Cazadores de la sabana africana

En la sabana africana existen distintos tipos de cazadores que han improvisado métodos fuera de lo común, al punto que los mismos son increíbles. Por ejemplo, en Mozambique existe una tribu de cazadores que han entrenado monos para montar jabalíes y, una vez arriba de estos porcinos, dirigirlos hacia sus redes.

Hoy hablaremos de un conjunto de cazadores y recolectores igualmente asombrosos, los cazadores de pitones de la sabana. Una tribu que utiliza su propio cuerpo, más específicamente sus piernas, para atraer enormes pitones y así atraparlas en sus bolsas de recolección.

Los cazadores de pitones

En la que debe ser la más escalofriante técnica de caza en el mundo, capturada por las cámaras del documental Les Chasseurs de Pythons, vemos como cazadores furtivos de pitones en África utilizan una técnica tradicional para sacar a una pitón de varios metros de su escondite.

Para el mismo se prepara un ungüento de raíces y luego se envuelve un pierna, que será el cebo, en tela. Tras introducir la pierna en el nido, con una serie de movimientos se ceba al reptil para que ataque y devore la pierna. Tras esto, el hombre es jalado y la pierna es removida del interior de la pitón cortando a la serpiente longitudinalmente.

La serpiente en cuestión puede verse en detalle en la imagen cabecera, y se trata de una pitón africana de roca, las cuales, si bien no son venenosas, crecen en gran tamaño y son una de las especies de serpiente más agresivas que se conoce. Suele encontrarse en el oeste y el centro de la África Sub-sahariana.

La demanda por las pitones es curiosamente grande, ya que de las mismas extraen carne, huesos utilizados en rituales y sobre todo el cuero. El cuero es generalmente comprado por intermediarios internacionales quienes lo utilizan en la industria de la moda, industria culpable de gran parte de la depredación natural en el mundo, y otro tipo de vanidades.

Ross Allen: otro legendario cazador de serpientes fue Ross Allen, un instigador especializado en herpetología (científico experto en animales anfibios y reptiles) quien recorrió el mundo atrapando reptiles de todo tipo para recolectar su veneno.

Cazadores recolectores en el siglo XXI

Si bien lo anterior puede resultar hasta extremo, este tipo de cazadores «a la antigua», son comunes en lugares empobrecidos del mundo. Por ejemplo, en el pacífico existen grupos de cazadores que aun continúan cazando ballenas como en el neolítico, arriesgando su integridad física y causando un gran sufrimiento al animal.

En efecto, este tipo de cazadores, además de ponerse a sí mismos en peligro, terminan causando un nivel de sufrimiento innecesario a los animales que se encuentran cazando, ya que el tipo de elementos que utilizan son rudimentarios en extremo y poco eficientes.