Cazadores tradicionales

En la Sabana Africana, un bioma natural que se compone en un estrato arbóreo-arbustivo donde las grandes distancias y los espacios abiertos son la norma, existen muchos grupos de cazadores denominados en su conjunto como cazadores de la sabana que aun continúan cazando animales y procurando su alimento de la misma manera en como lo hacían sus ancestros hace miles de años. Generalmente utilizando lanzas y redes de todo tipo y practicando un tipo de cacería manual y muy peligrosa.

Los cazadores tradicionales no existen solamente en África. Por ejemplo, entre las interminables islas del océano Pacífico hallamos a los cazadores de ballenas denominados lamafas, los cuales se acercan en canoas y botes a los cetáceos para así cazarlos utilizando lanzas. Nuevamente retornando a África también encontramos a los cazadores de pitones que utilizan su propio cuerpo como cebo con el fin de remover a los reptiles de sus escondites. En efecto, estos cazadores introducen una de sus piernas en los agujeros de las serpientes y esperan que estas se aferren a las mismas para luego retirarlas junto con sus enormes presas.

A continuación hablaremos de uno de los grupos de cazadores primitivos o tradicionales más fascinantes e interesantes del mundo, ya que estos entrenaron monos para que cacen a sus presas por ellos.

Los cazadores de la sabana africana

Como mencionamos anteriormente, los cazadores de la sabana africana generalmente utilizan lanzas y el método denominado como cacería por desgaste. Es decir, se aprovechan de la habilidad del ser humano para recorrer grandes distancias a velocidad continua y perseguir así a su presa hasta que ésta caiga exhausta al piso. No obstante, en el país de Mozambique existen cazadores tradicionales que emplean una técnica muy distinta y asombrosa.

Esta técnica utilizada por los cazadores de Mozambique debe ser la técnica de cacería más original que he visto en mucho tiempo. Para la misma empleaban papiones (en el video se mencionan los babuinos. No obstante, el narrador comete un error ya que están hablando de los papiones y no de los babuinos gigantes, ambos miembros de la familia de los Cercopithecinae) los cuales muy hábilmente, como el mejor cowboy en un rodeo, montan jabalíes para así cansarlos y, en lo posible, re-dirigirlos hacia las redes y certeras lanzas de los cazadores.

Una tradición ancestral

Si bien la cacería suele despertar comprensibles emociones de frustración y enojo, debemos recordar que estos hombres viven en contacto con la naturaleza desde tiempos ancestrales, respetándola y cazando solo lo necesario para su supervivencia. No debemos compararlos con los cazadores furtivos que actualmente desangran África con sus rifles de alto poder y vehículos 4X4 con el fin de ganar grandes sumas de dinero a través de la caza furtiva y desmedida.

Algo de lo que también fue víctima norteamérica cuando los cazadores furtivos de bisontes casi condenan a esta magnífica especie a la extinción. En el artículo anterior podrás ver imágenes de este nefasto periódo de la historia, donde se ven a los comerciantes de huesos y cráneos de bisonte, utilizados para fabricar fertilizantes, parados sobre literales montañas de cráneos de bisonte que se elvan por varios metros de altura.