Un dato fascinante en la historia de la exploración espacial es el singular récord poseído por Sergei Avdeyev, cosmonauta de la Unión Soviética quien, durante la era de la estación espacial MIR permaneció un total de 748 días, divididos en tres viajes, orbitando la Tierra a 27 mil kilómetros por hora constantemente y por consecuencia «viajando,» relativamente a los humanos en tierra, 0,02 segundos al futuro.

Fotografía de Sergei Avdeyev.
Sergei Avdeyev, cosmonauta que pasó 748 días en el espacio.

Según la teoría de la Relatividad Especial, la ralentización relativa del tiempo es posible. Es decir, para un observador dado (en este caso las personas en la Tierra), el tiempo pasará más lentamente que para un cuerpo que se mueve a una velocidad más rápida relativamente al observador. Mientras mayor sea la velocidad, mayor será la diferencia de tiempo entre el observador y el objeto en movimiento -Para más información leer sobre la paradoja de los gemelos-. En definitiva, este cambio de marco de referencia temporal está completamente contemplado dentro de la teoría de la relatividad especial. Se presenta como un ejercicio mental para poder comprender de una manera simple, mediante la utilización de analogías, algo tan complejo como la dilatación del tiempo.

Esto, de hecho, no es sólo una teoría sino que fue comprobado en octubre de 1971 por los científicos J.C. Hafele y R.E. Keating, quienes utilizando aviones comerciales equipados con relojes atómicos de cesio, extremadamente precisos, lograron contrastar la información obtenida por los relojes en los aviones con la información suministrada por un reloj atómico ubicado en el Observatorio Naval de los Estados Unidos y verificar de esta manera que, de hecho, el tiempo en los aviones transcurrió más lentamente. La diferencia fue ínfima e imperceptible, de hecho, para notar una diferencia cuantiosa deberíamos movernos a velocidades cercanas a la de la luz.

No obstante, los más de dos años que Avdeyev pasó moviéndose a 27 mil kilómetros por hora constantemente, le sirvieron para «viajar» (según el Museo de Historia Natural de los Estados Unidos) unos 0,02 segundos al futuro con respecto al resto de la población terrestre. Es por esta razón que Avdeyev hoy puede considerarse como todo un viajero del tiempo. En efecto, fue literalmente un viajero en el tiempo ya que este cosmonauta es 0,02 segundos más joven que las personas con las que interactuaba cuando tuvo su primer viaje al espacio.

Por último debemos decir que la cantidad de experimentos que se realizaron en la MIR fue tan variada como sorprendente. Quizás porque la agencia espacial soviética no tenía tantos tapujos como la NASA, pero sea por la razón que sea, los aportes realizados, que van desde el sexo en el espacio hasta como crear un buen sauna espacial, han dejado un gran legado a la humanidad. Prontamente le dedicaremos un artículo a esta gran estación.

Más sobre exploración espacial

Como se obtuvo la primera imagen de otro planeta

RAD6000, el ordenador de 33 MHz que cuesta 300 mil dólares

Los mensajes del Apolo

El sauna espacial en la estación MIR