Los efectos psicológicos de Pearl Harbor

Tras el ataque a Pearl Harbor, el alto comando estadounidense quedó con un sabor amargo en la boca, y desde el primer momento desearon vengar el hecho atacando la mayor base de operaciones japonesa en el Pacífico. En efecto, la denominada como «venganza por Pearl Harbor» se convirtió en una de las mayores obsesiones de las fuerzas armadas estadounidenses, ya que los generales creían que debían mostrar su iniciativa devolviendo el ataque.

Si bien lo anterior parece extremo, debemos remarcar que Pearl Harbor además de ser un golpe militar certero contra los Estados Unidos fue un golpe psicológico a toda la población de dicho país, al punto que la paranoia sobre un «ataque sorpresa contundente» estaba a la orden del día. Esto puede verse claramente durante la denominada «Batalla de Los Ángeles», episodio histórico ocurrido en 1942 en el cual el ejército estadounidense luchó contra una invasión japonesa fantasma debido a un confusión.

La venganza por Pearl Harbor

Esta era la hallada en el lago Truk, lugar en el cual la Armada Imperial Japonesa tenía una enorme base de operaciones que utilizaban no solo para reparar su flota, sino que además servía como principal punto logístico de las varias operaciones militares en la región. Ciertamente esta base era la joya de la Armada Imperial, y atacarla no solo causaría serios problemas logísticos y de suministro para sus tropas sino que además significaría un golpe a la moral japonesa.

El navío de la Armada Imperial Japonesa Hokuyo Maru recibe un golpe directo durante la Operación Hailstone.

No obstante, la base del lago Truk no era solamente una base militar. En la misma se hallaba un enorme hospital naval, un complejo de instalaciones de almacenamiento de comida y provisiones para civiles, y cientos de hogares de familias de pescadores. No solo se trataba de civiles japoneses, sino que además vivían los nativos de la isla ya que esta fue invadida por Japón previo a la construcción de la base. Nada de esto le importaría a las fuerzas estadounidenses.

Su deseo de venganza se cumplió el 17 de Febrero de 1944, con un brutal y sangriento ataque conocido como Operación Hailstone. Durante tres días bombarderos estadounidenses destruyeron prácticamente todo, sin importar si las instalaciones que atacaban eran militares o civiles -especialmente pequeños barcos de pesca y los hogares de los pescadores-. Truk se había convertido en un área de pesca de importancia para Japón. Un Japón que debido a los embargos internacionales se encontraba en estado de emergencia alimentaria.

Restos sumergidos de la base del lago Truk, la venganza por Pearl Harbor.
Restos sumergidos de la base del lago Truk, la venganza por Pearl Harbor.

El resultado, además de la pérdida de vida humana, fue extremadamente costoso para Japón: 60 barcos hundidos y unos 275 aviones destruidos, en su mayoría anclados a portaaviones como el Nippon Maru, que terminaron en el fondo del lago.

La Segunda Guerra Mundial a color: por lo general asociamos a la segunda guerra mundial con los tonos de blancos, negros y grises del «blanco y negro». No obstante, existen una gran cantidad de imágenes del que es el conflicto bélico más importante en la Historia mundial en color. Puedes ver muchas de estas en el siguiente enlace: Las mejores imágenes de la Segunda Guerra Mundial en color.

Si bien la marina japonesa intentó ocultar y aminorar la tragedia, la magnitud del ataque fue tal que la noticia del bombardeo se expandió por todo Japón en cuestión de días, y esto golpeó fuertemente la moral de la nación asiática, la cual estaba viendo como las victorias militares de principios de la guerra por todo Asia y el Pacífico rápidamente comenzaban a convertirse en derrotas.

Restos sumergidos de la base del lago Truk, uno de los tantos restos sumergidos tras la venganza por Pearl Harbor.
Restos sumergidos de la base del lago Truk.

En el día de hoy, los restos del ataque a la base marítima del Lago Truk se han convertido en un monumento sumergido, un cementerio bajo el agua fiel testigo de uno de los momentos más sangrientos de la segunda guerra mundial.

Cientos de buceadores visitan esta tumba sumergida debido a la infinidad de aviones, barcos tanques de guerra, camiones y otros vehículos sumergidos en el mismo. Lentamente convirtiéndose en corales naturales a medida que las especies de la región fueron tomando las estructuras para si mismas y convirtiéndolas en sus hogares, mientras la oxidación por otra parte hace su trabajo y lentamente destruye esos colosos de metal.

La guerra en el Pacífico: fue tal el nivel de violencia y agresividad en este escenario de la Segunda Guerra, que los soldados de ambos bandos quedaron fuertemente afectados a nivel psicológico. Como quedó demostrado durante la insólita Operación Cottage por parte de los Estados Unidos. Invasión a una isla completamente vacía que, de manera sorprendente, terminó con 300 bajas.

Como mencionamos anteriormente, el punto se ha convertido en una zona de atractivo turístico, y esto ha beneficiado en gran medida a los nativos de la zona quienes utilizan el turismo como medio de vida.

Restos sumergidos de la base del lago Truk.
Restos sumergidos de la base del lago Truk.

El atractivo especial para los buceadores no solo radica en la infinidad de tanques de guerra y camiones de transporte de tropas desparramados por el lecho marino, sino la manera en la que estos se encuentran desparramados. Esto es debido a que durante la operación Hailstone se hundieron varios barcos de transporte japoneses y al ser destruidos y darse vuelta mientras se hundían los vehículos que transportaban sobre sus cascos fueron violentamente expulsados. Por lo que el lecho marino del lago Truk, irónicamente, parece un campo de batalla.

Restos sumergidos de la base del lago Truk.
Restos sumergidos de la base del lago Truk.

Más sobre lugares sumergidos

El mayor cementerio subacuático de estatuas soviéticas

El mundo sumergido de Jason de Caires Taylor