Tag Archives: Siglo XIII

Cómo los kanes mongoles encontraron un agujero legal para seguir matándose unos a otros

La realidad siempre supera a la ficción, y las puñaladas por la espalda, las trampas y las confabulaciones que había entre los líderes mongoles eran tales que dejaban cualquier cosa vista en Game of Thrones como un jugo de niños. Esto llegó a tal punto que las distintas confederaciones mongoles comenzaron a desangrarse unas a otras. Claro, los kanes se tenían más odio entre ellos que a sus enemigos externos, y preferían enfrentarse en el campo de batalla o batirse a duelo constantemente antes que ir a hacer la guerra afuera.

Juan de PlanoEs así que en agosto de 1246 un gigantesco consejo con docenas de príncipes, duques, kanes y sultanes de todo el mundo y miles de invitados se reunieron para asistir a la elección de un nuevo gran líder de los mongoles, Guyuk Kan. Entre los presentes se encontraba un fraile católico llamado Juan de Plano quien documentó extensivamente los ritos y los acontecimientos del evento, incluyendo los fastuosos regalos enviados desde las más lejanas tierras al nuevo gran kan. El fraile también llevaba consigo un regalo, dos cartas escritas por el Papa Inocencio IV con mensajes para Guyuk. Ciertamente, desde occidente se miraba a los mongoles con extremo temor. Rusia y Ucrania habían sido subyugadas hacia no mucho (en la imagen cabezal vemos la tortura de los príncipes eslavos), y las hordas mongoles se encontraban avanzando fuertemente sobre Medio Oriente (12 años más tarde, en 1258, los mongoles capturarían Bagdad, una de las capitales del mundo, masacrando a más de 1 millón de personas y destruyendo la Casa de la Sabiduría, una biblioteca que era incluso más grande que la Biblioteca de Alejandría). Ciertamente el Vaticano veía la caída de Polonia, Austria y Hungría como algo inevitable, por lo que intentó calmar la situación enviando las cartas como símbolo de paz, una especia de tregua (aunque no creas que las cartas eran sumisas, Inocencio IV literalmente llamaba a Guyuk un hereje que iba por el camino equivocado, si Guyuk no hubiese muerto tan tempranamente cuando cabalgaba en pie de guerra hacia Europa de una enfermedad, lo que desató una interna brutal entre los mongoles, la cabeza de Inocencio IV hubiese sido expuesta en la punta de una lanza).

6685-2

No obstante, lo más curioso que Juan de Plano documentó, fue el inusual agujero legal que los kanes menores encontraron para continuar matándose unos a otros. Para evitar justamente esto, uno de los Gran Kanes anteriores junto a un consejo de nobles habían pasado décadas atrás una ley bajo pena de muerte que prohibía a los kanes “desparramar la sangre noble sobre el suelo”. Ciertamente, al no poder matarse unos a otros, pararían las luchas internas…

Pero la ambición lo puede todo, y prontamente los kanes encontraron un “agujero legal”. La ley no decía nada sobre no terminar con la vida del otro noble, simplemente “no desparramar su sangre”. Por lo que prontamente comenzarían a capturar a sus enemigos y asesinarlos de manera tal que no larguen sangre.

Caldero mongolPor ejemplo, en el 1206, Jamukha, líder de los mongoles Khamag fue capturado por sus rivales y asesinado mediante “quebradura de espalda”, ni una sola gota de sangre derramada, por lo cual su ejecución no fue ilegal. Lo más curioso es que el mismo Jamukha había ideado su propio método de matanza sin sangre con anterioridad, cuando en 1196 tras vencer en batalla a su joven hermano, Gengis, quien logró escapar por un pelo y que luego se convertiría en el más grande de todos los Kanes en la historia y uno de los cinco líderes militares más famosos en el mundo entero, asesinaría a todos los generales capturados sin derramar una gota de sangre: hirviéndolos vivos en aceite.

La legendaria katana perdida de Masamune

Masamune Ozaki es considerado de forma unánime como el herrero más legendario de todo Japón. Activo en el siglo XIII en la región de Sagami, prontamente sus espadas y dagas se volvieron legendarias en Asia, con candidatos a discípulos que viajaba desde todos los rincones de las islas para verlo. Dichas armas eran tan preciadas y buscadas que solo emperadores, shogunes y generales tomaron posesión de las misas, incrementando así aún más la leyenda.

La legendaria espada perdida
Masamune OzakiLas espadas de Masamune fueron utilizadas por algunos de los personajes más históricos del Japón, desde emperadores hasta héroes nacionales como Musashi y sus 47 rōnin.

Es por ésto que las espadas de éste celebre herrero son consideradas como tesoros nacionales de valor incalculable, todas resguardadas en museos o colecciones de prestigio, salvo, y tristemente, la que es por lejos la más legendaria de todas las espadas creadas por Masamune: Honjo.

La espada era el símbolo de la casa de los shogunes Tokugawa, pasada de generación en generación y considerada como la espada más filosa de todas. Debido a ésto, era llevada a las batallas y utilizada por el mejor de todos samurai de los Tokugawa, así, durante muchos años inspiró a miles de guerreros.

Durante una de éstas batallas, Umanosuke, el samurai encargado de llevar la espada en batalla, se trenzó en duelo contra el general enemigo, Honjo Shigenaga. Si bien en un principio Shigenaga queda gravemente herido ya que la filosa espada atravesó el costado de su casco casi sin esfuerzo cortando su rostro, el experimentado general logró sobreponerse y matar a Shigenaga. Como trofeo tomaría la espada, la cual sería renombrada a Honjo Masamune en su honor.

Honjo Masamune

Pasarían los años, las décadas y los siglos, y eventualmente la familia Tokugawa, ya no shogunes sino que adinerados empresarios, recuperarían la espada familiar y la preservarían.

Tokugawa IemasaNuevamente la espada volvería a pasar de generación en generación, hasta que en 1945, Tokugawa Iemasa, con un Japón devastado por la guerra y las bombas nucleares, llevaría la espada a una comisaría en el distrito de Mejiro para protegerla de los saqueos que los soldados invasores estaban cometiendo. Desgraciadamente su plan resultaría ser un tiro por la culata, ya que el ejército de los Estados Unidos, que se encontraba tomando todo Japón tras la rendición incautaría la espada tras obligar a los oficiales de policía a entregar todas sus armas, espadas y dagas incluidas.

Si bien en un principio un tal “Sargento Coldy Bimore(en comillas ya que hoy se sabe dio un nombre falso) tomó “posesión temporal“ de la espada, la misma rápidamente desaparecería y nadie en el ejercito americano se hizo cargo, permaneciendo perdida hasta el día de hoy a pesar de enormes recompensas ofrecidas por la misma y literales expediciones en su búsqueda.

Artículos relacionados
La espada del samurai en cámara ultralenta.
La invasión mongol a Japón del siglo XIII relatada por sus protagonistas.

La invasión mongol a Japón del siglo XIII relatada por sus protagonistas

La historia de la invasión del Imperio Mongol a Japón liderada por Kublai Khan en el siglo XIII es la historia en la cual un bravucón acostumbrado a amedrentar a quien se le interponga se topa con alguien más duro que termina propinándole una paliza. Si bien a un costoso precio y ayudado por las tormentas, Japón supo adaptarse, sobreponerse y terminar venciendo al gigante invasor. Todo quedando registrado en una serie de impresionantes ilustraciones ordenadas por el legendario guerrero samurai Takezaki Suenaga.

Invadiendo Japón
Tras subyugar a Corea y conquistar gran parte de China el Gran Khan mongol puso sus ojos en Japón, ciertamente la joya de Oriente y las islas que nunca nadie pudo doblegar. Él se propuso a ser el primero en conseguirlo. Para su infortunio, tanto la naturaleza como el duro espíritu japonés se pusieron en su contra.

Mōko Shūrai Ekotoba

La primer invasión tuvo lugar en el año 1274, y para la misma se emplearon más de 300 navíos de gran porte y alrededor de 450 barcos y botes de soporte con suministros. Primeramente las fuerzas mongoles invaden las islas lindantes de Tsushima e Iki mostrando gran crueldad, incluso textos mongoles mismos afirman que se mutilaban las manos de mujeres japonesas para clavarlas en los cascos de los barcos y así golpear emocionalmente a los soldados japoneses. Luego de estas breves incursiones comienza el grueso de la invasión al intentar desembarcar en la bahía de Hakata. A éstas alturas los japoneses tenían todas las de perder, tras cinco décadas de paz interna sus generales contaban con muy poca experiencia real en la guerra a gran escala, mientras que los mongoles al mismo tiempo, y debido a su expansión territorial, iban con experiencia, técnicas y tecnologías ganadas en sus numerosas batallas contra europeos y árabes -hacía poco más de 20 años atrás que lograban reducir Bagdad a cenizas, evento del cual ya hablaremos-. No obstante, una gigantesca tormenta destruye una gran porción de la armada mongol dándole a los japoneses la oportunidad de utilizar botes pequeños y abordar con sus guerreros samurai el resto las naves enemigas para entablarse rápidamente en combate cuerpo a cuerpo y quitarle así a los invasores su mayor ventaja, el combate a distancia utilizando jinetes arqueros. Más de veinte mil guerreros mongoles, chinos y coreanos -los mongoles solían llevar consigo guerreros de sus estados vasallos- fueron eliminados.
Mōko Shūrai Ekotoba

No vencido, el Gran Khan mongol da la orden para una nueva invasión, ésta vez mucho más grande y con la intención también de vengar lo sucedido durante la primera. Al mismo tiempo, los japoneses no dormirían en sus laureles, sino que comenzaron a crear toda una serie de enormes muros de piedra y fortalezas en lugares clave así como varias estrategias defensivas entre las que se encontraba la puesta a punto de los guerreros samurai bajo un estricto y extremadamente duro régimen de entrenamiento y combate, con foco especialmente en los samurai ubicados de la isla de Kyushu.
Mōko Shūrai Ekotoba

La segunda invasión tuvo lugar, para evitar los problemas de la primera, durante la época primaveral del año 1281. La misma tomó dimensiones épicas y se dividió en dos fuerzas: la más grande compuesta por más de 3.500 naves y más de 100 mil guerreros partiendo desde el sur de China y la segunda compuesta por más de 900 naves y 40 mil guerreros partiendo desde Masan. Inicialmente una serie de problemas llevaron a que la segunda flota se retrase mientas que parte de la armada coreana fue aniquilada cerca de Tsushima. Estos fueron solo contratiempos y no les impediría continuar con su invasión a toda marcha. No obstante, los japoneses lograron efectivamente predecir los planes de invasión mongoles, y para el verano de ese mismo año el combinado de las flotas mongoles, chinas y coreanas, tras destruir Iki-shima, desembarcan en Kyushu, isla en la cual se encontraban esperándolos los más aguerridos y experimentados guerreros samurai de Japón. El resultado fue toda una carnicería, en un evento hoy conocido como la Batalla de Koan más de 25 mil invasores fueron brutalmente masacrados por las espadas japonesas forzándolos a retornar a sus navíos. Trampa mortal, ya que un tifón, al que los japoneses hoy recuerdan con el nombre de kamikaze -viento divino- arremetió contra la flota del Khan hundiendo la mayoría de las naves. Otros problemas en Asia y la dura lección dada por los japoneses harían que el Gran Khan abandone sus intentos de una tercera y aun más grande invasión.
Mōko Shūrai Ekotoba

Los rollos
Entre los años 1275 y 1293 Takezaki Suenaga, uno de samurai involucrados en ambas invasiones, ordena la creación de dos rollos llamados Mōko Shūrai Ekotoba -Relato Ilustrado de la Invasión Mongol- en los cuales se describe de manera gráfica y pequeños textos lo sucedido durante la invasión. En los mismos se ven tanto batallas navales como terrestres, y se observan las armas y tácticas utilizadas. Si bien existen varias copias posteriores, los originales se encuentran guardados en el Museo Imperial de Japón.

Enlaces relacionados
Gracias a el trabajo del Museo Imperial de Japón y la universidad de Bowdoin hoy los rollos se encuentran restaurados y en linea. En éste sitio -una vez allí click en View Scrolls- se puede acceder no sólo a las versiones originales, sino que también a las copias posteriores.

Artículos relacionados
La espada del samurai en cámara ultralenta.
La legendaria katana perdida de Masamune.

Las excéntricas fuentes de Núremberg

Núremberg es, tal vez, la ciudad más bella de Bavaria -sudeste alemán- y si bien posee construcciones imponentes que datan de hace siglos -desafortunadamente viéndose muchas destruidas durante los bombardeos de la Segunda Guerra- son sus fuentes llamativas una de las características más pintorescas de la ciudad. Representando escenas de la mitología grecorromana y el cristianismo hasta eventos de la historia de Europa central. De hecho, son tantas, que ésta entrada tendrá una continuación.

Fuente de la Virtud
Fuente de la VirtudLa Fuente de la Virtud presenta un estilo muy típico en la era clásica y raramente visto en el mundo moderno que, levemente, fue rescatado, como es el caso de la Fuente de la Virtud, durante el Renacimiento. En las noches de verano de Grecia, carentes de smog y contaminación lumínica, era muy fácil levantar la vista y ver un cielo poblado por infinidad de estrellas. Tan así, que incluso podía llegarse a ver bien definido uno de los brazos galácticos (algo que resulta muy difícil de imaginar para quien viva en una ciudad.) Los griegos, cuya imaginación llegó a crear una de las más hermosas mitologías habidas y por haber, asociaron este camino de estrellas formado por el brazo galáctico con un rastro de leche materna dejado por Hera, la diosa de la familia y la fertilidad, nombrando así a nuestra galaxia como la Vía Láctea*. Debido a esto, era normal ver en Grecia y Roma fuentes festejando la fertilidad representada en la leche materna.

Ah si, hablemos de la fuente 🙂 , fue creada entre 1584 y 1589 y su nombre viene de representar a las Siete Virtudes (opositoras a los Siete Pecados): Humildad, Generosidad, Castidad, Paciencia, Templanza, Caridad y Diligencia.

* Vía Láctea es en realidad la traducción latina. En griego antiguo a la Vía Láctea se la llamaba Galaxias, de galaktos, lactar, leche materna.

Fuente de la Virtud Fuente de la Virtud Fuente de la Virtud

Schöner Brunnen
Schöner BrunnenConstruida a finales del 1300 por el escultor de piedra Heinrich Beheim, cuya principal tarea no era la escultura artística en sí sino la creación de bloques de piedra para castillos, la Schöner Brunnen -bella fuente- es una de las ‘fuentes’ -que sea de paso, técnicamente no es una fuente- más impactantes y hermosas que se puedan vislumbrar. Tan bella y espectacular que durante la segunda guerra los soldados soviéticos, famosos por destruir monumentos emblemáticos de la herencia cultural alemana, ya hablamos del castillo Königsberg en el pasado, no se animaron a tocarla.

Curiosamente, la fuente en sí era la pieza central, por la que no corre agua, de una desaparecida piscina. Las figuras decorativas representan filósofos clásicos y medievales así como figuras emblemáticas de la religión cristiana. Hoy en día en el sitio se encuentra una réplica mientras que las piezas originales se resguardan en un museo.

Schöner Brunnen Schöner Brunnen Schöner Brunnen

Ehekarussell
Y por último el Ehekarussell o Carrusel del Matrimonio, que si bien en lo personal no me agrada mucho que digamos, no podía dejar de incluir en una entrada sobre fuentes excéntricas en Núremberg. Comisionada en 1977 y terminada en 1981 al escultor Jürgen Weber con el fin de encubrir luna gran boca de ventilación, la misma, como su nombre lo indica, representa los altibajos del matrimonio.

Ehekarussell Ehekarussell Ehekarussell

Continuará en otra entrada…

La venganza del castillo Königsberg

Castillo de Königsberg La historia del castillo se remonta al siglo I, cuando la tribu germánica de los godos erigiera un fuerte cerca del río Pregel para controlar eficazmente una zona de gran importancia estratégica en lo que luego pasaría a ser la región báltica de Prusia del este. Así, durante más de un milenio, el castillo serviría como base de operaciones a las fuerzas nativas de la región. Hasta que en el siglo XIII los caballeros de la Orden Teutónica conquistaran el área y reforman el fuerte transformándolo en un Ordensburg -un tipo característico de castillo/fortaleza germánico- para 1257. Pasando a ser así en el cuartel general del Gran Maestre del la orden.

Los sucesivos conflictos contra las fuerzas de Polonia, llevarían a reforzar las defensas del castillo gradualmente durante los siglos. Y si bien los polacos ganarían gran cantidad de guerras contra los caballeros de la orden -que eran prácticamente un estado en si mismo- y contra los ejércitos de las naciones germánicas, el castillo se encontraba tan bien fortificado que los polacos nunca intentaron tomarlo, incluso tras haber prácticamente devastado a la orden de los teutones en la histórica Batalla de Grünwald -ocurrida en el 1410 y considerada como la batalla Medieval más épica en la historia.- Por supuesto que esto no terminaría la rivalidad entre polacos y teutónicos, y a solo un siglo de Grünwald, volverían a enfrentarse.

Pasarían los siglos, Alemania se unificaría y llegarían las guerras mundiales. En la Segunda Guerra Mundial, por desgracia, el viejo castillo debería enfrentarse a un tipo de armamento mucho más poderoso que el impulsado por catapultas y trebuchets para el que fue construido. No obstante, e increíblemente, las gruesas murallas y bastiones exteriores del mismo, exitosamente defenderían a la estructura principal de gran parte de los bombardeos británicos de 1944 y del fuego de artillería soviético. Y si bien varias alas del castillo se habrían quemado o derrumbado para el fin de la guerra, la estructura principal del mismo, aunque muy dañada, había sido protegida de su destrucción total gracias a las murallas.

Castillo Königsberg Tras terminar la guerra Königsberg sería tomada por los soviéticos y renombrada como Kaliningrado. Por desgracia, en un acto de astronómica ignorancia, desprecio por la cultura y la historia, pero, y por sobretodo, de soberbia digno de un representante perfecto de la estupidez crónica, Leonid Brezhnev, el Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética, decidiría a finales de los 50s convertir a Kaliningrado en un “pueblo modelo soviético” y comandaría a “borrar todo símbolo prusiano” de la ciudad. Esto significaría la demolición de edificios, monumentos, estatuas y castillos centenarios, muchos de ellos, como la estructura principal del castillo Königsberg, muy dañada y en pleno abandono pero aun en pie, milenarios. Si bien la excusa consistía en limpiar los vestigios militaristas de Prusia, la medida sería excesiva, ya que también afectaría edificaciones de valor cultural.

Edificio de los SoviéticosA pesar de la protesta internacional y de los pobladores de la región, la grotesca transformación se haría igual, y el antiguo castillo de torres góticas, piedras talladas, escaleras de olmo, arcos de medio punto de mármol y bóvedas de crucería finamente pintadas, sería reemplazado por la Casa de los Soviéticos, un rectangular adefesio de concreto al mejor estilo de los monótonos bloques-comunales la Rusia comunista.

Pero… el castillo había dejado tras de sí una poética venganza, una extensa red de túneles que, a lo largo de sus casi dos milenios de existencia, habían sido excavados con el fin de almacenar provisiones para resistir asedios, depositar los restos óseos de caballeros caídos en batalla y almacenar tesoros y armas. Razón por la cual, gradualmente, el suelo sobre el que estaba construida la Casa de los Soviéticos fue cediendo hasta volverse inestable, inutilizando de esta manera la costosa construcción en los 80s.

Esto volvería al proyecto entero de transformación en el hazmerreír de Europa del este, y en una vergüenza internacional símbolo durante décadas de la tambaleante planificación y administración soviética. Ya que para salvar cara, el proyecto terminaría siendo finalizado en el 2005, irónicamente, casi medio siglo después de su inicio, con la URSS existiendo ya solo como parte de la Historia y a un coste varias magnitudes superior a los planeamientos originales. Esto hoy se denomina popularmente como “La venganza de los prusianos”

El Palio di Siena, la carrera medieval que aun se festeja

1026_1.jpegEl Palio di Siena es uno de los más bellos eventos tradicionalistas que se pueden presenciar. Una de las últimas carreras de caballos enteramente al estilo y usanza medieval y ciertamente la más grande en cantidad de festejos y número de asistentes de todas.

De color llamativos y mucha adrenalina la festividad es festejada sólo dos veces al año, y se caracteriza por hacer volver a la ciudad al pasado adornándola con bellos vitrales, escudos y decoraciones dignas del más rampante y valiente caballero de la corte. La misma tiene origen hacia los siglos XII y XIII y su objetivo era el simular batallas. Simulación que muchas veces terminaba en tragedia cuando algún arquero erraba su tiro. Posteriormente, con el pasar de los siglos, y más especialmente cuando la ciudad fue seccionada, el festejo se iría transformándose gradualmente en la carrera que es hoy día.

Los miles de asistentes a la carrera la esperan con ansías durante meses, ya que es uno de los eventos más famosos de la ciudad y que, para fortuna de los comerciantes, atrae a miles de turistas al año. Horas antes de comenzar, los mismos llegan a los terrenos de la Piazza del Campo para poder estar lo más cerca posible de las primeras filas. Todos, esperando a que el cañonazo disparado desde el edificio del Palazzo Comunale de inicio a la fiesta.

1026_2.jpg1026_3.jpg1026_4.jpg

Lo más atractivo del festejo es que no solo la decoración es medieval, sino que su estilo también no ha cambiado en lo más mínimo. Cada jinete pertenece a una de las 17 “contrades” o secciones de la ciudad, y compite por estas. El ganador, entonces, hará ganadora a su comuna y la misma realizará durante semanas todo tipo de festejos y banquetes populares. Razón por la cual, todo el mundo posee gran interés por ver a su jinete triunfar -y éste también lo desea ya que los premios son muy abultados-.

El acero de Damasco, un misterio del pasado

Durante los siglos X al XVIII en la región de Damasco -Siria- se produjo una aleación para espadas y armas cuya calidad la convertiría en leyenda. No obstante, el hecho de que en el presente no se sepa a ciencia cierta cómo se forjaba, la ha convertido en uno de los mayores misterios de la historia de la ciencia, ya que estudios recientes han demostrado la presencia de nanotubos en su estructura.

HerrerosDuro y a la vez flexible, de una calidad tan soberbia que llegaba a rebanar las espadas europeas y mongoles portadas por los distintos ejércitos que invadían la región, el acero de Damasco resultó víctima del secreto y recelo con el que los herreros que lo producían guardaban su receta. No era para menos ya que además de ser una ventaja formidable en el campo de batalla, la aleación era una mina de oro para quienes la producían. Durante las Cruzadas e incluso la gigantesca invasión mongol a Medio Oriente en el siglo XIII, nobles y generales de ambos bandos pagaban fortunas por estas piezas. Montos que no solo se justificaban por la verdadera calidad excelsa de dicho acero, sino que además eran alimentados gracias a la gran cantidad de “mitos y leyendas” que existían a su alrededor. Se llegaba a decir desde que su filo era tan agudo que era capaz de rebanar una lámina de seda sólo dejándola caer sobre el mismo; y hasta que llegaba a cortar rocas sin perder su filo.

Daga Mughal

Si bien, como mencionamos, se cree responsable al gran secreto con el que se mantenía su fabricación, otras teorías sobre la pérdida de la técnica indican que posiblemente el principal factor haya sido la caída en desuso de la misma, tras que el agotamiento de los yacimientos ricos en tungsteno de la región impidiera su fabricación y así la posibilidad de pasar el conocimiento a nuevas generaciones -debemos tener en cuenta que en el pasado muchas veces las recetas no se escribían o anotaban con el fin de evitar su robo o copia, sólo siendo transmitidas por vías de la experiencia de mentor a alumno-.

La técnica
Nadie sabe a ciencia cierta la técnica exacta, pero un estudio realizado en la Universidad Técnica de Dresde, Alemania, en el cual se utilizaron rayos X y microscopía electrónica, ha dejado atónita a la comunidad científica al demostrar que efectivamente el acero de Damasco presenta nanotubos de carbono y otras nano-estructuras en su composición. Hoy día estas particularidades en aleaciones y compuestos modernos son producidas industrialmente mediante la utilización de complejas técnicas desprendidas de la industria aeroespacial. -nota: si desean leer sobre estos estudios es muy interesante el artículo publicado en Nature en Noviembre del año pasado, desafortunadamente está en inglés-.

Herreros siriosPero dejando los estudios modernos de lado y hablando de su posible origen, hoy se sabe que la técnica se originó entre el siglo III y el I antes de Cristo en la India. Dicha técnica fue la primera en refinar una aleación utilizando un catalizador para remover las impurezas. Consistía, tras obtener un acero rico en carbono, en refinarlo utilizando un vidrio especial el cual elevaba a la superficie de la masa en caliente las impurezas, dejando en el centro un acero mucho más puro. La técnica iría viajando con los mercaderes y las tribus que, a causa de las guerras, eran desplazadas hacia el oeste. Una vez en Medio Oriente, al rededor del siglo IX DC, la técnica sería refinada y mejorada gracias a los extensos conocimientos en metalurgia de la región, dando como resultado el mejor acero para espadas de la historia.
Esta teoría ha ganado mucha fuerza ya que también explicaría el surgimiento del acero de bulat fabricado en tiempos medievales en Rusia. El bulat no solo presenta características muy similares al de Damasco, sino que además, tras estudios arqueológicos, se pudo trazar su origen a Persia -pulat significa acero en persa- y de allí a la región de Samanalawewa, uno de los lugares en Asia donde se practicaba la técnica de la cual desciende el acero de Damasco.

Un caso de por cierto relativamente similar al Fuego Griego.

Castel del Monte, el asombroso castillo octogonal del monte

Construido en la regíon italiana de Puglia por Frederick II, emperador del Sacro Imperio Romano a mediados del 1200, el Castel del Monte es una joya arquitectónica y de la ingeniería bélica. Su singular diseño no es un capricho de la estética sino, como pueden leer más abajo, es una respuesta al nuevo tipo de armamento que comenzaba a surgir en el último periodo de la edad media: los cañones.

En el pasado, estaba decorado con hermosos frescos y mármoles en toda su superficie. Desafortunadamente nada de esto se conserva hoy día. Tanto lujo ha llevado a creer a algunos historiadores que esta fortaleza no tenía como fin último la guerra, sino que servía principalmente como morada de descanso para el emperador y su esposa.

La pólvora y los castillos

Con el advenimiento y utilización de los cañones a finales de la Edad Media, los castillos debieron ser modificados para adaptarse al nuevo y mortífero tipo de armamento. Es así que tras varias pruebas y errores los ingenieros de los distintos reinos comenzaron a realizar una serie de cambios fundamentales en los esquemas de las fortalezas. Entre estos cambios, el más importante y notable, consistió en la eliminación de las murallas planas y rectangulares. Esto reducía muy eficientemente la posibilidad de concentrar el fuego de los cañones en un punto específico de la muralla, dispersando así el poder de fuego del enemigo. Dicho cambio tuvo un efecto sorprendente en la estética externa de los mismos, ya que las nuevas construcciones abandonaban la típica forma rectangular o cuadrada, y comenzaban a tomar una formas más curvadas e incluso, en los diseños más avanzados, de estrella. Al mismo tiempo, se incrementó la capacidad de flanqueo por parte de los defensores al emplazar largas torres salientes en las zonas de las murallas más propensas a caer ante el fuego de artillería. Un ejemplo de lo dicho puede ser visto en los castillos de Sarzana -Italia s. XIV- y Deal -Inglaterra s. XVI- más curvos y reducidos en tamaño.

Gradualmente los castillos cambiarían tanto que dejarían de ser castillos, y pasarían a ser lo que hoy en día conocemos como fuertes. Ya para el siglo 16 los castillos no eran citadelas sino que pasaron a ser más que nada puestos de artillería en puntos estratégicos. El combate de castillos sería finalmente acabado por Napoleón, y su estrategia de movilización rápida, que volvía a las fortalezas obsoletas. En este artículo pueden leer un texto del mismo Napoleón sobre el tema.

Enlaces relacionados
La isla de la Muerte
La abadía de San Miguel
Palmanova, el pueblo estrella

Beta Giyorgis, el edificio megalítico enterrado

Beta Gyorgis es una singularidad de la arquitectura ya que es uno de los pocos edificios del mundo cuya estructura ha sido prácticamente tallada a partir de una enorme roca, es decir, el edificio es una unidad sin ladrillos ni parantes de ningún tipo y pertenece a un escaso y selecto grupo de monumentos rupestres.

Su misterioso origen

Su origen es todo un misterio, en un principio se pensaba que había sido construida en el siglo XIII por expediciones de caballeros Templarios, teoría basada en que la estructura tenía forma de cruz. Sin embargo, su decoración, forma y estilo son muy similares a los hallados en los templos cristianos de los pueblos árabes por lo que hoy día, y tras grandes investigaciones, la teoría más fuerte indica que esta serie de estructuras pétreas en el norte de Etiopía fueron construidas tras varias expediciones de avanzada que salían desde Medio Oriente de las tantas que tuvieron lugar a la región en alguna parte del siglo XII. Esta teoría actualmente es la más apoyada ya que las civilizaciones árabes medievales contaban con un largo legado y conocimiento en la construcción de estructuras pétreas que se remontan al Imperio Persa, los Sasánidas y por supuesto la región de Palmira en Siria. De hecho cuando los romanos conquistaron parte de Medio Oriente llamaron a una de las regiones como Arabia Petraea -Arabia Rocosa- a causa de la gran cantidad de rocas y construcciones a partir estas halladas en la región. Por último, el gobierno de Etiopía trata de establecer al rey nativo de la región Gebre Mesqel Lalibela de la dinastía a Zagwe como responsable de la construcción de dichos edificios. No obstante, la falta de desarrollo tecnológico de los pueblos nativos al momento de las obras hubiera hecho que sea muy improbable la realización de dicha tarea.

Sea cual sea el origen hoy día todo son suposiciones y teorías y nadie puede afirmar a ciencia cierta quien ha construido este complejo de templos e iglesias.


¿Edificio o escultura?
La respuesta exacta seria ambas. Al igual que la iglesia de Ivanovo en Bulgaria o la famosísima y asombrosa Petra en Jordania estas estructuras son llamadas monumentos rupestres y son únicos en su tipo. En el caso de Beta Giyorgis sus dimensiones son 25x25x30 Mts.

Artículos relacionados
Los templos subterráneos más espectaculares del mundo.
Ellora, el complejo de templos hindúes y budistas tallados sobre la cara de una montaña durante 450 años.

Las surrealistas minas de sal en Polonia

WieliczkaConstruidas en el siglo XIII en medio de la belleza y el romanticismo Medieval existen en el sur de Polonia dos minas de sal que dejan atónito a cualquier visitante. Ciertamente, y con toda justicia, podemos afirmar que las minas de Wieliczka y Bochnia son únicas e irrepetibles en su tipo. No obstante, es lógico preguntarse qué puede haber de espectacular en una mina de sal, qué puede ser tan maravilloso. La respuesta es simple: cientos de estatuas, altares y construcciones talladas a lo largo de los siglos en la sal misma. Desde santos hasta familiares de los mineros e incluso un monasterio son el legado de infinidad de trabajadores que queriendo embellecer su entorno plagaron las paredes con bellas obras de arte. Aunque uno de los mayores impulsos fue la sana competencia entre ambas instalaciones ya que su cercanía, de solo 20 kilómetros, siempre ha significado una gran rivalidad artística.

Wieliczka

WieliczkaDe las dos minas Bochnia tiene 4,5 Km de extensión por 468 Mts de profundidad divididos en 16 niveles, encontrándose en los niveles inferiores el “pueblo subterráneo”. Desafortunadamente durante la ocupación comunista de Polonia los invasores destruyeron varias estatuas de la mina, algunas de más de 500 años de antigüedad, practicando puntería. Wieliczka, que ha sido declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, posee una profundidad de 327 metros y una asombrosa extensión de 300 Km! . Aun se encuentra en funcionamiento y es la que mayor cantidad de piezas artísticas conserva. Además de las esculturas y altares de sal podemos encontrar dedicatorias y firmas dejados en las paredes por personajes históricos como Humboldt, Copérnico, Goethe, etc y contemporáneos como Juan Pablo II, Bill Clinton et al.

Wieliczka Wieliczka Wieliczka

Las cinco empresas más viejas del mundo

La taberna Hoshi Ryokan

La taberna Hoshi Ryokan abrió sus puertas en el invierno del años 718. Con 1289 años esta empresa familiar no solo es rica en años sino que además posee una historia asombrosa. Cuenta la leyenda que el Monte Hakusan, considerado como un dios para los japoneses, bajó a la pradera y allí le comunicó a un monje la existencia de una fuente natural de aguas termales. El monje, entonces, le pidió un único favor el cual consistía en permitirle a su discípulo, Garyo Saskiri, construir una casa de descanso en las aguas de la fuente para utilizarla como medio de sustento. Desde ese entonces la familia del discípulo del monje, conocida en el área como Hoshi, corre el hotel. Increíblemente aun mantienen el apellido y el actual patriarca de la familia se llama Zengoro Hoshi.

Actualización: en los últimos años se ha descubierto un hotel aun más viejo en Japón, el Onsen Keiunkan, fundado en el 705.

Click aquí para Visitar el sitio web de Hoshi Ryokan

La Pontificia Fonderia Marinelli

Esta fundición especializada en la creación de campanas abrió sus puertas los primeros meses del año 1000 en la provincia de Isernia, Italia, ofreciendo todo tipo de campanas para iglesias y conventos. Hoy en día con unos 21 empleados, de los cuales 5 son de la familia original, Pasquale Marinelli, un abogado de 70 años, se encarga de llevar la empresa familiar al día. Sus campanas son reconocidas mundialmente y el trabajo artístico es considerado como uno de los más impecables y detallados que se puede hallar. Tras un estudio realizado por el estado de Isernia se llegó a la conclusión de que hay campanas Marinelli en varias de las estructuras más emblematicas del mundo.

Click aquí para Visitar el sitio web de Campane Marinelli

La bodega del Château Goulaine

El Château de Goulaine, en Francia, es la tercer empresa familiar más vieja del mundo. Con 1007 años de antigüedad desde hace más de un milenio que viene ofreciendo servicios de hospedaje y herrería a los viajeros. Los tiempos modernos han llevado a que diversifiquen su negocio y la familia Goulaine, que aun mantiene el castillo, ha fundado un concurrido museo con una de las colecciones de mariposas más raras del mundo. Entre otras fuentes de ingresos producen vino -negocio que vienen practicando desde hace siglos- y partes del castillo pueden ser alquiladas para celebrar bodas. De esta manera, los dueños logran pagar los altísimos costos asociados con mantener y reparar el castillo, los jardines y los territoriso aledaños, los cuales requieren de cuidados extremos.

Click aquí para Visitar el sitio web del Château de Goulaine

Aceites Barone Ricasoli
Por el año 1141 abría en Siena, Italia, una vinatería y una pequeña fábrica de aceite de oliva, las cuales se surtían de los productos cosechados en las tierras de los Ricasoli. Esta línea de nobles cuyas posesiones se encontraban en Florencia, con la caída del sistema feudal, se dedicó completamente a la producción de vinos y aceites de calidad.

Click aquí para Visitar el sitio web de Barone Ricasoli.

Barovier e Toso
Barovier e Toso fue fundada por la familia Barovier en el año 1291 en Murano con la intención de ofrecer lámparas de calidad a la gente pudiente de la región del Norte de Italia. Sus cristales, famosos por su pureza y la calidad de los acabados, han adornado algunos de los edificios más famosos de Venecia y de toda Italia durante siglos. Según se cuenta mientras dominaba militarmente Venecia, el mismo Napoleón quedó encantado con la calidad de las lámparas por lo que personalmente realizó un encargo de varias piezas que hoy pueden ser encontradas en los palacios parisinos. En el presente la cristalería además de producir cristales de lujo por medios tradicionales también posee un museo dedicado a la cristalería con una de las colecciones más raras del mundo.

Click aquí para Visitar el sitio web de Barovier e Toso.

Nota al margen: Me llamó la atención y realmente me alegró que todas tengan páginas en Internet. Realmente un símbolo de la adaptación a los nuevos tiempos y de vitalidad en éstas empresas tan maravillosas y antiguas.

El monte de San Miguel

Originariamente hace más de 2500 años estaba dedicada al dios galo Sol Bélénos, por lo que éste pequeño islote fue de importancia estratégica desde tiempos inmemorables. No obstante, como ocurrió con tantas otras cosas tanto culturales como arquitectónicas, el cristianismo lo tomó por la fuerza, destripó de su sentido original y convirtió en una abadía durante el siglo VIII bajo el mando del obispo Aubert.

Su posterior fortificación militar, la cual la convierte en un fuerte impenetrable, se da en el siglo X a manos del legendario arquitecto-ingeniero-científico italiano Guillaume de Volpiano, cuando William “Long Sword”, Archi-Duque de Normandía, la utiliza como punto estratégico para conquistar Britania. Convirtiéndose desde entonces en un punto constantemente reclamado en las incontables guerras disputadas entre ingleses y franceses. De hecho sería uno de los territorios protagonistas en la Guerra de los Cien Años, y sus impenetrables paredes y redes de cañones harían imposible su toma trayéndoles inmensos dolores de cabeza a los ingleses. Durante la Revolución Francesa fue declarada como prisión para enemigos políticos, y sólo dejaría de serlo gracias a una fuerte campaña por figuras tales como Victor Hugo. En 1979 la UNESCO la declaró como Patrimonio de la Humanidad.

Enlaces relacionados
– Click aquí para acceder a una imagen satelital del monte desde Google Maps

El osario de Kutná Hora

Kutna Hora es una construcción Gótico-barroca del siglo XV cuyos orígenes son más que llamativos. Cuenta la historia que un viajante que se dirigía a Moravia se echó a descansar en los bosques de la zona. Su cansancio era tal que tuvo un sueño casi hipnótico en el que un diminuto pájaro entraba por su boca y le sugería construir un monasterio. El viajante, convencido de que esta era una señal divina, comenzó la construcción junto a un modesto cementerio del siglo XIII. Es así que gracias a la presencia de esta iglesia y a una anterior bendición de la tierra por abad Jindrich al servicio del Rey Bohemio, que todos los habitantes del área deseaban que sus restos fueran depositados allí. Gradualmente esto llevó a que el número de tumbas, sobretodo con la llegada de la Peste Negra, crecería cuantiosamente. Tan grande sería la cantidad de entierros en el lugar que prontamente hallarían que las tierras del cementerio ya no alcanzaban a guardar a nadie más. Sin embargo, los pobladores seguían deseando descansar allí, por lo que los monjes comenzaron apilar los restos en la iglesia. Para tener una idea de lo tan alta que llegó la cantidad de huesos, en el siglo XVI uno de los monjes debió levantar seis pirámides de restos óseos para apilarlos mejor, ya que incluso la capilla comenzaba a quedar chica.

A causa de esta razón en el siglo XIX, más exactamente en 1871, el príncipe de Schwartzenberg, preocupado por la cantidad de huesos en el lugar, contrató a Frantisek Rindt, un afamado artista local, para que viera como mejorar el lugar respetando a la vez el deseo de las personas que decidieron que sus restos descansasen en el lugar. Frantisek, entonces, tomaría la decisión de construir una iglesia utilizando los huesos de los difuntos, es así que nace el Osario de Kutná.