La mirada de las mil yardas

Mirada de las mil yardasCon la reciente muerte de Harry Patch, el último soldado sobreviviente que participó en el combate de trincheras durante la Primer Guerra, comencé a leer bastante sobre la vida de este gran hombre, quien a pesar de sus 111 años y frágil salud, continuaría hasta utilizar sus últimas fuerzas en advertir a las generaciones futuras sobre los horrores y la inutilidad de las guerras.

En la serie de recuentos y anécdotas que supo dejar antes de morir, una supo captar mi atención en gran medida. La misma contaba como, en un principio, los oficiales fusilaban a ciertos hombres por cobardía tras que éstos, al recibir una orden, la ignoraban por completo. No obstante, los soldados sabían que no se trataba de cobardía ni desobediencia, sino que había una razón mucho más profunda y desalentadora para este comportamiento que comenzaba a surgir en los campos de batalla modernos. No porque no existiese anteriormente, sino porque las condiciones de la guerra misma habían cambiado, volviéndose mucho más intensas y estresantes. Con el pasar de los meses, el Alto Mando Británico confirmaría esta sospecha, y daría la orden a rajatabla a sus comandantes de no fusilar a éstos hombres. Esto ya que catalogarían a los mismos como ‘enfermos de guerra’. Prontamente todos los bandos tendrían su nombre para esta condición: Kriegszitterer para los alemanes, obusite para los franceses, y shell-shock para los americanos y británicos.

Hoy lo conocemos como desorden de stress post-traumático agudo. No obstante, anteriormente, y años después del aterrador combate de trincheras y gases nerviosos, durante la Segunda Guerra, los soldados comenzarían a referirse a esto informalmente como «la mirada de las mil yardas,» a partir de un artículo aparecido en la revista LIFE y en alusión a la prácticamente abstracta presencia de la persona de su lugar físico. Era fácil reconocerlos, hombres sentados en trincheras o búnkers con sus miradas perdidas, mirando hacia la nada, muchas veces sonriendo a pesar de estar bajo intenso fuego de artillería, ignorando todo peligro a su alrededor como si sus mentes hubiesen decidido escapar de sus maltrechos cuerpos.

En la imagen en cuestión vemos a un soldado australiano de la Primer Guerra en un improvisado hospital de campaña tras la sangrienta Batalla de Ypres, con su mano amputada junto a otros heridos. Sonriente, y completamente abstraído de la sombría escena que le rodeaba, el soldado tiene su mirada perdida en la nada, como si se encontrase en un mundo aparte, alejado de los horrores de la guerra. -click en la imagen para ver la escena completa-.a

19 Comments

  1. El efecto de luz sobre el rostro, principalmente sobre los ojos acentua mas la mirada, de verdad produce dolor. Saber es una cosa, pero ver la foto es otra.

  2. Es curioso que en la marina, cuando te obligaban a ponerte firmes siempre decian: «recluta,no me mire a mi, mire al infinito!! »
    y tu intentabas mirar a un lugar indefinido sin poner cara de bobo, pero creo que al cabo de un rato nuestra mirada era como la del soldado de la imagen.

    Un abrazo Oli. Me estoy repasando todos los articulos que has puesto en los meses que he estado sin poder leerte.

  3. Hay un libro en Google Books, «Madness and the Mad in Russian Culture», en el que dedican un capítulo a este síndrome, desde el punto de vista ruso, que es prácticamente ignorado en el Oeste. Parece ser que los psiquiatras rusos reconocieron pronto este problema, pero que su aproximación al mismo fue más humana que la occidental (donde muchos médicos colaboraron en tachar de «cobardes» y «débiles» a los enfermos). En parte esto se debió, por lo que cuenta el libro, a su general oposición al gobierno.

    En la Segunda Guerra Mundial, en cambio, los casos rusos de stress post-traumático fueron fundamentalmente ignorados. Si lo tenías, o un comisario listillo te pegaba un tiro, o simplemente te dejaban en la línea de fuego y un alemán listillo te pegaba un tiro. Tras la guerra, progresivamente los veteranos fueron reconociendo, a través de sus escasos contactos con otros ex-soldados aliados, la naturaleza del problema y las secuelas que ellos tenían.

  4. Fuera de tema, oye Oli, sobre el «Acerca de» ¿recomiendas algunos libros en especial para los estudios de biotecnologia o sobre temas relacionados? Estoy empezando con mi carrera en farmaceutica pero la biotecnologia en general es algo que deseo ver a fondo y pues una ayuda de alguien dentro del ramo es bienvenida siempre.

    Saludos!

  5. Y disculpa no haber utilizado el formulario para el contacto, se me paso 😉

  6. Interesante articulo. En la pelicula de Kubrick, «Full metal jacket» se hace alusion a este sindrome, aunque ciertamente no es lo mismo escuchar el relato en la pelicula a ver esta foto tan cruda y a la vez reveladora de como es la vida de las personas que quedan con un trauma al estar en guerra.

    Saludos!

  7. me parece excelente tratar estos temas como es…..solo q sigo sin entender el lado positivo de las guerras , una foto realmente impresionante y a la vez cruda…….pero la realidad al final de cuentas…saludos lolitooooo

  8. marcocaceres, sí, exactamente, la composición es increíble.

    Tecnico, bienvenido nuevamente. Hacía mucho que no te leía 🙂

    Golias, interesantísimo como de costumbre Golias. Voy a buscar el libro que mencionas.

    Grx, para darte una buena recomendación necesitaría saber sobre que tópico estás interesado específicamente. Biotecnología para la industria de consumo y el agro, biotecnología en la medicina o algo introductorio.

    Ricardo, creo que es la única película de este director que no pude ver completa, es algo que tengo pendiente.

    tetitooo, saludos 🙂

  9. Este post me ha gustado mucho, debe ser estremecedor ver a esos hombres casi como zombies en un ambiente tan devastado como lo es un campo de batalla.
    Saludos

  10. Que buena foto! Hay muchas cosas que un soldado vive durante una contienda. Muy pocas cosas salen a la luz porque ellos mismos se las esconden muy dentro suyo.
    Hace años, conocí al abuelo de un amigo mío el cual había luchado en la SGM. La única información que pude sacarle fue que estuvo en Africa en 1941. Nunca más dijo palabra acerca de la guerra hasta el fin de su vida. Ni a mí ni a nadie de su familia.

    Mis más sinceros respetos hacia todos los seres humanos que participaron en contiendas militares.

  11. creo que la mejor película que puede retratar la dura vida en las trincheras durante la 1 guerra mundial es All quiet on the western front (1930) (a.k.a. Sin novedad en el frente), y en segundo lugar Gallipoli (1981) donde vemos como los «malnacidos» ingleses (por respeto a los grandes del Rock que no digo algo peor)envíaban a los Australianos como carne de cañon mientras ellos tomaban el té en la playa. Saludos!

  12. «Gallipoli» es muy buena, pero también barre mucho para casa. De los más de 40.000 muertos aliados, la mitad eran británicos (de las islas) y sólo 8.000 y pico australianos (más casi 3.000 neozelandeses), si bien estos eran, como si dijéramos, los más «fotogénicos». ¿Como fijarse en el soldado británico, cuando tenías a esos valientes y llamativos «diggers»? Por otro lado, gran parte de las bajas australianas tuvieron que ver con la incompetencia de oficiales australianos, si bien es cierto que la campaña de Gallipoli tiene incompetencia para dar y regalar, a todos los niveles del mando.

    La importancia política de la batalla fue mayor en Australia, porque fue la primera vez que el país se encontraba con la durísima realidad de la Gran Guerra.

    Por otro lado, resulta cuando menos llamativo que en la mayoría de los libros sobre la batalla prácticamente se ignore a los franceses, diciendo que hicieron sólo un desembarco de diversión en otro punto. Lo cierto es que perdieron algo así como 10.000 hombres, el segundo contingente en número de bajas.

  13. Kenzig, sí, en lo que a fotografía de guerra respectas hay algunas fotografías que son todo un testimonio gráfico de lo acontecido. Como el soldado vietnamita al que están a punto de dispararle en la cabeza, etc.

    asmodeox, Golias, así es, Gallipoli es una excelente pieza cinematográfica. No obstante, comparto el comentario de Golias y me parece que representa a los «Británicos» -en realidad tira contra los Ingleses en sí mismos- de una manera muy mala. Inglaterra siempre utilizó a sus «aliados,» no obstante, si algo no se le puede criticar es que no peleó sus propias guerras. Este mismo tipo de críticas las hicieron Gales y Escocia reiteradas veces a lo largo de los últimos siglos, y no obstante, casi siempre fueron impulsadas más por motivaciones políticas que por acciones reales y contundentes.

  14. Otra muy buena película sobre la Primer guerra es Johnny got his gun. Trata de un soldado muy joven que sufre un accidente el último día de la guerra.

  15. Kenzig dijo «Mis más sinceros respetos hacia todos los seres humanos que participaron en contiendas militares»

    eso incluye a los nazis ?

  16. Algo tendrá que ver con las dosis de morfina para atenuar el dolor no?

  17. A los que esteis interesados sobre el tema os recomiendo una película inglesa sobre soldados mentalmente afectados por la guerra y la terapia de un coronel médico para retornarlos al frente. Es reciente, os gustará, se llama «Regeneration», editada en DVD por Araba Films

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies