Fotografía de la Siegesallee.

La prisión para estatuas caídas en desgracia de Spandau

En la Ciudadela de Spandau, fortaleza ubicada en Alemania, existe un depósito de estatus cuyas figuras han caído en desgracia ante la sociedad moderna.
Fotografía de una de las estatuas de Arno Breker
Podemos ver una de las estatuas de Arno Breker en bronce. Las mismas representaban el ideal del régimen nacional socialista.

En el pasado habíamos hablado sobre los cementerios sumergidos de estatuas del comunismo en Ucrania. Una especie de coral artificial formado por las estatuas de las figuras clave y la historia del comunismo soviético arrojadas al Mar Negro por las autoridades ucranianas tras la caída de la Unión Soviética.

Algo similar, aunque de carácter menos drástico y visualmente impactante, pero con el mismo peso político ocurre en Spandau, Alemania. Ubicada en la Ciudadela de Spandau, el fuerte renacentista mejor conservado de Europa Central, existe una corte de estatuas. Estatuas cuyas figuras y motivos representados han caído en desgracia para la sociedad alemana moderna.

Sus integrantes van desde figuras de las autoridades comunistas de la Alemania del Este hasta figuras del nazismo e incluso figuras mucho anteriores. Algunas de estas remontándose a varios siglos en el pasado, cuyas acciones durante los interminables conflictos entre católicos y protestantes en Alemania hoy son recordadas como algunos de los momentos más sombríos y tristes en la historia de dicho país.

En la ciudadela pueden encontrarse varias estatuas de estos períodos. Incluidas varias de la obra de Arno Breker, el escultor favorito del régimen alemán de mediados del siglo XX, una estatua decapitada de Kant, una estatua de Otto II cuyo brazo fue arrancado cuando la estatua fue removida de su base por sus detractores y varias estatuas pertenecientes a monumentos de guerra y figuras controvertidas.

Fotografía del busto de Vladimir Lenin.
Cabeza de Lenin en la Ciudadela de Spandau. La misma es famosa debido a su utilización en la película «Adiós Lenin».

Muchas de estas estatuas no representan personajes de la historia, sino que son monumentos con un fuerte mensaje político como es el caso del Monumento del trabajador ferroviario caído. Controvertido monumento creado en 1918 y que representa una mirada revisionista y apologética de los eventos de la Primera Guerra Mundial sostenidos por la República de Weimar.

Fotografía del Monumento del trabajador ferroviario caído.
Monumento del trabajador ferroviario caído.

Se calcula que en total hay más de 150 estatuas, muchas encerradas bajo llave en oscuras habitaciones. Debido a que la Ciudadela de Spandau sirvió como prisión para muchas figuras controvertidas de la historia alemana, hoy se la denomina como la prisión de estatuas.

Fotografía de las estatuas de Spandau.
Algunas de las estatuas de la CIudadela de Spandau. Incluida una de las estatuas más famosas de Wilhelm II.

El Siegesallee

Fotografía de la Siegesallee
Siegesallee, la corte de esculturas prusianas caídas en desgracia.

Entre los más interesantes a nivel visual de estos grupos de estatuas, se encuentra uno denominado como el Siegesallee. Estas estatuas que representan a 32 figuras de la autoridad real prusiana, fueron regaladas a la ciudad de Berlín por el Káiser Wilhelm II. Durante décadas adornaron el camino principal del parque Tiergarten, el cual desembocaba en la entrada oeste del Reichstag. Si bien se encontraban en el punto más caliente de los bombardeos tanto aliados como soviéticos durante la caída de Berlín, muchas de estas resultaron relativamente intactas.

Cuando los aliados y los soviéticos tomaron la ciudad y comenzaron a dividirla, vieron a las estatuas como un símbolo desafiante de la cultura marcial prusiana de los alemanes, por lo que decidieron destruirlas tirándolas en el Teufelsberg (la montaña de basura y escombros donde se tiraron gran parte de los restos de las ruinas de Berlín durante la reconstrucción). No obstante, gracias a la rápida intervención de varios de los curadores de los museos de Berlín, estas fueron enterradas y así se salvaron de una destrucción segura.

Cuando fueron redescubiertas en la década del 70 una gran controversia tuvo lugar ya que tanto ni las autoridades occidentales ni las comunistas querían que vuelvan a ser puestas en su lugar. De hecho, el lugar original de las estatuas en el Tiergarten era, en ese entonces, ocupado por un monumento soviético a la victoria. Por dicha razón fueron a parar donde gran parte de las estatuas caídas en desgracia en Alemania van a parar: La Ciudadela de Spandau.

Fotografía del ingreso a la Ciudadela de Spandau.
Entrada principal a la Ciudadela de Spandau.

Si bien estas estatuas pasaron varias décadas en una oscura y húmeda habitación, a partir del 2006 fueron llevadas a uno de los jardines internos de la ciudadela y acomodadas, quizás con un toque de humor sutil, a manera de corte imperial.

Fotografía de la Siegesallee
Siegesallee, la corte de esculturas prusianas caídas en desgracia.

7 Comments

  1. Qué interesante, me despierta mucha curiosidad poder visitar este lugar con tantas estatuas.

  2. Muy interesante, esto me recordo la polemica que hay en estados unidos respecto a estatuas de generales y otros militares confederados -el lado que defendia la esclavitud- que aun existen que muchos sienten que deberian ser derrumbadas por representar a traidores, ademas de que son un punto de peregrinacion para neonazis y otros supremacistas blancos.

  3. el revisionismo histórico alcanza cotas de estupidez supina

  4. gracias por este interesante artículo. A ver si algún día puedo ir a visitarlo. Solo me gustaría comentar que un par de veces se habla de aliados y soviéticos, cuando los soviéticos formaban parte de los aliados (de hecho, lo fueron mucho antes que Estados Unidos).

    • Es cierto. Solo quise hacer una distinción ya que los que ordenaron quitar las estatuas de la plaza fueron los Estados Unidos. Finalmente la plaza quedó bajo control soviético cuando se finalizó la división de Berlín.

  5. […] La prisión para estatuas caídas en desgracia de Spandau: «En el pasado habíamos hablado sobre los cementerios sumergidos de estatuas del comunismo en Ucrania. Una especie de coral artificial formado por las estatuas de las figuras clave y la historia del comunismo soviético arrojadas al Mar Negro por las autoridades ucranianas tras la caída de la Unión Soviética. Algo similar, aunque de carácter menos drástico y visualmente impactante, pero con el mismo peso político ocurre en Spandau, Alemania. Ubicada en la Ciudadela de Spandau, el fuerte renacentista mejor conservado de Europa Central, existe una corte de estatuas.» […]

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies