Tag Archives: Astronomia

La cautivadora belleza de las solarigrafias

La solarigrafia es una técnica de fotografía de larga exposición en la cual se imprime en papel fotográfico las distintas trayectorias del sol a través del cielo durante las estaciones del año. Para la misma generalmente se suelen utilizar cámaras de tipo estenopeicas, es decir sin lente y un cuerpo el cual consta de una caja de estanco con un orificio o estenopo por el cual ingresa la luz quedando plasmada en un material fotosensible. En efecto un principio y mecanismo muy similar al utilizado en las cámaras oscuras, las primeras cámaras en la historia.

Tras seis meses o un año la luz que ingresa a través del orificio irá marcando en el papel fotográfico la trayectoria del sol entre sus puntos máximo y mínimo y todos los puntos intermedios entre estos. Un detalle interesante a notar es que el color de cada trayectoria es el color del cielo durante el período de tiempo de esa trayectoria en cuestión, por lo que las solarigrafias no sólo indican el trayecto del sol sino que además son una buena indicación del color del cielo durante cada período de tiempo.

Como puede observarse en la imagen hacia la derecha, las cámaras utilizadas son simples y fáciles de construir y generalmente se construyen utilizando latas. El único desafío técnico presentado por las mismas consta en calcular el diámetro óptimo del orificio o estenopo y la altura a la cual debe ubicarse la cámara para capturar los puntos máximos y mínimos de la trayectoria.

Es una técnica tanto artística como didáctica ya que permite visualizar de manera clara y sencilla la trayectoria de sol en el cielo sin necesitar de una mayor explicación.

Fotografías del solsticio
Un tipo de fotografía similar en temática pero muy distinta en su técnica son las fotografías del solsticio de verano. La técnica en si es mucho más simple y no se necesita construir una cámara especial, simplemente se toma una fotografía por hora desde las 6 AM hasta las 6 PM y luego se realiza una composición de todas las imágenes.

En esta imagen realizada en Noruega vemos al sol transitar directamente sobre el Trópico de cáncer.

Artículos relacionados
Fotografías pioneras, la primer fotografía en la Historia.

Cuán lejos está la estrella más caliente del universo de la mayor temperatura físicamente posible

La estrella considerada como la “más caliente del universo” ha cambiado veces en los últimos años, sobretodo a medida que nuevos radiotelescopios han sido puestos en funcionamiento. Actualmente Eta Carinae ubicada constelación de la Quilla es considerada como la estrella con la mayor temperatura de superficie del universo conocido, la misma posee un radio unas 180 veces mayor al radio de nuestro Sol y una temperatura en su superficie que va entre los 36.000 y 40.000 Kelvin (o unos 35.726,85°C a unos 39.726,85°C). Para darnos una noción de las cifras con las que estamos trabajando, la temperatura de superficie de nuestro sol es de unos 5.777K, es decir, 5.503,85°C. Si bien podemos llegar a creer que Eta Carinae es la estrella más grande conocida, esto no es así, ya que la más grande es VY Canis Majoris, con un radio unas 2000 veces mayor a la de nuestro Sol. Eta Carinae es una estrella de clasificación espectral O, sólo un 0.00003% de las estrellas en el universo corresponden con éste tipo.

Ahora queda preguntarnos, por qué entonces no es VY Canis Majoris la estrella con la mayor temperatura del universo, la respuesta tiene que ver con su conformación. VY Canis Majoris es una estrella roja hípergigante con una masa solar que se estima está entre los 17±8 M☉ (1 M☉ equivale a nuestro Sol), mientras que Eta Carinae es una hípergigante, hípermasiva azul con una masa que se estima está entre los 30M☉ a los 80M☉. Las estrellas azules son estrellas masivas y mucho más densas, por lo que queman su material mucho más rápido que las estrellas rojas y se consumen de manera mucho más rápida, generando niveles de temperatura muchísimo mayores pero, como consecuencia, muriendo muy rápido en comparación y de manera violenta al convertirse en súpernovas (aunque ciertos modelos actuales predicen que Eta Carinae muy posiblemente se convierta en un agujero negro). De hecho, el color visible de las estrellas es un fenómeno físico que viene dado precisamente por la temperatura de su superficie.

La mayor temperatura físicamente posible

Entonces nos queda preguntar, qué tan lejos está la temperatura en la superficie de Eta Carinae de la mayor temperatura posible. La respuesta es mucho, muchísimo. La mayor temperatura teórica que los modelos actuales soportan es la denominada como Temperatura de Planck. Ésta temperatura representa un límite fundamental ya que en éste punto la fuerza gravitacional se vuelve tan fuerte como las otras fuerzas fundamentales. En otras palabras, es la temperatura del universo durante los primeros picosengundos del Big Bang. Su valor: 1,417×1032 K (un poco menos si se tiene en cuenta la teoría de cuerdas).

Pero las estrellas quizás no sean la mejor opción de comparación, ya que hay objetos muchísimo más calientes que una estrella como la formación del núcleo de neutrones de una súpernova tipo II, que puede alcanzar 10×104 K. Sin embargo, la temperatura más alta alguna vez generada ocurrió en la tierra, en el LHC, Gran colisionador de hadrones, más precisamente en el detector ALICE diseñado para estudiar colisiones que producen plasma de quarks-gluones. El experimento en cuestión tuvo lugar en el 2010 cuando los científicos del acelerador de partículas colisionaron los núcleos de átomos de oro. La temperatura alcanzada fue de unos 5,5×1012 K

El punto de la tierra más cercano al espacio

El sentido común nos llevaría a pensar que es la cima del Monte Everest es, en efecto, el punto de la tierra más alto. No obstante, estaríamos en un error, ya que el monte Everest es la montaña más alta con respecto al nivel del mar, mientras que el Volcán Chimborazo, ubicado en Ecuador, es el punto más alto de la tierra en su conjunto. Si bien el Everest es la montaña más alta del mundo, el hecho de que la tierra no es una esfera perfecta, sino que es un esferoide oblato, hace que el diámetro de su eje de simetría sea mayor que el diámetro de su eje perpendicular. Es decir, si medimos el diámetro de la tierra por su circunferencia ecuatorial obtendremos que el mismo es unos 42,77 kilómetros mayor que si lo medimos por su circunferencia polar (12.756km vs 12.714km, redondeados). Esta diferencia se denomina como bulto ecuatorial.

Punto más alto del volcán Chimborazo

Diámetros de la tierraTeniendo esto en cuenta, y el hecho que Chimborazo es la formación más alta cercana al ecuador, es que obtenemos que la cima del mismo es unos dos kilómetros y medio más alta que la cima del Everest, y efectivamente el punto de la tierra más alto de la tierra y cercano al espacio y más lejano al centro de la tierra.

Cima del volcán chimborazo

Esto si bien se sabe desde hace mucho tiempo, en el 2007 Joseph Senne y el planetario Hayden en Nueva York lo demostraron matemáticamente, se confirmó precisamente éste año, cuando dos equipos del Instituto Geográfico Militar de Ecuador y el IRD (Instituto de Investigación para el Desarrollo) de Francia instalaron una antena GPS en la cima del Chimborazo y realizaron las mediciones correspondientes con otros puntos de la tierra..

La estrella más pequeña del universo

Si bien hallar la estrella más grande del universo conocido es garantía de salir en todos los periódicos, y ésto es algo que ocurre seguido ya que constantemente se hallan estrellas cada vez más grandes, hallar la estrella más pequeña es algo quizás no tan glamuroso pero si mucho más interesante, justamente por el hecho de que la enormidad y el gran tamaño son características definitorias de las estrellas. Por lo tanto, que mejor que hallar lo menos dentro de lo más.

2MASS J0523-1403, una pequeña gigante
La misma es, por supuesto, una enana roja, es decir, una estrella de secuencia principal, relativamente de “poca” temperatura, no más de 4000 Kelvin, y una masa y diámetro inferiores a la mitad de nuestro propio sol.

2MASS J0523-1403

Si bien el universo está iluminado por millones de enanas rojas, de hecho son el tipo más común de estrellas en la Vía Lactea componiendo 3/4 de las estrellas halladas en la misma, una de de ellas, 2MASS J0523-1403, es la más pequeña que se conoce. Con un radio solar de 0,086 unidades (unos 59,8 mil km), no sólo es más pequeña que Júpiter y Saturno, y sólo un poco más grande que Neptuno, sino que es además considerada como el límite mínimo al cual puede llegar una estrella antes de dejar de serlo. La misma es muy poco visible, su temperatura es de uno 2074K y su luminosidad solar es de unas 0,000126 unidades. De hecho, es tan pequeña y “poco” caliente que los investigadores dudaron al principio si se trataba de una enana marrón joven (objetos a medio camino entre planetas y estrellas, es decir, muy masivos para ser planetas por lo que inician un proceso de fusión nuclear pero poco masivos para ser estrellas por lo que se terminan “apagando” muy rápidamente). Por lo cual se la considera como el patrón de la estrella más pequeña posible, debido a que si fuese más pequeña simplemente dejaría de ser una estrella.

OGLE-TR-122b
OGLE-TR-122bOGLE-TR-122b es otra estrella pequeña famosa, debido a su parecido en tamaño y forma con Júpiter. Con un radio solar de 0,12 unidades (unos 167 mil km), es una estrella tan diminuta que es apenas un 19% más grande que Jupiter y de hecho más pequeña que muchos planetas extra-solares. Como por ejemplo HD 106906b unas 11 veces más grande que Júpiter.

La impaciente y laboriosa odisea por obtener la primer imagen de otro planeta

Si bien la historia de la astronáutica tanto humana como robótica está plagada de hazañas y odiseas, como pueden ser las misiones Apolo, el satélite viajero ISEE-3/ICE o los atrapa satélites, sólo para mencionar a unos pocos, es quizás la odisea de la sonda Mariner 4 y su equipo de controladores humanos la que mayor emoción en mi despierta. No sólo por lo espectacular de tan sideral aventura, un viaje a Marte y la obtención por primera vez en la historia de una fotografía “detallada” de otro planeta, sino porque creo que la misma representa un ejemplo sintético y al punto de un espíritu aventurero que ya es hoy muy difícil de encontrar en agencias espaciales públicas.

Mariner 4

El Programa Mariner, que, resumidamente, tuvo lugar entre 1963 y 1973 con el fin de enviar sondas robot a Marte, Venus y Mercurio, fue un hecho histórico en la carrera por incrementar el conocimiento humano. Gracias al mismo no sólo se desarrollaron tanto nuevas tecnologías como teorías científicas, claro, se estaba haciendo algo que nunca nadie había hecho antes -salvo por los Soviéticos, pero todas sus misiones a Marte habían, hasta el momento, resultado en un rotundo y fulguroso fracaso- sino que además, y como ya se mencionó en el título de esta entrada, se logró obtener la primer fotografía en detalle de otro planeta. Si bien hoy día la anterior afirmación pueda resultar hasta graciosa cuando consideramos las fotografías en alto detalle que la sonda Spirit nos envía de pequeñas piedritas de unos pocos centímetros de largo desparramadas en la superficie marciana, en los tiempos de la Mariner 4, la segunda y por vez primera exitosa misión a Marte del Programa Mariner, los controladores de la misión no contaban con las veloces supercomputadoras modernas, sensores digitales de imagen de alta densidad ni con las redes de gigantescas antenas tanto en Tierra como las redes satelitales que, en coordinado equipo, se encargan de hacer llegar a los centros de control en el mundo esas preciadas y detalladas imágenes de la superficie marciana enviadas por el Spirit. No, sólo contaban con limitados equipos analógicos de computo, café y hojas y lapices, afirmación que no es exagerada, ya que la primer imagen que tenemos de otro planeta fue dibujada a mano por los impacientes controladores de la Voyager Telecommunications Section en Cabo Cañaveral.

Marte capturado por la Mariner 4     Marte capturado por la Mariner 4     Marte capturado por la Mariner 4

Durante su viaje un error mecánico llevó a que la sonda confundiese a Canopus, la estrella que debía utilizar como guía para navegar hacia Marte, con otro punto de luz, por lo que nuestro metálico Ulises se desvió varios miles de kilómetros. No obstante, la pericia y dedicación de sus controladores salvó la misión, y cuando la Mariner 4 llegó a las cercanías de Marte la misma pasó de modo de viaje a modo de ciencia planetaria, por lo que desplegó sus cámaras y antenas y con su atento ojo electrónico capturó al Planeta Rojo en Dibujo de marte a partir de las imágenes enviadas por la Mariner 4todo su esplendor. Rápidamente llenó su cinta magnética de datos con 22 imágenes tipo grilla pixelada de 200 lineas verticales por 200 puntos horizontales, las cuales ocupaban unos 634 kilobytes en su conjunto. Si bien 634K pueden ser bajados en menos de 1 segundo con una conexión de Internet moderna, a los operadores del centro VT les llevó unos cuatro días bajar la información y alimentar con ella un traductor que la convirtió en números impresos en tiras de papel con los cuales, luego, tendrían que alimentar otro dispositivo que finalmente recrearía fielmente la imagen en si misma. Sin embargo, no tendrían paciencia.

Impacientes, y deseosos de ver ya mismo los resultados, los controladores pegarían las tiras de papel en una placa iluminada y a mano pintarían cada número, representando una tonalidad, hasta completar la primer imagen de otro planeta alguna vez obtenida. El resultado, toda una obra de arte y un testamento a la curiosidad y el deseo de conocimiento.

Dibujo de marte a partir de las imágenes enviadas por la Mariner 4

La advertencia dejada en los basureros nucleares en caso de que una guerra nuclear destruya la civilización y se pierdan las lenguas actuales

Cada basurero tiene su advertencia diseñada en base a su ubicación geográfica. Este en particular es el que se encuentra en la Yucca Mountain nuclear waste repository.En los inicios de Anfrix habíamos hablado sobre cómo el gobierno de los Estados Unidos durante la Guerra Fría había contratado a un grupo de lingüistas y especialistas en semiótica -el estudio de los signos- para diseñar una advertencia gráfica a colocar en sus basureros nucleares la cual pudiese transmitir a cualquier persona ajena a todo lenguaje actual sobre la peligrosidad del lugar. La idea tras éste proyecto era muy noble: incluso si ocurriese una guerra nuclear total y quede destruido en el proceso todo rastro de civilización en el mundo, lo más lógico es que a pesar de todo queden bolsillos aislados de seres humanos que sobrevivan tanto a las bombas como a la radiación residual. Con el pasar del tiempo éstos sobrevivientes, al carecer de infraestructura e instituciones, muy posiblemente reviertan su cultura y forma de vida a un estado tribal o prácticamente neolítico, y muy posiblemente los lenguajes actuales se pierdan o cambien por completo. Por lo tanto, dado el caso, debía dejarse en los basureros nucleares de todos los Estados Unidos una advertencia (hacia la derecha vemos la instalada en la Yucca Mountain nuclear waste repository) que trascienda las barreras del lenguaje y la simbologías e iconografías actuales la cual pueda ser incluso interpretada por seres primitivos.

Uno de los problemas en aquella entrada es que en los comentarios nadie entendía el mensaje que la advertencia intentaba transmitir. No fue hasta que un comentarista de apodo sce dio su interpretación sobre la misma que pude darme cuenta de la genialidad y efectividad de la advertencia diseñada por éstos especialistas. Y es que por supuesto, todos nosotros, o al menos la mayoría 😛 , somos seres que nos criamos y desarrollamos en la civilización moderna, por lo tanto no estamos acostumbrados a guiarnos por el cielo o reconocer instantáneamente grupos de estrellas en nuestras vidas. Por eso, en aquella entrada, nadie podía encontrarle sentido a la misma. Lógicamente, la advertencia no está diseñada para ser reconocida por la gran mayoría de personas actuales, sino por personas que dependan del cielo para guiarse en sus viajes o para manejar los tiempos de sus cosechas y cría de animales, como tantos seres humanos lo han hecho a lo largo de la historia. Por lo tanto, combinar rostros que indiquen estados de animo con constelaciones y sus traslaciones por el cielo para así indicar la orientación de cierto peligro a seres que dependan de las estrellas en su vida cotidiana, es sin lugar a dudas algo realmente genial.

La interpretación de sce:

creo entender eldibujo; hay varias constelaciones: la del borde inferior, con forma de cucharon, es la Osa Mayor; inmediatamente arriba de esta, la Osa Menor, cuya estrella más brillante- Polaris- coincide con el comienzo de la curva dibujada, y es donde hoy se sitúa el Polo Norte Celeste. A la izquierda de la Osa Menor están dibujadas las estrellas de la constelación de Draco. Creo que el grafico indica una línea temporal, ya que la curva dibuajda une los puntos del cielo por donde se desplazará el Polo Norte celeste a lo largo de los siglos, por efecto del movimiento de precesión terrestre. Cuanto más a la izquierda sobre la curva esté el polo norte celeste en un momento dado, menos contaminación habrá, lo cual es indicado con los cuadraditos negros en orden decreciente, así como por la expresión del rostro del personaje: hoy, sitio muy contaminado = rostro enojado, y en el futuro lejano – extremo izquierdo de la curva- casi sin contaminación = rostro alegre. Para completar, el símbolo parecido a un asterisco de la izquierda indica la estrella Vega. De todos modos, tengo grandes dudas de que alguna otra civilización lo llegue a comprender.

Símbolo de peligro radiactivoLo curioso del asunto, es que fuimos presa de nuestras barreras comunicacionales delimitadas por nuestro entorno social. Creo que me han dado ganas de releer Contact, de Carl Sagan y por qué no Solaris, de Stanisław Lem. Otra gran obra sobre barreras comunicacionales entre distintas civilizaciones.

PD: En mi humilde opinión el símbolo rojo es mucho más efectivo: Sal de aquí corriendo o la araña calavera te devora. Que es, por cierto, la advertencia puesta por las Naciones Unidas en varios sitios con deshechos radiactivos.

Vredefort, el cráter más grande del planeta Tierra

VredefortSi bien nuestra atmósfera y clima terrestre fueron extremadamente buenos a la hora de borrar cráteres de la superficie planetaria, a lo largo de los milenios nuestro planeta fue golpeado por gigantescos asteroides y objetos meteóricos. Causado extinciones masivas, cambios climáticos dramáticos y, en algunos casos, cráteres tan grandes que a pesar de los los miles de millones de años desde su creación aun continúan bien definidos desafiando a la erosión.

Vredefort es el cráter (verificado) más grande de nuestro planeta. Se halla en África del Sur y tuvo origen hace unos dos mil millones de años cuando un objeto de 10 kilómetros impactara contra la Tierra a gran velocidad dejando un cráter de más de 200 kilómetros de extensión. Tan grande y definido que incluso, como puede notarse por las imágenes, puede ser claramente visto desde el espacio.

Vredefort, no obstante, no sea probablemente el cráter más grande de nuestro planeta, ya que en la Antártida se encuentra el cráter de la Tierra de Wilkes, el cual se cree supera los 500 kilómetros. No obstante, al estar debajo de una gruesa capa de hielo y encontrarse en una de las zonas más inhospitables del mundo, no ha podido ser estudiado en profundidad, por lo que aun no se sabe si es el producto de un sólo impacto o si en realidad son varios cráteres uno cerca del otro. De este último, ocurrido hace 250 millones de años, se cree que fue el causante del evento de extinción masiva denominado como Catástrofe Pérmica.


View Larger Map

No obstante, ningún cráter en la Tierra se compara al cráter más grande (conocido) del Sistema Solar. El mismo se halla en Marte, y fue el producto de un impacto tan colosal que incluso llegó a modificar prácticamente la mitad de la superficie de este planeta. De hecho, durante la década del 70, cuando se obtuvieron imágenes claras de Marte, los científicos del proyecto quedaron atónitos al ver tanta diferencia entre la superficie de los dos hemisferios de Marte.

Nuevos hallazgos, indican que Marte que impactado por un objeto tan masivo que hoy, lo que anteriormente se cría como una depresión geológica en la que se hallaba un océano, es en realidad un gigantesco cráter de 8500 kilómetros. Se teoriza que algo más grande que Plutón tuvo que haber impactado contra Marte para dejar semejante marca.

Cruithne y la segunda “luna terrestre”

3753 CruithneNo queriendo causar falsas ilusiones en algunos de mis lectores romperé la ‘noticia’ rápidamente. No. 3753 Cruithne, un asteroide de aproximadamente cinco kilómetros de diámetro, no es la segunda luna terrestre ya que el mismo órbita al Sol y no a la Tierra -aunque en ciertos períodos de cercanía la gravedad terrestre perturba la órbita de Cruithne.- No obstante, desde su descubrimiento en 1983 su particular órbita de 364 días y su relativa cercanía con la Tierra durante, especialmente todos los meses de noviembre, hizo que se apodase informalmente a este asteroide como la “segunda luna terrestre.” Esto más que nada por la confusión que causó durante los primeros años de conocida su existencia hasta que se pudo saber correctamente su órbita y a manera broma.

Por desgracia deberemos de conformarnos con nuestros satélites artificiales y la siempre creciente chatarra espacial. Que a este ritmo, seguro en algunos cuantos siglos seremos exitosos en crear una luna de basura -Futurama ha sido visionaria-

La segunda luna terrestre
Proyectil lunarHallarle una segunda luna a la Tierra fue prácticamente una obsesión para varios astrónomos de siglos pasados, sobretodo en los del siglo XIX. Esto llevó a que varios prestigiosos observadores del cosmos se apresuraran a sacar conclusiones sin antes verificarlas del todo. Como por ejemplo Frédéric Petit, director del observador de Tolouse, quien con bombos y platillos anunciara haber descubierto la segunda luna terrestre en 1846. Prontamente el descubrimiento de Petit fue declarado como erróneo y la reputación de este prestigioso hombre se vio afectada considerablemente. No obstante, de esto se enteraría el legendario escritor Julio Verne, quien cautivado por la idea, escribió sobre una pequeña y diminuta segunda luna terrestre. Casi sesenta años más tarde el astrónomo Georg Waltemath, tras estudiar perturbaciones gravitatorias en la órbita lunar, creyó estar seguro de haber encontrado una segunda luna de unos 700 kilómetros de diámetro a poco más de un millón de kilómetros de la Tierra, llegando a anunciar muy orgullosamente que durante algunas noches podía vérsela brillar durante una hora o poco más.

Curiosamente el descubrimiento de Waltemath, que era errado, sería “confirmado” no por un astrónomo sino por un astrólogo, Walter Gornold, quien incluso fue tan lejos como ponerle un nombre: Lilith.

Andrómeda desde otro punto de vista

“En todos tus viajes, ¿has visto alguna vez una supernova? Vi una estrella explotar y expulsar los bloques fundamentales del universo: otras estrellas, otros planetas, y eventualmente, otra vida. Una supernova. Creación en si misma. Estaba allí. Quise verla y ser parte del momento.

¿Y sabes cómo percibí uno de los momentos más gloriosos del universo? ¡con éstas ridículas esferas gelatinosas en mi cráneo! Con ojos diseñados para percibir sólo una pequeña fracción del espectro EM. Con oídos diseñados para percibir solamente vibraciones a través del aire.

¡No quiero ser humano! quiero ver rayos gamma. Quiero escuchar rayos X. Quiero oler la materia oscura. ¿Entiendes lo absurdo de mi? Ni siquiera puedo expresarlo correctamente porque debo conceptualizar ideas complejas en éste estúpido y limitado lenguaje oral. Quiero alcanzar más allá con algo más que éstas garras prensiles, y sentir el viento solar de una supernova soplando sobre mi.”

Esto último pertenece a una de mis escenas preferidas de la nueva Battlestar Galactica. Cuando el Cylon humanoide Cavil -un “robot” con fisiología y fisonomía completamente iguales a las de un ser humano- se queja ante su diseñadora por el hecho de haber sido creado tan humano, tan limitado… Puedo decir que lo entiendo, varias veces me he preguntado cómo sería poder percibir el mundo y el universo con una visión capaz de capturar un porción más amplia del espectro electromagnético. Sería simplemente increíble:

Andrómeda en infrarrojo

Desafortunadamente, solo debemos de conformarnos con adaptaciones de falso-color como la anterior, que por más bellas que sean, no se comparan a la experiencia real. La imagen es una composición infrarroja de la galaxia de Andrómeda. Para una versión en alta-resolución, click aquí.

55 Cancri, el primo cercano del Sistema Solar

55 CancriAl ser una estrella más vieja y por ende menos brillante que nuestro Sol, 55 Cancri permite órbitas más cercanas en su zona de habitabilidad.Si de buscar vida más allá de la Tierra se trata, no solo el planeta viable debe ser tenido en cuenta, sino el sistema planetario en en el que se encuentra. Afortunadamente, para la vida claro, la Tierra habita un vecindario VIP. La misma se encuentra a una distancia óptima de una estrella enana amarilla bastante estable, ideal para la existencia de agua líquida, y sus gigantescos vecinos gaseosos, en vez de amenazarla con devorarla con cada órbita, son lo suficientemente corteses como para atraer y desviar con sus masivas gravedades miles de asteroides de gran tamaño.

En los últimos años, la búsqueda de exoplanetas, es decir planetas que orbitan otros soles, ha sido una de las actividades más provechosas de la astronomía moderna. Búsqueda que está a punto de comenzar una edad dorada gracias al reciente lanzamiento del KEPLER, un telescopio espacial especialmente diseñado para este fin. Como no es de extrañar, la búsqueda se centra en estrellas similares a la nuestra (al rededor del 10% de las estrellas de la Vía Láctea son enanas amarillas, y de las cuales solo unas pocas son consideradas análogas solares) con la esperanza de poder hallar un sistema planetario, no casualmente, parecido al nuestro.

La buena noticia es que ya se a encontrado uno bastante parecido gracias al incesante trabajo del Carnegie Planet Search Team. Este sistema solar, a unos 41 años luz del nuestro (rumbo a la constelación de Cáncer) es el único sistema planetario, además del Sistema Solar claro, del que se sabe hay cinco o más planetas. No solo eso, sino que la configuración de los planetas, como podemos ver en las gráficas, se asemeja bastante a la nuestra. Contando con un gigante gaseoso, llamado 55 Cancri b, devorador de asteroides y una serie de planetas más cercanos a la estrella dentro de la denominada “zona de habitabilidad” -es decir zona del sistema planetario capaz de dar las condiciones para la vida tal y como la conocemos.- Uno de estos planetas, 55 Cancri f, con la mitad de la masa de Saturno, si bien se cree incapaz de albergar vida, puede llegar a poseer lunas capaces de mantener, como mínimo, vida microbiológica.

55 Cancri
Planetas del sistema 55 Cancri

La búsqueda continua ciertamente, y durante los próximos años se espera hallar sistemas planetarios aun más similares a nuestro propio Sistema Solar. Sobretodo, como ya hemos dicho, ahora que el KEPLER espiará durante 3 años y medio con su agudo ojo una porción definida del espacio plagada de estrellas. Estrellas cuya antigua historia y secretos viajan desde hace millones de años por el espacio a manera de fotones.

Nota curiosa: 55 posee 2 estrellas, la principal enana amarilla y una muy pequeña enana roja alejada del sistema principal a unas mil veces la distancia entre el Sol y la Tierra, que si mi cuenta rápida no falla, equivale aproximadamente a 0,0158 años luz…

55 Cancri, ocupa el puesto 63 en la lista de sistemas planetarios de interés.

La Odisea del longevo satélite ISEE-3/ICE

1452-2.jpgSi hay una prueba de las capacidades de reciclar, reutilizar y re-implementar con las que cuenta la NASA es el satélite ISEE-3/ICE. Lanzado a finales del 78 bajo la denominación ISEE-3 -International Sun-Earth Explorer- su función sería estudiar la magnetosfera terrestre y su interacción con los vientos solares. Pero terminada esta tarea, el satélite permanecía en perfecto estado, por lo que en el 83, utilizando la gravedad lunar como impulso, se lanzaría a su nueva misión. Bajo un nuevo nombre, ICE -International Cometary Explorer,- tras dos años de viaje el complejo aparato llegaría a unos 7.800 kilómetros del cometa Giacobini-Zinner, posicionándose en su cola y obteniendo valiosos datos sobre el mismo.

El éxito de la misión haría que un año después, tras acercarse lo suficiente, comenzara un estudio del famoso cometa Halley, siendo el primer satélite en estudiar dos cometas. Tras esto, su instrumental sería configurado para tomar una órbita solar e inmediatamente quedar en modo de espera y ahorro de energía apagando sus 13 instrumentos de análisis científico. Dormido en el mar celestial pasarían así los años y las décadas, olvidado por sus creadores, y siendo ocasionalmente, cada varios años, saludado por la Tierra con la única intención de comprobar si aun funcionaba.

1425-1.jpg
El gráfico anterior muestra la intrincada Odisea del satélite ISEE-3/ICE hasta el 2012. Todavía le quedan más viajes que recorrer a lo largo de la década del 10.

Pero nuestro pequeño viajero resultaría ser más eficiente y durable de lo que cualquier persona imaginaba al momento de ser construido, y tras 22 años de haberse ido a “dormir”, sería contactado por el Jet Propulsion Lab a través de la Deep Space Network con una nueva misión. Seguir su órbita actual, la cual lo acercará a la Tierra, y volver a la Luna para el 2014, punto de partida desde el que iniciaría su caza de cometas 25 años atrás con el fin de nuevamente lanzarse a cazar cometas. Si todo sale bien, nuevamente volverá a encontrarse con cometas, aun no definidos por la NASA, en los años 2017 y 2018. Rompiendo nuevamente todos los récords unos 40 años después de haber abandonado la Tierra.

Enlaces relacionados
Excelente artículo con preguntas a uno de los responsables del proyecto por la Planetary Society (en ingles).
Galería del ISEE-3/ICE oficial de la NASA.

La impresionante aurora de Júpiter

Muchos de ustedes quizás ya han visto este video, dado que el mismo recorrió el sub-mundillo de la Internet durante los últimos meses. No obstante, no quería dejar de incluirlo en Anfrix.

El mismo nos muestra una impresionante “filmación” de la aurora boreal tomada desde la estación espacial internacional. Este a su vez fue realizado por Don Pettit, de quien ya hablamos, y persona activa y emprendedora si las hay.

El video no es en tiempo real, sino que es una composición de varias fotografías digitales tomadas por Pettit y organizadas de tal manera que quede reflejada la manera en la cual la aurora boreal recorre nuestra tan golpeada atmósfera.

Y no solo en la Tierra
Desafortunadamente, si hacemos un concurso sobre la mejor aurora planetaria del Sistema Solar, la Tierra perdería contra Júpiter, ya que el tamaño del mismo y su atmósfera, plagada de turbulencias y altamente activa, lo dotan de una de las auroras más grandes y excentricas de las que se tenga conocimiento. Un espectáculo estrambótico de luces que varían su brillo y cambian de forma a medida que Júpiter realiza su rotación. Para darnos una idea, producen 1 millón de Megawatts más que nuestras humildes y queridas auroras boreal y austral. La misma es a su vez altamente influenciada por Io, una de las lunas de Júpiter.

1209-1.jpg

Por supuesto, todo esto nos llega gracias a esa maravilla dada a llamar Hubble Space Telescope. Más imágenes de la misma en APOD.

El mensaje de Arecibo y su singular “respuesta”

1192-3.jpgEl 16 de Noviembre de 1974, el gigantesco radiotelescopio de Arecibo sería enfocado en el cluster estelar M13, aproximadamente a unos 25 mil años luz de la Tierra, y famoso por ser uno de los vecindarios de estrellas más densos de nuestra galaxia. Por lo tanto,

Este no sería un evento cualquiera, sino que se realizaría durante la ceremonia que festejaba la remodelación del famoso radiotelescopio. El mensaje en sí, escrito nada más y nada menos que por Carl Sagan y Frank Drake, es una sucesión de números binarios de solo 210 bytes, y fue transmitido a una frecuencia de 2380 MHz con un poder de 1000 KW, estando a su vez organizado de manera rectangular en 23 columnas y 73 hileras. Su información, obviamente, al estar destinada a una posible especie extraterrestre, es iconográfica, es decir, intenta comunicar el mensaje a través de simples gráficos -si bien el mensaje original es binario, fácilmente puede adaptarse a una forma gráfica como la vista hacia la derecha-.

Si bien el mensaje es relativamente simple, contiene bastante información. Desde la química de nuestro ADN, el número atómico de varios elementos comunes a la vida en la Tierra, los planetas del sistema solar -con la Tierra destacada-, el tamaño relativo de un ser humano, los números del 1 al 10 e incluso una representación del radio telescopio mismo. Si desean una explicación completa del mensaje pueden acceder a este enlace.

Y la respuesta
La respuesta llegaría más de dos décadas después, no precisamente proveniente de una avanzada civilización extraterrestre, sino de un bromista. Si bien el autor permanece anónimo, aun muchos cazadores de conspiraciones dicen que el mensaje no es en efecto una broma sino una verdadera respuesta extraterrestre. Algo prácticamente tan improbable como ridículo si tenemos en cuenta que una respuesta verdadera hubiese llegado a manera de radio señal con dirección en M13.

1192-2.jpgEl 19 de agosto del 2001, gran conmoción, y en algunos muchas risas, se generarían al conocer que en un campo de trigo cercano al radiotelescopio de Chilbolton, ubicado cerca de Hampshire, Inglaterra, se había “formado” un mensaje similar al enviado por Arecibo, tan similar que respetaba la matriz rectangular de 73 cuadros verticales por 23 cuadros horizontales. La diferencia, es que el ser humano del mensaje original había sido reemplazado por un ser de gigantesca cabeza -macrocéfalo, muy similar a los extraterrestres tan recurridos por Hollywood, los “grises”-, una “triple hélice” de ADN y varios cambios al sistema solar, en este último caso, destacando el cuarto y quinto planeta. Mejor aún, en los elementos atómico, y para el deleite de todo biólogo, a los elementos que formaban la vida en la Tierra del mensaje original, se le había agregado el silicio.

Como bien se aclara, no por nada el mensaje aparece a metros de un poderoso radiotelescopio, lo que hace a los autores más que evidentes: personal del radiotelescopio mismo que deseaban jugarle una broma al mundo.

Enlaces relacionados
Un análisis del mensaje de Chilbolton por Brian Crissey