Mundos sumergidos

En el pasado habíamos hablado en Anfrix sobre como inmediatamente tras derrumbarse la Unión Soviética en varias de las repúblicas que la conformaban miles de personas tomaron las calles destruyendo monumentos y arrancando estatuas y bustos de sus pedestales. No obstante, de este acto de liberación que incluyó la destrucción de las figuras del antiguo régimen opresor, nace un singular movimiento artístico, un museo sumergido que combina las estatuas anteriormente mencionadas con varias obras de arte adicionales: el museo sumergido de Tarkhankut.

El museo sumergido de Tarkhankut

Torre Eiffel.
Torre Eiffel agregada por los curadores del muso de Tarkhankut.

Todo tuvo lugar en Ucrania, quizás el país que más sufrió el yugo soviético durante gran parte del siglo XX. Tras liberarse, y en un acto de rebeldía, los bustos y estatuas de sus antiguos opresores fueron arrojados al mar, creando así varios «museos sumergidos» como testamentos mudos del periodo soviético.

No obstante, de lo anterior, que si bien fue un acto de liberación puede considerarse hasta cierto punto como un proceso destructivo, nacieron varios proyectos artísticos para crear museos sumergidos por toda Ucrania y así formar, con el paso del tiempo mediante, corales artificiales mezclados con arte. Entre los más famosos de estos museos sumergidos se encuentran los ubicados en las regiones de Odesa, Tarkhankut y, al menos para nosotros los hispano parlantes, la impronunciable Dnepropetrovsk.

Entre los planes se encontraba el de construir otro museo bajo el agua en la región de Kerch, Crimea, famosa por ser parte de la Ruta de la Seda y poseer varias reliquias arqueológicas sumergidas. Sin embargo, el conflicto geopolítico y bélico entre ucrania y Rusia por los territorios portuarios del Mar Negro ha imposibilitado la concreción el proyecto, el cual iba a representar una reproducción a escala de la histórica ciudad de Acre.

De los tres anteriormente mencionados es el museo hallado en Tarkhankut el más espectacular de todos. El mismo se encuentra ubicado en el Mar Negro a unos 12 metros de profundidad y 110 metros de la costa, y fue creado en 1992 por un grupo de buceadores quienes en un principio comenzaron a organizar algunas de las estatuas arrojadas al agua de manera artística.

Arte submarina: curiosamente estos no son los únicos museos sumergidos. También hallamos la interesante obra de Jason de Caires Taylor y su mundo sumergido. Un museo submarino repleto de estatuas sumergidas que solo puede ser visitado por buceadores debido a su profundidad.

Como si se tratase de un museo en si mismo, pero rápidamente el proyecto tentativo para crear un museo se convirtió en un museo propiamente dicho cuando distintas obras a ser exhibidas fueron creadas para el mismo. Desde recreaciones de obras arquitectónicas como la Torre Eiffel hasta recreaciones de obras artísticas famosas.

No obstante, las figuras más comunes son los líderes soviéticos. Esto principalmente debido al culto de personalidad que el régimen intentaba imponer constantemente en la población de los distintos territorios soviéticos.

Fotografía de Vladimir Lenin.
Lenin leyendo el periódico.

Con sus dos «salas»de exhibición que separan las piezas soviéticas de las más modernas realizadas para el museo, gran cantidad de visitantes solían bucear a través del mismo. No obstante, el conflicto anteriormente mencionado entre Rusia y Ucrania ha puesto al museo dentro de la zona en conflicto, por lo que en los últimos dos años la asistencia al mismo se ha visto reducida.

Estatuas sumergidas en el museo sumergido ucraniano.
Estatuas de los líderes del partido soviético.

Venganza contra las estatuas: los actos de venganza contra las estatuas son algo común. Por ejemplo, en el Antiguo Egipto se solían destruir las estatuas de las dinastias y faraones anteriores, mientras que en Alemania las estatuas consideradas como incorrectas han sido aisladas del público en una remota fortaleza: La prisión para estatuas caídas en desgracia de Spandau

Como vemos en las siguientes imágenes los bustos de los ideólogos y dictadores que antaño oprimieron a Ucrania y tantas otras Repúblicas Soviéticas hoy se están convirtiendo en un gigantesco coral artificial.

Vladimir Lenin y karl Marx
Lenin y Marx.

Más sobre arte sumergida

Acuapaisajes, el arte de recrear bosques sumergidos dentro de peceras

Buceando por el cementerio sumergido del lago Truk

Estatuas del museo de Tarkhankut
Estatuas soviéticas sumergidas del museo subacuático de Tarkhankut.