Tag Archives: Personajes históricos

El último insulto a Lavoisier

En el pasado habíamos hablado lo injusta y despiadada que fue la ejecución de Lavoisier, uno de los más grandes científicos en la Historia. Traicionado, acusado injustamente y decapitado sin reparo alguno, aunque posiblemente el desprecio que sufrió durante y tras su ejecución fue aun peor que cualquier daño físico.

Éste hombre fue el científico que descubrió y nombró el oxígeno, nombró el hidrógeno (descubierto anteriormente por Cavendish pero explicado y nombrado por Lavoisier), creó los primeros modelos químicos de los procesos de combustión, estudió los procesos de oxidación, dio por obsoleta la teoría pseudo-científica del flogisto, impuso el método científico en el estudio de los elementos y avanzó notablemente el uso de procesos químicos en la agricultura entre otros logros, fue ejecutado en la guillotina debido su origen noble y su rol como tesorero del fisco en el pasado, labor a la que nunca le dio importancia ya que su mente estaba completamente ocupada con sus estudios científicos. Durante su juicio rogó no por su vida, sino porque se le permitiese continuar con sus estudios, pero el juez le replicaría que:

“La República no necesita ni científicos ni químicos, el curso de la justicia no puede ser detenido”

El último insulto
Pero quizás el último insulto vino casi un siglo después de su ejecución de manos de una tierra que nunca lo apreció ni respetó como se debía. La única estatua que se erigió en su honor en más de un siglo fue hecha a regañadientes, por un escultor poco interesado y mal pago que utilizó como modelo la cabeza de otra persona, el Marqués de Condorcet, por “no tener tiempo y aprovechar que ya tenía la otra”, y peor aun, durante la Segunda Guerra Mundial la misma fue cortada por su base, rebanada en partes, y fundida por su metal. La estatua nunca fue remplazada.

Artículos relacionados
El Sr. Richebourg, un espia particular.

Claude, la falsa Juana de Arco

Historias de impostores hay muchas, pero tan fascinantes como la de Claude des Armoises hay pocas; y esto no es poco decir ya que personificar a un personaje histórico y además obtener la ayuda de los familiares de la persona original e incluso, eventualmente, llegar a convertirse en la persona que intentó personificar es algo nunca antes visto.

Pira de Juana de ArcoNacida en el siglo XV, Claude des Armoises fue una de las tantas mujeres que pretenderían ser la mismísima Juana de Arco, quienes, con algún que otro detalle pintoresco o poético sobre como escaparon a la muerte enamorando a un caballero o asistidas por Martin Ladvenu, siempre terminaban contando una coartada similar para justificar su presencia a pesar de que toda Francia sabía que la controversial Juana había sido quemada en la hoguera erigida a finales de mayo de 1431 en la Vieux-Marché (el mercado) de Ruan ante la presencia de cientos de morbosos espectadores, los cuales, no sólo no contentándose con la ejecución, además reclamaron a coro que uno de los soldados ingleses presentes revolviese la hoguera con su lanza hasta exponer y exhibir los restos de hueso y carne carbonizados de la occisa.

Si bien en la mayoría de los casos dichas impostoras eran ignoradas o rápidamente juzgadas y apresadas por embusteras, así como solía ser la regla con los tantos otros de miles de impostores oportunistas deambulando por el mundo en una época donde la información viajaba muy lentamente y a los personajes de importancia se los conocía principalmente por descripciones orales, Claude tenía una gran diferencia: era físicamente idéntica a Juana, a tal punto que en la misma Orléans, ciudad en la que se la conocía físicamente a la Doncella de Orléans, la presencia de Claude en 1434, unos tres años tras la ejecución, causaría una conmoción sin igual que envolvió a toda la ciudad. Presentándose en la plaza ante los rumores que comenzaron a correr, los hermanos de Juana, Jean and Pierre, se sorprendieron al ver una joven la cual era el calco viviente de su hermana, y durando poco su emoción ese mismo día idearon un singular plan para salir de su mala situación económica: reclutar a Claude como Juana, acompañarla por toda Francia, y así dar una validez irrefutable a los rumores. Quien negaría que no se trataba de la misma Juana cuando ésta no sólo era físicamente idéntica, sino que además iba acompañada por sus hermanos.

Preparando la pira de Juana de Arco

Así, viajaron de festival en festival, de recepción en recepción, recibiendo costosos regalos, premios y atendiendo elegantes banquetes en su honor. Claude, a quien todo el mundo ahora conocía como Jeanne, incluso se casa con un adinerado noble llamado Robert des Armoises, del cual tomaría su nombre familiar y títulos, permitiendo a los tres gozar de una vida rodeada de regalos y amistades con abundantes fortunas. Eventualmente, sería el mismo Carlos VII de Francia, a quien la verdadera Juana había asistido a llegar al trono, quien cuestionaría a Claude durante una reunión. No obstante, éste, quizás porque la vio inofensiva o quizás por el peso en su consciencia de haber dejado a Juana morir, la perdona y deja ir sin consecuencia alguna.

Claude, o ahora Jeanne, retornaría al castillo de Jaulny, donde vivió por el resto de sus años como la esposa de Robert des Armoises y además gozando legalmente de todos los títulos anteriormente pertenecientes a Juana de Arco. En efecto, la otrora impostora, terminó convirtiéndose a fuerza de convicción y credulidad popular en la persona que pretendió ser.

El ‘boicot’ que dio origen a la Capilla Sixtina

El techo de la capilla SixtinaA principios del siglo XVI un joven escultor y arquitecto llamado Miguel Ángel cuyo nombre comenzaba a estar en boca de todos, era al mismo tiempo envidiado al punto de que varios de sus colegas comenzaban a verlo con el mismo grado de rencor y admiración.

Razón por la cual, y ciertamente no con la intención de destruir su carrera sino que más bien la de bajarlo a Tierra, Rafael, quien no necesita introducción, y el famoso arquitecto Donato Bramante, quién diera vida, entre otras grandes obras, a la Capilla Sixtina en si misma, convencieron al Papa Julio II para que comisionase a Miguel Ángel con la monumental obra de decorar y pintar el interior de la capilla. Miguel Ángel, quien era principalmente un escultor y no se consideraba a si mismo como un gran pintor, se opuso vehementemente en un principio. Pero presionado ante la figura del Papa terminaría aceptando. La intención de Rafael y Bramante era clara, abrumar al joven artista con una épica obra de tanta dimensión que Miguel Ángel termina dándose por vencido y así manchar su nombre.

Una tenacidad inacabable
Pero lo esperado por los rivales de Miguel Ángel, por fortuna, no ocurrió, y el famoso escultor, ahora en su rol de pintor, emplearía cuatro años de su vida creando una de las obras artísticas más bellas y reconocibles de la historia, todo un tesoro cultural. Tanta era su dedicación que incluso llegó a poner en riesgo su propia salud, ya que Miguel Ángel pintó el techo de la capilla con tanta tenacidad que llegó a dañar su espalda a causa de la incomoda posición que requería esta tarea. Razón por la cual, tras sufrir fuertes y hasta insoportables dolores, creó un sistema de andamiajes que le permitieron recostarse y pintar a la vez, ya que quedaba a escasos centímetros del techo.

Rafael y Bramante volverían a las andanzas
La Escuela de AtenasComo buen perfeccionista no permitió a nadie observar su obra a medio finalizar, ya bastante le molestaba que el Papa visitara la capilla regularmente y se pusiera a darle consejos sobre ciertos aspectos de la obra. Pero esta molestia no sería nada comparada con el odio y rencor que le causara el enterarse que Bramante, utilizando su conocimiento de la estructura, y tras pedirle permiso al Papa en persona, ingresara a Rafael en la misma, quien tras estudiar detenidamente los frescos a medio terminar llegó a quedar tan asombrado y maravillado que, al volver a la obra en la que se encontraba trabajando, la famosa Escuela de Atenas en la Stanza della Segnatura, dio tributo a Miguel Ángel incluyéndolo como pieza central en la obra. En la imagen de la derecha podemos ver la obra en cuestión, siendo Miguel Ángel el hombre sentado que sostiene su cabeza con su puño mientras toma notas.

Al día de hoy todavía se discute si a partir de esta visita, además, Rafael tomaría ‘prestados’ aspectos y la pose del Isaías de Miguel Ángel para su propia versión de Isaías en la iglesia de San Agostino.

A diferencia del carismático Rafael, Miguel Ángel no poseía una personalidad encantadora, todo lo contrario, razón por la cual contaba con pocos amigos y mecenas. Es muy interesante por esto mismo la biografía del famoso artista realizada por uno de sus discípulos, Ascanio Condivi, quien presenciara en directo las excentricidades y berrinches del consagrado pintor.

Si se es Al capone, se vive bien hasta estando presos

Este es el primero de una serie de artículos dada a llamar “Prisioneros de lujo.” En estas semanas, cuando saque la nueva versión de Anfrix, habrá un índice con las distintas series de artículos.

Que el dinero siempre trajo beneficios y comodidades no es noticia, ni siquiera, cuando esos beneficios y comodidades no eran legales. Ante esto se despertaría el público de los Estados Unidos de finales de los años 20. Cuando un valiente aunque anónimo reportero del Philadelphia Public Ledger se atrevió a reportar las condiciones de vida del poderoso y legendario gangster Al Capone, quien se encontraba sirviendo tiempo en la penitenciaria estatal Eastern State Penitentiary.

Celda de Al Capone
(Hoy día la celda se mantiene como pieza de museo en el mismo sitio de la prisión -de hecho la prisión se ha convertido en un atractivo turístico-)

“Toda la habitación estaba teñida con el resplandor de una lámpara que se apoyaba en un pulido escritorio […] Por una vez las paredes de la sombría cámara penal se hallaba colgado un cuadro de gran gusto, y las melodías de un vals eran emitidas por una gran radio de gabinete, la misma de diseño elegante y fino acabado.”

Y no era para menos, la habitación, nombrada como la “Park Avenue” de la prisión, esta decorada con finas pinturas, bustos y alfombras orientales así como también muebles de fina madera que superaban los varios miles de dólares la pieza. Al Capone, por supuesto, no comía el mismo potaje a base de arroz y maíz triturado que el resto de la prisión debía ingerir. Sino que tenía su propio chef el cual, a su pedido, le envía el plato deseado a prisión.

En el siguiente video pueden ver un recorrido por la prisión, y en especial la diferencia que existe entre la celda de Capone y las del resto de la población carcelaría.

El último día de Lavoisier

LavoisierLa ejecución del químico Antoine Lavoisier durante la Revolución Francesa fue uno de los eventos más tristes de la historia de la humanidad. No solamente por la injusta ejecución de un hombre inocente, sino porque, una vez más, significaría el triunfo de la ignorancia sobre la ciencia.

Antoine-Laurent de Lavoisier
es, con todo derecho, considerado como el padre de la química moderna. No sólo identificó y nombró elementos tan fundamentales como el hidrógeno y el oxígeno, y dio los primeros pasos en la comprensión de la Ley de conservación de la masa. Sino que además ayudaría a la humanidad a quitarse un poco de su ignorancia al fulminar la teoría del flogisto -la cual databa de los tiempos de la alquimia.- Entre sus otros logros también ayudaría con la construcción teórica del sistema métrico, investigaría y descubriría nuevos métodos más eficientes de combustión, y estudiaría en profundidad la respiración animal en conjunción a la calorimetría. Irónicamente, Lavoisier era abogado de profesión -aunque nunca ejercería.-

Por desgracia le tocaría viviría en una época convulsa y caótica, y a causa de su posición social ‘aristocrática’ -si bien poseía un buen nombre no era realmente rico, de hecho, muchas veces debió de trabajar para el gobierno para así poder solventar sus investigaciones- sería señalado como enemigo de la revolución por el Régimen del Terror, el cual, un año antes, en 1794, había suprimido a la Academia de Ciencias. Si bien Lavoisier fue exitoso en lograr que se perdonara de la guillotina a varios científicos extranjeros, como Joseph Louis Lagrange, a quien “sólo” se le linchó y se le quitaron todos los bienes, no así pudo salvarse él mismo de la barbarie.

Laboratorio de LavoisierJunto a otros 27 intelectuales Lavoisier sería acusado directamente por el cabecilla revolucionario Jean-Paul Marat, quien, con cargos realmente ridículos, como el de “adulterar tabaco,” ordenaría la ejecución del gran químico en un juicio sumario. Irónicamente, una decisión nacida del rencor, ya que años antes Lavoisier había rechazado una invención de Marat tildándola, aunque de manera cortés, de ridícula. Si bien se armaría un gran revuelo entre los detenidos, Lavoisier intentaría jugar una última carta desesperada:

A pesar del veredicto, el químico intentaría apelar, citando la importancia de sus investigaciones y la necesidad de finalizarlas, a lo que, en una de las frases más increíblemente tristes e ignorantes de la historia, el juez revolucionario le respondería:

“La República no necesita ni científicos ni químicos, el curso de la justicia no puede ser detenido”

Les lentilles ardentesEstudios de LavoisierEstudios sobre la respiración

Bomarzo, el parque de los monstruos

Bomarzo, el parque de los monstruosHace aproximadamente 500 años, el conde jorobado Pier Orsini quedaría devastado por la muerte de su esposa, Julia Farnese, a quien amaba profundamente y la cual murió muy joven y de manera trágica. Deseoso de nunca más ir a un jardín y ver bellas y alegres esculturas, sino que al contrario, su deseo era el de encontrar un dolor tal al que se hallaba en su corazón y que lo atormentaba día a día con recuerdos melancólicos de un pasado feliz que ya nunca se repetiría, comisionaría al escultor y arquitecto renacentista Pirro Ligorio, quien posteriormente saltaría al estrellato al terminar la Basílica de San Pedro tras la muerte de Miguel Angel.

Bomarzo, el parque de los monstruos
Bomarzo, según indican los curadores del parque, es un juego de palabras que se basa en la latina Polymartium -una de las teorías es que el nombre hace referencia a la ciudad del dios de la guerra Marte-. En el jardín no escasean las representaciones de los dioses romanos, todos con poses y accionares realmente escalofriantes, como la del héroe Hércules desgarrando con sus propias manos a Caco; o un elefante de guerra de Anibal, aplastando a un legionario romano hasta la muerte. A diferencia de la simetría de los jardines de la época, Bomarzo parece no tener una planificación central, y sus esculturas aparentan estar desconectadas unas de otras.

Bomarzo, el parque de los monstruos

Bomarzo, el parque de los monstruosDe las esculturas la más imponente es Orcus (segunda hilera al medio), el ogro, para la cual Ligorio jugó con la geometría y las sombras sobre la misma. De esta manera, la escultura parece “cambiar” su expresión facial poniéndose más feliz a medida que se acerca la noche. Sobre la entrada del parque, dos efigies dedicadas a César Augusto nos comentan una pista de la temática del parque, las siete maravillas herméticas que representan los 7 metales transmutables y las 7 plantas milagrosas.

Enlaces relacionados
Enumerción y descripción de las estatuas.

El día en que una nariz casi detiene el descubrimiento de la evolución

El viaje en el HMS Beagle llevó a Charles Darwin a recorrer las costas del mundo entero. Fue en este mismo viaje, gracias al contacto con infinidad de especies exóticas y desconocidas, donde el padre de la evolución comenzó a entender y a darle forma a la que sería su obra máxima: El Origen de las Especies. Sin embargo, Darwin estuvo a punto de no viajar. Todo por culpa de la forma de su nariz.

Al mando del capitán FitzRoy la misión original del Beagle consistía en realizar mediciones cronométricas y catalogar las costas de América del Sur. Esto, a Darwin, le sería de vital importancia en el desarrollo de su investigación, ya que le daría acceso a especies y lugares desconocidos. Pero más importante aun, sería el punto de partida que le permitiría relacionar al mecanismo evolutivo con el principio de selección natural. De hecho, de no haber visitado las Galápagos, y observado allí las distintas variaciones y diferencias en las especies de las islas -islas cuya configuración geográfica las hace únicas en el mundo con respecto a las notables diferencias evolutivas entre las especies que las habitan-, éste no hubiera escrito uno de los capítulos más fundamentales e importantes El Origen de las Especies.

La nariz de la discordia

No obstante, Darwin estuvo a punto de no subir al barco, todo por la forma de su nariz. FitzRoy era una persona muy especial. Hiperactivo, excéntrico y fácil de ofender -incluso llegando a ofenderse de por vida sólo por cosas tan simples como ver a alguien arreglándose el pelo mientras él hablaba-. Entre las obsesiones del singular capitán se encontraba la de “analizar” a una persona en base a sus rasgos físicos. Por lo que prácticamente conocía de memoria la obra del famoso “morfopsicólogo” Lavater. Es así que cuando vio a Darwin, de inmediato lo analizó minuciosamente. Desafortunadamente el naturista tenía la nariz de “un hombre flojo de carácter, de poca energía y determinación”. Muy arduamente FitzRoy buscó un remplazo para el joven investigador. Sin embargo, la proximidad del viaje, le impidió encontrar uno por lo que muy a su pesar y a regañadientes tuvo que dejar viajar a Darwin. Si lo desean, pueden leer el diario del viaje aquí.

De no haber viajado en el Beagle es muy probable que eventualmente hubiera escrito su gran obra. Sin embargo, no hubiera contado con la enorme base de datos y evidencia empirica que recopiló durante el viaje. Evidencia que luego, en las subsiguientes ediciones del ODLE, utilizaría para responder a todos los ataques y contra-analisis de sus detractores. Por lo que la Teoría de la Evolución hubiera tenido un despegue mucho más lento y dificultoso del que tuvo.

Las mejores réplicas de la historia

Leer la Parte I

Einstein y los nazis
Durante el Nazismo Einstein, a causa de ser judío, debió de soportar una guerra en su contra con el fin de desprestigiar sus investigaciones. Uno de estos intentos se dio cuando se compilaron las opiniones de 100 científicos que contradecían a las de Einstein, editadas en un libro llamado “Cien autores en contra de Einstein”. A esto Einstein respondió: “¿Por qué cien? si estaría errado haría falta solo uno”.

Voltaire y sus observaciones
Un amigo extremadamente rico del famoso escritor y pensador Voltaire se encontraba ahogando sus penas en la bebida a causa de un problema del corazón. Tras describirle lo ocurrido su amigo le dice: “Fue un gran error, no debería haberle dicho mi verdadera edad, tendría que haberle dicho que solo tenía 50 años. Ahora ya no tengo oportunidades” A lo que Voltaire le responde: “Al contrario mi amigo, tendrías que haberle dicho que tenías 80”.

La Reina y su esposo
Tras comunicarle la decapitación de su esposo a Cristina, la Reina de Sucia de mediados del siglo XVII, ésta realizó la siguiente pregunta: “¿Y con su cabeza qué han hecho?” A lo que el sirviente indignado respondió: “La enterraron aparte del resto de su cuerpo su Majestad” Prontamente la Reina replicó: “Me parece lo correcto, porque cuando éste se encontraba con vida nunca supo que hacer con ella”

El payaso preocupado
Johnny Patterson fue uno de los personajes más queridos de Inglaterra gracias a su personaje de payaso el cual interpretó durante décadas y sus shows musicales. Ya muy anciano y en su lecho de muerte el doctor que lo estaba revisando le dice: “Johnny he terminado, te veré mañana” Con una picara sonrisa el payaso le responde: “Sí, eso seguro doctor… la cuestión es si yo lo veré a usted”.

Hablando correctamente
Un caso de infidelidad que pasó a la historia ya que durante el juicio la audiencia estalló de risa al escuchar lo ocurrido fue entre el reconocido lexicólogo del siglo 19 Émile Littre y su esposa. Resulta que esta un día entró a la habitación de ambos para encontrar a su marido arriba de la criada. La mujer del lexicólogo dijo: “Émile, estoy realmente sorprendida” Su infiel esposo, sin poder dejar al lexicólogo de lado le respondió: “No amor, tú estás asombrada. El sorprendido soy yo”.

Eisenhower y el golf
Durante gran parte de su presidencia Eisenhower en vez de realizar las reuniones de manera formal lo hacía jugando al golf. Unos pocos meses antes de abandonar su cargo un periodista le preguntó si seguiría jugando al golf tras dejar de ser presidente. a lo que Eisenhower responde: “Bueno sí, solo que mucha más gente comenzará a ganarme a partir de ahora”.

Enlaces relacionados
Cómo terminar una guerra a la Florentina.
Las mejores réplicas de la historia, parte I

Rocas famosas

La roca más grande del mundo
A simple vista podríamos confundirla con una montaña o, como su nombre refleja la confusión de los primeros exploradores de Australia, con un monte. El Monte Augustus, si bien puede ser perfectamente catalogado como un monte, es en realidad una roca homogénea y cohesiva. Es decir que no está conformado por un montículo de rocas apiladas ni por un conjunto de distintos tipos de piedras, barro y material rocoso como es la norma en la naturaleza. Al contrario Augustus es una sola roca “una gran piedra digna de los Dioses Olímpicos” como la definieron sus primeros exploradores haciendo homenaje a las grandes rocas que los Dioses greco-romanos le arrojaban a los cíclopes en la Gigantomaquia. Extendiéndose por 4800 hectáreas y con una altura de 717 metros es la roca más grande en la superficie de nuestro planeta -tengamos en cuenta que en el espacio hay asteroides rocosos de decenas de kilómetros. De hecho muchos historiadores dicen que las rocas de la Gigantomaquía era la manera de explicar los asteroides y meteoritos que tenían los griegos.-

Monte Augustus

La roca más costosa del mundo
La Estrella del Milenio, considerado el diamante más perfecto y costoso del mundo actualmente se encuentra expuesto en el Domo del Milenio en Londres. Hallado en el Congo en 1990 por un grupo de exploradores pan-europeo y con unos 777 carat fue rápidamente adquirido por unos pocos millones de dólares por la reconocida De Beers, la cual conjuntamente a los expertos de la Steinmetz Diamond Group pasó años planificando y estudiando su corte. Gracias a la ayuda de complejos modelos computarizados lograron cortar el diamante perfectamente obteniendo como resultado un diamante de 203.04 carat y a su vez el más grande dentro de los “top-color (D)”. Si bien el diamante no tiene un precio establecido los expertos calculan que vale mucho más de 100 millones de Libras Esterlinas.

Estrella del Milenio

La roca de Long Island
Hay cientos de rocas en equilibrio a lo largo y ancho del mundo, pero una roca balanceante vertical hay una sola. Ubicada en la bahía de St. Mary esta singular roca de basalto que data del período Triásico es adjudicada a infinidad de leyendas y lamentablemente ha sido víctima de varios intentos por derribarla -lo que llevó a que hoy día deba ser custodiada por la policía-. En uno de estos intentos un bote repleto de pescadores intentó empujarla hacia las aguas pero en una vuelta del destino el bote volcó provocando la muerte de varios de los pescadores.

Roca de Long Island

La Roca Tarpeia
Tarpeia era una Virgen Vestal (aunque otras versiones dicen que la misma era una Sabina) que traicionó a Roma abriéndole las puertas de la ciudad a los Sabinos, los cuales invadieron al instante irónicamente asesinando a Tarpeia en el proceso. El golpe al orgullo romano fue inimaginable ya que Tarpeia no solo era una traidora sino que para colmo de males era una Vestal. Las Vestales cuidaban la Llama de Roma y por esto eran adoradas por la sociedad, de hecho si una Vestal pasaba caminando por delante de un condenado a muerte, a éste se le perdonaba inmediatamente la vida e incluso en los teatros y juegos tenían mejores asientos que los mismos Senadores. Era tal la indignación por la traición que los restos de Tarpeia fueron llevados a la roca más alta del Capitolino y arrojados al vacio. De aquí en más esta roca, la cual se nombró como la Vestal, sería utilizada para asesinar a los traidores y cobardes.

Incitatus el caballo que gobernó a Roma

Caligula e incinatusSabemos de caballos pura sangre que son cuidados como reyes, o de caballos famosos que eran amados por los generales de sus países al punto de permitirles comer en su mesa, pero ninguno de éstos equinos llegó siquiera a asomarse a lo que fue Incitatus, el caballo más poderoso del mundo. La Consulatura fue desde la caída de los Reyes Etruscos el cargo de mayor poder político en Roma. Ocupado y respetado por magnánimas figuras de la talla de Escipión, Gayo Mario, Sula, Julio César, etc esta oficina oficina comenzó a perder poder con la llegada del Imperio. Si bien Augusto, el primer Emperador, la respetó a pesar de haberle quitado poderes, no fue así con los Emperadores subsiguientes los cuales la veían como una seria amenaza. Uno de éstos irrespetuosos fue nada más y nada menos que el tristemente famoso Caligula. Caligula estaba literalmente enamorado de su caballo, de hecho estaba absolutamente seguro que éste le hablaba y que sería el único que no lo traicionaría. Tanto aprecio le tuvo que envió a construirle un establo de mármol decorado con detalles teñidos de costosísima purpura, un collar de piedras preciosas y una estatua de marfil. No solo de bienes materiales sería Incitatus bañado, sino que además se lo casaría con una hermosa y noble mujer de nombre Penelope y, en lo que enloquecería al Senado, se lo declararía como Cónsul de Roma. De esta manera Incitatus pasaría a la historia como el único caballo en haber sido un elevado dignatario de una súper-potencia mundial.

Caligula e incinatus

Quizás caligula no estaba tan loco y sus acciones hayan sido solo para enfurecer a los Senadores, a quienes odiaba y despreciaba, como afirman a regañadientes los historiadores modernos. Sin embargo, de algo podemos estar seguros: Incitatus -que en español significa “el veloz”- tuvo una muy buena vida 😆

El tanque de Leonardo

“Estos tomarían el lugar de los elefantes en el campo de batalla. Se pueden inclinar. Se puede estar dentro de ellos para desparramar terror en los caballos enemigos, y se pueden poner carabineros dentro para romper las formaciones enemigas”.

Así describe Leonardo su visionaria maquinaria de guerra, y no era para menos ya que en el período que comenzaba a idear sus artefactos bélicos su ciudad adoptiva, Milán, se encontraría en guerra contra los franceses, contra otras ciudades italianas -especialmente Venecia-, los alemanes, los austriacos, los suizos, los otomanos y los húngaros… entre otros. Preocupado por esto nuestro genio Renacentista no solo diseñó la Condotta, una formación de unidades especializados en distintas tareas y funcionales unas a otras. Sino que además pensó en herramientas tales como armas de fuego rápido y hasta ataques aéreos. De hecho su idea de ejército ideal era muy parecida a los ejércitos actuales, donde un grupo de unidades extremadamente diferentes y con distintas aplicaciones se conjugaban entre si para causar el mayor daño posible al enemigo. Sin embargo, de todos estas ideas, serían los tanques uno de sus prototipos más visionarios y desarrollados.

Una de estas unidades especificas era justamente algo muy parecido a lo que hoy en día denominamos como “tanque de guerra”. En objetivo de estos, como él mismo lo menciomó, era reemplazar el papel del elefante -el elefante se utilizaba como base para arqueros y jabalineros-. En estos aparatos se introducirían varios arqueros los cuales dispararían desde su fortaleza móvil y cuyo objetivo sería no el de destruir al enemigo por si mismos sino crear caos entre sus líneas desestabilizando las formaciones. Así mismo, como los tanques de hoy en día, podrían ser utilizados como cobertura por las tropas enemigas que marcharían tras estos. Para moverlo se emplearían varios hombres los cuales utilizando un intrincado mecanismo de palancas lograrían hacer girar las ruedas a gran velocidad.