Tuffi, la elefanta que saltó al vacio desde un tren aéreo

La historia de Tuffi es tan estrafalaria como llamativa. La misma tuvo lugar en Alemania, en una época en la cual los animales no gozaban con las protecciones con las que cuentan hoy, y los circos urbanos de animales eran moneda corriente en todo el mundo. Tuffi era otro de esos tantos animales que, en vez de encontrarse en su medio natural, debía servir para divertimento humano. Una elefanta de circo de tres años que a merced de los deseos de su director, Franz Althoff, sería montada en un vagón de mono-riel aéreo en la ciudad de Wuppertal para ser exhibida a manera de publicidad para el circo un 21 de julio de 1950.

Tuffi saltanto
(click para ver la imagen completa)

Por supuesto que a Tuffi no le gustaría nada la idea, y con cada pizca de velocidad que ganaba el tren comenzaría a ponerse más y más nerviosa. Esto, en conjunto a las risas de los pasajeros y las luces de las fotografías, llevaría a que la joven elefanta enloqueciera, ignorando las órdenes de su cuidador y arrasando con el vagón entero. Desesperada, pero inteligente como todo buen elefante, decidiría saltar del vagón en movimiento hacía el río Wupper. Una caída de cinco metros que, por suerte, sólo le causaría algunas heridas menores. Increíblemente, lo ocurrido sería captado de pura casualidad en una fotografía.

Tuffi sobrevivió, afortunadamente no habiendo causado ninguna muerte en el vagón durante su histeria producto del estrés. El director sería despedido y Tuffi vendida a otro circo más piadoso. De hecho vivió durante muchos años más, muriendo en 1989, casi 40 años después, y habiéndose convertido prácticamente en todo un icono para Wuppertal, con canciones y libros infantiles en su honor e incluso una gran pintura de lo ocurrido en el mismo lugar en el que saltó desesperada al río años atrás.

Tuffi y su director Tuffi va en camino Tuffi siendo cargada en el tren

Gracias Pablo Mana por la info sobre el Schwebebahn de Wuppertal 🙂 .

Artículos relacionados
Ya hablamos en otras oportunidades sobre elefantes, por desgracia, con peores destinos:
La elefanta electrocutada por Edison a manera de publicidad y otros elefantes condenados a muerte.
Elefantes utilizados en la guerra.

Síguenos en las redes sociales:

10 Comments

  1. La bruta inteligencia del hombre, lleva al extremo a estos pobres animales, que en un momento de histeria y supervivencia realizan actos que después, en su mayoría, son recompensados con la muerte. Hasta cuando…

  2. INCREIBLE la casualidad de la foto, de verdad es lo que me parece mas increible de la historia.

  3. increible
    y además poderlo fotografiar
    vaya

    un saludo 😯

  4. Sí, hoy la fotografía es icónica en Alemania. Aquí hay una versión a color y en detalle del agujero hecho por la elefanta al vagón: http://zapatopi.net/blog/tuffi.jpg

  5. Muy buena la foto.. Respecto a los aniumales, actualmente en muchos países como españa siguen sin existir leyes de protección animal.

  6. Lo inteligente por parte de la elefanta quizas hubiera sido desalojar de humanos el vagon para que le dejaran tranquila.

  7. macoteca, sí, es algo por lo que se debe luchar todavía. Es impresionante la capacidad de crueldad del ser humano.

    Tecnico, es que además de inteligente era buena 😛 pero sí, esa hubiese sido la mejor opción 😆

  8. Hasta que punto el hombre es ignorante?

  9. hey HUMAN.el hombre es ignorante hasta el maximo, arriesgando vidas de animales, humanos solo para demostrar algo.pero lo unico que demuestra es que prefiere arriesgar otras vidas, ¿por que no arriesgan la suya?, si quieren demostrar que se la bancan que lo hagan ellos si son tan extremos…lo que pasa es que las personas a veces tienen la cabeza tan quemada por la plata que no les importa nada…

    Matypunk

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies