Sharashka, los gulags para genios

Sergey Korolyov, el ingeniero que desarrolló las naves serie Soyuz, los cohetes con los cuales la Unión Soviética dominó la primer etapa de la carrera espacial y construyó la estación espacial MIR ; Nikolay Timofeev-Ressovsky, genetista pionero; Leonid Ramzin, inventor prodigio; Aleksandr Solzhenitsin, Nobel en literatura; Andrei Tupolev, creador de la familia de aviones serie Tu y ANT; y muchos otros científicos tuvieron algo en común: fueron encarcelados en un campo donde, encadenados a tableros de diseño o laboratorios, se les encomendó la tarea de desarrollar tecnología bélica y propaganda para la URSS.

El origen de estos nefastos campos de concentración para genios tendría lugar en 1934, cuando el ingeniero Leonid Ramzin y su grupo de trabajo fueran sentenciados y condenados a seguir trabajando como prisioneros bajo el estricto control de la policía secreta.

Fotografía del exterior del centro de trabajos 7.
El poco sospechoso exterior del centro de trabajos 7 en la Rep. De Komi. En su interior se ocultaba un oscuro secreto.

Entre 1938 y 1939 los frutos de esta comisión serían evidentes, y bajo el mando del general Valentin Kravchenko, y la supervisión directa de Lavrenty Beria, un alto oficial de la NKVD, predecesora de la KGB, se crearía oficial y secretamente la sharashka. En 1941 recibiría su nombre formal, el 4to Departamento Special de la NKVD de la Unión Soviética. Creando durante los años complejos de investigación secretos en las áreas más remotas de Rusia.

Los años serían interminables para sus prisioneros, y sólo tras la muerte de Stalin, en 1953, su condición sería revisada y las operaciones del campo finalizadas.

Los «crímenes» y el esclavismo científico

En la gran mayoría de los casos, los «crímenes» por los que éstos genios eran enviados a la Sharashka eran prácticamente irrisorios. Por ejemplo, el legendario ingeniero aeroespacial Sergey Korolyov, tras ser denunciado falsamente por su jefe, Valentin Glushko, quien lo envidiaba inmensamente, sería enviado a un gulag normal por varios años. Allí, obligado a vivir en condiciones infrahumanas y trabajar hasta la muerte, perdería casi todos sus dientes, y sufriría un daño cardíaco irreparable.

Nota: debemos decir que aunque las condiciones de la prisión para genios eran muy duras, la gente común que caía en este tipo de prisiones sufría castigos muchos más brutales y condiciones de trabajo esclavo inhumanas.

Solamente tras una fuerte presión por parte de un grupo de intelectuales soviéticos, su condena sería «aminorada», y enviado a la Sharashka, donde, totalmente incomunicado de su familia y viviendo en el puro hacinamiento, debería trabajar durante 18 horas diaras diseñando aviones de combate para Stalin.

En la siguiente imagen aérea de Vorkuta vemos como estos campos eran prácticamente ciudades.

Fotografía aérea de Vorkuta, la prisión para genios.
El exterior de Vorkuta. Si bien era un gulag de trabajos forzados varios de sus edificios sirvieron como Sharashkas.

Irónicamente, la paranoia soviética era tal que el mismo Glushko, el denunciante y también ingeniero prodigio, considerado como uno de los mayores expertos en propulsión del mundo, caería como sospechoso durante la Gran Purga y también sería enviado a la Sharashka. Donde se reencontraría con su antiguo y muy demacrado colega.

El trabajo era literalmente de esclavos, y el crédito de los descubrimientos conseguidos por los científicos prisioneros generalmente iba a científicos alineados o en buena relación con el Partido Comunista.

Sobre los campos de concentración: Tristemente este fue uno de muchos de los campos de concentración que existieron a lo largo del siglo XX. No obstante, todo tiene un principio, y el primer campo de concentración en la historia puede trazarse al campo creado por los británicos durante la Segunda guerra anglo-bóer en Sudáfrica.

Tras la muerte de Stalin y la finalización de las sharashka, el estado intentaría mantener a dichos científicos dándoles todo tipo de comodidades. Irónicamente, en el caso del más vapuleado de todos, Korolyov, tras su muerte se crearía una medalla en su honor y se lo despediría con un funeral de estado.


Más sobre genios

El panteón de cerebros de genios

Las hermanas Polgár, las mujeres criadas para ganar al ajedrez

El Enigma de Fermat

Enlaces relacionados

-― Resumen de El Primer Cículo de Aleksandr Solzhenitsin en Wikipedia (recomendado).

― En la página de los archivos de la NKVD puede encontrarse una sección en memoria a las víctimas de dichos campos.