Kuleshov y cómo convencer al público en unos pocos segundos

El efecto de Kuleshov es quizás una de las técnicas fílmicas más interesantes y escalofriantes alguna vez divisadas, no sólo por su simpleza. Sino también por su brutal efectividad al punto de, literalmente, ser capaz de manipular la percepción del público sobre un personaje en unos pocos segundos.

Damas corriendo

La técnica fue documentada y creada durante la segunda década del siglo XX por el gran Lev Kuleshov. Director del cual cuando digo que fue un grande no exagero, ya que el mismo ha creado filmes legendarios a pesar de su “lado oscuro”. Fue de hecho propagandista para la Unión Soviética, y entre obra y obra solía crear filmes de propaganda como “Las extraordinarias aventuras del Sr. West en la Tierra de los Bolcheviques”, una de las películas anti-estadounidenses más graciosas alguna vez creadas. Volviendo al asunto de la técnica, Kuleshov fue un perfeccionista nato, interesado al punto de la obsesión en la respuesta particular del público ante las escenas vistas en sus películas; por lo que pasó incontables horas escabulléndose en las proyecciones de sus obras para así poder observar de cerca y en detalle las reacciones del público. Fue, entonces, gracias a éstas observaciones que logró notar que bastaba solamente de un astuto juego de imágenes para explotar, por así decirlo, la capacidad del ser humano para “llenar los faltantes” a partir de asociar unas pocas piezas de información unas con otras. Con ésto en mente, comenzó entonces a desarrollar fotomontajes que lograban darle una característica, que podía ser tanto buena como mala, al protagonista a partir de asociar su imagen con otras imágenes dejando al público que se convenciese a si mismo sobre la relación entre las mismas.

Para demostrar ésto contrata al popular actor mudo Ivan Mozzhukhin, a quien filma de manera espartana para luego crear un fotomontaje de su rostro asociándolo con distintas escenas que iban desde el ataúd de una niña hasta un plato de sopa. Tras la proyección, Kuleshov consultaba entre los espectadores cuáles eran sus opiniones sobre la calidad de interpretación del actor, y prácticamente todos los presentes le respondían que efectivamente lograba desplegar en pantalla emociones de dolor, hambre y hasta incluso felicidad. Cuando en realidad, lo que no sabían, es que siempre se utilizaba la misma toma del rostro del actor para todas las escenas.

Si bien oficiales del Partido Comunista durante el régimen de Stalin prohibirían el cine de fotomontaje calificándolo de peligroso y hasta incluso de atentar contra la naturaleza misma del Realismo socialista -corriente estética muy popular tanto en la Rusia de Stalin como en la China de Mao- el efecto de Kuleshov continuó y continua -quizás ahora más que nunca- siendo utilizado en filmes de propaganda e incluso cine de entretenimiento como herramienta útil para moldear aa priori la percepción del público sobre el protagonista.

Alguien que supo utilizar el efecto a la perfección fue el legendario Alfred Hitchcock, quien de hecho creó un corto explicando a sus espectadores en qué consistía y cómo se utilizaba dicha técnica (el montaje original de Kuleshov puede verse aquí).

20 thoughts on “Kuleshov y cómo convencer al público en unos pocos segundos”

  1. Gracias por volver a ilustrarnos. Estaba claro que algún día volverías. Ánimo

  2. Como siempre… impecable!!!
    Que más agregar sobre tus post??? Habría que inventar alguna palabra para describir tu trabajo Oli, como mínimo excelente!!! =)

  3. Buen post!!!! posteaste o conversamos nosotros alguna vez sobre los experimentos de la Gestalt?

  4. Siento discrepar pero acabo de leer una descripción extremadamente confusa de lo que es el montaje ideológico en cine. Y bastante mal explicado, por cierto.

  5. Hola Oliver, gracias nuevamente por tan excelente post. Qué gran maestro fue Alfred Hitchcock, como con una explicación sencilla y escenas magistralmente tomadas, puede hacer que el público tenga sensaciones variadas, como sucede con la música. Bienvenido nuevamente estimado Olí y gracias por estas clases de historia de un buen pasado.

  6. Jorge no se cuando escribio este post Oli pero tengamos en cuenta que no esta pasando por un buen momento.
    A mi me parecio bastante claro, obviamente la “bajada de linea anticomunista” a la que nos tiene acostumbrados el buen Oli, no hay que darle mucha importancia. Estoy seguro que no es intencional y en todo caso nadie que sea verdaderamente de izquierda o de derecha se va a “convencer” por acotaciones de ese tenor. Por cada experiencia nefasta del comunismo hay diez del capitalismo, claro que los hechos, los aparatos de control y la propaganda son mas complejos y no todos la encontraran tan simple como los siniestros datos del “Erase una vez Stalin”.

  7. Excelente trabajo, en lo personal me parece simple y a lo que va =) para que tanto rollo? cuando con unas palabras se puede explicar tooodo. Saludos…

  8. PD: Mi estimado Oliver, ojala en una chance puedas agregar para compartir por twitter, me gustaría poder pasar estos temas con mis amistades y conocidos.

  9. Excelente post Oliver!!
    Pues de un bando o del otro, de pensar en las cosas que hicieron o hacen los aparatos del Estado me dan escalofrios. 😕

  10. J. Arana, muchas gracias 🙂

    Vieres, muchas gracias, me haces sonrojar 😛

    Letopo, si lo hicimos no lo recuerdo 😛 pero tengo planeado dedicarle una entrada próximamente.

    Nieves, muchas gracias 🙂

    Silbido, la verdad es que ya extrañaba postear algo.

    Edhin, así es. Por lejos es uno de mis directores favoritos. Tenía una capacidad de síntesis (está bien usada la palabra?) magnífica.

    Jorge, pero en la entrada no describo ningún tipo de montaje ideológico, sino que simplemente hablo la técnica fílmica en si misma. De todas maneras, si aun crees que no fui claro, mis disculpas. Intentaré mejorar en el futuro.

    Letopo, honestamente no intenté bajar ningún tipo de línea, las Aventuras de West es en verdad una de mis películas de humor antiguas favoritas. O mi castellano se ha oxidado o ya me hice la fama :mrgreen:

  11. Oscar Tovar, y en lo personal me gusta hacerle caso al gran Ockham 🙂

    Oscar, en cuanto tenga tiempo finalizo de una vez por todas la versión 2.0 de Afrix con integración a Twitter y Facebook.

    Pocho, a mi también.

  12. Te envido Oli ojalá yo pudiera ser tan cortés como vos con los que me hablan con un tonito prepotentón. El problema es que soy calentón y los mando a la p…m… jajajaja

  13. Totó tu mensaje ilustra muy bien tu naturaleza.
    Te pido que no siembres discordia o si de todos modos es lo que intentas hazlo sin obsecuencia y de frente.
    Gracias.

  14. Estoy seguro que Totó estaba bromeando. Lo conozco pesonalmente y es muy buena persona, siempre de buen humor y haciendo chistes o bromas.

    PD: Te llegó mi mail sobre planiferos?

  15. Además de la explicación, lo que más me ilustró fue ver la filmación original de Kuleshov. El actor no hace un gesto totalmente carente de significado, sino que hace una inspiración profunda. Respira aire, levanta los hombros, inclina levemente la cabeza y separa un poco sus párpados; luego vemos la imagen interpuesta. A continuación el actor baja los hombros, sus párpados se relajan y expulsa el aire.
    Ese gesto acompaña casi todos los sentimientos vehementes del ser humano. Así el hambre, el duelo y el arrobamiento (o hasta la excitación sexual o de otro tipo), así como van acompañados por expresiones características, también tienen expresiones comunes. Obviamente Kuleshov supo extraer cuál era la expresión en común para estos tres sentimientos en particular, por lo que la gente dijo fácilmente “Está hambriento”, “Siente pena o dolor por la muerte” o “Está enamorado, o excitado”.
    A lo que voy es que este tipo de experimento o demostración de un efecto no es completamente arbitrario. Es decir sería muy fácil interponer una imagen de oro o billetes e interpretar “Siente ambición, o codicia”, pero sería bastante más difícil crear otros tipos de sensaciones (de odio, por ejemplo, o “es necesario cortar el pasto”) con esa filmación del actor.
    Por otra parte la propagandística de muchos regímenes totalitarios (o no tanto) tendieron a crear ramas de investigación acerca de estos temas, con resultados notables.
    Como dato curioso, la imagen que “observa” Ivan Mozzhukhin al final del experimento se trata de la bailarina y espía Mata Hari

  16. Además de la explicación, lo que más me ilustró fue ver la filmación original de Kuleshov. El actor no hace un gesto totalmente carente de significado, sino que hace una inspiración profunda

  17. opiniones sobre la calidad de interpretación del actor, y prácticamente todos los presentes le respondían que efectivamente lograba desplegar en pantalla emo

Comments are closed.