Ilustración de un cerebro humano

El panteón de cerebros de genios, la colección de cerebros más grande

El neurocientífico Vladimir Bekhterev decidió estudiar qué diferenciaba a los genios. Con este fin creó una colección de cerebros de genios en el Instituto de Investigación Cerebral de Moscú.

Una obsesión con la genialidad

Los neurocientíficos rusos de mediados y principios del siglo XX estuvieron convencidos de la existencia de «patrones de genialidad» en el cerebro humano, realizando todo tipo de estudios tanto en humanos como animales (algo que aun se hace hoy en día con el fin de desarollar nuevas interfaces). Creían, que ciertos aspectos estructurales del mismo eran los responsables de diferenciar a un estúpido -según términos médicos de la época- de un físico o un matemático.

El panteón de cerebros

Fotografía de Vladimir Bekhterev.
Vladimir Bekhterev.

Con esto en mente, el neurocientífico Vladimir Bekhterev, utilizaría su influencia durante el Congreso de Neurólogos y Psiquiatras de 1927 para proponer la creación de una colección denominada «El Panteón de cerebros». Colección singular por demás, ya se encargaría de colectar los cerebros de grandes genios, con el fin de habilitar su estudio e investigación por generaciones futuras.

Irónicamente Bekhterev moriría pocos días después de la fundación del centro bajo «causas misteriosas» siendo registrada su muerte como un problema gastrointestinal y enterrado sin autopsia alguna -la causa real: se atrevió a diagnosticarle paranoia a Stalin-. Su pesado cerebro, de 1720 gramos, mientras tanto, se convertiría en la primer pieza de la colección.

La empresa sería retomada en 1928 por Vogt y varios otros investigadores, reorganizándose en el Instituto de Investigación Cerebral de Moscú. Prontamente una ardua cosecha de cerebros tendría lugar. Catalogados junto a una lista de logros y su respectiva biografía, los cerebros de políticos destacados, músicos y poetas, pero principalmente científicos -con una predilección hacia los matemáticos- irían siendo recolectados y tomarían morada en el lugar.

Fotografía del patreon de cerebros.
Colección de cerebros en el Instituto de Investigación Cerebral de Moscú.

Distintos tipos de estudios serían realizados y compilados en una base de datos interna del instituto. Desde fraccionamiento en películas de porciones cerebrales, hasta estudios sobre fisiología e histología cerebral y estructurales. Siendo, desafortunadamente, perdidos varios de éstos documentos y una considerable cantidad de cerebros dañados a causa del mal cuidado con el paso del tiempo, especialmente durante la caída de la Unión Soviética.

La prisión para genios: los soviéticos tenían una obsesión con la genialidad y su naturaleza. No obstante, la paranoia política de las purgas de Stalin llevó a que muchos de estos genios y personas de ciencia en la Unión Soviética quedara queden a contramano del gobierno soviético y por lo tanto considerados como enemigos del estado por el régimen. Debido a esto se creó una prisión para apresar a estos genios: El gulag para genios

Fotografía del patreon de cerebros.
Colección de cerebros en el Instituto de Investigación Cerebral de Moscú, el panteón de cerebros.

No obstante, si algo puede se le puede acreditar al instituto, como remarca el mundialmente famoso Oliver Sacks, es que fue uno de los primeros centros de investigación neurológica en tener una perspectiva completamente biológica de la razón y la inteligencia humana, dejando de lado el sin fin de explicaciones metafísicas y espirituales que gobernaban la neurología occidental de los años 20s y 30s.

El último cerebro en engrosar la colección sería agregado en 1989, y pertenecería al famoso físico nuclear Sakharov, ganador de un premio Nobel en 1975. Según los registros del centro, podía leerse «Sakharov (1440g)».

Nota curiosa

Una anécdota que quizás merece su tema propio, es el estudio realizado al cerebro de Lenin, tarea encargada al mismísimo Vogt unos años antes de la creación formal del instituto, y para la cual éste debería emplear más de un año con el fin de cortar el cerebro del susodicho en más de 34 mil finas películas y a su vez encontrar algo singular o genial en el mismo para dejar «contento al partido».

Este tipo de historias fueron muy comunes en la Unión Soviética, sobre todo en la industria y la ciencia, y cientos de miles de encargados y directores de proyectos solían falsificar resultados, alterar los números de producción o simplemente inventar datos y resultados con el fin de justificar ante el partido tanto la importancia de la tarea que dirigían así como su propia capacidad para dirigir los proyectos en los cuales habían sido puestos a cargo. Esto, lógicamente, tuvo un efecto devastador a lo largo de las décadas tanto en la industria como en la ciencia soviética.


Más sobre genios

Las hermanas Polgár, las mujeres criadas para ganar al ajedrez

El Enigma de Fermat

Enlaces relacionados

– Investigando sobre el tema encontré a Kurioso, un blog que ha comenzado apenas hace unos días y que vale la pena tener en los marcadores (de este mismo blog, y aunque no esté relacionado, aprovecho para recomendar el artículo ¿Cuánto medía Ernst Neufert?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies