Imagen de dos de las páginas del Pictorial Webster.

Cómo funcionan las imprentas de tipos móviles y el Pictorial Webster’s

Utilizando una imprenta Lynotype del siglo XIX restaurada, John Carrera logró reimprimir de manera fiel a su edición original el Pictorial Webster,

La imprenta de tipos móviles revolucionó la manera y sobre todo la velocidad con la cual la información era diseminada. Este cambio en la manera en la cual la información podía ser reproducida y distribuida llevó a que incluso los distintos gobiernos implementen «permisos de impresión». Estos permisos no tenían el objetivo de custodiar los derechos de autor como las leyes modernas, si no que más bien intentaban controlar la información que podía reproducirse. Esto, lógicamente, debido al recelo que tenían las sociedades feudales de antaño por controlar el pensamiento de las personas.

Las imprentas de tipos móviles

Grabado de la impresión de un libro.
L’Imprimerie, d’après Jan van der Straet.

Sobre todo en sus tiempos antiguos y más artesanales la impresión de libros y tratados era tanto una compleja técnica que requería de un amplio arsenal de conocimientos de mecánica e ingeniería como así mismo toda una obra de arte. Hemos hablado en el pasado sobre la magnífica Nova Reperta, obra sobre divulgación científica y tecnológica publicada en 1580 en la cual se ilustraban mediante grabados xilográficos distintas técnicas nuevas, como su autor, Jan van der Straet, utilizaba su propia imprenta para demostrar la moderna técnica de grabados con imprentas de tipos móviles.

El Pictorial Webster’s de John Carrera

El video a continuación es un gran ejemplo de las técnicas empleadas en las imprentas de tipos móviles. Se trata de los intentos del técnico en impresión amateur John Carrera por recrear, rearmar y re-compaginar el bellísimo Pictorial Webster’s, un diccionario pictórico y enciclopédico el cual contiene las ilustraciones halladas en los varios diccionarios Merriam-Webster publicados a lo largo del siglo XIX. Utilizando para dicha tarea una imprenta contemporánea a la obra fabricada por la histórica y mítica Linotype completamente restaurada.

Es decir, la intención de John Carrera y su equipo no fue simplemente la de imprimir una versión moderna del Pictorial Webster’s utilizando tecnología de impresión moderna. Por el contrario, la intención de este equipo de creativos y técnicos fue la de crear su obra de una manera fiel a los métodos originales de antaño, imprimiendo cada página con una imprenta de tipos móviles fabricada en el siglo XIX, y así lograr un resultado final fiel en calidad y en detalles similar a los trabajos originales (recordemos que el Pictorial Webster’s es una recopilación de las ilustraciones halladas en los diccionarios Merriam-Webster).

No solo se debieron restaurar los tipos móviles para el proyecto. Hallar el papel correcto en el cual los niveles de absorción de la tinta sean óptimos fue toda una odisea en si misma. En efecto, si se utilizaba un papel de absorción rápida no se lograría imprimir correctamente cada tipo, mientras que si se utilizaba uno de absorción lenta se correría el riesgo de conseguir imágenes corridas o difusas en el papel.

Vemos también que el proyecto empleó técnicas de encuadernado contemporáneas a finales del siglo XIX, utilizando cuerdas de hilos curados para darle la forma al lomo del libro, y a su vez coser las hojas al lomo. Todo un proyecto artesanal nacido del amor que los creadores del mismo poseen hacia la impresión clásica de libros y el trabajo artesanal de los mismos.

En un principio las ilustraciones en los diccionarios Merriam-Webster se hallaban en un apartado especial. La primer edición en contener ilustraciones fue la de 1859, y los tipos móviles que contenían cada ilustración se confeccionaban a partir de ilustraciones lineales las cuales eran transferidas a grabados en madera xilográficos (uno de los más bellos ejemplos de este tipo de arte puede verse en la obra ilustrada de Doré).

El proceso se simplificó bastante a partir del año 1890, ya que las ilustraciones lineales fueron reemplazados por fotografías (las cuales luego eran transferidas a los grabados de madera). Esto permitió obtener grabados con lineas y sombras más suaves. Finalmente, y si bien se continuaban utilizando imprentas de tipos móviles, otro cambio tuvo lugar en el año 1934, cuando varios de los grabados comenzaron a confeccionarse a partir de ilustraciones hechas con tinta. Esto último generalmente era el método preferido para las ilustraciones de anatomía, arquitectura y de ingeniería.

Quizás la mayor curiosidad acerca de las ricas y cuantiosas ilustraciones halladas en los diccionarios Merriam-Webster se trató del hecho que las mismas fueron uno de los primeros intentos en la Historia por crear información de tipo visual. El anterior no es un detalle menor, ya que esta tarea requirió de la creación de miles de tipos móviles para cada una de las ilustraciones. Un trabajo de índole monumental que requirió de una cantidad considerable de artistas talladores creando cada uno de los tipos. No obstante, una vez confeccionados, esto permitió la impresión en masa de diccionarios con dichas ilustraciones.


Más sobre impresión y gráfica antigua

Obras de arte de la Naturaleza, Kunstformen der Natur, el libro más bello

Mindon Min y su gigantesco libro de mármol

Ocultar imágenes en el filo de las hojas de un libro

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies