La historia del Transbordador Espacial

Pocos vehículos en la historia han sido tan importantes como el Transbordador Espacial (Space Shuttle en inglés) de la NASA, un nombre muy acorde, ya que el mismo era un vehículo espacial revolucionario que, a diferencia de los cohetes anteriores, era reusable lo que, en teoría, resultaba ser menos costoso que los métodos anteriores (aunque siempre de la teoría a la práctica hay una larga brecha).

El Transbordador Espacial (TE de aquí en más) permitió a la NASA subir la gran mayoría de los módulos estadounidenses a la Estación Espacial Internacional y realizar infinidad de otras misiones históricas llevadas a cabo durante la segunda mitad del siglo XX y primera década del siglo XXI, cómo por ejemplo la misión en la cual se capturaron y retornaron a la tierra dos satélites orbitales.

El TE estuvo en funcionamiento entre los años 1981 y 2011, su nombre oficial era Space Transport System (sistema de transporte espacial), razón por la cual las misiones solían denominarse como STS-nnn (donde nnn era el número de misión). Si bien su primer vuelo de pruebas tuvo lugar en 1981, su primer misión operacional ocurrió en el año 1982.

Fotografía del Transbordador espacial de la NASA Endeavour con su bahía de carga abierta.
Transbordador espacial de la NASA Endeavour con su bahía de carga abierta. Notamos el brazo robótico del transbordador el cual era utilizado para desmontar las pesadas cargas de la bahía y depositar las mistas en su posición orbital.

El diseño del transbordador

El planeamiento y diseño de este histórico vehículo comenzó en el año 1969, tras unos tres años previos en los cuales se estudió la utilidad de un vehículo orbital reusable y se propusieron varios proyectos con este fin, eligiéndose la opción de un transbordador capaz de planear en 1968. La NASA se basó en una tecnología de planeador orbital más antigua de la década del cincuenta denominaba X-20 Dyna-Soar la cual había sido diseñada por la NASA y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El director de la NASA en ese entonces era George Muller, y el diseño del TE comenzó en julio de 1969, exactamente el mismo año y mes en el que la misión Apolo 11 descendía en la superficie lunar, bajo el control y autoridad del Space Shuttle Task Group (Grupo de tareas del transbordador espacial).

Tras varios años de diseño y planeamiento en los cuales se definieron el tipo de motores a utilizar, el tipo de combustible, la forma y dimensiones del transbordador espacial y su sección de carga, su peso y finalmente funcionamiento, la NASA asignó en 1972, tras la aprobación de Richard Nixon, la construcción de las distintas partes a varias empresas estadounidenses. Los propulsores laterales a Morton Thiokol, el orbitador a North American Rockwell, los motores principales a Rocketdyne y el tanque externo a Martin Marietta.

La construcción del primer prototipo, el Enterprise, bautizado en honor a la serie de TV Viaje a las Estrellas (Star Trek), comenzó en el año 1974 bajo la designación OV-101, y su objetivo no era el de volar al espacio o ser completamente funcional sino simplemente servir como plataforma de pruebas para los motores y el escudo térmico.

Tras probar las distintas tecnologías y ajustar el diseño la construcción del primer TE operacional, el Columbia, comenzó en marzo de 1975, y en enero de 1979 comenzó la construcción del segundo vehículo, el Challenger ordenándose también la construcción del Discovery y el Atlantis.

Finalmente, unos años más tarde, más precisamente en 1982, año en el que comenzaron a verse los vuelos operacionales del tranbordador, se ordenó la construcción del Endeavour. Así quedo completada la flota de transbordadores de la NASA.

La última misión del transbordador

Tras el desastre del Columbia, en febrero del 2003, la NASA decidió que la tecnología del transbordador espacial, además de ser mucho más costosa en su reutilización de lo que se había planeado originalmente, era peligrosa. Esto principalmente debido al peligro que representaban los posibles daños al frágil escudo térmico durante los despegues (El Columbia se desintegró durante su reingreso precisamente debido a un daño en su escudo térmico).

Los costosos componentes del transbordador: el transbordador espacial era una máquina extremadamente compleja, y la misma debía estar protegida contra la radiación. Por ejemplo, utilizaba procesadores RAD6000, CPUs de solo 33Mhz y un costo de 300 mil dólares por unidad protegidos contra la radiación.

La última misión del transbordador espacial tuvo lugar el 21 de Julio del año 2011 y fue realizada por el transbordador Atlantis, uno de los dos últimos transbordadores en funcionamiento de la NASA junto al Endeavour (recordemos que le Challenger explotó en uno de sus despegues y el ya mencionado Columbia se desintegró durante uno de los reingresos).

La última misión, denominada STS-135, tuvo como objetivo transportar a la órbita terrestre una de las piezas de la Estación Espacial Internacional, el módulo MPLM y se catalogó como la misión de construcción ULF7. La misión duró 12 días, 18 horas, 28 minutos y 50 segundos desde el despegue hasta el aterrizaje en el Kennedy Space Center.

Transbordador espacial Atlantis aterrizando en el Kennedy Space Cente
Transbordador espacial Atlantis aterrizando en el Kennedy Space Center luego de completar la misión STS-135 en julio del año 2011. Esta fue la última misión del transbordador espacial de la NASA.

Dos transbordadores al mismo tiempo

Un detalle curioso a destacar es que durante ciertas misiones de alto riesgo, como por ejemplo la misión de modernización al telescopio espacial Hubble en el 2009, la histórica STS-125, misión cuyas características imposibilitaba el rescate de la tripulación en caso de accidente utilizando el sistema de escape del transbordador, se empleaban dos transbordadores preparados para el despegue. Uno para realizar la misión y otro para despegar al instante en caso de que se deba realizar un rescate de emergencia.

Los transbordadores Atlantis y Endeavour preparados para su lanzamiento durante la misión STS-125.
Los transbordadores Atlantis y Endeavour preparados para su lanzamiento durante la misión STS-125 con el fin de modernizar al telescopio espacial Hubble. La misión sería realizada por el Endeavour y el Atlantis sería dejado listo para ser lanzado en caso de requerir una misión de rescate.