Fotografía en el espacio del astronauta Dale A. Gardner capturando un satélite en 1984.

Cómo la NASA capturó un satélite en órbita utilizando un traje especial

En 1984 la NASA debió capturar dos satélites orbitando la tierra. El astronauta Dale A. Gardner pasaría a la historia como el hombre atrapa satélites.

El genial sitio de la NASA Astronomy Picture of the Day publicó una fotografía histórica de una de las misiones más emblemáticas y legendarias de la NASA, la captura de un satélite en órbita.

Si bien es común el que las imágenes publicadas por este excelente sitio sean realmente fascinantes, esta supera con creces al promedio. Se trata de la hazaña realizada por el astronauta Dale A. Gardner ocurrida en 1984, cuando en una maniobra realmente intrépida utilizara su Unidad de Maniobra Tripulada (MMU) para alcanzar y aferrarse al defectuoso satélite Westar 6.

Un satélite de telecomunicaciones que había fallado en alcanzar su órbita sincrónica tras un problema de propulsión. La arriesgada maniobra valdría la pena, ya que el Westar 6 sería almacenado en el transbordador espacial y retornado a Tierra para su reparación.

Fotografía en el espacio del astronauta Dale A. Gardner capturando un satélite en 1984.

Pero las andanzas de Gardner no eran nada nuevas ya que durante esa misma misión el astronauta había capturado el satélite Palapa B-2, en la siguiente imagen lo vemos sosteniendo un cartel que dice «A la venta» mientras vemos de fondo los dos satélites almacenados en la bahía de carga del transbordador.

La razón por la cual se pueden capturar dos satelites en una misión, es porque las órbitas de los mismos son muy precisas, y generalmente se agregan a manera de «tren» de satelites en un plano orbital pactado que es óptimo para el tipo de tareas que dicho satélite tiene que realizar. Cada país tiene sus propias órbitas designadas para su uso, y a su vez cada tipo de satélites funcionará mejor en una de esas órbitas.

Fotografía en el espacio del astronauta Dale A. Gardner capturando un satélite en 1984.

Por ejemplo, un satélite que tiene que brindar telecomunicaciones y transporte de datos a una región muy específica del mundo, funcionará mejor en una órbita geosincrónica sobre dicho punto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies