Von Braun, un genio con un pasado nefasto

Wernher von Braun fue ciertamente una de las pocas personas en la historia de la humanidad a las cuales el calificativo de genio le quedaba corto, y al mismo tiempo fue un impiadoso Nazi asesino que utilizó trabajo esclavo para fabricar cohetes V2 durante la Segunda Guerra en la fábrica de trabajo calificado forzado de Peenemünde.

Es, sin duda alguna, una figura controvertida que tendría que haber pasado el resto de su vida en prisión pero cuyo genio lo hizo muy valioso para los Estados Unidos razón por la cual nunca pago por sus crímenes.

Wernher von Braun.
Wernher von Braun.

Junto a otro grande como Sergey Korolyov, es el padre de la cohetería moderna cuyo trabajo no sólo permitió poner a más de una decena de hombres en la Luna. Las teorías e implementaciones tanto de Korolyov como de von Braun son además en las cuales continúan aun en nuestros días basándose prácticamente todos los diseños de sistemas de lanzamiento orbitales modernos capaces de poner tanto personas como cargamento en órbita.

El Proyecto MARTE

Si bien von Braun entendía perfectamente que tras la llegada a la Luna la carrera espacial se enfriaría y aletargaría considerablemente como mencionó en varias oportunidades, nunca imaginó que la misma, que supo inspirar a decenas de millones de personas en el mundo a interesarse por la ciencia y la ingeniería y de la cual se desprenden gran parte de los avances tecnológicos modernos, sería reducida por el gobierno estadounidense al nivel de un mero gasto público más cuyo presupuesto se aprueba año a año cada vez con mayor renuencia.

Razón por la cual incluso antes de finalizar con el Programa Apolo el ingeniero pródigo ya se encontraba trabajando en un plan para llegar a Marte. Plan que resumiría en un libro: Project MARS: A Technical Tale-el cual pueden conseguir en cualquier tienda en-línea de venta de libros.

Plan de Wernher von Braun para ir a Marte.
Plan de cuatro etapas propuesto por von Braun y colaboradores para llegar a Marte en 1982.

Su ilusión sobre la posibilidad de tal proyecto pareció convertirse en realidad cuando Spiro Agnew, entonces vice-presidente de los Estados Unidos, le encomendara realizar en treinta días una presentación sobre una posible misión a Marte para 1982/86 a ser presentada durante la reunión de la Space Task Group el 4 de agosto de 1969.

Reunión en la que se reunirían científicos e ingenieros con senadores, congresistas y el mismo presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, para discutir sobre la viabilidad del proyecto. Emocionado con esto, von Braun rápidamente volcaría sus ideas, ya mucho más avanzadas que las sugeridas en Poject MARS, asistido a su vez por William Lucas, Ron Harris y Gene Austin -todos legendarios miembros de la NASA- en una serie de diapositivas describiendo el proyecto de la manera más simple posible.

Plan de Wernher von Braun para ir a Marte.
Así era el interior de la última etapa de la nave. La cual no solo completaría el viaje a Marte sino que bajaría a los astronautas y equipos necesarios en la superficie del Planeta rojo).

Sus nuevos diseños eran mucho más avanzados no sólo estructuralmente, sino que ahora los cohetes estarían compuestos por cuatro etapas alimentadas por energía nuclear que, debido a su colosal tamaño, debían ser lanzadas por separado y luego unidas en órbita antes de comenzar el viaje.

Esto, obviamente, un requerimiento de la misión ya que debido a la distancia del Planeta rojo y el tiempo de viaje requerido los astronautas no pasarían sólo unas horas en la superficie marciana como durante los viajes a la Luna, sino que deberían permanecer durante meses hasta que las posiciones orbitales de Marte y la Tierra sean las adecuadas para emprender el viaje de regreso.

Plan de Wernher von Braun para ir a Marte.
El módulo de exploración marciana sería mucho más versátil que el Eagle Lander utilizado en la Luna. El mismo espera explotar nuevas tecnologías de propulsión y generación de energía nacidas a partir del Programa Integrado.

El Programa Integrado

La genialidad de este programa no era la nave ni los módulos en si mismos, sino su exhaustiva visión y extensión. Von Braun y sus colaboradores vieron el talón de Aquiles del Programa Apolo: si bien una maravilla de la ingeniería, era un proyecto condenado por su aislamiento. Una vez cumplida la misión, y como es que efectivamente ocurrió, todo terminaba. Para solucionar esto, y así comenzar no sólo una misión para llegar a Marte sino formalizar un programa espacial verdadero, exhaustivo y a largo plazo, crean el Programa Integrado. Éste programa además de intentar poner seres

humanos en Marte integraba tanto la creación de toda una infraestructura, tanto terrestre como espacial, junto a la creación de sub-programas científico-tecnológicos para lanzar así a la humanidad a una nueva era de exploración y avance científico continuo.

Plan de Wernher von Braun para ir a Marte.
El nuevo proyecto intentaba crear un plan de exploración espacial a largo plazo desde el cual se desarrollarían nuevas tecnologías y conceptos científicos para así comenzar una nueva era de exploración espacial.

Desde misiones robóticas hasta bases y centros de investigación inter-relacionados iban a permitir, de haberse escuchado a éstos científicos, una tasa de cién misiones anuales para 1980 y una población permanente de más de 250 personas trabajando en alguna de las bases y naves entre la Tierra, la Luna y Marte para 1990.

Si bien en el devaluado 2010 esto parece un número astronómico, el programa también comprendía el subsecuente abaratamiento de costos y la mayor disponibilidad de partes y nuevas tecnologías producto no sólo de los grandes números de misiones sino además del provecho económico y científico traído por las mismas.

Plan de Wernher von Braun para ir a Marte.
El Saturno V, nave con la que se llegara a la Luna, comparado con la nueva generación de naves que propulsarían a la humanidad a una nueva era de exploración y desarrollo tecnológico.

Desafortunadamente, y si bien durante esa reunión hubo grandes discursos y varias promesas, la patética falta de visión y el poco interés por el progreso científico por parte de los políticos pudo más, y hoy, más de cuarenta años después, debemos agradecer que al menos se puede tener una estación espacial con una tripulación de menos de diez personas y un futuro muy incierto orbitando nuestro frágil planeta azul.

Relacionado

Las pruebas y evidencias de la llegada del hombre a la Luna

Las luces del cosmódromo Baikonur

El accidente aeroespacial más espectacular de todos los tiempos

Esta entrada tiene 9 comentarios

  1. Que gran post Oli, hemos logrado avanzar en muchos ambitos mas de lo que se llego a soñar en el pasado pero en algunos estamos tan lejos ……….. 😕

  2. Vladimir Chelomei tenía proyectado su plan UR500 para ir a la Luna y el UR700 para viajar a Marte, si no hubiera habido problemas en la decisión de los combustibles a usar, la URSS habría llegado a la Luna -según su calendario- en 1967 o 1968, y en los 70’s a Marte. Pero, problmás personales más que técncos y tragedias dentro del Programa Espacial Soviético, echaron abajo estos planes

  3. Si no hay sequia hay inundacion, que bueno que volvio Anfrix, y con cinco o mas post en un dia, notable.

  4. Por suerte estoy con mucho tiempo libre, y pronto además se viene la nueva versión de Anfrix 😛

  5. En realidad Koloiov no estudió los planos desde la prisión, pues al finalizar el conflicto con los navis, Koroliov fue ascendido a Coronel y enviado a Alemania ya que se demostró las falsedades lanzadas por Glusko, allá en Alemania pudo conseguir mucho, entre documentos y técnicos.

    Von Braun, ciertamente fue un pionero, sin embargo por haberse ido al lado estadounidense hemos tenido una historia muy bonita sobre él, me parece hipócrita su frase de «irse a un País en dónde se lee la biblia» cuando con tal de seguir experimentando accedia a transportar bombas mortales en sus diseños.

    Von Braun sólo quería experimentar con cohetes, una vez comenzada la guerra ofreció su trabajo, le daba igual que le pusieran bombas, con tal que él siguiera lanzando cohetes. Cuando Hitler quiso cancelar el proyecto, von Braun editó una película con puros lanzamientos exitosos y fue a mostrarsela, con el fin de obtener fondos y seguir investigando, a costa de la vida de británicos, franceses y belgas en donde caerían sus V-2. Koroliov tuvo más éxitos y más importantes, el primer satélite, el Sputnik, el primer ser vivo en el Sputnik 2 – Laika, el primer cosmonauta Yuri Gagarin, la primera cosmonauta Valentina Tereshkova, el primer paseo espacial de Alexoi Leonov, la primera imágen de la parte oculta de la Luna, el diseño del Soyuz, qe con mejoras aún continua.

    Aunque Von Braun hizo mucho, sus logros siempre estarán manchadas de sangre. Sin embargo, esto, no es la historia oficial.

  6. Miguel no entiendo tu conclusión de que Koroliov fue más exitoso que von Braun por los Sputnik, Gagarin y compañía. Es un tanto ilógica esa conclusión si consideramos que tanto los Sputnik como Gagarin y Tereshkova fueron lanzados utilizando cohetes R-7. Cohetes altamente influenciados por los diseños de von Braun. Leonov fue lanzado en un cohete Voskhod, cohete directamente basado en los R-7 y por lo tanto en los diseños alemanes.

  7. Miguel, si culpamos a von Braun por los V2 también tendremos que culpar a Einstein y a Oppenheimer por los cientos de miles de muertos y quemados por la radiación de Hiroshima y Nagasaki. Ambos sabían muy bien para qué se utilizarían sus investigaciones, basta con leer la carta que Einstein le envía a Roosevelt el 2 de agosto de 1939 -todavía ni siquiera había comenzado la Segunda Guerra- en la cual lo alienta a impulsar la creación de una bomba tan poderosa que sería capaz de cambiar el mapa geopolítico mundial.

    De lo contrario estaríamos midiendo con distinta vara y eso, además de injusto, es hipócrita.

  8. Ay, cada vez que veo como descuidamos los programas espaciales, me acuerdo de dos cosas… una era lo que decia Sagan, que por cada dolar metido en el espacio habia 7 dolares de «devolución» de la inversión en tecnologia, materiales, compuestos, etc… ¿cuantas cosas que hoy son de uso diario salieron de las investigaciones espaciales?… la otra es del cuento de Asimov «El fin de la eternidad», en donde los eternos no entendian por que la humanidad se empeñaba, era tras era, en desarrollar los viajes espaciales si siempre terminaban en accidentes o en la nada…

Deja un comentario

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies