Defensas en los tiempos de guerra

Existen en todo el mundo territorios plagados de estructuras defensivas, legados de guerras pasada que sirven como un recordatorio de tiempos oscuros de la humanidad. Holanda, por ejemplo, tiene playas con un búnker cada 100 metros ya que los alemanes temían un desembarco aliado masivo en dicha región; mientras que en los Estados Unidos existe el Greenbrier Hotel, un hotel que en la superficie parece un hotel común y corriente pero que, bajo tierra, es un colosal búnker nuclear.

No obstante, como Albania no hay ningún otro lugar en el mundo, ya que es un país de sólo 28 mil kilómetros cuadrados con más de 700 mil búnkers, algo que le otorga el curioso récord de tener 25 búnkers por kilómetro cuadrado.

Albania, el país con más búnkers

Albania es un pequeño país que durante su historia fue testigo de infinidad de conflictos, guerras y batallas. El siglo XX no fue diferente, y durante la Segunda Guerra fue primero ocupado por la Italia Fascista y luego durante la caída del Eje sumido en una breve guerra civil en la cual el dictador comunista Enver Halil Hoxha tomó el poder absoluto de manera sangrienta.

Los búnkers de Albania.
Interior a un búnker de transito intra-montaña en Albania.

Hoxha se perpetuó en el poder durante 40 años, y se caracterizó por su paranoia y los constantes conflictos étnicos entre albaneses, kosovares, macedonios y yugoslavos viviendo en territorio albanés. Sin mencionar las fuertes tensiones con sus vecinos y un virtual «estado de guerra» con Grecia y Yugoslavia, a pesar de que los yugoslavos eran también comunistas.

Fue durante éste período en el cual decidió construir sin parar y empleando a miles de cuadrillas de obreros cientos de miles de pequeños y medianos búnkers, así como también conductos fortificados entre las montañas.

Los búnkers de Albania.
Muchos de los búnkers fueron reconvertidos a establecimientos comerciales tras la caída del comunismo.

Muchas de éstas estructuras no tenían valor militar alguno, y se encontraban emplazadas en lugares sin ninguna importancia como caminos rurales, plantaciones de trigo y hasta poblados de no más de 70 habitantes.

Los búnkers más grandes del mundo: debido a que los misiles estaban en su infancia, fue durante la Segunda Guerra Mundial que se construyeron los búnkers más grandes de la historia, como por ejemplo la Línea de Maginot, un gigantesco búnker entre las fronteras de Francia y Alemania.

La construcción y mantenimiento de las estructuras acarreaban un peso brutal para le economía de Albania, pero nada podía disuadir a Hoxha, quien ni siquiera escuchaba a los asesores Rusos y sus propios generales sobre la poca importancia de la mayoría de los búnkers y prefería seguir construyendo éstas edificaciones a costa de caminos, puentes y viviendas.

Los búnkers de Albania.
Búnkers en una playa decorados con distintos patrones de pintura.

Tras la muerte de Hoxha y la posterior caída del comunismo en Albania y la caída del comunismo las estructuras quedaron completamente abandonadas, muchas usurpadas por personas sin hogar, otras reutilizadas como bares e incluso establos para animales.

Más curioso aun, si bien en la actualidad hay unos 700 mil búnkers, en su punto máximo llegaron a existir más de 750 mil, pero la falta de mantenimiento y los proyectos urbanísticos están reduciendo el número velozmente.

El interior de una de éstas estructuras convertido en un centro de reuniones.
El interior de una de éstas estructuras convertido en un centro de reuniones.

Si deseas continuar leyendo sobre estructuras defensivas te recomendamos el siguiente artículo sobre las cuevas fortificadas en los Alpes que crearon las divisiones de montaña italiana: Lagazuoi y las montañas laberinto.

Una de las tantas estructuras defensivas de Alabania hoy convertidos en una instalación artística.
Búnker en un parque de juegos para niños.