Tag Archives: 40s

Jackie, la perra que ofendía a Hitler

Jackie, la perra que ofendía a Hitler1941 fue un año difícil para Finlandia. Al sur una guerra sin cuartel de dimensiones nunca antes vistas, y al este la amenaza de la Unión Soviética. Ésta amenaza se convertiría en un hecho cuando a mediados de ese mismo año Rusia volviese a invadir Finlandia iniciando la Guerra de Continuación, guerra que sucedería a la Guerra del Invierno, en la cual Finlandia a pesar de perder el territorio de Carelia, logró imponerse y repeler la invasión comunista de manera heroica.

Pero esta vez era distinto, la Unión Soviética estaba fortalecida, era decenas de veces más poderosa, ya que tras años de pelear en la Segunda Guerra su ejercito estaba básicamente compuesto por la mayor parte de la población masculina de Rusia y varios otros estados satélite. Decenas de miles de tanques, tecnología modernizada, aviones, y piezas de artillería de largo alcance eran parte de la maquinaria de guerra roja. Finlandia no tuvo otra opción que seguir el viejo adagio de que “los enemigos de mis enemigos son mis amigos“ y aliarse a la Alemania Nazi contra Rusia. No obstante, muchos finlandeses no estuvieron de acuerdo con esa alianza.

Uno de estos finlandeses que protestaron fue el empresario Tor Borg quien, junto con su esposa, idearon quizás la protesta más graciosa de todas: entrenar a su perra Jackie para que levantara su pata y ladrara como si estuviese dando un discurso al escuchar el nombre de Hitler, llevándola a todas las reuniones de la alta sociedad a las que asistían. Si bien esto parecía inocente, el status social de Borg hizo que los alemanes no lo tomen como algo gracioso, y en efecto catalogaran a la perra como “una ofensa contra el Führer“
Continue reading Jackie, la perra que ofendía a Hitler

Crepúsculo en el amanecer de Passchendaele

1206-2.jpg

Esa imagen realmente escalofriante fue tomada en Passchendaele, Bélgica, durante la atroz batalla de Passchendaele en 1917. Vemos a un batallón médico australiano limpiando el área y dando primeros auxilios a los sobrevivientes.

La humanidad y su deseo de poder
Meses atrás, había publicado en Anfrix una imagen muy interesante mostrando la destrucción de Nagasaki. La misma, describía a la perfección, sin necesidad alguna de palabras, el poder destructivo de la bomba atómica. Mostrando en una mitad a Nagaski antes de la detonación de Fat Man, como se diera a llamar al dispositivo atómico utilizado, y la siguiente mitad mostrando a la ciudad arrasada, como borrada del mapa repentinamente.

1206-3.jpgDesgraciadamente hoy pude ver una imagen que repite el escalofriante sentimiento de la anterior. Solo que esta vez no hicieron falta armas atómicas, sino el deseo de destrucción y el poder bélico humanos.

La imagen de la derecha muestra el efecto que la Tercer Batalla de Ypres (1917) tuvo en el pequeño pueblo belga de Passchendaele, batalla en la cual morirían aproximadamente 850 mil soldados (300 mil del lado Alemán y 550 mil en el resto de los países luchando contra Alemania). Nuevamente, todo rastro de vida y civilización desaparece.

Esta batalla sería emblemática, e inspiraría la mayor cantidad de películas y obras sobre la Primer Guerra, en la cual vemos al soldado luchando en una trinchera inundada por las intensas lluvias.

Por alguna razón este tipo de imágenes siempre me traen a la mente la fotografía de la Catedral de Colonia, durante la Segunda Guerra, Sobreviviendo prácticamente intacta en una ciudad arrasada por las bombas. Y nuevamente, ese deseo destructivo de la humanidad, ya que la razón por la cual no se arrojaron bombas sobre la catedral fue porque los pilotos aliados la utilizaban como “faro” para guiarse durante los bombardeos.

1206-1.jpg

Las heridas de Nevada

Semanas atrás leía un artículo sobre Wikimapia en la revista libre Neoteo. Si bien me resultó un concepto interesante fue hasta que me encontré con un mapa detallado de los cráteres de Nevada que pude ver su gran potencial.

Nevada test site
El Nevada test site, o sitio de pruebas de Nevada, es un lugar tan histórico como increíble. Una especie de paisaje post-apocalíptico reservado a películas de ciencia ficción, pero, sin embargo, muy real y a la vez aislado. En el mismo, durante la segunda mitad del siglo XX, y hasta bien entrados los 90s, tuvieron lugar todo tipo de detonaciones nucleares a manera de prueba. Muchos de los ensayos, debido a su carácter subterráneo, dejaron patentes “heridas” en la superficiedesértica. Es así que gracias a esta interesante entrada de Wikimapia, podemos observar un mapa en el cual se detallan algunos de los cráteres más notables.

1136-2.jpg1136-3.jpg1136-1.jpg

Al ver la imagen satelital tomada por el Landsat4 no pude dejar de pensar en la tan característica y agujereada superficie de un queso emmental, y si somos más quisquillosos, de un premier cru.

Pastel atómico
1136-4.jpgNo está de más este artículo para mencionar el singular sombrero de la Sr. Blandy el cual, convenientemente, utilizaría para cortar el “Pastel Nuclear” junto a su esposo, el Almirante Blandy. El mismo tuvo ocasión durante los festejos del Crossroads Project -tests nucleares marinos en los cuales se establecería el nivel de supervivencia y capacidad de operación de embarcaciones tras un ataque nuclear-. El pastel de crema y bizcochuelo a su vez sería suministrado por la US Navy.

Relacionados
Pruebas nucleares en soldados
El último vuelo del viejo blimp
Cactus Dome
La Tzar Bomba

El fantasma del castillo Colditz

1126-1.jpgLo asombroso de esta historia, no es que se trate de un fantasma en si, sino que es una de las más asombrosas historias de supervivencia que se puedan imaginar. Un piloto de la RAF capturado en plena SGM, encerrado en un castillo medieval convertido en prisión por los alemanes que, tras escapar de su celda y convertirse en un “fantasma” para los guardias germanos, construiría a escondidas con elementos robados por las noches un planeador que, si la situación se le complicaba, le permitiese escapar del castillo.

Oflag IV-C
Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich convertiría a Colditz en una elaborada prisión VIP, renombrado, a causa de su organizado accionar, como Oflag IV-C -Oflag, “campo de oficiales”.- Prontamente las habitaciones se irían convirtiendo en celdas, y los salones en patios. Si bien crear prisiones en castillos era muy eficiente ya que las instalaciones eran óptimas para dificultar el rescate externo, la razón principal era más bien psicológica y propagandística.

Rápidamente oficiales polacos, franceses y británicos irían poblando las celdas. Múltiples intentos de escape terminarían frustrados, y sólo 30 personas lograrían escapar del castillo sin ser recapturadas. No obstante, nadie podría imaginar la voluntad y astucia de Jack Best, un teniente de vuelo británico que sería protagonista, junto a unos pocos compañeros, del mejor plan de escape de todos los tiempos.

1126-2.jpgCapturado en el 41, tras quedarse sin combustible en África, Best sería ubicado primeramente en la famosa prisión Stalag Luft III. Ingenioso, lograría escapar junto a Bill Goldfinch, para ser recapturados en Polonia tras una vertiginosa carrera contra los perros de seguridad. Así ambos serían transferidos a Colditz, donde se esperaba que las altas paredes de piedra les impidiesen volver a intentarlo.

No obstante, Best aprovecharía una distracción de los guardias, y el 5 de abril de 1943 escaparía, no del castillo, sino de su celda. Así pasaría días y semanas, hasta más de un año, escondido entre los incontables armarios, habitaciones y pisos falsos del gigante de piedra. A pesar de los rigurosos rastreos, los guardias nunca pudieron hallarlo, y Best prontamente sería apodado como “El fantasma de Colditz”. Sabio por su anterior experiencia, sabía que un escape a pie sería fútil, por lo que valiéndose de su carrera como piloto decidiría construir un planeador a escondidas en una de las torres del castillo.

No lo haría sólo. Primeramente ayudaría a escapar a su amigo, Goldfinch, y a varios otros más. Juntos buscarían la ubicación ideal, y rápidamente iniciarían la construcción del planeador. Esta sería una alta torre central abandonada. El esfuerzo daría sus frutos, y tras un riguroso trabajo, una rústica bestia alada de 9.7 metros de envergadura, apodada “Lucy” por Goldfinch, nacería a partir de hierro de los barrotes de las ventanas del castillo, madera de los bancos, tela de las cortinas e infinidad de partes de un antiguo fonógrafo que serviría para construir el mando de la nave. Para su despegue, una improvisada catapulta hecha con una bañera -que serviría de contrapeso impulsor- y una serie de sogas serían empleadas. El impulso sería suficiente como para llegar al río Mulde, y de ahí a una vía de ferrocarril que les permitiese escapar hacia Suiza.


Continue reading El fantasma del castillo Colditz

H08, el hospital subterráneo, la Franja de Maginot y otros búnkers de la Segunda Guerra

La segunda guerra mundial fue el ápice, el punto cúlmine de la construcción de fortalezas en la historia de la humanidad. Esto es por dos razones. En primer lugar existían la tecnología y las herramientas suficientes como para construir fortalezas realmente complejas e impenetrables. En segundo lugar, no existían los misiles*, por lo que, a diferencia de hoy en día, construir megafortalezas era estratégicamente viable.

H08
1111-3.jpgEl H08, construido entre 1941 y 1944 en la isla de Jersey, es quizás una de las fortalezas más interesantes de la Segunda Guerra Mundial, ya que la misma no servía como cuartel militar, sino que era un hospital de alta complejidad capaz de alojar, sin contar a los soldados estacionados, personal y oficiales, a 500 heridos al resguardo de las bombas aliadas. El mismo cuya designación oficial era la de Höhlgangsanlage 8, era una gigantesca serie de túneles para los cuales debieron removerse 43,900 toneladas de roca. Los mismos, a su vez, estaban reforzados con 6000 metros cúbicos de concreto alemán de altísima calidad. Según los oficiales del Reich, “capaz de resistir por más de 1000 años”. Este hospital, que a su vez contenía un enorme taller para reparar piezas de artillería dañadas.

1111-2.jpg cuadro 1111-4.jpg

El mismo era a su vez pieza central de la barrera de fortalezas sobre el Canal Inglés que, según los planes del Eje, protegerían a la Europa continental dominada por el Reich de futuras invasiones Estadounidenses al continente a través de dicho canal.

La Franja de Maginot
1111-8.jpgTras la Primera Guerra Mundial Francia decidió que no cometería el mismos error dos veces y no permitiría que, en caso de una segunda guerra mundial, Alemania los invada tan fácilmente. Aunque, como todos sabemos, fracasaría miserablemente en su cometido. Para esto, una enorme línea de fortificaciones sería construida en la frontera contra Alemania. Dicha franja de fortalezas sería la nefastamente famosa Franja de Maginot.

Si bien varios generales franceses, como de Gaulle, sugerían un enfoque más móvil y dinámico adaptado a la guerra moderna, apoyado a partir de una poderosa fuerza aérea y una efectiva fuerza motorizada, el Mariscal Joffre y el Ministro de Guerra André Maginot, decidirían “ir a lo seguro” y construir una enorme franja de fortalezas que se extendiera desde Suiza hasta Bélgica**. Esta franja estaba compuesta por gruesas paredes de concreto reforzado con paneles de acero, que conectaban una serie de bunkers especializados. Estos iban desde barracas y centros de suministros hasta puntos de artillería y unidades anti-tanques y anti-aéreas. Todo a su vez intercomunicado por líneas de ferrocarril subterráneas capaces de sobrevivir al más intenso bombardeo.

1111-7.jpg1111-6.jpg1111-9.jpg

De hecho, se decía que las facilidades de la Franja eran más cómodas que las halladas en una ciudad moderna. Tras planear la construcción de un cañón de 47 metros, los alemanes simplemente decidirían no hacerse problema con semejante fortaleza. Simplemente rodearían la franja, cruzando por Bélgica, y atraparían a los franceses por la retaguardia sin que éstos tengan tiempo de reaccionar.

Wolfsschanze
1111-12.jpgEn el bosque de la zona polaca de Ketrzyn existe uno de los bunkers más impresionantes y llamativos de la Segunda Guerra Mundial, Wolfsschanze -en español “La cueva del Lobo”-. Diseñado para ser el cuartel general del Reich en Europa del Este, el mismo es una masiva fortaleza ubicada en un bosque inexpugnable. Como si ya no fuesen suficiente los varios metros de sus paredes de concreto, que pueden apreciar en las imágenes aquí presentes, reforzadas con múltiples capas de paneles y gruesas vigas de acero, el bosque circundante estaba plagado de minas y “comandos fantasma” de la Waffen-SS, ala militar de las SS compuesta por la élite del ejército, cuya misión era la de “pelar” y aterrorizar a cualquier fuerza invasora antes de que esta llegase al bunker.

En la fortaleza el mismo Hitler pasaría 800 días, y sería el punto sobre el cual se conduciría la Operación Barbaroja, el nombre clave para la invasión la Unión Soviética.

1111-10.jpg1111-11.jpg1111-13.jpg

* Tengamos en cuanta que lo más avanzado en cohetería eran los V2, y los mismos se resumian con la siguiente frase: “Disparalos, y donde caigan que caigan”.
** Imaginen el tipo de construcciones defensivas contra el territorio enemigo que se hacen en el AoE 😆

Voytek, el oso que peleó en la Segunda Guerra Mundial

1097-4.jpgEn los últimos días comencé a leer un fantástico libro titulado The Animals’ War de Juliet Gardiner, en el cual se presentan historias de animales en el frente de batalla desde la Primer Guerra Mundial hasta el presente. De todas las historias, dos lograron sorprenderme más de lo esperado, hoy les contaré una de estas.

A pesar de haber sido invadido su país y muchos de sus ciudadanos encerrados en campos alemanes y soviéticos, el ejército Polaco libre peleó en la Segunda Guerra de manera móvil. Una de sus compañías, la 22ª Compañía de Transporte, se encontraba en Medio Oriente con el fin de suministrar soporte a los Aliados en el frente del Libano. No obstante, lo curioso de esta historia tendría lugar en las montañas de Hamadan en Irán, cuando parte de la compañía que se encontraba de patrulla se topara con un un osesno cuya madre había sido abatida por cazadores -otro recuento indica que era cargado por un niño que lo vendió por unas monedas-.

Tras una discusión decidirían llevárselo y convertirlo en la mascota de la compañía. Voytek lo llamarían y sería alimentado con leche servida desde una botella de vodka. Prontamente el oso crecería en tamaño, y su carácter amistoso y servicial lo convertiría en la mayor fuente de moral para la compañía. No obstante, la carrera militar del oso estaba a punto de despegar.

1097-2.jpgUna de sus principales tareas consistió en transportar pesada munición de artillería de un lugar a otro, tarea que lograba sin mucho esfuerzo. Para luego también marchar parado en dos patas junto a las tropas, algo que ganaba los aplausos de todos los soldados. Tal sería su popularidad que el mismo emblema de la compañía representaría a Voytek cargando munición de artillería.

Según recuentos históricos verificados por el autor Garry Paulin, quien escribió un libro sobre el animal, Voytek participaría directamente en la famosa batalla de Monte Cassino en 1944, uno de los últimos bastiones extraterritoriales de los Nazis. Su participación sería bajo el rango de Asistente de artillería, y transportaría varias de las municiones pesadas que caerían sobre la fortaleza principal. Servicios que le valdrían un ascenso de rango y una mención en períodicos de todo el mundo.

Tras terminar la guerra, Voytek y su compañía terminarían en Escocia. El oso se volvería una celebridad, apareciendo en infinidad de noticieros, revistas y programas de TV. Si bien sus camaradas volverían a Polonia en el 47, algo que deprimiría durante algunos años al oso, Voytek viviría en tranquilidad en el zoológico de Edimburgo, siendo regularmente visitado por algunos de los soldados que habían servido con él en el pasado. Soldados que, sabiendo la predilección de Voytek hacia la cerveza y los cigarrillos, siempre se las arreglaban para llevarle algunos de contrabando.

La bala humana

1095-2.jpgEsta historia ya la conocía, y gracias a esta entrada pude recordarla. Se trata de las “aventuras” del cirujano John Paul Stapp, quien a finales de los 40s y 50s donó su cuerpo a la ciencia, estando aun vivo, para estudiar los efectos de velocidades supersónicas, aceleración y desaceleración sobre el cuerpo humano.

Sus estudios comenzaron en 1947, cuando la creencia de “la barrera de los 18g” era considerada una prácticamente una ley. Esta barrera, hacía referencia al límite de aceleración o desaceleración que el cuerpo humano podía soportar antes de que colapsen sus órganos. Sin embargo, Stapp probaría la falsedad de la misma. De hecho, llegaría a los 46,2g, convirtiéndose en “El hombre más rápido del mundo”.

1095-1.jpgUno de los focos principales de la investigación realizada por Stapp y sus colegas, consistió en mejorar las condiciones de supervivencia de los asientos eyectores en los aviones de alta velocidad. Para esto utilizarían distintos vehículos especialmente preparados para la misión, siendo el Sonic Wind I y más especialmente el “El desacelerador humano” los más importantes. El último de los mencionados, fue un vehículo de 648 kg montado sobre una vía de 610 metros, que gracias a una serie de cohetes en su parte trasera y un freno mecanismo de múltiples etapas lograba acelerar y desacelerar el vehículo a distintas intensidades.

A lo largo de sus investigaciones, sufriría roturas de huesos y hasta un doloroso desprendimiento de retinas. Pero valdrían la pena. Stapp demostraría que un humano era capaz de soportar de frente una aceleración de 46g (récord que lograría el 10 de Diciembre de 1954 con la Sonic Wind, segunda imagen), y los datos obtenidos servirían para dar forma desde las siguientes generaciones de asientos de eyección hasta en la construcción y diseño de los marcos para choques en automóviles. Los hallazgos servirían además para mejorar el diseño de los cinturones de seguridad, desarrollando el sistema de cinturones extensibles con los que contamos hoy en día.

1095-3.jpg1095-4.jpg1095-5.jpg

El piloto que experimentó 40g involuntariamente
El siguiente video pertenece a una filmación de un F-15 Eagle, en la cual tras desorientarse el piloto experimentaría primeraramente una fuerza de 15 a 20g durante 3 segundos y luego, en menos de 5 segundos, debería experimentar una fuerza cercana a los 40g. Es realmente impresionante escuchar el sufrimiento del piloto en los segundos finales. Por fortuna podría recobrar el mando de la nave antes de estrellarse.

Videos del bombardeo de Dresde e Hiroshima a color

Un documento histórico
Hiroshima y Nagasaki, creo que en este caso no hace falta introducción alguna. Uno de los más barbáricos y desafortunados actos de la historia de la humanidad. Decenas de miles de muertos directos y centenas de miles, sino millones, indirectos. No obstante, si bien dichos sucesos son muy conocidos, por obvias razones los visualizamos en tonos de grises. Es por esto que realmente me ha chocado el siguiente documental: Hiroshima a color:


 

El bombardeo de Dresde
Hiroshima, Nagasaki y el bombardeo de Dresde fueron tres de las acciones más cuestionadas de los Aliados occidentales. Ataques devastadores sobre poblaciones civiles con el fin de plantar un mensaje político al mundo. De los tres últimos, el de Dresde es el menos conocido, ya que en el mismo no se utilizaron armas nucleares. No obstante, a pesar de no haberse utilizado armamento nuclear sobre la misma, esta ciudad fue literalmente arrasada por completo. Más controvertido aun, fue en el que en ella se habían reubicado durante los últimos meses de la Segunda Guerra a decenas de miles de civiles y heridos, por lo que la ciudad se encontraba abarrotada de población civil -según el prestigioso historiador británico Anthony Beevor, se habían reubicado más de 300 mil civiles en Dresde antes del bombardeo-.

La excusa oficial ofrecida por la RAF y la USAF -fuerzas aéreas del Reino Unido y Estados Unidos respectivamente– radicaría en que el bombardeo era necesario para distraer a los alemanes y debilitar sus líneas de suministros en el oeste, limitando a la vez la capacidad industrial alemana, para así facilitar el ingreso a territorio alemán de los soviéticos por el este. Sin embargo, el poder de fuego empleado sería tal, y sobretodo en una Alemania casi de rodillas y derrotada, que los mismos círculos oficiales de Gran Bretaña y los Estados Unidos se horrorizarían. El bombardeo tendría lugar del 13 al 15 de Febrero de 1945, y en el mismo participarían 1300 bombarderos pesados que arrojarían alrededor de 3900 toneladas de explosivos de alto poder y material incendiario.

El resultado sería devastador. No sólo la histórica capital la ciudad, de arquitectura barroca, sería destruida totalmente -Dresde era considerada como “La Florencia del Elba” por su fina cultura arquitectónica-, sino que 34 km2 de la ciudad serían arrasados causando la muerte de 30 mil a 40 mil civiles -Hiroshima costó las vidas de 60 a 70 mil civiles-.

La misma BBC, desafiando al gobierno, llegaría a tildar el acto de insensible y radical. incluso el mismo Wiston Churchill definiría el bombardeo como un “Acto de terror” -calificativo que retiraría por cuestiones políticas al poco tiempo cuando el AOC de la RAF, Arthur Harris, se quejara expresamente-.

Este documental producido por la televisión Rusa y subtitulado al inglés posee alguans de las imágenes más espectaculares que he visto del tema. Realmente recomendado. Si no entienden el inglés, igualmente vale la pena verlo, ya que las imágenes son sorprendentes.

(Parte 2 del documental, parte 3)

Artículos relacionados
Los Ocho Afortundos
Nagasaki, Antes y después de la bomba
El Hiroshima secreto
Nagasaki e Hiroshima”>

Enlaces relacionados
Fotografías del resultado de los ataques nucleares en Nagasaki e Hiroshima

Las sorprendentes armas secretas alemanas en la Segunda Guerra

La Segunda Guerra Mundial es uno de mis tópicos de lectura favoritos en lo que a historia respecta. Pero no importa cuanto lea del tema, nunca voy a dejar de asombrarme por el increíblemente avanzado estado de la tecnología alemana en relación al resto del mundo. Desde misiles guiados por sistemas electro-ópticos hasta sensores infrarrojos, son algunas de las armas alemanas que, a pesar de su gran misterio, atormentaban a los aliados en el campo de batalla. Es sorprendente pensar que esto que hoy es información pública, hace 60 años atrás eran secretos tan celosamente guardados que decenas de espías perdieron sus vidas intentando descifrarlos.

Por razones de espacio vamos a obviar algunas de las armas de las que ya hablamos, como los drones explosivos o el súper cañon Schwerer Gustav. Así como los ya famosos misiles de largo alcance V2 y los primeros cazas a reacción de la historia.

El sistema de navegación X-Geräte
X-GeräteUno de los mayores secretos de la guerra fue el entender como los bombarderos de la Luftwaffe seguían rutas tan precisas. La respuesta a esto consistía en el X-Geräte, el primer sistema de navegación electrónica funcional en la historia. Este estaba compuesto por un sistema de posicionamiento trigonométrico en base a señales de tierra -El GPS de hoy día utiliza el mismo sistema, salvo que en vez de señales de referencia en tierra emplean satélites- y un avanzado sistema de blanco y calibración de bombas -basado también en un sistema trigonométrico y de cálculo de trayectoria-. Al ser completamente automático, permitía que los bombarderos alemanes vuelen con menor cantidad de hombres que los aliados, ya que la navegación y el blanco de las bombas era controlado por el mismo sistema. Este tipo de misiones generalmente eran acompañadas con un seguimiento de radares que trabajaban en el rango de los 560MHz como el FuGM 36.

Los primeros misiles guiados
Fritz-XLa Luftwaffe contaba con los únicos misiles guiados del mundo en ese entonces. Son legendarios los reportes de los pilotos de la RAF que aterrorizados veían como los misiles alemanes no seguían una trayectoria recta, sino que todo lo contrario, al igual que un depredador, doblaban en el aire atacando la nave más cercana.
El primer misil guiado de la historia fue la serie Henschel Hs. Sin embargo, era muy ineficiente para ser utilizado contra aviones, por lo que su uso sería exclusivo contra buques. Esto cambiaría con la llegada del RK 344, el cual podía ser disparado a 2 millas de distancia. De todas maneras, los dos tipos anteriores eran guiados a control remoto. El primer misil guiado de manera automática fue el Naxos Z, el cual detectaba las emisiones del sensor H2S de los bombarderos americanos. Si bien no contaba con la precisión de los misiles modernos, el efecto psicológico en los pilotos aliados era devastador.

Fritz-X

Mauser MG 213C
Mauser MG 213CEl Mauser MG 213C fue un tipo de cañón anti-aéreo nunca antes visto. Ingeniosamente combinaba el mecanismo a tambor de un revólver con un sistema giratorio múltiple de cañones. De esta forma, se lograba disparar una lluvia de balas desde tierra hacia los aviones aliados con un resultado devastador. Si bien nunca fue producido en serie, al terminar la guerra las unidades remanentes fueron capturadas por los aliados. A partir de éstas se basaría toda la artillería anti-aérea moderna utilizada desde los años 50s hasta finales de los 80.

Miras infrarrojas
Algunos de los relatos más escalofriantes de la Segunda Guerra tienen lugar en las bitácoras de los capitanes de marina británicos, los cuales aseguraban que los alemanes podían disparar con exacta precisión a través de densas cortinas de humo. Esto no era suerte ni casualidad por parte del ejército alemán, sino que era asegurado gracias a la utilización del detector infrarrojo Kiel y los asistentes de blanco y calibración Spanner I y II. La precisión de este equipo era devastadora, ya que permitía a los barcos alemanes no solamente apuntar a través de las cortinas de humo, sino que además servía para atacar de noche y detectar flotas de aviones enemigos. Posteriormente los spanners serían adaptados a los caza tipo Kauz III.

Hoy en día, precisamente, las bombas y cortinas de humo contienen partículas metálicas pesadas para evitar la detección infrarroja.