Beta Giyorgis, el misterioso edificio construído en un pozo del siglo XIII

Construido durante el siglo XIII Beta Giyorgis es uno de los templos más misteriosos y llamativos del planeta tierra, ya que se construyó dentro de un pozo.

Beta Giyorgis

Beta Giyorgis es una singularidad de la arquitectura ya que es uno de los pocos edificios del mundo cuya estructura ha sido prácticamente tallada a partir de una enorme roca, es decir, el edificio es una unidad sin ladrillos ni parantes de ningún tipo y pertenece a un escaso y selecto grupo de monumentos rupestres alrededor del mundo como por ejemplo las imponentes tumbas de Licia.

Su misterioso origen

Fotografía de Beta Giyorgis.
Beta Giyorgis, el edificio enterrado.

Su origen es todo un misterio, aunque se teoriza, debido a su forma en cruz, que se trató de un templo cristiano. Su decoración, forma y estilo son muy similares a los hallados en los templos cristianos de los pueblos árabes por lo que hoy día, y tras grandes investigaciones, la teoría más fuerte indica que esta serie de estructuras pétreas en el norte de Etiopía fueron construidas tras varias expediciones de avanzada que salían desde Medio Oriente de las tantas que tuvieron lugar a la región en alguna parte del siglo XII.

La teoría anterior concordaría con varias de las ciudades subterráneas entre los siglos VII y X, como es el caso de Kaymakli y Derinkuyu, que los cristianos de Turquía y sus cercanías construyeron para escapar de la persecución religiosa islámica muy común durante esos siglos y sobre todo en el siglo XIII.

No obstante, y a diferencia de la bellamente ornada Beta Giyorgis, las dos ciudades anteriormente mencionadas eran muy rústicas en su construcción y austeras en su ornamento, algo que desacreditaría la teoría que intenta relacionar a estas ciudades con el edificio en Etiopía.

¿Construida por cristianos de Siria?

Esta teoría actualmente es la más apoyada por los estudiosos ya que las civilizaciones árabes medievales contaban con un largo legado y conocimiento en la construcción de estructuras pétreas que se remontan al Imperio Persa, los Sasánidas y por supuesto la región de Palmira en Siria.

De hecho cuando los romanos conquistaron parte de Medio Oriente llamaron a una de las regiones como Arabia Petraea -Arabia Rocosa- a causa de la gran cantidad de rocas y construcciones a partir estas halladas en la región.

Por último, el gobierno de Etiopía trata de establecer al rey nativo de la región Gebre Mesqel Lalibela de la dinastía a Zagwe como responsable de la construcción de dichos edificios. No obstante, la falta de desarrollo tecnológico de los pueblos nativos al momento de las obras hubiera hecho que sea muy improbable la realización de dicha tarea.

Sea cual sea el origen hoy día todo son suposiciones y teorías y nadie puede afirmar a ciencia cierta quien ha construido este complejo de templos e iglesias. Lo que si no está en duda es su rareza y riqueza histórica y cultural, definitivamente una pieza única en el mundo de arquitectura.

Fotografía de Beta Giyorgis.
El templo subterráneo de Beta Giyorgis.

¿Edificio o escultura?

La respuesta exacta seria ambas. Al igual que la iglesia de Ivanovo en Bulgaria o la famosísima y asombrosa Petra en Jordania estas estructuras son llamadas monumentos rupestres y son únicos en su tipo. En el caso de Beta Giyorgis sus dimensiones son 25x25x30 Mts.


Artículos relacionados

Los templos subterráneos más espectaculares del mundo

Ellora, el complejo de templos budistas tallados sobre la cara de una montaña

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies