Fotografías de los disfraces de Wilhelm Voigt.

Wilhelm Voigt un estafador con estatua propia

Wilhelm Voigt, un estafador tan legendario y creativo que, a pesar de sus crímenes y robos, el gobierno de su país decidió dedicarle una estatua.
Fotograf'ia de la estatua de Wilhelm Voigt.
Estatua de Wilhelm Voigt, tras convertirse en héroe popular..

Un día como cualquier otro de 1906 un alemán llamado Wilhelm Voigt se levantó con la intención de cambiar su empobrecidao y simple estilo de vida, y no exactamente de manera honrada. Con este fin se dirigió a una tienda de rezagos militares y tras un intenso regateó con el vendedor, al que convencería de haberle dado una valiosa estampilla la cual en realidad no valía nada, logró obtener un uniforme de capitán descartado del ejército prusiano. Acto seguido, y con un porte señorial y un caminar tan altivo que inhibiría hasta el más valiente, aparece en las barracas de Köpenick y ordena a un sargento y cuatro granaderos que le acompañen. Estos, al ver a tan imponente capitán, que por cierto nunca antes habían visto, no cuestionaron ni por un momento la orden y lo siguieron en su marcha.

Los soldados se sorprenderían cada vez más al ir dándose cuenta que su viaje tenía como meta las oficinas del gobierno de la ciudad, no obstante, continuaron marchando sin objeción alguna. Una vez allí, «el capitán» les ordena que arresten a Rosenkranz, el secretario del gobernador, y a Georg Langerhans, el gobernador mismo, bajo los cargos de corrupción y desfalco del tesoro público. Los hombres perplejos por semejante orden pero temerosos de tan rígido capitán procedieron a atar a los «culpables» de tan grave crimen mientras al mismo tiempo Voigh tomaba como «evidencia» 4000 marcos y 70 pfennigs.

Tras el arresto le ordena a dos de los hombres permanecer realizando guardia en las oficinas y al sargento y los otros dos granaderos a llevar a los «culpables» a Berlín para que sean interrogados. Luego de dar las ordenes el «capitán» se dirige hacia la estación de tren y desaparece. Sus engaños y creatividad, con el pasar de las décadas harían que este se convierta en un héroe popular.

Artículos relacionados

Victor Lustig, el hombre que vendió la Torre Eiffel

El embaucador de Los Angeles

La madre de los conejos

La Sirena de Fiji

El morboso vendedor de inmortalidad

9 Comments

  1. Me ha encantado. Llegué por tu web gracias a alguna entrada en CPI, creo, y si has visto aumentadas tus visitas desde Bilbao es que a mi alumnado le gusta mucho. Zorionak.

    Lo del tipo haciendo pasarse por militar ya está volando por INFOMOC, una red de antimilitaristas del MOC y asociados.

  2. Ahora me he acordado, no fue en CPI, fue en Tempus Fugit, el maravilloso blog de Shora.
    Tus entradas de juegos son la parte favorita de mi alumnado y lo de Bobitos arrasó!

  3. Ah buee, y yo pensé que uno de los grandes era mi abuelo 🙂
    Este le ganó por el monumento jaja.

    Saludos Oli

  4. Fantástico personaje, jajaja! Qué morro el tío, y luego a darse la gran vida en los burdeles, jaja. Como el Dioni, que le descubrieron por la vidorra que se estaba pegando.

  5. Como te fue con lo del miercoles Oliiiiiiii??? llegaste al final?
    Arranco la tanda de personajes a ver si pegas alguna 😉

  6. Por eso me gusta este blog es de lo mejor que hay sin duda, este estafador paso a la historia y eso que solo fue una gran estafa aunque ya habria hecho algunas otras, por cierto ya viste la pelicula 9 reinas es una de mis favoritas, es de estafadores argentinos, te mando salu2

  7. Oli vengo a dejarte un saludo.
    Cuándo avs a aparecer perdido?
    Estarás con los exámenes seguro, te traigo suerte! 🙂

  8. Oikos, muchas gracias por tu comentario 🙂 Voy a poner más juegos para divertir a tus alumnos 🙂
    .
    Gab, pero a éste lo agarraron a tu abuelo nunca 😛 le gana por eso.
    .
    Alcaper: Hay que disfrutar la vida 😀
    .
    Prismático: Todavía no la vi, pero tengo ganas. Algún día de estos la alquilo.
    .
    Gab: Me fuí de vacaciones, te cuento que casi muero porque estuve a 2 metros de pisar el nido de una cascabel en una excursión jajaja.

  9. Ayer estuve en Köpenick y tuve contancia de esta historia. Habia fiesta en la ciudad. ¡Saludos!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies