Los clanes criminales de antaño

Uno de los aspectos mas interesantes del pasado fueron los grupos criminales de gran tamaño que actuaban a manera de clanes. Quizás el más famoso de todos estos clanes fueron los ladrones del cuento Alí Babá y los cuarenta ladrones. No obstante, estos grandes grupos de criminales trascendieron de la ficción y existieron en la realidad, como por ejemplo el clan de asesinos Thug en la India, quienes aterrorizaron a cientos de miles de personas durante su reinado de terror. Entre estos grupos o clanes también encontramos al temible clan caníbal Beane, los peores caníbales de la Historia y de quienes hablaremos a continuación.

El clan caníbal Beane

Clan caníbal Beane.
Sawney Beane del clan caníbal Beane.

Los Beane eran una familia del siglo XVI muy particular, tan particular que un destacamento entero del ejército fue enviado a Edimburgo con el fin de eliminarlos. Y no era para menos, ya que Sawney Beane, su esposa, 8 hijos, 6 hijas y 32 nietos, todos producto de la cruza intrafamiliar, eran una familia de caníbales que en sus cacerías humanas llegaron a devorar a más de mil personas.

Los Beane en uno de los tantos retratos que los representaban. En las oscuras páginas del Newgate Calendar, un catálogo de criminales mantenido por la prisión londinense de Newgate, se cuenta la historia de un hombre que tras no poder seguir con el negocio de su padre se unió románticamente a una mujer con serios problemas mentales y juntos escaparon hacia una cueva en lo profundo de Ayrshire, un área costera de difícil acceso.

Una vez allí comenzaron a asaltar a todo tipo de viajeros desprevenidos por las noches y, según cuenta la historia, llevaban los cuerpos a su cueva para utilizarlos como alimento. Si bien en un principio los asesinatos pasaban desapercibidos entre los tantos crímenes que acontecían en los oscuros caminos de las afueras del pueblo, con el pasar de los años los Beane fueron concibiendo gran cantidad de hijos, tantos que en 25 años superaron los 50 integrantes.

Por supuesto que semejante cantidad de bocas requería gran cantidad de víctimas y prontamente el río comenzó a llenarse de restos humanos desmembrados. El furor en el pueblo fue tal que el linchamiento de inocentes no tardó en llegar, razón por la cual las autoridades locales elevaron la situación al Rey quien personalmente guió un conjunto de 400 hombres de la milicia y un grupo de perros cazadores en su búsqueda. Un pequeño ejército para cazar y frenar a los Beane que estaban sembrando terror en el área como ningún otro grupo de bandidos y criminales en la historia de Escocia.

Unos días bastaron para localizar la cueva, y tras una cruenta batalla se logró capturar a los caníbales en plena acción. Todos encadenados fueron llevados a la prisión de Glasgow donde tras torturarlos se les dio muerte en la hoguera.

El canibalismo y las enfermedades: debido a la compatibilidad de los distintos parásitos y enfermedades halladas en la carne de una misma especie, el canibalismo es algo poco común en la naturaleza. Entre los seres humanos el canibalismo puede llegar a causar una enfermedad tan grave como el kuru, enfermedad neurodegenerativa que, debido a sus efectos severos, muchas tribus que practicaban el canibalismo en el Pacífico han decidido abandonar la práctica recientemente.

Ciertamente una de las historias más espeluznantes de la Escocia del siglo XVI, un territorio que no era ajeno a las atrocidades y calamidades. Hoy en día el clan de caníbales Beane se ha convertido en parte de la tradición local y el folclore de la cultura escocesa. Con festivales que los recuerdan a manera de curiosidad histórica y elemento cultural pintoresco de la historia de la región.

FOtografía de la entrada a la caverna del clan caníbal Beane.
Caverna donde habitaba el clan canibal de los Beane en Escocia.

Un pasado extremadamente oscuro y sombrío que, con el paso de los siglos, se ha tornado en un aspecto cultural. Esto último es extremadamente común a lo largo y ancho del mundo. Muchos eventos, personajes y aspectos culturales oscuros en el mundo en el día de hoy son recordados como algo pintoresco y folclórico.

Mitos y leyendas

Sus orígenes hoy rozan con la leyenda al punto que muchos historiadores ponen incluso en duda que el clan Beane siquiera haya existido. Sin embargo, el hecho de que los Beane sean mencionados en varios periódicos y anotaciones de la época deja claro que este clan sí existió. No obstante, podemos estar seguros que su cantidad de víctimas e incluso su número de integrantes fue realmente mucho menor a los que la leyenda hoy indica.


Más sobre criminales

La mansión del horror, el laberinto de tortura de un asesino serial

El morboso vendedor de inmortalidad