Un curioso parque estatal

Si de parques gubernamentales hablamos, es decir parques que pertenecen al gobierno federal o a los estados, en los Estados Unidos de América encontramos colosales y magnánimas obras de arte de la naturaleza como el parque nacional de Yellowstone, con sus puntuales géisers y piscinas prismáticas, o incluso del famoso y ya mítico parque nacional de Yosemite, con sus largos senderos e imponentes montañas de caras casi verticales y cascadas que parecen de fuego. No obstante, en Oregon encontramos un parque estatal mucho más humilde, tan humilde que el mismo tiene un diámetro de unos pocos centímetros. Este es Mill Ends, el parque estatal más pequeño del mundo.

En este artículo hablaremos sobre Mill Ends, su curiosa historia y como, a pesar de su pequeño tamaño, se ha convertido hoy en día en todo un símbolo del estado.

Un pequeño parque llamado Mill Ends

En el Día de San Patricio de 1948, un periodista irlandés de nombre Dick Fagan que se encontraba viviendo en Oregón, Estados Unidos, comentó en su columna «Mill Ends» como tras atrapar un leprechaun este debió de concederle un deseo. Fagan entonces pidió que le otorgara un parque para si mismo, pero al no haber especificado el tamaño, el leprechaun valiéndose de su picardía le concedió un pequeño pedazo de tierra en los restos de un agujero hecho para un poste de luz.

El parque estatal de Mill Ends durante las festividades de Halloween.
El parque estatal de Mill Ends durante las festividades de Halloween.

Debemos decir que este tipo de extrañas ocurrencias pueden verse con cierta frecuencia por todos los Estados Unidos, como por ejemplo es el caso del árbol que es dueño de si mismo. Puedes leer más al respecto siguiendo este enlace: El árbol que es dueño de si mismo, un árbol con personería jurídica.

Si bien Fagan siempre dio a entender que su historia era fantástica y tenía la intención de reavivar la tradición irlandesa en el lugar, el parque, llamado «Mill Ends» en honor a su columna, comenzó a ser cuidado por varias personas anónimas que plantaban todo tipo de plantas. Si bien lamentablemente Fagan muere de cáncer en 1969, siete años después el parque ganó tanta popularidad que el gobierno lo reconoció como parque oficial de la ciudad. De esta manera, con sus 0,2916 metros cuadrados Mill Ends se convirtió en el parque más pequeño del mundo.

Desafortunadamente el árbol principal del parque estatal de Mill Ends tuvo que ser replantado varias veces debido a que varios vándalos han cortado o arrancado dicho árbol a manera de «broma».

Mill Ends se encuentra en el medio de una carretera.
Mill Ends se encuentra en el medio de una carretera.

Otros árboles particulares

De Hiperión, el árbol más alto del mundo, una gigantesca sequoya roja que habita en el Redwood National Park y cuya ubicación se mantiene en secreto para evitar que la acción de vándalos o curiosos ponga en riesgo su existencia (algo que como hemos visto en Mill Ends es un riesgo real) a un árbol que que da cuarenta tipos distintos de frutos, creado como un proyecto artístico mediante la utilización de injertos de ramas en un árbol principal. El mundo está ciertamente repleto de árboles fascinantes y fuera de lo común.