Biciclos, las bicicletas antiguas con una rueda gigante

Los biciclos eran esas bicicletas con una rueda enorme adelante y una pequeña rueda atrás. Accidentarse en las mismas extremadamente común y peligroso.

En fin, obviamente mi cuestionamiento vino del simple hecho de que las fotografías de biciclos eran, casi siempre, poses para fotógrafos; pero la realidad es que no solamente que los accidentes con los mismos eran comunes, eran además brutales.

Ilustración de un accidente en un biciclo.
Como se ve en la imagen, los accidentes con biciclos solían ser extremadamente brutales.

Debido a su alto centro de gravedad, estos vehículos debían conducirse a gran velocidad para así lograr cierto grado de estabilidad, de lo contrario eran extremadamente difíciles de controlar y debido a que la gran mayoría de la masa envuelta en el movimiento estaba en la parte delantera del vehículo.

Compuesta por la rueda principal y el conductor, generalmente los accidentes consistían en el conductor frenando para evitar un obstáculo y éste siendo expulsado hacia adelante, cayendo desde casi dos metros de altura sin piedad, de cabeza y con el peso de la bicicleta aplastando su cuerpo, ya que instintivamente las personas se aferraban al manubrio y con esto empeoraban todo.

De hecho, eran tan peligrosas que las primeras bicicletas modernas comenzaron a venderse en el Reino Unido bajo el nombre de «safety bicycle» (bicicletas seguras). Ese dato cultural por si solo nos dice no solamente lo fácil que era accidentarse en un biciclo, pero además lo serio de los accidentes.

No solo era caerse de una altura considerable y de cabeza. Sino que además era hacerlo a cierta velocidad, es decir, se combinaba la energía cinética de la caída en altura a la energía cinética de la velocidad a la que el ciclista esté viajando.

Accidente en un biciclo.
Como se ve en la imagen, los accidentes con biciclos solían ser extremadamente brutales.

Un poco de historia

Inventados a finales del siglo XIX de estructura de acero y ruedas que iban del metro y veinte centímetros al metro y sesenta centímetros, los mismos constaron de dos modelos el ordinario cuyo mecanismo era de transmisión directa a partir de un piñón fijo, es decir:

Una revolución de pedales significaba una vuelta completa de la rueda principal (lo cual requería retirar los pies de los pedales cuando se iba muy rápido, esto puede verse la ilustración de la carrera) y otro posterior en el tiempo denominado multiplicado que poseía un mecanismo de engranajes con los cuales una revolución de pedales se traducía a más de una vuelta de la rueda principal.

Accidente en un biciclo.
Caerse de cabeza y con la parte del cuerpo era la regla con los bicilos. Los pilotos más experimentados levantaban su cabeza y caían con el cuerpo.

La enorme rueda tenía dos propósitos, era la única manera en la que los pedales no girasen muy rápido en el primer modelo, y la goma sólida con las que estaban hechas las ruedas hacia que utilizar ruedas más pequeñas resultase muy incomodo.

El final bicilos tuvo lugar cuando los pedales a engranajes y cadena se popularizaron y Édouard Michelin sacó al mercado la primer rueda de goma inflable, lo que hacía que ruedas más pequeñas fuesen confortables y prácticas. Mucho más prácticas y seguras

Pintura de una carrera de bicilos.
Pintura de una carrera de bicilos.

Más sobre vehículos

El vehículo de tierra rápido de la historia

Lingotto, la fábrica de Fiat que tenía un circuito de carreras en la azotea

Síguenos en las redes sociales:

4 Comments

  1. Qué interesante. Realmente, de sólo ver ese diseño, apesta a desastre por donde se mire.

    • Así es, debe ser el único vehículo en la historia de la humanidad con centro de gravedad alto y al frente. Una receta para romperse el cuello.

  2. Bueno aun tenemos los monociclos, algunos bastante mas altos para garantizar el derecho a fracturas 😛

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies