Las mejores réplicas históricas

Esta es la primera parte en nuestra serie de artículos sobre las mejores réplicas históricas, esos momentos de sagacidad mental que, debido a su impacto y perspicacia, quedan grabados a fuego en las páginas de la Historia. Puedes consultar la segunda parte siguiendo este enlace.

Lady Astor y Winston Churchill

Durante una gala Lady Astor le comentó a Winston Churchill, a causa de su carácter:

Si fuera mi esposo, le habría envenenado su café

Churchill, la mira y le responde:

Si usted fuera mi esposa, lo tomaría

Benjamin Disraeli y William Gladstone

Benjamin Disraeli, primer ministro británico durante el siglo XIX quien presidió durante la crisis que llevó a que el río Támesis prácticamente se pudra debido a la basura, tenía un contrincante a muerte, William Gladstone, con el que discutía constantemente de manera acalorada en el Parlamento Británico. En una oportunidad le preguntaron la diferencia entre algo calamitoso y algo desafortunado. Y respondió:

Si Gladstone se cayera al Támesis seria desafortunado, pero si alguien lo sacara sería una calamidad

Marilyn Monroe y Albert Einstein

En una reunión social Marilyn Monroe se cruzó con Albert Einstein, ésta le sugirió lo siguiente:

Que dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebe con mi belleza y su inteligencia

Einstein muy seriamente le respondió:

Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia

Sobre la inteligencia de Marilyn

No obstante, el genio de la física y padre de la Teoría de la Relatividad se apresuró de manera muy prejuiciosa al responder a la diva de Hollywood, ya que Marilyn Monroe no era ninguna tonta y tenía un coeficiente intelectual certificado de 165 puntos, muy por arriba de la media en incluso cinco puntos por arriba del coeficiente intelectual certificado del mismo Albert Einstein.

Albert Einstein y Marilyn Monroe, juntos intercambiaron una de las mejores réplicas históricas.
Albert Einstein y Marilyn Monroe.

Napoleón a su mensajero

Al morir Napoleón un mensajero le llevó una carta con la noticia a Jorge IV. La carta contenía el siguiente mensaje:

Su Majestad, su peor enemigo ha fallecido», Jorge IV se levantó y dijo: «Qué le ha pasado a mi esposa

Robert Surcof contra los británicos

Para lo último, hemos guardado la mejor de todas las réplicas de la historia. La réplica de Robert Surcof a sus prisioneros británicos. Surcof era un pirata francés del siglo XIX, durante sus varias andanzas por los territorios coloniales de los británicos y los portugueses, el pirata se topó y ganó el odio de muchos oficiales de la Marina Real Británica.

Su última capitanía fue al mando de la Revenant, una embarcación de 18 cañones construida bajo sus propias especificaciones y consejos. Con esta embarcación sembró el terror en las flotas coloniales en los dominios de las tropas británicas y portuguesas en la India, constantemente atacando sus embarcaciones y alzándose con jugosos botines de guerra.

Pintura antigua de un combate naval entre dos embarcaciones.
La captura del barco de la Compañía Británica de las Indias Orientales por el bucanero Hasard bajo el mando del pirata Robert Surcof.

Durante uno de esos actos de piratería, Surcof retornó a su base en isla de Mauricio, cercana a las costas orientales del continente africano y en ese entonces conocida bajo el nombre de Isla de Francia. En dicha isla, y tras haber festejado una serie de triunfos entre los que se incluían la captura de un barco británico, el Sir William Burroughs de 10 cañones, el 18 de diciembre de 1807, posteriormente la captura del navío portugués Oriente el 30 de dicho mes y a los pocos días la captura del navío árabe Jem lab Dim el 6 de enero de 1808, Surcof montó una fiesta y, tras festejar, se dirigió a ver a sus prisioneros.

Mientras pasaba revista, un oficial de la Marina Real Británica de noble cuna lo miro con desprecio y le dijo:

Los franceses peleáis por dinero, mientras nosotros peleamos por honor

Surcof lo miró atentamente, hizo una breve pausa y con una sonrisa le respondió con una de las mejores réplicas históricas alguna vez hechas:

Cada uno de nosotros pelea por lo que más le hace falta

Las mejores réplicas históricas continúan en la segunda parte.


Enlaces relacionados

Cómo terminar una guerra a la Florentina