La misión NORFANZ

En el año 2003 tuvo lugar una misión con fines científicos liderada por Australia y Nueva Zelanda gracias a la cual se logró capturar con éxito y estudiar en detalle algunos de los seres marinos de las profundidades que hasta ese momento sólo habían podido ser estudiados mediante fotografías: la misión NORFANZ.

Áreas de recolección de muestras la misión NORFANZ.
Áreas de recolección de muestras la misión NORFANZ. Hacia la izquierda encontramos a Australia y hacia la esquina inferior derecha el norte de Nueva Zelanda.

La misma tuvo lugar entre 10 de mayo al 8 de junio del año ya mencionado, y pudo realizarse gracias a los fondos y la experiencia técnica la Oficina Nacional de estudios oceánicos de Australia (hoy parte del Departamento de Medioambiente y Energía de dicho país) y el Ministerio de Pesca neozelandés.

Crustáceos Munida Exilis recolectados durante la misión NORFANZ.
Crustáceos Munida Exilis recolectados durante la misión NORFANZ.

Para su realización cada agencia aportó medio millón de dólares estadounidenses y personal tanto técnico como científico. Su objetivo fue el determinar la vulnerabilidad de los hábitats de profundidad existentes entre las islas de Lord Howe y de Norfolk.

Capturando seres abisales

Debido a la importancia histórica de la misión, ya que esta permitiría por vez primera estudiar de cerca, recolectar ADN y practicar disecciones a seres hasta ese entonces sólo vistos a través de fotografías, un gran número de científicos internacionales se ofreció de manera voluntaria.

Chimara Monstrosa o "pez conejo".
Chimara Monstrosa o «pez conejo». Estos seres marinos suelen habitar en profundidades que rondan entre los 300 y 500 metros.

En total miembros de once instituciones dedicadas al estudio de los mares y los océanos, entre las que se encontraban la Academia de ciencias de San Francisco y el Museo de nistoria natural de París, contribuyeron con asesores y personal científico.

Un Eurypharynx Pelecanoides o anguila pelícano.
Un Eurypharynx Pelecanoides o anguila pelícano.

La embarcación utilizada para esta corta pero provechosa travesía fue el R.V. Tangaroa, un barco de investigación oceánica adaptado para realizar viajes a largo plazo y cruzar regiones con presencia de hielo perteneciente al instituto NIWA de Nueva Zelanda.

Una Idiacanthus Fasciola o pez dragón negro.
Una Idiacanthus Fasciola o pez dragón negro. El espécimen reflejado en la fotografía es una hembra, ya que los machos de esta especie son decenas de veces más pequeños. Uno de los casos más extremos de dimorfismo (variaciones en la fisonomía externa entre hembras y machos de una misma especie) en el mundo animal.

Seres de las plataformas petroleras: en las profundidades de las plataformas petroleras flotantes pueden encontrarse todo tipo de seres marinos increíbles, como por ejemplo los asombrosos magnapínidos.

Gracias a la misión NORFANZ se recolectaron decenas de seres de las profundidades, entre los cuales habías peces que habitaban en zonas que iban entre los 200 metros a unos 1,2 kilómetros de profundidad.

Un pez de la especie Diretmichthys parini.
Un pez de la especie Diretmichthys parini.

La misión NORFANZ y las noticias falsas

No obstante, uno de los hechos más interesantes de esta singular misión científica fue la cantidad de noticias falsas que, con el paso de los años, comenzaron a surgir a su alrededor como una Hidra de mil cabezas imposible de detener.

Desde disparatados correos en cadena que, adjuntando las imágenes de algunos de los especímenes capturados, aseguraban que se trataba de «monstruos marinos», hasta los más populares entre este tipo de mensajes que aseguraban que se trataba de seres que habían sido «expulsados hacia la superficie» durante los tsunamis de la India y el fatídico tsunami japonés del 2011.

Por supuesto que debido a la rareza de los seres reflejados en las imágenes muchas personas desprevenidas caían en esta mentira. Razón por la cual esta es una de las noticias falsas de los albores de la Internet que incluso puede seguir encontrándose hoy en día siendo reenviada en cadena en alguna de sus casi incontables variaciones.

Además de los seres ya mencionados en este artículo otro de los fenómenos asombrosos que hallamos en las profundidades oceánicas son los seres transparentes, como por ejemplo el Haplophryne mollis.