Fotografía de un hombre sosteniendo un obuz.

El descubrimiento por accidente contra el cáncer linfático

Un accidente durante la segunda guerra mundial llevó a que se realice una investigación que daría encontrando con un tratamiento para el cáncer linfático.

Muchos de los generales de la Segunda Guerra habían participado como soldados u oficiales de la primera, experimentado en carne propia el devastador efecto de las armas químicas en las trincheras. Razón no fue de extrañar que al iniciarse el conflicto ambas partes decidieran no volver a utilizar armas químicas o, mejor dicho, no ser los primeros en utilizarlas.

Sin embargo, la desconfianza mutua era extrema, y a pesar de no utilizar dicho armamento, ambas partes comenzaron a almacenar depósitos de armas químicas en los distintos escenarios de batalla. Claro, según argumentaban, sólo en caso que el enemigo decidiese utilizarlas primero -algo muy similar a las armas nucleares durante la Guerra Fría.-

Es así que en Diciembre de 1943 bombarderos alemanes al mando del comandante Wolfram von Richthofen atacaron el puerto de Bari, punto logístico de suma importancia para los Aliados y cuya destrucción quedaría apodada para la historia como «El Pequeño Pearl Harbor». El ataque sería brutal, y dejaría como resultado directo cientos de victimas militares y civiles además de 17 barcos hundidos y 6 imposibilitados. Esto sin contar las decenas de miles de toneladas de cargamento y munición que terminarían adornado el fondo de las aguas del puerto.

No obstante, entre estos barcos se encontraba el John Harvey, que en su carga transportaba aproximadamente 100 toneladas de gas mostaza. Y que tras el explosivo suceso experimentado varios de estos tanques de gas se quebrarían comenzando a largar su contenido, por lo que prontamente cientos de Aliados perderían sus vidas y más de 600 deberían ser hospitalizados.

Debido a que la carga del John Harvey era secreta, decenas de rescatistas y trabajadores del puerto se verían afectados por el gas al ignorar la presencia del mismo. Quizás el recuento más traumatizante es el del buque de la Marina Real Bistra, cuya tripulación, quedara prácticamente ciega tras rescatar a 30 de sobrevivientes.

Pasado un mes, era evidente para los médicos de Bari que de los sobrevivientes habían sido afectados por el gas. Razón suficiente como para iniciar una intensiva investigación al respecto. Se realizarían 53 autopsias, y prontamente un patrón se hizo evidente. El gas mostaza atacaba los glóbulos blancos y el tejido linfático.

Fotografía del bombardeo de bari
El puerto tras el bombardeo de Bari donde varios contenedores de gas mostaza explotaron.

Incapacitados por la precariedad del equipo de combate con el que debían sobreponerse día a día los médicos de campaña, el gobierno americano pondría la información en manos de dos farmacéuticos de la Universidad de Chicago, quienes, a su vez, recibirían todo el apoyo de distintas universidades de los Estados Unidos.

Si bien en 1919 un grupo de médicos alemanes había notado el efecto del gas mostaza sobre los leucocitos, el conocimiento científico de la época les resultó insuficiente como para encontrarle utilidad a este hallazgo. No obstante, veinticuatro años más tarde, los académicos de la Universidad de Chicago, valiéndose del conocimiento previo obtenido para combatir la Enfermedad de Hodgkin, para la cual se utilizaba una variante del gas en su tratamiento, lograron crear una versión de uso medicinal y aplicable del gas mostaza y así lograr, para 1946, el primer tratamiento quimeoterapéutico contra el cáncer linfático. Realmente, una tragedia que terminó en un gigantesco avance científico.

12 Comments

  1. Vi unas fotos de lo que hacia el gas mostaza. Realmente terrible, una desagradable y dolorosa forma de morir. Veo porque acordaron no utilizar armas quimicas.

  2. Sí, totalmente de acuerdo Zelucas, el efecto sobre la piel y los tejidos blandos es aterrador.

  3. ¿Cuando se empezaron a utilizar las llamadas armas quimicas? ¿Solo en la 1º guerra mundial?

  4. Técnicamente desde los Romanos, que tiraban vacas muertas y cadáveres en las fortificaciones enemigas. Pero la única guerra donde se utilizaron armas químicas tal y como las conocemos fue en la primer guerra y después en Vietnam cuando los estadounidenses tiraban agente naranja desde helicópteros.

  5. Las únicas guerras grandes, dirás. Los españoles regamos a los rifeños del norte de Marruecos en los años 20 con gas mostaza, y sólo hace pocos años lo reconocimos. Los italianos usaron gas para someter a los etíopes. Creo que los británicos hicieron algo parecido con alguna rebelión, aunque si lo llegaron a hacer o sólo lo planearon (que esto seguro que sí, hay documentos de ello), no lo sé. Por otro lado, lo del agente naranja, no sé como calificarlo. Fue una burrada, pero no se intentaba usar como arma sino como defoliante, porque no conocían sus efectos. Bueno, al menos los soldados estadounidenses no los conocían: gente de las Fuerzas Especiales iba por los pueblos y, para convencer a los nativos de la inocuidad del producto, llegaban a mojar pan en él y comérselo. Luego…bueno, pasaron cosas muy malas, pero no de forma inmediata.

  6. Golias, el Reino Unido utilizaba mucho una soda corrosiva en su artillería del siglo XIII, no recuerdo exactamente el nombre del compuesto, pero afectaba los ojos y reaccionaba con agua. Si el enemigo estaba sudado o llovía, el compuesto tenía un efecto considerable.

    PD: sorprendente el dato del pan y el agente naranja.

  7. Me faltó una V. Siglo XVIII no XIII 😛

  8. Muy buen artículo y excelente explicación. Siempre se aprende algo nuevo que desconocíamos aquí (hace tiempo que sigo al blog por los feeds).

    Saludos y gracias!
    PLPLE

  9. Entonces estaba equivocado. Yo pensaba que en esos dos conflictos, quizás porque son los más conocidos, se habían utilizado armas químicas. Pero ahora que hago memoria Saddam también las utilizo y el gobierno egipcio contra los yemeníes.

  10. Igual es absurdo el hecho de la prohibición de las armas químicas.
    No me malinterpreten, no soy un bélicista perverso.
    Me refiero a que lo ideal (e imposible) sería tratar de evitar las guerras, y no buscar formas de matarse menos sádicas y más «amables».
    Una simple granadita también puede provocar secuelas irreparables, como ceguera, desmembramiento, sin mencionar la muerte. Y no hace falta que comience a hablar sobre los bombardeos con armas convencionales.

    Saludos Oli, gran página.

  11. opin0 que las gerras no deberian exsistir pero ya que no se pueden predecir hay que sacar de lo malo,todo lo bueno para apaliar y luchar contra todas las enfermedades, como el cancer. corazon.higado.ectera.

  12. Creo que aún peor es el uso del uranio empobrecido y similares radioactivos, las antiguas armas, incluso las químicos, no afectan la descendencia, las consecuencias mueren con la víctima, pero con la radioactividad se cumplen esas profecías bíblicas que hablan hasta «los hijos de tus hijos…»

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies