Códice de Leonardo da Vinci.

Los extravagantes inventos de DaVinci, de su vehículo a la ciudad perfecta

Leonardo da Vinci fue un genio del arte, y también un genio de la ingeniería. Aquí te mostramos algunos de sus mejores inventos, de su ciudad a su automóvil.

En el pasado mencionamos como Leonardo da Vinci, conocido mundialmente por sus bellísimas pinturas y esculturas, ciertamente uno de los artistas más influyentes en la historia del arte occidental, debió dedicarse a la ingeniería militar para así poder solventar sus obras.

Autoretratos del renacentista Leonardo da Vinci.
Leonardo da Vinci a los 33 años, a los 38 en el medio y a los 63 a la derecha.

No obstante, además de la ingeniería militar da Vinci también fue precursor en la creación de vehículos de todo tipo, tanto terrestres como aéreos. Muchos de estos, si bien nunca pasaron del dibujo a la realidad eran perfectamente funcionales, como mostramos en el artículo enlazado en este párrafo.

Pero Leonardo da Vinci hizo más que simplemente diseñar vehículos. Diseño ciudades, esquemas de logística, fuentes, sistemas de suministro, sistemas médicos para tratar pacientes durante una epidemia, teorizando correctamente que las personas que sufrían de fuertes fiebres debían ser lavadas y enfriadas para bajar su fiebre.

Aquí veremos algunos de sus mejores inventos. Incluyendo un precursor del automóvil, un ala delta y un diseño de ciudad ideal creada para evitar la que se diseminen de plagas y otros males que azotaban a las ciudades antiguas.

El vehículo auto-impulsado de Leonardo da Vinci

Siglos atrás Leonardo da Vinci pensó durante meses en la mejor manera mecánica de terminar con la molestia de utilizar caballos para impulsar los vehículos terrestres de Florencia. Con este fin diseño un sistema de cuerdas y resortes que se potenciaban de forma dinámica para hacer girar las ruedas del vehículo.

Lo más llamativo de este singular vehículo mecánico es que era perfectamente funcional. Como han comprobado los expertos del Museo de Florencia construyendo una réplica totalmente funcional la cual se puede visitar y ver (funcionar) en dicho museo. Realmene una maravilla tecnológica, para la época.

Ilustración del vehículo auto-impulsado.
El vehículo auto-impulsado de Leonardo da Vinci. Un automóvil mecánico que buscaba el eliminar el uso de los caballos en las calles florentinas.

El ala delta

Da Vinci rozaba la obsesión con el vuelo, es por esto que diseñó una amplia gama de máquinas voladoras basadas en el estudio científico del vuelo de los pájaros. Quizá la más conocida sea el ala en espiral, pero esta no era la mas eficiente de todo lo que creó el genio florentino.

Como vemos logró pensar en un ala delta. Si bien no contaba con los materiales ultra livianos de ahora y los conocimientos actuales sobre dinámica y resistencia al aire, iba por el buen camino correcto. En efecto el ala delta de da Vinci fue reconstruida y probada exitosamente por expertos ala deltistas.

Fotografía de la prueba del planeador de da Vinci.
Reconstrucción del planeador híbrido inventado por el renacentista Leonardo da Vinci

El tanque de guerra de Leonardo da Vinci

«Estos tomarían el lugar de los elefantes en el campo de batalla. Se pueden inclinar. Se puede estar dentro de ellos para desparramar terror en los caballos enemigos, y se pueden poner carabineros dentro para romper las formaciones enemigas».

Así describe Leonardo su visionaria maquinaria de guerra, y no era para menos ya que en el período que comenzaba a idear sus artefactos bélicos su ciudad adoptiva, Milán, se encontraría en guerra contra los franceses, contra otras ciudades italianas -especialmente Venecia-, los alemanes, los austriacos, los suizos, los otomanos y los húngaros… entre otros. Puedes leer más al respecto en el artículo específico que hemos escrito sobre el tanque de guerra de Leonardo da Vinci.

Tanque de Leonardo da Vinci
Tanque de Leonardo da Vinci. Un diseño de vehículo de guerra realizado para las fuerzas de los Sforza.

La ciudad ideal de Leonardo da Vinci

La época en la que Leonardo habitó Milán fue una época extremadamente oscura. La Plaga hacía estragos en la población al punto de que la danza se convirtió en algo macabro. Por esta razón Da Vinci pensó durante mucho tiempo en una ciudad ideal, una ciudad diseñada de manera tal que los riesgos de contagios por desechos y suciedad estuviesen minimizados y la ventilación sea óptima, logrando una funcionalidad entre las reservas de animales (establos, mataderos etc) que eran grandes focos de intoxicación con los hogares y edificios públicos.

Leonardo fue una de las personas que más cerca estuvo de determinar el principal causal de las pestes: la basura y las ratas, así como la acumulación de basureros donde grandes cantidades de basura se dejaba durante varias semanas pudriéndose para luego ser removida por un pequeño ejército de trabajadores quienes terminaban enfermándose y sufriendo las consecuencias. Estos, luego, contagiaban las pestes al resto de la población en un círculo vicioso interminable que muchas veces duraba meses y hasta años y llegaba a diezmar a todos los sectores de la población.

Sobre las plagas y las pestes hemos hablado en detalle en el artículo sobre las máscaras anti-plaga medievales. Si bien el renacimiento era un período mucho más iluminado que el medioevo, muchas de las teorías médicas de ese entonces, como la teoría de los cuatro humores y las plagas viajando a través de los olores eran aun mantenidas por los intelectuales renacentistas.

Maqueta de la ciudad ideal de da Vinci.
La ciudad ideal de Leonardo da Vinci.

Otros inventos de da Vinci

Estas fueron solo algunas de las genialidades del florentino, también encontramos inventos tales como su hélice en espiral, el puente giratorio, el concepto del hombre de Vitruvio, el cañón automático, el tiempo geológico, la bicicleta, el submarino, etc.

Puedes ver la sección a continuación «Más sobre Leonardo da Vinci» donde tratamos en detalle muchos de estos otros inventos por el gran genio florentino.

Más sobre Leonardo da Vinci

Los dos autorretratos escondidos de Leonardo da Vinci

Los 12 pasos para una vida sana (Según Leonardo da Vinci)

Probando el paracaídas de da Vinci

Codex Romanoff y la invención de los emparedados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies