Un fósil viviente

Conocida también como planta de la resurrección esta particular hierba puede vivir por cientos de años y, en caso de secarse, puede resucitar con solo arrojar un poco de agua. Muchos la denominan la «planta dinosaurio», ya que existe desde hace decenas de millones de años y compartió el mundo con estos animales.

Rosa de Jericó

No obstante, su extraño don de «resucitar» es a su vez la manera en la que se reproduce, ya que la planta para esparcir sus semillas primero debe secarse convirtiéndose en una pequeña bola y ser elevada por el viento con el fin de desparramar sus semillas por un área extensa.

Esta planta es también conocida como la rosa de Jericó, su nombre hace una clara referencia al episodio del Nuevo Testamento en el cual Jesús, supuestamente, revivió a un hombre llamado Jericó.

Proceso de revitalización de la rosa de Jericho.
Proceso de revitalización de la rosa de Jericho.

Es curioso ya que hay dos plantas con este nombre, por lo que suele ser muy común confundirlas. Ambas plantas, no obstante, están completamente aisladas una de la otra tanto en su evolución como en sus características biológicas y taxonómicas. La otra planta en cuestión es la Selaginella lepidophylla, nativa a los desiertos de Chihuahua, México. Esta última planta, al igual que la rosa de Jericó verdadera, también entra en un estado de sequedad y revive al recibir agua.

Si bien nos puede resultar como algo extremadamente raro, estos mecanismos de hibernación extrema son comunes en muchos seres vivos, sobre todo los microscópicos. Hemos hablado anteriormente sobre los tardígrados, seres que pueden prácticamente congelar sus signos vitales y así sobrevivir a las condiciones más inclementes.

En efecto, el objetivo de la hibernación es precisamente ese, el sobrevivir a condiciones no favorables o inclementes. La rosa de Jericó evolucionó este mecanismo de hibernación para poder pasar años sin agua y sobrevivir a las sequías más inclementes.


Más sobre naturaleza

Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Los fósiles vivientes más extraños del mundo

Crinoideos – los asombrosos animales «planta»

Oasis de animales perdidos en el tiempo