El método o técnica Reid

El método de Reid, o técnica Reid, es utilizado por fuerzas policiales de todo el mundo ya que es una de las maneras más simples y práctica de obtener información de una persona. De manera llamativa su simpleza también lo hace aplicable a situaciones de la vida cotidiana.

Representación de una interrogación en la cual se está utilizando el método de Reid, también llamado la técnica de Reid.
Interrogatorio, el método Reid.

Luego de trabajar durante décadas realizando interrogatorios y entrevistas para la policía de Nueva York, y tras especializarse en psicología social y la utilización de polígrafos como herramientas judiciales, John Reid descubrió que la manera más efectiva de obtener información de una persona era sometiendo a esta a distintas condiciones y estados mentales que desequilibren sus mecanismos racionales de respuesta. Induciendo así a la persona bajo interrogación a entrar en un estado mental denominado como estado de autodefensa el cual promueve y estimula las llamadas «respuestas instintivas». Respuestas rápidas y por lo general corta que llevan al sospechoso a cometer varios errores.

Nota: si te interesan los fenómenos a largo plazo del estrés psicológico en las personas y su conducta puedes leer el siguiente artículo: La mirada de las mil yardas, la manifestación del estrés postraumático. Un fenómeno psicológico sufrido por muchos soldados en el campo de batalla tras enfrentarse a los rigores del combate durante un tiempo prolongado.

Es decir, se busca llevar a la persona siendo interrogada a realizar respuestas apresuradas, instintivas, autodefensivas muy fáciles de desmentir por medio de las cuales se puede verificar qué es lo que alguien encubre, por qué lo hace e incluso obligarlo a decir la verdad al dejarlo una vez expuesto.

En resumen

El método se basa en un conjunto de situaciones contrastantes que lleven a la «provocación de comportamientos», con los cuales se podrá manipular a la persona, es decir, realizar preguntas estructuradas y analizar la respuesta ofrecida -lo que técnicamente se denomina BAI, Behavior Analysis Interview -Entrevista de Análisis de Comportamiento-.

Es importante notar que la técnica no se realiza de manera acusadora, como un interrogatorio, sino que se hace a manera de entrevista. No obstante, en la actualidad esto ha variado siendo la emoción mostrada por el entrevistador dependiente al tipo de pregunta.

De esta forma el entrevistado asocia una emoción con un tipo de pregunta dado, por lo que variando, en las etapas finales, la emoción ante el tipo de pregunta el entrevistador puede inducir al entrevistado a responder preguntas inquisitivas o acusativas de forma más dócil sin que éste presente una defensa muy ardua.

Cómo interrogar con la técnica Reid

Los siguientes son los nueve pasos para conducir una interrogación mediante la técnica Reid desarrollados por la Policía del estado de Michigan en conjunto con la Universidad de Wayne.

Importante: durante este procedimiento el sospechoso debe contestar de manera puntual, es decir, sin permitir que este se explaye en detalle, hasta el paso número 8. Todos los puntos en los cuales el sospechoso deba hablar entre los pasos 1 al 8 de la técnica Reid deberá hacerlo de manera concisa.

Paso 1: Confrontación directa

Al individuo se le hace saber de forma directa o indirecta que existe evidencia suficiente como para incriminarlo (aunque esta no exista).

  • Presentación al sospechoso de una sinopsis de los hechos.
  • Mencionar la evidencia (real o ficticia).
  • El sospechoso es informado formalmente de su participación en el crimen.
  • Observación de la conducta del sospechoso y gestos faciales durante los pasos anteriores.
  • Reafirmar la confrontación con el sospechoso (es decir, este debe saber que está siendo interrogado, investigado y su inocencia puesta en duda).

Paso 2: Desarrollo

Este paso tiene la intención de contrastar con el primero, por lo que se pone al individuo en lugar de víctima, inventando o buscando excusas que lo alejen de la culpabilidad.

  • Transición de la fase de confrontación.
  • Proponer sutilmente al sospechoso razonamientos que puedan justificar o excusar el crimen cometido.
  • Observar el comportamiento del sospechoso ante cada uno de los razonamientos ofrecidos.
  • Este es el más largo de los nueve pasos.

Paso 3: Evitar que el individuo se excuse a si mismo

Este es uno de los pasos más importantes, ya que el evitar que la persona se justifique a si misma diciendo que es inocente o que no lo hizo evita que fortalezca a nivel mental su sentido propio de inocencia (durante situaciones de confrontación y de estrés incluso las personas culpables intentarán convencerse a si mismas de su inocencia. Si logran hacerlo obtener una confesión será muy difícil).

  • Tanto culpables como inocentes intentarán negar el crimen.
  • La falta de justificativos o negaciones puede indicar culpabilidad.
  • El interrogador debe reconocer los justificativos y las negaciones rápidamente y evitar que el sospechoso pueda desarrollarlas o explicarlas en detalle.
    • Esto es muy importante, el interrogatorio en su totalidad depende de este punto.

Paso 4: Superar las objeciones

A esta altura la persona va a defender una justificación propia citando los motivos y razones por las que no cometió el crimen.

  • El sospechoso debe ser alentado a proponer las razones por las cuales éste cree personalmente que no habría cometido un crimen (sus razones propias y justificaciones).
  • Debe alentarse además a que lo haga de manera concisa, obligando al sospecho a ir al grano (esto es muy importante, ya que si se le permite explayarse en detalle el sospechoso reforzará mentalmente su causa)

Paso 5: Mostrar sinceridad y ganar la atención del sospechoso

Los cuatro pasos anteriores fueron de confrontación, ahora el interrogatorio variará en tono, siendo la intención de éste quinto paso la de crear un vínculo psicológico con la persona siendo interrogada mostrando a ésta sinceridad y comprensión ante su situación. El fin de este paso es aumentar el nivel de receptividad de la persona y disminuir sus defensas psicológicas, llevando a que ésta crea que, a pesar de la presión, el interrogador la comprende.

Nota: estamos hablando de una «comprensión de su situación», no de hacer crear a la persona interrogada que el interrogador cree o acepta su argumento de inocencia.

  • El sospechoso está a la defensiva y puede estar tenso y confundido.
  • El interrogador debe asegurarse que el sospechoso le esté prestando atención.
  • El interrogador debe alcanzar un pico de sinceridad en su diálogo.
  • Acercamiento físico y técnicas del habla para comandar atención pueden ser utilizadas.
  • Gestos corporales de sinceridad son utilizados para alcanzar una actitud de entendimiento.

Paso 6: El individuo se tranquiliza y comienza a escuchar

El contraste de presión y apoyo en el interrogatorio hacen que vea al interrogador como una figura paternal. En el caso de los culpables es normal el llanto contenido a causa de la presión. Es importante darle alternativas en este paso ya que, en el caso de los culpables, el tener alternativas los abstrae de la situación que enfrentan y buscan «salirse de la manera fácil» aceptando el «mal mejor».

  • Los gestos corporales de derrota comienzan a manifestarse.
  • Los temas tratados con el sospechoso deben acortarse, indicando alternativas.
  • Establecer un contacto visual intenso es muy importante, el interrogador y el sospechoso deben mirarse constantemente a los ojos.
  • El llanto y las lagrimas a este punto pueden ser un indicador de culpabilidad.

Nota: es difícil obtener una confesión a este punto del interrogatorio a pesar de la presión y el estrés, ya que el sospechoso se siente «sin salida». Los pasos siguientes intentarán ofrecerle esta «salida» para así facilitar la confesión.

Paso 7: Alternativas

En este punto se realiza una pregunta alternativa donde sólo puede haber dos respuestas y en donde a su vez en ambas se asume culpabilidad. La diferencia entre las respuestas es que una es a nivel social más aceptable que la otra, haciendo a los culpables sentir que de esa manera su culpa se aminora.

Un ejemplo simple podría ser ¿Lo haz hecho por motus propio o te han obligado?. Un inocente respondería que no o se enfadaría, pero la presión lleva al culpable a intentar justificarse nuevamente sin prestar atención a la doble intención de la pregunta.

  • El interrogador puede sugerirle al sospechoso que si bien éste fue parte del crimen, en realidad tuvo un menor nivel de culpabilidad que otros sospechosos involucrados.
  • El sospechoso debe elegir entre dos alternativas de culpabilidad, de las cuales una es menos aceptable a nivel social.
  • Deben realizarse varias preguntas hasta que el sospechoso finalmente acepte algún indicio de culpabilidad en una de las preguntas. Una vez que el sospechoso acepta dicho indicio culpabilidad, el interrogador debe enfocarse en este aspecto.

Nota: a partir de este caso se incrementan las posibilidades de obtener una confesión.

Paso 8: Conversación con el sospechoso

En este punto se permite al sospechoso hablar sobre lo ocurrido en detalle, y se le solicita que de sus propias opiniones e ideas. Es muy normal, si es que para esta altura ya no ha confesado en el paso 7, que la presión lleve al sospechoso a confesar al ver que se derrumba su coartada.

  • Importante: el sospechoso ahora es alentado a hablar y explayarse en detalle sobre el crimen.
  • La aceptación de una de las alternativas tratadas en el paso 7 es alentada por el interrogador.
  • Se comienza a corroborar la confesión inicial.

Paso 9: La confesión

Si la técnica se ha desarrollado de manera correcta el sospechoso culpable a este punto sentirá una presión tal que la confesión del crimen es muy probable.

Patrullando el amazonas: ¿cómo puedes patrullar una región fronteriza repleta de pantanos, bosques selváticos y deltas? ciertamente no existe vehículo en la tierra que pueda hacerlo. No obstante, por suerte existe algo mucho mejor, los búfalos: La unidad de policía que monta búfalos para patrullar el Amazonas.

Conclusión sobre la técnica Reid

Aplicada correctamente la técnica Reid (o método de Reid) es una herramienta sin igual para el interrogador, ya que logra activar los mecanismos de autodefensa mentales de la persona siendo interrogada. Esto, por consecuente, lleva a que la persona no razone sus respuestas, y responda de manera instintiva.

Generalmente, y dependiendo del nivel de culpabilidad y el estado psicológico de la persona siendo interrogada, la confesión puede darse anteriormente al paso 9, entre los pasos 7 y 8.

Haciendo así no solo que la persona diga la verdad, sin quererlo, sino que además se contradiga y desdiga constantemente, lo que causa aun más nervios en la misma. Esto, con un poco de astucia por parte del interrogador, lleva comúnmente a una confesión.


Te puede interesar

Wilhelm Voigt un estafador con estatua propia

El enigma de los pioneros del Everest

La fábrica de emociones de Duchenne de Boulogne

Enlaces relacionados

― Puedes encontrar más información en el libro (en inglés) Practical Aspects of Interview and Interrogation, David E. Zulawski, and Douglas E. Wicklander, CRC Press, Ann Arbor, 1998.