Uno de los fenómenos naturales más bellos y a la vez raros ocurre en Sigulda, país de Letonia, durante el inclemente frío del mes invernal de Diciembre. Allí, cuando la acumulación de cristales de hielo compacto que flotan libremente a través del aire es óptima, se forman impactantes pilares de luz que se elevan desde la tierra hacia el cielo, como si se tratasen de columnas etéreas vanamente intentado sostener al firmamento mismo.

Detalle de la parte superior de un pilar de luz. Vemos como su parte superior se ensancha asemejándose a la forma de una columna gótica.

Si bien han sido estudiadas en profundidad aun no se ha podido dilucidar matemáticamente el por qué los pilares se ensanchan en sus extremos lejanos, aspecto que les da esa forma tan característica de las columnas que sostienen las bóvedas góticas. Razón por la cual no solo son extremadamente bellos, sino que además todo un misterio de nuestra increíble naturaleza.

Como podemos ver en la imagen hacia la derecha, en la cual es visible el detalle de la parte superior de los pilares, vemos como estos son extremadamente similares a la forma y diseño de un pilar de techo abovedado gótico. Con las alas curvas saliendo hacia sus costados e incluso presentando los característicos filos intermedios que engrosan la estructura de dichas columnas. Realmente una bella e interesante coincidencia entre la arquitectura humana y la naturaleza.

Estos bellísimos pilares de luz en Sigulda no son los únicos fenómenos atmosféricos en el cielo relacionados con distintos tipos de luces. Por ejemplo, en el cosmodromo ruso de Baikonur (cosmodromo es la palabra que los soviéticos utilizaban para definir un complejo de plataformas lanzadoras de cohetes), construido durante los tiempos de la Unión Soviética, también suelen verse bellos juegos de luces en los cielos por las noches. No obstante, dichas luces son fenómenos artificiales producidos por el lanzamiento de cohetes. La gran diferencia de los pilares de luz de Sigulda radica en que estos últimos son un fenómeno completamente natural.

Agrupación de pilares vistos desde las afueras de la ciudad de Sigulda.
Agrupación de pilares vistos desde las afueras de la ciudad de Sigulda.

Estos pilares se han vuelto un considerable fenómeno turístico en la región. Letonia es un pequeño país sin muchos atractivos turísticos. No obstante, los pilares de luz son tan únicos y singulares que, para varios miles de personas a lo largo y ancho del mundo, estos se han vuelto un justificativo en si mismo suficiente como para embarcarse en un viaje turístico a la región, razón por la cual el gobierno letón ha puesto un énfasis especial en el cuidado de los hielos naturaleza que generan los pilares.

Pilares de luz de Sigulda de distintos colores.
Pilares de luz de Sigulda de distintos colores. Notamos los detalles superiores de los mismos, dando la apariencia de estar sosteniendo precisamente la bóveda celestial.

Como podemos ver la naturaleza no para de sorprendernos con su infinita belleza, variedad y diversidad. Los fenómenos de nuestro planeta tierra muchas veces parecen, y por gran fortuna, una fuente inacabable de asombros y maravillas.

Si deseas leer más sobre fenómenos lumínicos atmosféricos relacionados a la presencia de cristales de hielo en la superficie te recomendamos este artículo sobre los arcos de Parry, uno de los fenómenos atmosféricos más espectaculares del planeta tierra.

Más sobre fenómenos atmosféricos

El parhelio, el fenómeno atmosférico que da la apariencia de varios soles

Los arco iris más extraños, de arco iris dobles a los arco iris nocturnos