Cuando la realidad supera a la ficción

En un artículo anterior habíamos hablado sobre el maravilloso jardín inmortal de Marc Quinn, un proyecto artístico en el cual se pretende mantener en perfecto estado de conservación cientos de flores y plantas al sumergirlas en una solución de silicona. No obstante, y en un claro ejemplo de la realidad superando a la ficción, en la naturaleza existen enormes bosques sumergidos. Estos son los bosques de laminariales, uno de los más asombrosos macro-organismos hallados en la naturaleza.

A continuación hablaremos sobre estos bosques, en especial el bosque de laminariales del océano pacífico.

Los bosques sumergidos

Los bosques de laminariales son una de las vistas más bellas y asombrosas del planeta tierra. Bosques submarinos de densas y largas algas que, increíblemente, no son difíciles de confundir con un bosque de pino si tenemos un poco de imaginación. Los mismos suelen estar poblados por miles de especies marinas siendo junto a los corales una de los más abundantes y prósperas fuentes de vida.

Bosque sumergido de algas laminariales vistas desde el lecho marino, uno de los bosques sumergidos más espectaculares.
Bosque sumergido de algas laminariales vistas desde el lecho marino.

Estos ecosistemas se consideran entre los más variados y dinámicos del planeta, sirviendo, como mencionamos en el párrafo anterior, de hogar y fuente de alimento a decenas de miles de especies de animales e insectos así como vegetales. Las laminariales son un conjunto de macroalgas ciertamente sorprendente en si mismo, llegando cada espécimen a crecer entre 20 a 80 metros y, en algunas variedades, siendo capaces de crecer medio metro por día. Razón por la cual se convierten en una fuente alimenticia altamente nutritiva y abundante.

En efecto las mismas podrían ser incluidas en los récords de la naturaleza como uno de los macro-organismos más grandes del planeta tierra, ya que su tamaño de unos 80 metros solo es superado por muy pocas especies, como por ejemplo las secuoyas rojas, entre las que se encuentra el colosal hiperión, el árbol más alto del planeta tierra.

Detalle de las raíces de las algas laminariales.
Detalle de las raíces de las algas laminariales, vemos como las mismas se afianzan al lecho marino con sus raíces expuestas.

Además de crecer muy rápidamente, las laminariales son una fuente de nutrientes óptimas para muchas especies, entre las que se incluye el ser humano. El kelp, mejor conocida en español como cabeza de toro, es un alga laminarial consumida especialmente en Norteamérica por las comunidades nativas y varias otras regiones del mundo.

Las asombrosas algas del mundo: las algas en el planeta tierra existen en una infinidad de formas y tamaños. Por ejemplo, si bien las laminariales aquí mencionadas son enormes algas de 80 metros de altura, existen otras algas tan pequeñas que son difíciles de ver. Como por ejemplo las algas que le dan su color rojizo a las «cataratas de sangre» en la Antártida.

Si bien son comunes en todo el Pacífico e incluso recientemente se ha descubierto un bosque de laminariales en el trópico, algo considerado como improbable hasta hace unos años, es en las cercanías de California donde se encuentran los bosques más espectaculares, como el cercano a la isla de San Clemente, que se extiende por decenas de kilómetros.

Un cardumen de peces alimentándose en un bosque de algas laminariales, los asombrosos bosques sumergidos.
Un cardumen de peces alimentándose en un bosque de algas laminariales.