La segunda guerra mundial fue el ápice, el punto cúlmine de la construcción de fortalezas en la historia de la humanidad. Esto es por dos razones. En primer lugar existían la tecnología y las herramientas suficientes como para construir fortalezas realmente complejas e impenetrables. En segundo lugar, no existían los misiles*, por lo que, a diferencia de hoy en día, construir megafortalezas era estratégicamente viable.

H08
1111-3.jpgEl H08, construido entre 1941 y 1944 en la isla de Jersey, es quizás una de las fortalezas más interesantes de la Segunda Guerra Mundial, ya que la misma no servía como cuartel militar, sino que era un hospital de alta complejidad capaz de alojar, sin contar a los soldados estacionados, personal y oficiales, a 500 heridos al resguardo de las bombas aliadas. El mismo cuya designación oficial era la de Höhlgangsanlage 8, era una gigantesca serie de túneles para los cuales debieron removerse 43,900 toneladas de roca. Los mismos, a su vez, estaban reforzados con 6000 metros cúbicos de concreto alemán de altísima calidad. Según los oficiales del Reich, «capaz de resistir por más de 1000 años». Este hospital, que a su vez contenía un enorme taller para reparar piezas de artillería dañadas.

1111-2.jpg cuadro 1111-4.jpg

El mismo era a su vez pieza central de la barrera de fortalezas sobre el Canal Inglés que, según los planes del Eje, protegerían a la Europa continental dominada por el Reich de futuras invasiones Estadounidenses al continente a través de dicho canal.

La Franja de Maginot
1111-8.jpgTras la Primera Guerra Mundial Francia decidió que no cometería el mismos error dos veces y no permitiría que, en caso de una segunda guerra mundial, Alemania los invada tan fácilmente. Aunque, como todos sabemos, fracasaría miserablemente en su cometido. Para esto, una enorme línea de fortificaciones sería construida en la frontera contra Alemania. Dicha franja de fortalezas sería la nefastamente famosa Franja de Maginot.

Si bien varios generales franceses, como de Gaulle, sugerían un enfoque más móvil y dinámico adaptado a la guerra moderna, apoyado a partir de una poderosa fuerza aérea y una efectiva fuerza motorizada, el Mariscal Joffre y el Ministro de Guerra André Maginot, decidirían «ir a lo seguro» y construir una enorme franja de fortalezas que se extendiera desde Suiza hasta Bélgica**. Esta franja estaba compuesta por gruesas paredes de concreto reforzado con paneles de acero, que conectaban una serie de bunkers especializados. Estos iban desde barracas y centros de suministros hasta puntos de artillería y unidades anti-tanques y anti-aéreas. Todo a su vez intercomunicado por líneas de ferrocarril subterráneas capaces de sobrevivir al más intenso bombardeo.

1111-7.jpg1111-6.jpg1111-9.jpg

De hecho, se decía que las facilidades de la Franja eran más cómodas que las halladas en una ciudad moderna. Tras planear la construcción de un cañón de 47 metros, los alemanes simplemente decidirían no hacerse problema con semejante fortaleza. Simplemente rodearían la franja, cruzando por Bélgica, y atraparían a los franceses por la retaguardia sin que éstos tengan tiempo de reaccionar.

Wolfsschanze
1111-12.jpgEn el bosque de la zona polaca de Ketrzyn existe uno de los bunkers más impresionantes y llamativos de la Segunda Guerra Mundial, Wolfsschanze -en español «La cueva del Lobo»-. Diseñado para ser el cuartel general del Reich en Europa del Este, el mismo es una masiva fortaleza ubicada en un bosque inexpugnable. Como si ya no fuesen suficiente los varios metros de sus paredes de concreto, que pueden apreciar en las imágenes aquí presentes, reforzadas con múltiples capas de paneles y gruesas vigas de acero, el bosque circundante estaba plagado de minas y «comandos fantasma» de la Waffen-SS, ala militar de las SS compuesta por la élite del ejército, cuya misión era la de «pelar» y aterrorizar a cualquier fuerza invasora antes de que esta llegase al bunker.

En la fortaleza el mismo Hitler pasaría 800 días, y sería el punto sobre el cual se conduciría la Operación Barbaroja, el nombre clave para la invasión la Unión Soviética.

1111-10.jpg1111-11.jpg1111-13.jpg

* Tengamos en cuanta que lo más avanzado en cohetería eran los V2, y los mismos se resumian con la siguiente frase: «Disparalos, y donde caigan que caigan».
** Imaginen el tipo de construcciones defensivas contra el territorio enemigo que se hacen en el AoE 😆

Esta entrada tiene 13 comentarios

  1. Y como nota al margen, dos películas sobre bunkers de la Segunda Guerra:

    «The Bunker» – De terror psicológico. 7 soldados alemanes son semi abandonados en un bunker casi al final de la guerra.

    «Outpost» – De terror, ciencia ficción. Un grupo de mercenarios son contratados por una empresa para ir a recuperar cierto item a un bunker aleman abandonado en Europa del Este. Cuando llegan al lugar se encuentran con una sorpresa inesperada.

  2. A mi «Blast From The Past» quizas naif, frivola etc… pero me encanta. 🙂

  3. No la vi, la voy a buscar. Acabo de ver que es sobre alguien que pasa 35 años en un bunker. Me encanta ese tipo de tramas 😀

  4. Si es de esas comedias grosas, para ver un domingo frio con pochoclo, mucha coca y waffles.
    la guardo en la seccion donde tengo «El dia de la marmota» (Groundhog Day) y otras peliculas (Gene Wilder, Steve Martin, Jim Carrey) etc 🙂 😀

  5. Bueno, en mi pueblo (Ferrol, anteriormente conocido como «El Ferrol del Caudillo»), el susodicho Caudillo decidió que, siendo como era una base naval de cierta importancia, había que protegerla de posibles ataques enemigos. Lo cierto es que la ciudad ya había sido fortificada en los siglos XVIII y XIX (los imponentes castillos de la entrada de la ría, la Cortina (un murallón erizado de cañones que defiende el arsenal), la muralla de tierra (hoy demolida, salvo dos puntos insignificantes)… Pero Franco pensaba que no era suficiente, y decidió construir un enorme sistema de búnkeres y casamatas, con túneles para transportar hombre y municiones, al norte de la ría. Todo ello equipado con numerosas posiciones de artillería antiaérea, cañones de 152mm y lo más importante, seis cañones de 381mm en grupos de 2: uno en Ferrol, otro al sur de la ría y otro en las inmediaciones de La Coruña. Como anécdota, a pesar de que el puerto y la batería distan, en línea recta, algo así como tres kilómetros, llevó tres meses subir, a brazo, aquellos enormes cañones Vickers por los caminos de cabras que llevaban hasta su emplazamiento.

    Lo que pasaba es que esto ocurría acabada la Segunda Guerra Mundial, supuestamente para defendernos de los americanos o ingleses (si decidían acabar de una vez por todas con el amigo de Hitler que se había librado) o, posteriormente, de los rusos (suponiendo que viniesen por mar hasta Ferrol, algo muy improbable). Además, esta clase de fortificaciones, copiadas del Muro Atlántico alemán, estaban ya obsoletas cuando se proyectaron.

    Llegados los años 80, los cañones fueron desmontados y vendidos como chatarra. Hoy, todo el complejo está abandonado, aunque los ferrolanos aún suben hasta allí para apreciar las imponentes vistas y pasear entre las ruinas de las gigantescas casamatas. En La Coruña, sin embargo, conservaron la pequeña parte del sistema que les correspondía; un cañón de 152mm, por ejemplo, está en la misma ciudad, formando parte del parquecito adyacente al Museo del Ejército. Es una lástima, pero en mi pueblo no sabemos conservar ni apreciar lo que tenemos.

    Sobre la Línea Maginot, pues comentar sólo que los franceses ya sabían que los alemanes no la atacarían. La idea estratégica era, de hecho, forzar a que el plan alemán consistiese, necesariamente, en atacar por Bélgica, sumando así distancia a la marcha y consiguiendo un aliado forzoso para Francia y Gran Bretaña. En ese sentido, la Línea fue un éxito. Lo que nadie esperaba es que, en vez de poner el principal esfuerzo en el flanco derecho, al Norte, los alemanes atacarían a través de las Ardenas. Si los franceses hubiesen hecho caso a De Gaulle, divisiones francesas acorazadas habrían cortado la penetración alemana; pero, con sus carros dispersos en múltiples divisiones de infantería, no pudieron hacerlo, y lo demás es historia.

  6. letopo, El dia de la marmota me encanta, y me desespera a la vez. Me imagino experimentar esa situación y me aterroriza 😛

    Golias, excelente como siempre. Si, conozco el verdadero significado a la franja de Maginot, fue un comentario a manera de chiste el de la retagurdia 🙂 Realmente muy interesante lo de Ferrol. Buscaré más información sobre el tema ya que me ha interesado.

  7. Fortificadamente interesante el texto.

  8. Hola.

    Sigo tu pagina desde hace poco, pero me parece fascinable, estoy viendo todos los articulos anteriores, ya que no quiero dejar escapar ninguno de ellos. Revisando este ultimo he visto que comentas sobre los bunkers de hitler en Gielroz, la imagen que tienes es de mala calidad, y curiosamente el año pasado realize un vieaje en moto recorriendo Polonia, tomando fotos de los bunkers, te ofrezo 2 fotos del mismo bunker que sale en la foto, en las cuales se ve lo grande que es con buena calidad y en la otra tan solo unos metros mas lejos, da unaidea de lo dificil de encontrar los bunkers en el bosque tan frondoso en que estaban.

    Te dejo un correo «secundario», ya que mucha gente vera mi correo, aunque sea una cuenta pa estos menesteres, te rogaria elimines estas ultimas lineas de mi comentario, o el mismo entero.

    juanito334@gmail.com

    Un saludo de un admirador de tu labor.
    David.

  9. vacilate la discoteca en principio emblematica droga sexo y ala final ruina y destruccion donde hay placer inevitablemente tiene que haber dolor porque el uno es consecuencia del otro cuando se tiene esto claro es posible que a la final la frustracion sea menos traumatica SANNICOLAS :brujita:

  10. Hahahaha, el videillo xD… que lindo hospital! Me encantan los lugares abandonados en especial si estan asi desde la Segunda Guerra Mundial 😉

Deja un comentario

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies