Los camiones mineros son maravillas de la ingeniería, capaces de transportar ~350 toneladas métricas en sus modelos más grandes y de soportar las inclemencias de los caminos que llevan desde las minas hacia los centros de proceso, depósitos o puntos de descarga, estos y sus partes son además obviamente extremadamente costosos.

Cada neumático puede llegar a costar alrededor de los 30 mil dólares, por lo que simplemente remplazarlos cuando se dañan no es algo común optándose por reparaciones en el lugar. Los daños ocurren seguido debido a las condiciones de los caminos y al peso que transportan.

No obstante, debido que los mismos por regla general poseen una capa exterior de 25 a 35 centímetros de caucho sintético reforzado, muchas veces éstos neumáticos en vez de perforarse simplemente se «tragan» el objeto que causa el daño, quedando perfectamente funcionales.

Sin embargo, si esto no se repara a tiempo quitando el objeto incrustado dentro del mismo y reemplazando el caucho, el daño puede llegar a ser total por lo que cada minera tiene entre su personal un equipo de mecánicos con la sola tarea de reparar los neumáticos dañados.

Estos camiones son fundamentales en la industria minera, transportando de una sola tirada miles de toneladas de mineral desde las minas hacia las refinerías donde se procesa lo obtenido.

Si bien a simple vista un tipo de reparaciones de esta manera nos puede resultar como algo peligroso, de hecho nunca se haría algo así en un neumático de un móvil común, en realidad no lo es. Esto es principalmente debido al hecho de que estros neumáticos se inflan a muy bajas presiones, por lo cual no sufren una presión interna que pueda a llegar a causar una falla de integridad estructural en el neumático cerca del área de reparación.

Realmente el reparar neumáticos de camiones mineros gigantes es una de las maravillas de la ingeniería pesada a gran escala, y algo completamente distinto a cómo funciona lo que definiríamos como «normal» en nuestro mundo cotidiano.

Más sobre minería

Los mineros de ácido sulfúrico en la isla de Java

Las minas de sal de Danakil, trabajando a más de 50 grados entre piratas y lagos de ácido

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies