Oasis de ciudad

Las ciudades modernas son ciertamente junglas de concreto. Si bien están lejos de la que fue la ciudad más densamente poblada de la Historia, la ciudad fortaleza de Kowloon en Hong Kong, las mismas, no obstante, son agobiantes masas de concreto que a veces parecen ahogarnos y separarnos permanentemente de la naturaleza. Con esto en mente y decididos a hacer algo al respecto, muchos arquitectos y paisajistas han decidido traer la naturaleza a la ciudad creando algunos de los más bellos jardines en azoteas imaginables: edenes en la ciudad.

En este artículo hablaremos sobre dos de los mejores ejemplos de jardines en azoteas o techos verdes del mundo.

Los jardines en azoteas de Kensington

Uno de los jardines en azoteas más espectaculares del mundo es el hallado en el Derry and Toms, edificio ubicado en el 99 de Kensington. Este antiguo edificio posee en su azotea un jardín tropical que ocupa un área de más de media hectárea y forma prácticamente un oasis en medio de la que es uno de los centros urbanos más densos del mundo.

Construida por Ralph Hancock este techo verdo en el 99 de Kensington es uno de los mejores ejemplos de jardines en azoteas.
Construida por Ralph Hancock este techo verdo en el 99 de Kensington es uno de los mejores ejemplos de jardines en azoteas.

Este oasis natural en medio de una jungla de concreto, repleto de fuentes, estanques, e incluso animales, fue diseñado a finales de los años treinta por el paisajista Ralph Hancock bajo la comisión del vicepresidente de la John Barker & Co. A unas 10 o 15 cuadras del Tamesis. Río que si bien hoy en día ha sido limpiado en gran medida, en el pasado estaba tan contaminado que llegó a causar una verdadera crisis entre los londinenses debido al olor que emanaba del mismo.

A valores de 1936 la construcción costó un total 25.000 libras y llevó unos dos años hasta su fiscalización. El jardín fue abierto al público rápidamente, quienes podían deleitarse de este oasis citadino con solo pagar un chelín.

Kensington ofrece una de las mejores jardines en azoteas, vemos el detalle del interior.

El museo Fukuoka

El más extremo de estos jardines sin duda alguna es el museo y teatro Fukuoka. Un edificio del que no podemos estar seguros si es un parque con una construcción o una construcción con un parque. El edificio Fukuoka, hallado en la ciudad homónima de Japón, es realmente una maravilla de la ingeniería, ya que en su fachada, y a manera de azoteas escalonadas, posee un jardín con docenas de especies de plantas.

Los edificios verdes del Japón: en Japón se están llevando a cabo todo tipo de proyectos arquitectónicos que combinan las más altas tecnologías de construcción edilicia con elementos naturales. Además de las jardines azotea en el país nipón se están construyendo algunas de las más impresionantes granjas subterráneas: Las asombrosas granjas subterráneas de Japón.

Su diseño no es casual, sino que nace a partir de que el espacio en el que fue construido fuese el último espacio verde que le quedaba a la ciudad, por lo que las autoridades pusieron como requerimiento que el edificio fuese construido con la mayor cantidad de verde posible. Gracias a esto se construyó un edificio escalonado en el cual cada nivel forma una jardín de azotea de dimensiones gigantescas.

Vista aérea del museo y teatrp de Fukuoka.
Vista aérea del museo y teatrp de Fukuoka.

En la imagen anterior vemos como el museo fue construido en lo que antiguamente era un parque, razón por la cual la estructura del museo requirió la construcción de un jardín azotea. En el centro vemos el observador principal, el cual permite una vista de 360 grados del jardín.

Si vemos el edificio desde una de las calles laterales podemos ver como debajo del jardín se encuentra un moderno edificio.

Museo y teatro Fukuoka, una de las mejores terrazas verdes o jardines azotea del mundo.
Museo y teatro Fukuoka, una de las mejores terrazas verdes o jardines azotea del mundo.

Construcción ecológica

Además de los techos verdes, en Japón podemos ver otros fascinantes métodos de construcción ecológica o, mejor dicho, demolición ecológica. Debido a las regulaciones ambientales de la ciudad de Tokio, la demolición de edificios se realiza sin explosiones ni polvo utilizando el método TECOREP, gracias al cual puede «desarmarse» un edificio piso a piso.

Para leer sobre la historia de este novedoso método y ver un vídeo del mismo en acción puedes seguir este enlace: TECOREP, como demoler edificios sin hacer ruido.

El Akasaka Prince Hotel siendo demolido por el método TECOREP.
El Akasaka Prince Hotel en el distrito comercial de Tokio siendo demolido mediante el método TECOREP. La demolición se concretó a un ritmo de 1 piso cada 5 días.