Tag Archives: Plantas

Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Hace un tiempo habíamos hablado sobre cómo las regiones evacuadas de Fukushima han sido rápidamente cubiertas por la vegetación local. Si bien esto es común, la naturaleza es de hecho implacable reapropiando espacios, lo llamativo era la velocidad con la que todo ocurrió. Esto se debe principalmente a un tipo de planta: el Kudzu.

El Kudzu es una planta nativa del sudeste asiático del género de las Pueraria. Las mismas son enredaderas perennes, resistentes a los insectos y relativamente tolerantes al frío. Se reproducen principalmente de manera asexual mediante esquejes producidos por sus estolones, los cuales echarán raíces y desde allí comenzarán su propia expansión. En otras palabras, la planta irá constantemente formando nuevos nodos, por lo que necesita expandirse rápidamente buscando espacios para dichos nodos. Pero lo que hace al kudzu una especie tan invasiva es que esta también puede reproducirse mediante semillas transportadas por el aire. Es decir, se expande rápidamente por el suelo y además puede extenderse a través de grandes distancias geográficas. Como si lo anterior fuese poco, en la década del 90 se descubrió que incluso si se arranca la planta su raíz puede permanecer durmiente durante más de tres años en el suelo y luego brotar nuevamente.

En el 1876 durante la Exposición del Centenario en Filadelfia, Pensilvania en la cual se festejaban los 100 años de independencia de los Estados Unidos, el pabellón de Japón constaba de un bello jardín japonés adornado con plantas y árboles del país asiático. Uno de estos vegetales traídos a la exposición fue el kudzu, y rápidamente capturó el interés de los visitantes quienes fueron cautivados por su aroma y el uso artístico que se le había dado para cubrir puentes y estructuras del jardín. La planta se volvería relativamente popular en los jardines y parques de Pensilvania.

No obstante, durante la década del 40 el problema de la erosión del suelo a causa del cultivo incesante del algodón en los territorios del sur de los Estados Unidos se había vuelto un problema de estado. Lo que llevó al presidente Franklin D. Roosevelt a iniciar una campaña federal para tirar semillas de kudzu por todo el sur, esperando que su rápido crecimiento ayude a sostener el suelo. Si bien en efecto el kudzu es muy efectivo para combatir la erosión del suelo y también sirve como fuente de alimento para el ganado, el clima del sur de los Estados Unidos resultó ser mucho más favorable que el clima de Pensilvania, un estado del norte. Este clima soleado y los suelos ricos en minerales de la región hicieron que la planta comenzara a expandirse mucho más rápido que en Asia o Pensilvania. En el punto más crítico de la “epidemia del kudzu” este llegó a cubrir una extensión de 610 km2 por año. Cientos de millones de dólares fueron invertidos para detener la expansión violenta de esta especie invasiva, pero nada parecía funcionar ya que el uso de herbicidas estaba restringido debido a que la expansión se daba principalmente en territorios agrarios y poblaciones rurales y la planta parecía tener una resistencia natural contra los herbicidas de menor intensidad. De hecho, el Dr. James Miller, contratado por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, descubrió que de los 6 herbicidas aprobados por el gobierno al momento del estudio, la planta era inmune a tres, poco afectada por dos y el último incluso la ayudaba a crecer más rápido. La solución llegó desde China y Japón: resulta que el kudzu tiene un enemigo natural: las cabras. Por lo que durante los años 70 y 80 comenzaron a soltarse decenas de miles de cabras de angora en las áreas más afectadas para así combatir el crecimiento sin control de esta especie.


(Fe de errata, en la imagen pueden verse ovejas devorando kudzu.)

De todas maneras, y si bien las cabras han ayudado en los Estados Unidos, todavía no hay una solución definitiva y en el 2009 se ha detectado la existencia de kudzu en Canada y Australia.

Continue reading Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Las fascinantes granjas submarinas de alta tecnología que intentan cambiar al mundo

Celdas de algas
Este proyecto de alta tecnología conducido por EcoLogic Studio, una empresa británica con actividades en Suecia, ha creado una granja de algas marinas en Simrishamn, en el ya mencionado país nórdico. Si bien actualmente su escala es pequeña esperan producir en un futuro tanto una fuente de alimentos como de biocombustibles. Las algas son, en efecto, una de las mejores fuentes para la generación de biocombustibles de tercera generación.

Granjas de vieiras

Criar vieiras bajo el agua no es ninguna novedad, pero en las costas de Japón la práctica se lleva a un nivel y escala completamente diferente, creando “criaderos torre” los cuales permiten criar yesso (vieiras gigantes, muy comunes en el norte de Japón) en grandes volúmenes. Éstas son granjas con tecnología de punta, de hecho, las torres son controladas por robots submarinos. En los últimos años esta técnica comenzó a ser utilizada en Maine, Estados Unidos con gran éxito y un impacto ecológico extremadamente positivo.

El proyecto Velella
Éste es uno de los proyectos más prometedores en lo que respecta a prevenir el vaciamiento de los océanos, el mismo se basa en capsulas sumergibles no para la pesca sino para la cría de peces. Actualmente conducido en el Golfo de México con pruebas creciendo seriolas. Además de prevenir el vaciamiento de los océanos criando a las especies deseadas de peces de manera controlada, los líderes del proyecto apuntan a crear un entorno de acuicultura multitrófica integrada, en el cual se crían y cultivan múltiples especies de animales y algas y los deshechos biológicos producidos por los mismos son retroalimentados dentro del sistema ya sea como alimento o fertilizante de algunas de las otras especies que se manejan, así como también aportes minerales al entorno de los criaderos.

El jardín de Nemo

El jardín de Nemo es un proyecto italiano para criar plantas comestibles y frutos bajo el agua. De todos los proyectos mencionados este es el único con fines meramente artísticos y no comerciales. No obstante, muy interesante y meritorio. Su creador, Sergio Gamberini, comenzó las “células de cría” con cultivando albahacas, pero en sus planes está el expandir las células de cría a frutillas y varios tipos de hierbas (notar que las plantas en si no están sumergidas sino que se mantienen en una burbuja de aire dentro de una “célula” completamente autosuficiente).

La teoría del caos explicada en una sola imagen

Las posibilidades de que un conjunto de varios cientos de flamencos salvajes se agrupe y forme una pareidolia que nos haga recordar a un flamenco, y mejor aun, que un fotógrafo de la National Geographic sobrevuelve la zona en ése preciso instante, son relativamente astronómicas. Sin embargo, ha ocurrido, sólo por una conflagración innumerable de causas y efectos que llevaron a que la misma tenga lugar.

Flamencos de América formando una estructura semejante a un ave

Fractales en la naturaleza
Es sabido que, por cuestiones de eficienia evolutiva, es normal en las plantas la presencia de fractales. Desde estructuras que permiten aprovechar mejor la luz solar, como es el caso de varias plantas de pantano; hasta formaciones que permiten un considerable ahorro de agua, como es el caso de la posición de las areolas en los notocactus. No obstante, hay dos vegetales a los que personalmente considero como el ejemplo perfecto de fractales naturales.

El Bróculi Romanesco
El bróculi romanescu asombra por su estructura fractalEl fractal natural por excelencia. Este vegetal familiar de la col silvestre recibe su nombre a partir de la región en la que se ha desarrollado (centro de Italia, cercanías de Roma.) Su estructura, dividida en círculos, es muy similar a un fractal logarítmico. Razón por la cual varios estudios se han dedicado para entender el patrón evolutivo del mismo. En el siguiente sitio -si bien en inglés, pero posee varias imagenes- pueden ver un análisis matemático ameno de la estructura de esta col.

Áloe espiral
Áloe espiralado, originario de SudáfricaOtra maravilla natural es el Áloe espiralado -polyphylla.- Nativo de las Montaña Dragón en Sudáfrica, su forma espiralada es reminiscente a una secuencia Fibonacci, y la misma le permite tanto capturar luz solar como retener humedad de manera más eficiente. Esta planta es especial, ya que su región se limita a una zona muy específica y reducida del mundo. A causa de esto, su evolución la ha llevado a especializarse por completo al terreno de dicha región.

* Como nota al margen, hace un largo tiempo que estoy intentando conseguir un ejemplar de esta planta para mi terrarium de cactus y suculentas. Grande es mi desgracia que me evade tan bien.

Una secuencia similar también puede ser encontrada en la suculenta Agave Victoria-regina

Los asombrosos relojes florales

Carl von Linne, mejor conocido como Carolus Linnaeus, era un floricultor del siglo XVIII cuyo trabajo lo llevó a convertirse en todo un experto en los tiempos y relojes biológicos de las plantas. Basándose en un fenómeno al que él mismo llamaba como “dormir” -en su tiempo no se sabía bien el porqué del cerrar y abrir de las flores- Linnaeus prontamente compilaría un extenso catálogo separando a las distintas plantas según el período del día en el que estas abren y cierran sus flores. De esta manera, se dio cuenta que conociendo la especie exacta, y teniendo en cuenta ciertos factores externos, uno podría saber la hora del día solo viendo el estado de las flores de una planta. Es así que comenzaría su horologium florae, un reloj floral cuya disposición de las distintas especies de plantas y flores indicaba la hora exacta del día con sólo mirar las columnas de flores abiertas.

Linnaeus fallecería y su creación sería olvidada durante muchos años, hasta que una traducción de su obra, Philosophia Botanica, al inglés, volvería a levantar interés sobre su reloj floral. En sí, este innovador naturista, definiría tres tipos fundamentales de flores necesarias para la creación del reloj:

Meteorici, flores que varían su abrir y cerrar dependiendo del clima.
Tropici, Flores que varían su abrir y cerrar dependiendo de la duración del día.
Aequinoctales, Flores con tiempos rígidos en su abrir y cerrar, es decir, una periocidad que no varía según el clima o la duración del día. Estas últimas siendo las de mayor importancia.

Teniendo en cuenta esto, y las variables en el abrir y cerrar de una flor, como por ejemplo la latitud en la que el reloj se encuentre, uno, cuenta Linnaeus, puede construir un reloj floral muy preciso.

Hoy en día existen varios relojes florales al rededor del mundo. Uno de estos se encuentra en Taipei, más precisamente en el jardín de YangMin. El reloj, además de tener manecillas mecánicas, posee distintas flores que se abren dependiendo la hora del día. En el siguiente video podemos verlo.

De gatos adictos

Éste es un fragmento del episodio “Pociones Mágicas” de la serie “Animales Sobrenaturales 2” en el que se ve un extraño comportamiento en los gatos de todo el mundo. Los aceites encontrados en la planta Nepeta cataria poseen un efecto narcótico en los felinos. En un principio afecta su estado de animo volviéndolos más juguetones y posteriormente, mientras más se ingiera, lleva a estos a desplegar comportamientos erráticos.

Los fósiles vivientes más extraños del mundo

Los fósiles vivientes son seres vivos cuyo origen evolutivo tuvo lugar hace cientos de miles o millones de años y debido a ciertos aspectos ambientales se mantuvieron hasta el día de hoy relativamente sin muchos cambios. A continuación veremos algunos de los más interesantes.

Un cangrejo de 4 metros

Las profundidades son uno de los misterios más grandes de hoy en día, de hecho, conocemos con mucho mayor detalle el sistema solar y la vía láctea que las profundidades oceánicas. En las aguas de Japón a unos 400 metros de profundidad existe un tipo de cangrejo gigante capaz de llegar a los 4 metros de longitud, en gran parte ocupado por sus largas patas. La Macrocheira kaempferi, como se conoce por su denominación zoológica, pesa unos 20 a 25 kilos y el hecho de tener poca carne en sus tenazas lo salva de ser capturada masivamente.

Si bien su hábitat natural es el fondo del Océano Pacífico se ha adaptado a vivir en distintas condiciones más favorables a su alimentación, que en gran parte se basa en una dieta de medusas. Llega a vivir un promedio de 100 años. Es difícil experimentar la magnitud de este animal, no obstante veamos esta foto en perspectiva e imaginen estar buceando y toparse con uno.

Una planta Jurásica

En la árida Angola encontramos a la Welwitschia Mirabilis, una planta que es uno de los últimos ejemplares del tipo gymnosperms. No hace falta ser un biólogo o un botánico para observar la rareza de su forma y ese indiscutible aspecto tosco y primitivo que sus dos largas hojas proponen. La Welwitschia Mirabilis es una de las últimas plantas de su tipo, salvada por casualidad de la extinción, algo que quedaría remarcado en su nombre: Mirabilis, milagrosa.

Una flor digna de un dinosaurio

De tamaño colosal esta flor es considerada como la flor más grande y masiva de la que se tenga registro. En nuestros tiempos donde la evolución ha encontrado mejor adaptabilidad en los tamaños reducidos, cuando pensamos en una flor inmediatamente imaginamos una frágil rosa o una margarita. Es difícil que lleguemos a pensar en una titánica Amorphophallus titanum de 80kgs y 3 metros de alto. No obstante, antes de intentar regalársela como muestra de afecto a un ser querido debes saber que los dinosaurios no eran muy románticos, y esta inmensa flor en vez de tener un agradable perfume emite un repulsivo aroma a pescado podrido: “similar al de una morgue cuya refrigeración ha dejado de funcionar hace una semana” no por nada se la apodó como “la flor cadaver” .

Nasikabatrachus, La rana más extraña del mundo

Hallada hace menos de cinco años esta rana es una joya evolutiva, un eslabón perdido en toda su gloria. Su nombre deriva en parte del sánscrito y en parte del griego significando Batracio de nariz puntiaguda, obviamente bastante acertado si vemos el prolongado apéndice en su cara. Suelen vivir la mayor parte del tiempo bajo tierra y solo salen a la superficie durante dos semanas al año para copular, su rareza no solo está en su carácter agresivo o su fisonomía particular y el hecho de la baba pegajosa que segrega por todo su cuerpo; sino que además es considerada un fósil viviente, conformando una nueva familia de batracios en si misma, y podría ser prueba de la separación continental hace millones de años.

Un parásito improbable
Esta flor, la Rafflesia arnoldii, es considerada como la segunda flor más grande del mundo -y en algunos casos como la primera ya que la definición estricta de qué es una flor descartaría a la Amorphophallus titanum- es uno de los parásitos más improbables, que a pesar de ir a “contramano de la norma evolutiva” logró sobrevivir durante millones de años y llegar a ser un fósil viviente. Desafortunadamente su hábitat natural actualmente se encuentra siendo destruido por la tala indiscriminada y los fuegos intencionales, y ya que sólo puede crecer como parásito del Tetrastigma, un arbusto invasivo, se ve en serio peligro de extinción. Llega a pesar unos 11 kilogramos ypuedea extenderse por más de un metro cuando florece. De todas maneras, me resulta mucho más llamativa la planta que resucita.

El pez que volvió de la muerte

En 1938 se realizó en Sudáfrica un hallazgo que asombraría a la comunidad científica, un espécimen vivo de celacanto. Este tipo de pez, creído extinto en el Cretácico posee un conjunto de aletas lobuladas y es uno de los seres acuáticos primitivos más cercanos a los vertebrados actuales. En la actualidad se tienen varios especímenes en cautiverio y se han identificado dos especies, la capturada en 1938 Latimeria chalumnae y Latimeria menadoensis identificada varias décadas después. El análisis del organismo de este pez fue fundamental para comprender el proceso evolutivo en mayor detalle. En la imagen se puede ver al espécimen junto a su descubridora Marjorie Courtenay-Latimer, de la cual deriva su nombre.

Artículos relacionados
Los animales más coloridos de la naturaleza.
Récords de la naturaleza.
Hiperión: El árbol más alto del mundo.
Las medusas gigantes que invaden Japón todos los años.

Anastatica hierochuntica, una planta singular

Conocida también como planta de la resurrección esta particular hierba puede vivir por cientos de años y, en caso de secarse, puede resucitar con solo arrojarle un poco de agua. Muchos la denominan la “planta dinosaurio” ya que existe desde hace decenas de millones de años y compartió el mundo con estos animales. No obstante, su extraño don de “resucitar” es a su vez la manera en la que se reproduce ya que la planta para esparcir sus semillas primero debe secarse convirtiéndose en una pequeña bola y ser elevada por el viento con el fin de desparramar sus semillas por un área extensa.

La belladonna

La búsqueda de la belleza femenina, que existe desde que el mundo es mundo, llevó a que muchas mujeres Italianas del siglo pasado, siguiendo la moda de poseer sus pupilas dilatadas, algo considerado de muy buen gusto y exquisitamente atractivo en la época, ingirieran una planta denominada belladonna, que provocaba éste efecto. No obstante, la belladonna, del Italiano mujer bella, es una planta de la familia de las solanáceas, y la misma posee un agente químico denominado antropina que es extremadamente tóxico. Justamente, la dilatación de las pupilas, era producto de uno de los efectos secundarios de este veneno que tarde o temprano llevaba a la locura o la muerte.