Ilustración de Ray Harryhausen junto a sus monstruos.

Las sorprendentes criaturas de Ray Harryhausen, el padre del stop-motion

Ray Harryhausen y sus monstruos inspiraron a millones de personas a lo largo de las décadas. El padre de las escenas en stop motion.

Ray Harryhausen, el padre del stop-motion

Leyendo una entrevista a Ray Harryhausen en la revista Dangerous Ink tuve el placer de leer una vez más las palabras de este gran pionero quien, a pesar de haber sido una de las personas más influyentes en el mundo del cine y la ciencia ficción, es a su vez uno de los nombres menos reconocidos.

Quizás, si bien poca gente lo llega a reconocer por su nombre, es prácticamente imposible encontrar a alguien que en algún punto de su vida no haya visto su trabajo. Esto no es exageración, ya que Ray es prácticamente el padre de los efectos especiales; y sus criaturas infernales, dinosaurios furiosos y robots despiadados han estado arrasando y destruyendo ciudades y monumentos así como atormentando a héroes aventureros en desgracia desde hace varias décadas antes de que incluso las más rústicas computadoras, cuyos descendientes hoy reinan en el campo de la creación de los efectos especiales.

Fotografía de de Ray Harryhausen junto a sus monstruos.

Ray fue un personaje legendario, no solo por sus avances en el campo de los efectos especiales y el diseño de algunos de los monstruos más emblemáticos de la pantalla. Monstruos y personajes que han inspirado y asustado al mismo tiempo a millones de personas. Ray tambien fue legendario por sus contribuciones técnicas al campo de la producción de escenas y peliculas.

Pioneros del cine: ciertamente Ray Harryhausen trabajó en una de las épocas doradas del desarrollo y avance del cine como un medio de arte y expresión. Época en la que figuras tales como los pioneros máximos del cine como Kuleshov, y su técnica para manejar las emociones del público, cambiaban por completo la manera de hacer cine y comunicarse con el público.

En efecto, Ray fue el criador de la denominada Dynamation, técnica en la cual escenas enteras eran creadas utilizando stop-motion con modelos móviles que poseían esqueletos articulados y añadidos a otras partes que eran fijas. Esto permitía crear una escena en movimiento cuadro por cuadro sin que las diferencias entre cuadro y cuadro sean muy visibles, lo que le daba una sensación de fluidez única. Si bien el stop-motion no era una técnica moderna y había ya sido utilizada en películas como la mítica King Kong de 1933, la diferencia en la calidad de la animación y la fluidez de movimiento vista en las escenas creadas por Harryhausen son muy notables.

Si bien me es imposible decidir cual es mi escena favorita en la obra de Ray . Desde la destrucción masiva causada por el pulpo de It Came From Beneath The Sea hasta el elefante contra Ymir el monstruo de Venus en 20 Million Miles To Earth. No obstante, la obra más famosa de este pionero de los efectos especiales fueron el gigante mitológico y los siete esqueletos espadachines en Jason and the Argonauts, película que relata el espectacular viaje lleno de peligros y seres mitológicos del viaje de Jasón y los Argonautas durante su búsqueda del vellocino dorado.

Puedes leer más sobre Jasón y los Argonautas, su mito y una reconstrucción moderna del Argos, el barco con el cual el héroe mitológico y sus valientes marineros recorrieron el Mediterráneo siguiendo este enlace: El mito griego de Jasón y los Argonautas y la reconstrucción del Argos.

Fotografía de de Ray Harryhausen junto a sus monstruos.

Obviamente que en el día de hoy sus efectos y personajes parecen evidentes y poco fluidos, pero debemos entender lo revolucionarios y únicos que fueron estos personajes y en especial estas escenas cuando fueron por primera vez lanzadas al público. Es prácticamente lo mismo que ocurre con los Beatles, cuya música hizo un antes y un después cuando fue lanzada al público y sin embargo 30 años después parecía «común» debido a la intensidad con la que fueron copiados por otros artístas.

Las técnicas adoptadas por Harryhausen no eran algo nuevo, de hecho muchos de estos armazones de esqueletos metálicos ajustables fueron utilizados durante la icónica película de King Kong de 1933 para animar al gigantesco simio enamorado. No obstante, Harryhausen las mejoró en gran medida, hizo que los movimientos sean más fluidos y sincrónicos entre cuadro y cuadro, dando así una sensación mayor de fluidez y naturalidad.

De simios gigantes: si bien King Kong es un ser fantástico, en el planeta tierra existió un enorme simio de 3 metros de altura y media tonelada de peso, el Gigantopithecus blacki.

Fotografía de Ray Harryhausen junto a sus monstruos.

Harryhausen logro hacer que sus personajes se desplacen y caminen naturalmente a través de plató, algo que sus sucesores o no hacían o lo hacían de una manera que no resultaba natural a la vista. Esto es importante, ya que permitió a los directores filmar escenas complejas, en las que se combinaban los modelos a escala con los actores.

Ray fue todo un pionero, y ha pasado junto a sus monstruos a tener un lugar en la historia de los efectos especiales en el cine. Esto último no es exageración, ya que el pionero de los efectos especiales ha sido tanto mentor como figura de inspiración para otros gigantes de los efectos especiales como Stan Wiston.


Más sobre cine

Le Cochon danseur, una joya del cine freak

La película muda que usó a un falso Charles Chaplin

Las películas de Ed Wood, el director más raro de Hollywood

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies