Un hallazgo maravilloso

En el año 1900 un buzo realizó un maravilloso hallazgo en un barco romano hundido en Anticitera, o Antiquerra (del griego Antikythera), Grecia. Imposible de estudiar para los científicos de la época, el mecanismo y su utilidad permaneció en el misterio por décadas. Hasta que afortunadamente un siglo después, y tras un gran esfuerzo, las universidades de Cardiff y de Atenas lograran probar que la máquina es la primera computadora diferencial de la historia. Precediendo a la máquina de Charles Babbage por unos 1700 años.

El mecanismo de Anticitera

En el año 1900 Elias Stadiatos, un buzo local, se destinaba a realizar sus actividades descendiendo en una zona famosa por la cantidad de reliquias grecorromanas halladas en sus profundidades. A pesar de esto nada pudo haberlo hecho imaginar que posteriormente en ese mismo día descubriría un barco romano hundido. Como es lógico, tras semejante descubrimiento un equipo de arqueólogos comenzó a rescatar todos sus artefactos, entre ellos un para nada llamativo baúl que estaba en la bodega.

Detalle del fragmento A en su lado anverso:

Fotografía del Mecanismo Anticitera.
Mecanismo Anticitera.

Dos años después del hallazgo, un 17 de mayo de 1902, el arqueólogo Valerios Stais, quien estudiaba los restos del naufragio, llega al baúl. Tras abrirlo encuentra destacada en su interior una «roca». Idea que duraría muy poco, ya que tras un rápido análisis logra observar que «la roca» era en realidad un complejo dispositivo de engranajes.

Muchos años pasarían y el debate sobre la verdadera utilidad del mecanismo traería caldeadas disputas y peleas entre los que afirmaban que era un simple reloj, los que decían que era solamente un juguete y, en gran minoría, los que decían que en realidad era un complejo mecanismo de navegación que predecía la posición de todos los cuerpos celestes conocidos en la época.

El efecto conservador del mar: un caso similar ocurrió en Suecia en el siglo XVII, cuando un navío militar llamado Vasa se hundió en su viaje inaugural debido a un error de cálculo en su diseño. El lodo del lecho marino preservó a la Vasa en perfecto estado de conservación hasta nuestros días.

Gradualmente, con el avance de la ciencia y la llegada de diversas nuevas técnicas como los rayos X, se le fue dando la razón a estos últimos: la máquina era sin duda alguna un mecanismo de cómputo.

Detalle del fragmento A en su lado reverso.

Fotografía del Mecanismo Anticitera.
Mecanismo Anticitera.

No obstante, lo que nadie podría haber imaginado, es que el mecanismo era una máquina diferencial que antecede a la creada por Charles Babbage en unos 1700 años. De hecho Cicerón escribe sobre la existencia de un singular mecanismo en el que «una revolución reproduce los mismos movimientos del Sol, la Luna y los cinco planetas».

Su historia y origen

Su historia es tan llamativa y singular como su utilidad: la máquina, a pesar de haber sido hallada en un navío romano, es de origen griego. Actualmente se cree que fue construida en la Academia de Posidonio ubicada en la isla de Rodas, lugar destacado por sus intensivos y avanzados estudios astronómicos. Los griegos tenían en efecto una de las astronomías más desarrolladas de su era (puedes leer más sobre la astronomía de las civilizaciones antiguas siguiendo este enlace).

Tras varias décadas de guerra y revuelta en la Urbe un líder que cambiaría en 180 grados llega a Roma y obtiene el poder absoluto: Julio César. Sus hazañas fueron tales que obsequios de todas partes eran buscados para honrarlo en sus desfiles triunfales.

No es de sorprender entonces, que maravillado por la impresionante exactitud del mecanismo un general romano decidiera robarlo y entregarlo como obsequio a César. Desgraciadamente, como sabemos, su barco nunca llegó a destino.

Mecanismo Anticitera
Reconstrucción de las partes del Mecanismo de Antiquerra.

Detalles técnicos del mecanismo de Anticitera

  • Se cree fue fabricado entre el siglo III aC y el siglo II aC.
  • Se halló en el Mar Egeo a principios del siglo XX, más precisamente el 17 de mayo de 1902, cerca de la isla griega de Anticitera a unos 45 metros de profundidad.
  • Se cree que el gran Arquímedes diseño este tipo de aparatos, ya que en el libro De re publica se hace mención a esto. Arquímedes fue asesinado por los romanos el 212 aC tras la captura de Siracusa. Es estima que estos tomaron varias de estas máquinas como botín, de las cuales todas se perdieron para siempre seguramente fundidas por su bronce tras la caída de Roma. Irónicamente, lo que salvo al mecanismo de Anticitera hasta nuestros días fue su hundimiento.
  • Su diseño y construcción se realizó para predecir las posiciones de los planetas y los eclipses.
  • A su vez, el mismo era capaz de predecir las fechas exactas de los Juegos Olímpicos, Los Juegos Ístmicos, los Juegos Píticos, Los Juegos de Dodona y los Juegos Nemeos así como los Juegos de Rodas.
  • Está compuesto por 30 engranajes hechos en bronce. El engranaje más grande de todos se encuentra mayoritariamente en el denominado Fragmento A, este mide 140 mm (aproximadamente) y posee 223 dientes.
  • Cuando fue hallado, debido a la acción del mar y la sal el dispositivo estaba disperso en 82 fragmentos.
  • Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

El ordenador digital más antiguo en funcionamiento: si bien el mecanismo de anticitera es el ordenador mecánico más antiguo que se conserva, el ordenador digital más antiguo aun en funcionamiento solo se remonta a mediados del siglo XX. Puedes verlo en funcionamiento siguiendo este enlace: Reiniciando el computador digital más viejo del mundo aun en funcionamiento.

La reconstrucción

Por mucho tiempo se habló bastante y poco se hizo para validar alguna de las tantas teorías sobre el funcionamiento del mecanismo. Todo hasta que un grupo laborioso de investigadores de la universidad de Cardiff se pusiera como meta reconstruirlo.

Tras arduos intentos lograron el apoyo de la Universidad Aristóteles de Tesalónica; la Universidad de Atenas, El Museo Arqueológico Nacional de Atenas y donaciones monetarias de la Fundación Cultural del Banco de Grecia.

Dada la fragilidad del mecanismo el equipo de X-Tek Systems, empresa colaboradora en la investigación, construyó especialmente para la ocasión uno de los más avanzados tomógrafos que se pueden hallar y lo transportó a Grecia.

Cara frontal del mecanismo de Anticitera.
Descripción de la cara frontal y la representación de planetas del Mecanismo de Antiquerra.

HP también ayudó con el diseño de un sistema de mapeo tridimensional que permitió estudiar mejor la estructura del dispositivo. Si bien el estudio todavía no ha finalizado y se espera que hoy, 1 de diciembre, se anuncien los nuevos descubrimientos, entre ellos la decodificación de más de 1000 caracteres de escritura con instrucciones talladas en su superficie, previamente irreconocibles a causa del deterioro producido por el agua y los años, los hallazgos realizados por esta investigación han permitido la reconstrucción de réplicas funcionales, como las que podemos ver en las imágenes.


Artículos relacionados

Los muebles mecánicos de la realeza francesa

Los autómatas sirvientes del Japón en el Siglo XVIII

Enlaces relacionados

Página oficial del Proyecto Antiquera