Energia, el organismo soviético encargado de construir la mayoría de los vehículos espaciales rusos, había buscado diferentes acercamientos para brindarle más comodidad a los cosmonautas.

Uno de estos se basaba en un sistema de duchas calientes, cuyos sistemas, también podían alimentar una sauna -las saunas o bayna son extremadamente populares en Europa del Este-. La construcción se realizó sin problema alguno hasta que una vez en el espacio y tras el primer uso, el control de la misión descubrió que la sauna requería mucha más energía de la esperada, ya que en Tierra solo se había probado el módulo por separado y nunca en conjunto con los demás sistemas.

Fotografía de dos cosmonautas utilizando el sauna de la estación espacial MIR.
Sauna de la estación Mir, el mismo causó varios problemas entre los cosmonautas y el control de la misión.

Desesperados ante esto le ordenaron directamente a los cosmonautas desconectar el sistema de raíz. Por supuesto que estos se negaron y se armó una gran pelea por radio, teniendo todas las de ganar los cosmonautas permanecieron toda su misión utilizando felizmente la sauna. Meses después se envió una segunda misión con órdenes de desconectar el sistema.

Al llegar la nueva misión, por supuesto, lo primero que hicieron fue probar la sauna… y tras esto radiaron a Tierra «Desconectaremos la sauna luego de completar todos los experimentos», algo que nunca hicieron y permanecieron toda la misión utilizando la conflictiva sauna.

Cansados de la situación y decididos a terminar con el problema de una buena vez en la tercera misión el Comando decidió mandar un militar con la orden directa de desconectar la sauna a cualquier precio. Al llegar a la estación el militar cumplió con sus órdenes y desconectó la sauna -averiando su sistema para impedir la reconexión-.

Buscando un poco de información en Internet logré encontrar en un foro militar el aporte realizado de un integrante que dice ser el hijo de Komolov Vladimir Viktorovich -uno de los ingenieros de Energia- comentando la misma historia solo que de una manera muy graciosa, ya que menciona los insultos entre Tierra y la Mir.

El foro está caído puede encontrarse un cache del debate -en inglés-.

Esta es una de las tantas asombrosas historias de la estación espacial MIR. Estación que permitió a los soviéticos convertirse en los mayores expertos en hábitats espaciales. Algo que la NASA aprovechó tras la caída de la Unión Soviética cuando le ofreció a Rusia construir la Estación Espacial Internacional. Esto no fue altruismo, sino que utilizó dicha oportunidad para adquirir las décadas de conocimiento y experiencias rusas en el espacio.


Más sobre exploración espacial

Como se obtuvo la primera imagen de otro planeta

RAD6000, el ordenador de 33 MHz que cuesta 300 mil dólares

Los mensajes del Apolo

Sergei Avdeyev, el cosmonauta que viajó 0,02 segundos al futuro