día. Pero esto no siempre fue así, las zanahorias son una raíz comestible relativamente moderna. Si bien la planta en si fue cultivada durante miles de años y utilizada como una aromática medicinal, no fue hasta el siglo X que campesinos en Irán e Iraq comenzaron a seleccionar plantas de zanahoria con el tronco de su raíz cada vez mas grueso, ya que éste era muy rico en nutrientes.

Originalmente de color purpura y agrias una mutación llevó a que se logre una zanahoria amarilla de mejor sabor, y esta rápidamente se comercializó hacia Asia y Europa, llegando a España en el siglo XI y rápidamente al resto de Europa durante los siguientes tres siglos. Eventualmente infinidad de variedades comenzaron a cultivarse por todo el mundo, siendo en Inglaterra la variedad amarilla la preferida.

Es aquí donde ocurre tan singular curiosidad, cuando en el siglo XVII campesinos Holandeses de la comunidad agricultora de Hoorn comenzaron a cultivar zanahorias seleccionando con cada nueva cosecha las más naranjas hasta, eventualmente, llegar al color actual para honrar a Guillermo de Orange, héroe nacional, y no cualquier naranja, sino uno idéntico al que aparece en la bandera del príncipe.

El poder naval y comercial de los Países Bajos llevaría a que esta “variedad conmemorativa“ se popularicé en el mundo entero. Esto, no obstante, fue algo muy afortunado, ya que el componente que hace que las zanahorias sean naranja es el beta caroteno, un pigmento vegetal extremadamente rico en vitamina A.

Un bosque sumergido en el Pacífico

Los bosques de laminariales son una de las vistas más bellas del planeta Tierra. Bosques sub-acuáticos de densas y largas algas que, increíblemente, no son difíciles de confundir con un bosque de pino si tenemos un poco de imaginación.

Bosque de Laminariales

Estos ecosistemas se consideran entre los más variados y dinámicos del planeta, sirviendo de hogar y fuente de alimento a decenas de miles de especies de animales e insectos así como vegetales. Las laminariales son un conjunto de macroalgas ciertamente sorprendente en si mismo, llegando cada espécimen a crecer entre 20 a 80 metros y, en algunas variedades, siendo capaces de crecer medio metro por día. Razón por la cual se convierten en una fuente alimenticia altamente nutritiva y abundante.
Bosque de Laminariales
Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales

Si bien son comunes en todo el Pacífico e incluso recientemente se ha descubierto un bosque de laminariales en el trópico, algo considerado como improbable hasta hace unos años, es en las cercanías de California donde se encuentran los bosques más espectaculares, como el cercano a la isla de San Clemente, que se extiende por decenas de kilómetros.
Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales

Cordyceps, un hongo digno de otro mundo

Si bien el cordyceps, un hongo endoparasitario, no es el único ‘organismo vampiro’ de la naturaleza, que para sobrevivir, debe infectar y causar la muerte de su anfitrión, ya hablamos del Leucochloridium paradoxum, que obliga a ciertos caracoles a suicidarse tempranamente, el cordyceps es sin duda alguna el más interesante y visualmente espectacular. Ya que, una vez que su micelio -parte vegetativa de un hongo- invade y reemplaza los tejidos de su víctima, un largo filamento -estroma- comienza a crecer desde el cuerpo de esta. Al cabo de unas semanas, el estroma comenzará a largar esporas, y cualquier insecto compatible con dichas esporas será infectado. Al haber más de 400 especies de cordyceps, varios insectos muy distintos entre si pueden llegar a ser atacados por algunas de dichas variantes. En el video se muestra la especie Cordyceps unilateralis.

Este hongo puede causar realmente la desaparición de una colonia entera de hormigas, por lo que es normal que al presentar síntomas, la hormiga infectada sea rápidamente expulsada del nido por otra que la traslada a una distancia segura.

Una vez al año

La flor que se da una vez al año
1067-3.jpgLa Reina de la noche -S. grandiflorus, no confundir con las homónimas- es una cactácea poco llamativa y extremadamente rara. Tan rara que se estima que más de un 90% de las S. grandiflorus en los viveros no son S. grandiflorus sino que se trata de especies similares que fueron confundidas con la misma. Si bien es una planta poco llamativa, una vez al año, la Reina de la noche decide ponerse su corona a manera de una extremadamente fragante y llamativa flor de grandes y brillantes pétalos. Al llegar la mañana, la flor producida se marchita y muere.
Pero el florecer anual no es algo extremadamente raro en la naturaleza. Quizás el ejemplo más conocido sea el de los árboles de cerezo, tan influyentes en la cultura y el arte japonesas, los cuales, una vez al año, y durante unas breves semanas, florecen en simultáneo.

La estatua “comunista”
1067-1.jpgEn la Universidad de Chicago, justo frente al Pick Hall, plaza que originalmente ocupaba el Departamento de Economía de Chicago, famoso por su posición a favor de la economía de libre-mercado, existe una estatua que ya se ha vuelto prácticamente una leyenda si misma. Dialogo es su nombre, y todos los años durante los meses de Abril y Mayo, siendo especialmente evidente todos los primeros de Mayo -día en el que se festeja el Día del Trabajador, festividad usurpada como propia por varios conjuntos comunistas- el ángulo del sol del mediodía y la figura de la estatua forman en el piso una sombra llamativamente similar a la de una hoz y un martillo.

Muchos creen que el nombre de “Dialogo” y el que ésta formé una hoz y un martillo todos los primeros de Mayo frente al lugar original de uno de los departamentos de pensamiento liberal más influyentes del mundo, representaba el deseo de Virginio Ferrari, el escultor responsable de la obra, en plena Guerra Fría de un acercamiento pacífico entre ambas ideologías. Sin embargo, en varias entrevistas realizadas a Ferrari, el mismo ha asegurado que esto es simplemente una casualidad, de la que él no fue consciente sino hasta varios años después de haber terminado la pieza.

La estrella de Pigeon Point
1067-2.jpgEl Faro de Pigeon Point en San Francisco es el lugar de un evento anual en el cual docenas de personas se reúnen para presenciar un efecto óptico asombroso. Al atardecer, cuando la Luna comienza a subir, el sistema eléctrico del faro es apagado, y, a manera de demostración, sus 24 lentes rotatorios originales comienzan a refractar la luz producida por cinco poderosas lámparas industriales de kerosén. El efecto, una gigantesca estrella rotatoria de luz en el cielo. Siguiendo éste enlace al sitio de APOD podrán encontrar vínculos e información técnica del mismo.

La teoría del caos explicada en una sola imagen

Las posibilidades de que un conjunto de varios cientos de flamencos salvajes se agrupe y forme una pareidolia que nos haga recordar a un flamenco, y mejor aun, que un fotógrafo de la National Geographic sobrevuelve la zona en ése preciso instante, son relativamente astronómicas. Sin embargo, ha ocurrido, sólo por una conflagración innumerable de causas y efectos que llevaron a que la misma tenga lugar.

Flamencos de América formando una estructura semejante a un ave

Fractales en la naturaleza
Es sabido que, por cuestiones de eficienia evolutiva, es normal en las plantas la presencia de fractales. Desde estructuras que permiten aprovechar mejor la luz solar, como es el caso de varias plantas de pantano; hasta formaciones que permiten un considerable ahorro de agua, como es el caso de la posición de las areolas en los notocactus. No obstante, hay dos vegetales a los que personalmente considero como el ejemplo perfecto de fractales naturales.

El Bróculi Romanesco
El bróculi romanescu asombra por su estructura fractalEl fractal natural por excelencia. Este vegetal familiar de la col silvestre recibe su nombre a partir de la región en la que se ha desarrollado (centro de Italia, cercanías de Roma.) Su estructura, dividida en círculos, es muy similar a un fractal logarítmico. Razón por la cual varios estudios se han dedicado para entender el patrón evolutivo del mismo. En el siguiente sitio -si bien en inglés, pero posee varias imagenes- pueden ver un análisis matemático ameno de la estructura de esta col.

Áloe espiral
Áloe espiralado, originario de SudáfricaOtra maravilla natural es el Áloe espiralado -polyphylla.- Nativo de las Montaña Dragón en Sudáfrica, su forma espiralada es reminiscente a una secuencia Fibonacci, y la misma le permite tanto capturar luz solar como retener humedad de manera más eficiente. Esta planta es especial, ya que su región se limita a una zona muy específica y reducida del mundo. A causa de esto, su evolución la ha llevado a especializarse por completo al terreno de dicha región.

* Como nota al margen, hace un largo tiempo que estoy intentando conseguir un ejemplar de esta planta para mi terrarium de cactus y suculentas. Grande es mi desgracia que me evade tan bien.

Una secuencia similar también puede ser encontrada en la suculenta Agave Victoria-regina

Los asombrosos relojes florales

Carl von Linne, mejor conocido como Carolus Linnaeus, era un floricultor del siglo XVIII cuyo trabajo lo llevó a convertirse en todo un experto en los tiempos y relojes biológicos de las plantas. Basándose en un fenómeno al que él mismo llamaba como “dormir” -en su tiempo no se sabía bien el porqué del cerrar y abrir de las flores- Linnaeus prontamente compilaría un extenso catálogo separando a las distintas plantas según el período del día en el que estas abren y cierran sus flores. De esta manera, se dio cuenta que conociendo la especie exacta, y teniendo en cuenta ciertos factores externos, uno podría saber la hora del día solo viendo el estado de las flores de una planta. Es así que comenzaría su horologium florae, un reloj floral cuya disposición de las distintas especies de plantas y flores indicaba la hora exacta del día con sólo mirar las columnas de flores abiertas.

Linnaeus fallecería y su creación sería olvidada durante muchos años, hasta que una traducción de su obra, Philosophia Botanica, al inglés, volvería a levantar interés sobre su reloj floral. En sí, este innovador naturista, definiría tres tipos fundamentales de flores necesarias para la creación del reloj:

Meteorici, flores que varían su abrir y cerrar dependiendo del clima.
Tropici, Flores que varían su abrir y cerrar dependiendo de la duración del día.
Aequinoctales, Flores con tiempos rígidos en su abrir y cerrar, es decir, una periocidad que no varía según el clima o la duración del día. Estas últimas siendo las de mayor importancia.

Teniendo en cuenta esto, y las variables en el abrir y cerrar de una flor, como por ejemplo la latitud en la que el reloj se encuentre, uno, cuenta Linnaeus, puede construir un reloj floral muy preciso.

Hoy en día existen varios relojes florales al rededor del mundo. Uno de estos se encuentra en Taipei, más precisamente en el jardín de YangMin. El reloj, además de tener manecillas mecánicas, posee distintas flores que se abren dependiendo la hora del día. En el siguiente video podemos verlo.

Hiperión: El árbol más alto del mundo

De todo el reino vegetal las secuoyas son, y por un gran margen, considerados como los arboles más altos del mundo. no es de extrañar entonces que los naturistas Chris Atkins y Michael Taylor comenzaran su búsqueda por el árbol más alto de todos en el Redwood National Park, un santuario de secuoyas muy bien conservado. Tras una larga búsqueda, que resultó ser más difícil de lo que parece ya que muchos de los árboles se encuentran inclinados, en el verano del 2006 hallaron a Hiperión: el árbol más alto alguna vez registrado. Con unos 115,55 metros de altura supera por casi 21 metros a la Estatua de la Libertad y por unos 3 metros a Estratosfera, el antiguo campeón. Más importante aun, el árbol se estima que el árbol esta compuesto por unos asombrosos 526.69 metros cúbicos de madera.

Si bien la ubicación exacta del mismo es secreta, para evitar su tala o el daño no intencional por parte de turistas y curiosos, fue la misma National Geographic la que certificó el proceso de medición y la veracidad del mismo.

Por cierto, quien no haya visto en persona una secuoya es muy difícil que imaginar lo masivo del cuerpo de estos imponentes vegetales. Por esta razón, lo mejor es poner las cosas en proporción. La imagen que se puede visualizar nos muestra la diferencia de tamaño entre un ser humano y “Del Norte Titán”, otra secuoya también del parque Redwood.

Artículos relacionados
Los animales más coloridos de la naturaleza.
Récords de la naturaleza.
Los fósiles vivientes más extraños del mundo.
Las medusas gigantes que invaden Japón todos los años.

Las pinturas vivientes de Inakadate

Arte tamboCuenta la leyenda que todo comenzó como una competencia entre dos campesinos rivales a muerte los cuales no se contentaban sólo con colectar las cosechas más abundantes de arroz, sino que además pretendían cosechar las más bellas. Otros dicen que la costumbre comenzó solo gracias a la casualidad, pero sea cual sea el origen de esta ya tradición el resultado es asombroso y realmente bello.

Arte tambo

Arte tamboTodos los años los campesinos del pequeño pueblo de Inakadate, Japón, realizan distintas “pinturas vivientes” las cuales son logradas gracias al empleo de los colores hallados en los distintos tipos de arroz. Con este fin se traza primeramente un diseño el cual, tras mucha paciencia, se formará sólo cuando germinen las plantas. Esto es debido a que los “trazos” de la pintura son formados gracias a la utilización de distintas variedades coloridas de arroz. Entre ellas, el kodaimai de hoja amarilla y el tsugaru de hoja verde (arroz romano en occidente) y arroz negro. El resultado es realmente asombroso y generalmente despliega escenas tradicionales japonesas.

Arte tambo

Arte tambo

Las pinturas vivientes de la Alemania Nazi
Esvástica del bosqueEsta costumbre, aunque con flores de jardín, era muy común en el pasado de los pueblos germanos. Durante el nazismo intentó ser revivida con gran éxito habiéndose plantado centenares de “pinturas arbóreas”. Si bien la absoluta mayoría fue destruida tras la Segunda Guerra aun queda una de estas “pintura arbóreas” en el bosque de Zernikow la cual, a causa de su lejanía, ha sobrevivido a los reiterados intentos de desmonte. Esta consiste en una svástica de 60 acres que sólo se forma brevemente durante la primavera cuando los alerces que la conforman florecen. Si bien aun mantiene su estructura varios de los arboles que la formaban fueron talados en algunos de los reiterados intentos de desmonte. Según se cree los alerces amarillos fueron plantados en 1937 en conmemoración del cumpleaños de Adolf Hitler.

Relacionado
– Quizás te interesen las arboesculturas.

Hosen-Ji, el árbol que sobrevivió a la bomba de Hiroshima

Hace unas semanas Alejandro Rivoz me envió un correo comentando una interesante historia a partir del artículo que había escrito sobre los Ocho afortunados -supervivientes a ambas explosiones nucleares en Japón-. La historia realmente me sorprendió.

Hosen-JiEl árbol de los cuarenta escudos, o Ginkgo biloba, posee características particulares que lo hacen único ya que no cuenta con “parientes” vivos al ser el único miembro de su clase y formar una sola especie -recordarán cuando hablábamos de fósiles vivientes 1 y 2. Originarios de china estos árboles se encuentran muy escasos sobre Japón, sin embargo, uno de éstos sería el protagonista de una historia plagada de esperanza y buena fortuna. Hoy en día, un ejemplar de esta especie posee el nombre de árbol portador de esperanza -Hosen-Ji-, ya que fue el único ser vivo que logró, junto a tres ejemplares más de esta especie, salir intacto a la fuerte ionización producida por la bomba de Hiroshima en la zona cero.

Esta hazaña no fue producto de la suerte ni de la casualidad, sino que al contrario el árbol de la esperanza logró sobrevivir a causa de su singular biología. El Ginko, al ser un fósil viviente, evolucionó en un tiempo en el que la atmósfera terrestre poseía una configuración particularmente diferente a la actual, al encontrarse esta fuertemente oxigenada. Razón por la que esta especie posee una alta tolerancia a la oxidación; mismo tipo de oxidación celular que acabó con casi todos los tejidos vivos de los seres que se encontraban en o sobre la zona cero del fatídico “Día Nuclear”.

Y el ser humano más cercano a la explosión
Si bien el ser humano más cercano a la explosión Akiko Takakura, empleada bancaria, se encontraba a sólo 300 metros del hipocentro, la diferencia con Hosen-Ji y los otros Ginkos era fundamental. Akiko, así como otros supervivientes cercanos, se encontraba en la bóveda de un banco fortificado construido para soportar el peor de los terremotos. Sin embargo, así y todo, sufrió fuertes quemaduras.

Artículos relacionados
Los ocho afortunadoslas únicas personas que sobrevivieron a las dos bombas atómicas
Nagasaki vista desde el aire antes y después de la bomba

De gatos adictos

Éste es un fragmento del episodio “Pociones Mágicas” de la serie “Animales Sobrenaturales 2” en el que se ve un extraño comportamiento en los gatos de todo el mundo. Los aceites encontrados en la planta Nepeta cataria poseen un efecto narcótico en los felinos. En un principio afecta su estado de animo volviéndolos más juguetones y posteriormente, mientras más se ingiera, lleva a estos a desplegar comportamientos erráticos.