Fotografía del interior de las salinas de Zipaquirá.

La catedral subterránea de las salinas de Zipaquirá

Las salinas de Zipaquirá solían ser un complejo minero de extracción de sal. Hoy en día se han convertido en una impresionante catedral subterránea.

En el interior de la Cordillera Oriental Colombiana existe uno de los depósitos de sal más grandes del mundo. El mismo, fue utilizado desde tiempos inmemoriales por varios de los pueblos aborígenes de la región, sirviendo no sólo como fuente de extracción del preciado mineral, el cual era utilizado principalmente como divisa, sino que además a la vez sus túneles servían como refugio.

No obstante, sería hasta principios del siglo XIX, tras una sugerencia de Alexander Von Humboldt, el famoso naturalista, antropólogo y aventurero del que ya hablamos varias veces, que una explotación subterránea de la mina comenzara a realizarse con el fin de obtener sal más pura.

Fotografía del interior de las salinas de Zipaquirá.
Estatuas en las Salinas de Zipaquirá.

Distintos ingenieros trabajarían en los túneles, llegando décadas más tarde a una profundidad de 2730 metros bajo el nivel del mar. Este punto sería llamado Guasa, y con una gran devoción los obreros construirían una pequeña catedral entre los túneles en honor a la Virgen del Rosario de Guasa, patrona de los mineros. Siendo la misma inaugurada en agosto de 1954.

Esta catedral se volvería un monumento histórico, siendo cerrada al público en 1992 con la creación de una nueva catedral de sal en lo profundo de la mina, unos 60 metros por debajo de la anterior. Más grande y estable, pero sobretodo, mejor planeada y más segura. Dando simultáneamente resguardo del turismo a la más antigua.

Para dar lugar a la misma se debieron extraer 250 mil toneladas de sal roca, y en ella trabajarían un total de 247 personas, entre los que se encontraban más de 100 artistas talladores que darían forma a las distintas obras dentro de la estructura. En total la estructura está compuesta por 3 naves temáticas y un auditorio principal.

Fotografía del interior de las salinas de Zipaquirá.
Salinas de Zipaquirá.

Al día de hoy se han vuelto un importante atractivo turístico de la región, en efecto convirtiéndose en el mayor motor económico de la misma. Los pasajes de la mina se han adornado con todo tipo de luces que resaltan las texturas de las paredes y varias estatuas con diferentes motivos religiosos y regionales han sido esculpidas sobre enormes bloques de sal a lo largo del paso de las décadas desde que la mina se convirtió en catedral.

Más sobre minas de sal y salinas

Las alienígenas minas de sal de Danakil

El lugar más caliente de la tierra y el lugar más frío de la tierra

Las surrealistas minas de sal en Polonia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies